"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




General

Artículos y anotaciones generales

CIXOUS

Publicado en General el 2 de Marzo, 2016, 17:23 por MScalona

-

HÉLENE CIXOUS . LA LLEGADA A LA ESCRITURA.-

.

Al principio adoré. Lo que adoraba era humano. No personas, no totalidades, no seres denominados o delimitados. Sino signos. Parpadeos de ser que me impactaban, que me incendiaban. Fulguraciones que llegaban a mí: ¡Mira! Yo me abrasaba y el signo se retiraba. Desaparecía mientras yo ardía y me consumía entera. Lo que me sucedía, poderosamente lanzado desde un cuerpo humano, era la Belleza: había un rostro, en él estaban inscriptos, guardados, todos los misterios, yo estaba delante, presentía que había un más allá al que no tenía acceso, un allá sin límites, la mirada me oprimía, me impedía entrar, yo estaba afuera, en acecho animal. Un deseo buscaba su morada. Yo era ese deseo. Yo era la pregunta. . Destino extraño de la pregunta: buscar, perseguir las respuestas que la calmen, que la anulen. Si algo la anima, la eleva, la incita a plantarse, es la impresión de que el otro está allí, muy cerca, existe, muy lejos, de que en algún lugar en el mundo, una vez cruzada la puerta, está la cara que promete la respuesta por la cual uno continúa moviéndose, a causa de la cual uno no puede descansar, por amor a la cual uno se contiene de renunciar, de dejarse llevar, a muerte. ¡Qué desgracia, empero, si la pregunta llegara a encontrar su respuesta! ¡Su fin! . Adoré el Rostro. La sonrisa. La cara que hace mi día y mi noche. La sonrisa me tenía a raya de éxtasis. En terror. El mundo edificado, iluminado, aniquilado por un estremecerse de esa cara. Ese rostro no es una metáfora. Cara, espacio, estructura. Lugar de todos los rostros que me dan nacimientos, que detentan mis vidas. Lo vi, lo leí, lo contemplé, hasta perderme en él. ¿Cuántas caras para el rostro? Más de una. Tres, cuatro, pero siempre la única, y la única siempre más de una. . Lo leí: el rostro significaba. Y cada signo indicaba un nuevo camino. Camino a seguir, para acercarse al sentido. El Rostro me susurraba algo, me hablaba, me llamaba a hablar, a descifrar todos los nombres que lo rodeaban, lo evocaban, lo rozaban, lo hacían aparecer. Él volvía las cosas invisibles y legibles, como si estuviera convenido que, aunque la luz se alejara, las cosas que ella había iluminado, no desaparecerían; lo que ella había tocado, se quedaría, no cesaría de estar aquí, de brillar, de dejarse aún ser tomado por el nombre. . . - 

.

LA LLEGADA A LA ESCRITURA . Amorrortu Editores, p. 9-10

Taller literario MARCELO SCALONA

Publicado en General el 2 de Marzo, 2016, 17:19 por MScalona
.

BELGRANO

Publicado en General el 27 de Febrero, 2016, 10:28 por MScalona
. BELGRANO ------------- Marcelo Scalona, del libro EL MAR (ed Alción). . . De los siete locos que imaginaron la ficción de la patria Belgrano fue el astrólogo. Escritor, periodista, abogado, devoto de la Virgen militar por un viaje General por un día detuvo a los españoles por medio de una fuga: la suya y la de tres mil jujeños famélicos. Doscientos soldados de fusilería el resto, gallinas, niños, mujeres y un puñado de indios que luego ocultamos. Hizo tiempo soñando batallas imposibles una bandera, el símbolo, la palabra en Salta y Tucumán detuvo a un ejército real de cuatro mil gurkas. Perdió en Vilcapuggio y Ayohuma pero perdió como Léonidas: los detuvo. El éxodo es el origen de la libertad que llega siempre así: vencidos alrededor de la derrota enamorados del porvenir. . Somos el sueño de Belgrano: todo esto que llamamos patria es un poema o una novela de ese hombre devoto de la Virgen, General por un día padre y madre de una niña de la muerte, la ingratitud, la miseria y aquel relojito de faltriquera. Solo a un poeta se le podía ocurrir copiar del cielo la bandera y dar coraje y abrigo con eso a un lugar del mundo que ya estaba aquí, pero todavía no. . Entonces abro de par en par la ventana de mi cocina (vivo a cien metros del Monumento a la Bandera) y hay un sol que hace dudar de los grados bajo cero. Huelo el olor a leña que regalan los militantes y los bombos, los días helados de la jura. Recojo un malvón fucsia en la terraza espío un anfibio a orillas del Paraná y entre los miles de trajes de fajina escucho el retumbo de la voz de ella: de esa otra enamorada del sol, esa mujer otra ella sin sombra argentina que a veces, parece, va a quedarse sola y lejos como las enamoradas de Pizarnik sus cantoras nocturnas, cenizas, locas de amor, implacables, pero muertas de eso. . El discurso es el mismo dilema de Belgrano con Rivadavia: si seremos o no independientes. Sí, pero no tanto, dijo el Triunvirato y quisieron prohibirle crear la bandera en Rosario, el 27 de febrero de 1812. Seamos, pero sin trapos, sin moneda, sin nombre propio. Seamos sin ser y que todas las semanas siga viniendo el Fondo Monetario a revisar sus cuentas. . De rabillo, miro el punto de hervor de los fideos, los flecos “Don Felipe” henchidos al vapor y acabo de rasgarme el índice izquierdo con el rayador metálico del queso. Chupo la salsa roja del dedo y el camino retorcido de la oliva dibujando un laberinto verde musgo entre los bucles de la pasta. Me emboco la copa retinta de “Julia” ¡Quién dice que ya no quedan santos en este mundo vendido! Suena el teléfono allá en el estudio. Me da pereza cruzar la casa por tres piezas intuyo el error o el equívoco. No es ella, claro. Es un señor que pregunta por la Bolsa de Comercio, a qué hora será el cóctel y servirán el almuerzo. Tan imprudente pregunta con qué salsa aderezarán el cordero patagónico. No estoy de humor, sólo digo que a las doce sirven empanadas de negritos mapuches con salsa toba y niño dios envueltos en celeste y blanca. El tipo corta, como si bajara una guillotina. . A veces pienso que me hubiera gustado morir en Malvinas o en Vilcapuggio y Ayohuma o en Ezeiza o en Tablada en los vagones escuela de la monja Cristina que quemó el ejército de Videla en Berutti y Gálvez donde yo militaba a los quince. Mi viejo, que acaba de morirse me dejó un relojito de faltriquera: -Sí, juro… . .

MAPA en la terraza, el viernes 20...

Publicado en General el 16 de Diciembre, 2013, 21:18 por MScalona

-

CHICAS-OS… el próximo viernes 20 desde las 22,30 hs en la terraza de Laprida hacemos la 2ª fiesta de fin de año y va a ser una ocasión para leerles MAPA por toda presentación. No sé si haré otra cosa con el libro (como dice Leónidas Lamborghini en MEZCOLANZA) “si luego invitaré a dos o tres amigos para que hablen bien del libro”. Yo les diré algunas cosas, y especialmente, leeré varias del texto, menos legibles quizá… pero ustedes saben…
También me gustaría que lean antes, aglunos compañeros que no pudieron leer viernes pasado,
NACHO BARALES,
MAYRA MEDINA,
EL TANO PORTA,
NATI MASSEI, si es que vienen, avísenmé…
Tengo 40 “Mapas” para vender.
El libro vale $ 100 (un Evita, qué mapa !). 
Supongo que después llegará a algunas librerías, a $ 120 dice el editor.
La fiesta es una invitación mía, pero vengan cenados, o comidos, como decimos en Tablada.
Acá habrá alcoholes, gaseosas, alguito dulce de picar (eso sí si quieren traer las chicas algunas tartas o tortas dulces, se aceptan),
aguas, hielos, música, lucecitas, etc…

TOPE MÁXIMO  60 PERSONAS, NECESITO QUE ME CONFIRMEN

PARA CERRAR LISTA…

EL VIERNES 20 de diciembre desde las 22,30 hs en la terraza de Laprida.
Los espero.  MARCE
Marcelo Scalona

Laprida 563- Rosario

tel. 54-341-440-7046

MAPA, Marcelo Scalona, Ed. Alción

Publicado en General el 8 de Diciembre, 2013, 14:53 por MScalona

.

https://www.facebook.com/scalona/media_set?set=a.10202111611608337.1073741861.1129210183&type=1

FIESTA FIN TALLER 2013

Publicado en General el 6 de Diciembre, 2013, 17:05 por MScalona
.

Nuestro Taller

Publicado en General el 21 de Febrero, 2013, 20:09 por MScalona

MARCELO SCALONA: Diario 2013

Publicado en General el 1 de Enero, 2013, 21:52 por MScalona

-

CUÁNDO NOS VAMOS

Se escribe –como

dice Moritz-

para tantos terneros

que han muerto

en fechas como ésta.

-

Martes, 1º de enero de 2013. Bar Pasaporte, Rosario. Todavía pasarán semanas en que nos costará poner el 3 al final de la cifra. Recién mismo dudé allí arriba, en el encabezado. Sin embargo viendo en el mismo anotador Talbot folios de 2011 o 2012 siento algo inmóvil, que permanece, y aunque todo fluye, también pasa en este cuaderno que tiene la osamenta de una barca, un esqueleto por el ancho río de la escritura del devenir, de lo impreciso.

Martina ya tiene dos años pero el ángel resiste la guarda que se hace volando. Y si papá ha muerto, yo acabo de leer unas hojas atrás que está regando sus malvones y aquí están sus discos de Troilo y un nudo que le hizo a las mangueras azules para el césped del frente. Y como releo La luz argentina de Aira, es sencillo instalarme en una fisura y ver cómo era (es) el amor en la primavera alfonsinista durante una primavera camporista. La escritura es puro devenir buscando lo inacabado, lo creciente, lo incompleto, pero sin embargo deviene lo que es. María Laura deviene mi mujer y deviene porque se va. ¿Acaso no es la fuga lo que sostiene el camino?

* * *

¿Y cuándo nos vamos? ¿Cuándo nos vamos…? Habitación 109 del sanatorio, él suplica, la última plegaria de un hombre viejo, como un imperativo de Kant, cuándo nos vamos, como si lo que de verdad quisiera decirme es: ¿cuándo vas a escribirlo? El último aliento de la despedida: ¿cuándo nos vamos… cuándo vas a escribirlo? La escritura como el devenir de lo que se ha ido pero no ha muerto. Tantos terneros para una fecha como ésta.

-

-

Marcelo Scalona

FELIZ NAVIDAD

Publicado en General el 22 de Diciembre, 2012, 19:21 por MScalona

auggie wren

EL CUENTO DE NAVIDAD DE AUGGIE WREN,

de Paul Auster

-

http://www.youtube.com/watch?v=RDK7_XkGmVw&feature=player_embedded

SYLVIA PLATH

Publicado en General el 12 de Diciembre, 2012, 10:51 por MScalona

Soy vertical (Sylvia Plath)

-

Pero preferiría ser horizontal.
No soy un árbol con raíces en el suelo,
que sorba minerales y amor maternal,
para que al llegar marzo sus hojas resplandezcan;
ni encarno la belleza de un jardín,
que atraiga exclamaciones y mueva a que lo pinten,
sin saber que muy pronto sus pétalos caerán.

Comparado conmigo, es inmortal el árbol.
Y una corola, no muy alta, pero más sorprendente,
y de uno anhelo la longevidad, y de la otra la audacia.

Esta noche, a la luz infinitesimal de las estrellas,
las flores y los árboles han estado esparciendo su refrescante aroma.
Yo camino entre ellos, pero ninguno se da cuenta.
A veces pienso en eso cuando duermo,
tengo que parecérmeles lo más posible:
pensamientos que se han ido empañando.
Yo, que estoy acostada, lo siento como algo natural.
Así es que el cielo y yo tenemos nuestras charlas,
y he de ser útil cuando yazca al fin:
por una vez, entonces, me tocarán los árboles, y tendrán tiempo para mí las flores.
-
TRAD BY EZEQUIEL ZAIDENWERG

LUIS MACHÍN s/ El Camino del Otoño

Publicado en General el 9 de Diciembre, 2012, 10:01 por MScalona

-


http://www.letracosmos.com.ar/wp-content/uploads/2012/12/entrevista-luis-machin-el-camino-del-oto%C3%B1o-de-marcelo-scalona-299x373.jpg

LUCAS ALMADA: Desiertos

Publicado en General el 6 de Diciembre, 2012, 9:03 por MScalona

Parque Ischigualasto, término diaguita que significa “tierra muerta”.

Valle de la Luna, San Juan 2012

-


Desiertos

-


Hay desiertos que recuerdan la eternidad.

Un ataque de tos convirtió

mares en montañas y vida en huella pétrea;

una carcajada exhumó

secretos profundos y relatos oscuros;

cada partícula de polvo danza

soñando el movimiento.

Monigotes de carácter perpetuo

y el entrecejo señido,

han decididos a permanecer para siempre.

Formas lentas y cansadas,

apoltronadas en camastros,

posan para las fotos sin ilusiones.

Ningún cambio busca su sentido,

lo sucesivo es lo mismo,

cada forma es igual a su contenido.

Estuvieron antes del antes,

y estarán después del después.

Hay desiertos que anuncian la eternidad.

MÓNICA M. GONZÁLEZ -LChA-13

Publicado en General el 17 de Noviembre, 2012, 14:47 por MScalona

-

                                          LChA                                                  Cap.13      

                                                                                              Mónica Mercedes

 

La noche había terminado, la luz del día desenmascaraba los brillos. Había sido una noche estupenda. Hasta los pibes del Duna habían dado vuelta por la esquina. La Azul y la Yenni se acomodaban para irse.

-Se pueden apurar así ventilo un poco y me voy a dormir.

-Pará! ¿qué tanto apuro? Dale preparate unos mates.

Lo habían planificado entre la Yenni y la Azul, si terminaban en el bulo la iban a encarar a Adriana. Porque desde que la Gisell se subió al auto del viejo nadie la volvió a ver.  Sospechaban que ella no les decía la verdad.

-Qué te dijo el Rulo? Averiguó algo?

-Ya te dije un montón de veces Yenni, dicen que la Gisell se fue a visitar a la madre…

-Ah sí, y se fue a gastar la guita de esa noche? No me digás… somos boludas nosotras, retruca la Azul

-Mirá no me rompan las pelotas!  Ahora díganme, dale díganme: porque me va a mentir el Rulo.  A ver decime ¿por qué?, Grita Adriana mientras la agarra de las orejas a la Azul, le da un sacudón y le pone su cara delante de ella y la mira fija a los ojos.

Un escalofrío le recorre el cuerpo y llega a la garganta, como si  congelara la lengua y las cuerdas vocales,  ni una palabra se puede articular en ese silencio de hielo que se derrite tras el sonido del celular de la Azul.

-Qué pasa Toto? No me hagas asustar, nunca me llamás cuando estoy trabajando. Qué pasó?

-No nada má, solo que estaba con los pibes y viste…

-¿Viste qué?  ¿qué pasó? ¿qué hiciste Toto? Decime… ¿estabas con los pibes y qué?

-Esta..ba con los pibes y vino la Raquel…

-Y qué quería la reconchuda esa y vos qué estabas haciendo, tenías que estar durmiendo.

-Nada ma.

-Decime todo porque ahora voy para allá y te voy agarra eh, ¿qué estabas haciendo? No hiciste la tarea para mañana.

-Si ma, hice la tarea. Es otra cosa. Estábamos… eh estábamos fumando…

-Fumando, ¿qué fumabas? ¿Un porro?  ¿Vos fumas porro pendejo del orto? Pendejo y la puta que te parió, ahora voy para ya…

-No te nojes má, yo no quiero irme con ella.  Yo me quiero quedar con vos, ella te va denunciar, decía Toto llorando.

-Mirá, vos quedate tranquilo que después vamos arreglar cuentas pero primero la mato, juro que está vez la mato a esa hija e puta.

 

La Azul se va disparando por el pasillo llega a la vereda un poco agitada y con el brazo levantado lista para parar un taxi y se choca con alguien, trata de esquivar rápido y se da cuenta que es Manuel. Qué hace otra vez este trolo de mierda por acá.

-¿Qué haces vos acá? ¿Otra vez? Mirá que sos insoportable…rajá de acá, tengo muchos problemas hoy.

-Yo solo…

-No me digas nada, desaparecé de mi vista.

-Pero…solo

-Taxi, taxi…

 

 

“Y la ciudad, ahora, es como un plano.

 De mis humillaciones y fracasos;

Desde esa puerta he visto los ocasos

Y ante ese mármol he aguardado en vano.

Aquí el incierto ayer y el hoy distinto

Me han deparado los comunes casos

De toda suerte humana; aquí mis pasos

Urden su incalculable laberinto.

Aquí la tarde cenicienta espera

El fruto que le debe la mañana;

Aquí mi sombra en la no menos vana

Sombra final se perderá, ligera

No nos une el amor sino el espanto;

Será por eso que la quiero tanto”.

Manuel no sabe qué hacer, no puede dormir. Lee una y otra vez el poema de Borges, cree que está escrito para él.  En el hostel hay otros ruidos, se extrañan los del pasillo.  Busca a Gisell pero no la encuentra, el otro día recorrió el barrio y nada, la Azul y la Yenny no lo quieren ni ver. Ya no sabe como ingeniárselas para acercarse. Ni Tamara ni Manuel los dos rechazados por igual. Encima ahora aparece Agustina…

 Su vida había dado un giro de ciento ochenta grados, estaba exultante, estaba dispuesto a todo o dispuesta a todo. Hoy ya no sabe si siente la misma disposición. Le duele una mujer en el cuerpo, la siente, no puede reconocerla, no sabe  si es la que solía aparecer en su habitación frente al espejo, escondida de su familia o la que él  espiaba también desde su habitación, la que miraba pasar cada día por el pasillo, deleitándose con su transformación. ¿Donde escondía esas tetas cuando llegaba Gabriel  con su mochila al hombro?. Esas tetas que tanto le gustaban…

El desorden lo iba tomando. Él o ella. Quería ser como ella, pararse en la esquina y luego ir a la Kitti con cualquiera y cobrar, eso cobrar. Cobrar y mostrarle a la Gisel que también era capaz de calzarse los tacos y ser la Tamara, y mear en el árbol si fuera necesario.  Vas a ver cómo me las arreglo, ya me vas a mirar y vas a querer estar conmigo y yo voy a decir: otro día porque hoy me voy con el Rulo. Eso! Al Rulo le puedo preguntar por la Gisel, seguro que él sabe…

 

-Qué haces en mi casa Raquel y la puta que te parió.

-Qué hago en tu casa, vos no tenés cara, así lo cuidas al pibe, anda en la calle con todos los drogones del barrio. Esta vez te denuncio!!!

 

-Me tenés cansada con que me lo vas a quitar, te voy a cagar a palos…

-No má, no lo hagas… te prometo que me porto bien.

-Vos te vas a dentro pendejo, después vamos a arreglar cuentas. Primero la cago a palo a ella…

-Dale, dale así tengo más a mi favor para denunciarte. La ley va estar de mi lado yo lo parí…

-La ley de tu lado, anda hacete ver, anda de pija en pija trayendo guachos al mundo y después los tirás por ahí…

-Y… puto de mierda vos qué haces, beneficencia? No me jodás!!! Eh, me juntás tres mil, sino me voy al juez de menores o como puta se llame, me entendiste? Tres lucas toda juntita, una arriba de otra,  tendiste!!!

 

Había pensado en todo, en la distribución de los dormitorios, que muebles iba a poner, había estado mirando por internet varias páginas y estaba exultante de alegría porque podía elegir formas, colores, tamaños, accesorios de todo tipo para el departamento privado que estaba planificando. Le faltaban algunos detalles como por ejemplo hablar con las chicas, ya no serían las de Adriana sino las de Sergio, qué bien suena!! Todas diciéndome hola papi cómo estas; papi me conseguiste el conchero que te pedí, papi me ayudas a acomodarlo dentro de los cachetes y yo haciendo de un papi cariñoso y comprensivo. Aunque nunca me gustó mucho ser papi,  Claudia  me lo reprochaba todo el tiempo, qué hija de puta, pero que se jodan a quién le importa, los hijos vienen solo para traer problemas. Te vas encariñando porque parecen todos frágiles, tiernos, simpáticos porque te miran y se sonríen y vos te vas creyendo que sos como un rey. Eso, cómo un Rey.  Te esperan cuando llegás… no quieren que te vayas cuando tenés que salir, te dan besitos pero  poco a poco  les va como entrando el diablo, sí,  como un diablo chiquito que se va haciendo grandote dentro de ellos y te va martirizando. Te piden de todo.Si les decías que no se tiran al piso, gritan y lloran. Y vos decís, ma sí, tomá y empezas a ceder en todo. Me acuerdo de una mina que decía que cuando son chiquitos dan ganas de comérselos y es verdad,  cómo no me los comí… hubiera ahorrado tantos problemas.

 Tal vez, mejor hubiera sido no conocerla a ella, como me fui a ensartar con una mina de esa manera, para mí me dio algo, me hizo un trabajo con alguna de esas que no me animo a decir pero que las hay las hay, porque  no me hubiera pasado lo que me pasó. Una familia: a quién se le ocurre, ella tenía colgado detrás de la puerta una estampita con una escoba o algo así y decía que era del santo este que protege para que no falte el trabajo, pero la puta madre yo nunca quise trabajar. Eso decía ella, seguro que era otra cosa. Y en el baño ponía unas velas con aceites para perfumar y yo le creía. Era razonable, todos saben que en el baño siempre hay olor a mierda, más cuando hay un solo baño para tantos y así me iba engañando y yo como un boludo no me daba cuenta. Porque la muy hija de puta me trataba bien al principio, no le importaba que yo estuviera en la cama todo el día, porque  venía y se acostaba conmigo,  siempre quería conga  y yo siempre listo… sabés como laburaba!!! Y después cuando  se empezó a embarazar  le agarró por herirme con frases injuriantes: “qué haces gordo sucio todo el día en la cama” o “vos te crees que lo único que existe en la vida es coger, gordo de mierda”. Por suerte, un día  se cayó la estampita. Y eso estuvo bueno,  uno de los pibes que andaba gateando la agarró y la rompió. A Claudia le agarró un ataque. Pero yo me pude liberar del hechizo. Y se me ocurrió lo de la piba esa, estuvo muy bueno.

Eso sí, fue la última vez.  Me prometí que nunca más. Nunca más  tocaba una mina en mi vida. Y lo prometido es ley.  Lo mejor de la vida es ser espectador. Vos te sentás y mirás lo que pasa, y te dejas llevar, te tocas vos solo, sabes lo que te gusta. Los trabas son lo mejor, son unas minas completas…

Lástima la Gisell,  la última vez que la vi estaba subiendo a un Audi A3. Se ve que esa noche pegó bien.  A lo mejor se fue a Las Vegas con el tipo del auto y si se fue por ahí no vuelve.  Me hubiera gustado ser su papi, igual  por ahí vuelve, curte un rato por allá y  ya está.  No se olvida tan fácil el terruño.  Porque yo voy a ser un buen papi, un papi distinto,  un papi que mira lo que hacen sus nenas…

El otro día lo vi al de arriba, al que la Azul y la Jeny lo cagaron a palo. Apareció vestido de tipo y quiso hablar con la Azul y lo mandó a la recalcada concha de su madre. Ella se fue y él se quedó ahí tieso, se ve que anda averiguando donde está la Gisell. Justo estaba en la ventana mirando, antes de acostarme y fue lo que pude escuchar. Ella lo bancaba, debe querer trabajar en la esquina. Estaba vestido como cuando llegaba Gabriel…

 

-Hola, Hola Yenny

-Si, que pasó? Se te voló el pajarito.

-No jodas! Me tenés que ayudar Yenny, estoy desesperada, necesito tres mil

-Tres mil qué?

-Pesos, pesos no seas boluda, no me gastes

-A vos te chifla el moño, de donde carajo querés que saque esa guita.

No,  no puedo prestarle. Vengo guardando hace mucho, ni el gordo sabe. Este cabrón seguro que si la encuentra se la gasta en tetra.  Es mucho esfuerzo para juntarla. No se debe renunciar a los sueños alguien decía por ahí. Es por lo que se lucha todos los días. Ese documento es mucho más que una tarjeta, es una puerta que se abre a otra dimensión… A otra dimensión, gordo del orto, no alcanzo a abrir la puerta y ya se siente el olor a vino, estas re mamado, hijo de puta.

No estaba en condiciones de soportar todo esto, me di un baño para sacarme el frio que tenía en el cuerpo, por qué tanto frío…pensaba a donde podía ir mientras se pasaba la esponja por el cuerpo, la tibieza del agua y el aroma del jabón líquido producían una sensación de relax. Me usaste el champu, gordo del orto, por qué no te comprás. Me compré el profesional de L’ORÉAL con Omega 6, hijo de puta. Ni bañarme tranquila puedo. Yo no me quedó acá con este gordo de mierda. Me voy a poner un vaquero y unas chatitas. Me voy a lo de Nicolás. Seguro que el pelotudito está en su casa.

 

 

VO POR DONDE ANDA

 Yenni empezó a caminar impaciente,  Nicolás no le contestaba el mensaje con la ligereza que ella pretendía. Todavía era temprano, la ciudad ya estaba en movimiento, se sentía aroma a pan recién hecho, algunos rezagados de la noche le tocaron bocina. Vení chupamela, le gritó mientras en un vidriera se miraba el pelo, lo sentía horrible. Por más que le puso agua al frasco para rescatar lo que quedaba de champú…Ya me voy a poner las extensiones. Este chongo que no me contesta.

-¿quién es?

-Yo, la Yenni.

-Esperá, ahora voy.

-Estás con alguien, pelotudo. Por qué no me contestaste el mensaje

-Pará no te la volés, ahí voy.

-Tanta vuelta va a dar, te estabas haciendo una paja.

-eh, pará, es lo único que tenés en la cabeza vos?

-y vos? Te comé los libro solamente

-No tengo crédito, vení que te muestro, terminé la tesis.

-¿Ahora?

-No, hace unos días.

-Digo que ahora, ahora me la querés mostrar. Qué me querés mostrar papito, vo sabe que gratis nada.

-Ya desayunaste?

-No, para que te crees que traje factura, para hacete un regalito ¿eh?

-café o mate

-Café. Traje una película, me la prestó mi vecino que vende truchas. La piel que habito se llama, trabaja el Antonio Banderas, está re fuerte ese.

-Es de Almodovar

-no sé, me dijo quel tipo, el Banderas, hace de médico, y se la corta a uno para hacerla una mina. Dejate de joder!! A mí eso no me va.

-Preparo el café y la vemos.

-Dale, espero que no se vea cuando se la corta.

-jajaja.

-Eh, qué pasó?  Me quedé dormida.

-Parecías un taladro hidráulico, se ve que estabas cansada. Pasame esa carpeta.

-Hay doscienta carpeta, cual quere. Parece los pibe que van a la escuela, tené gomas de colores también.

-Esa que está ahí sola, mientras te muestro la tesis tomamos unos mates.

-Bueno, mostrame de una ve, pero que linda carpetita. Debe ser más cara.

 

 

Tenía que encontrar al Rulo. Seguro que él sabía algo. Le gustaba mucho la Gisell así que no creo que la abandone así nomas. Pero qué decirle para que no me eche como las otras. No sé qué les molesta tanto que no puedo ni acercarme. Estaba todo bien, estuve en la casa de Azul, la ayudé con la loca de Raquel y qué le pasó.

Le podría ir a mostrar las fotos de esa noche, por suerte me quedé con la cámara. Más las miro y quiero encontrarte Gisell. Quiero encontrarte porque de esa manera estoy seguro que resolvería qué hacer. Es una cuestión de experimentación. A esta altura parecía más un ronroneo para no jugársela, para seguir posponiendo. Capaz  que es peor si le digo lo de las fotos… Y dónde lo encuentro, esta noche me pongo la pollerita verde con la calza fluo Y esos tacos con plataforma que puedo dominar mejor y voy, voy cerca de donde paran las chicas, pero trataré de que no me vean. Tal vez el Rulo pase…

 

 

-Qué haces

-Estoy rezando, qué te parece que  puedo hacer por acá…

-Eh, nos levantamos torcida hoy.

-No te haga la buenita, no me diste pelota hoy

-Pero bo, qué quere que haga, no tengo una moneda hermana

-Andá, curtite.

-Y si la cagamo a palo entre las dos

-No entende, esto es más groso, yo sé cómo se llama esto: menor en riesgo, situación de calle.

-Y cuanto te pidió esta vez

-tres mil

-Pero está reloca, más ganas me dan de pegarle.

-Si la Adriana no nos cobrara tanto por las piezas…

-El anteojito me dijo algunas cosas de eso del alquiler

-Otra ve con ese tipo, que quiere, qué te dije. Fiolo quiere ser

-No, está haciendo una investigación.

-Y a quién investiga, ¿este también trabaja con el Rulo?

-pero no, no de la policía, no de cuando matan a alguien, sino de otra cosa  dice él.  Leyó muchos libros. Me mostró…

-¿Te la mostró?, Yenni lo va a cambiar por el gordo.

-No, ta loca, se recibe de doctor no se en que puta madre con eso, y habla del alquiler…

-Eso es lo que nos cobra la Adriana, sino pagara eso podría juntar un poco más, pero la muy turra no va querer.

-del alquiler del cuerpo, yo no entendí mucho. Blablablabla no sabes cómo tengo la cabeza, es mejor culear. Te gustó o no te gustó y listo.

-no me estás diciendo todo, lo hiciste gratis con el chongo ese.

-A ver, dice que nosotras alquilamos nuestro cuerpo cada vez que le damos, porque cobramos pa eso.

-Decile a ese tarado que se vaya un poco a la mierda, yo no alquilo nada, este cuerpito es todo mío y esto es laburo. Trabajo sexual se llama, me dijo la del Hospital.

-Le hizo preguntas a muchas chicas

-Y a todas se las culeo gratis como a vos, para después decir todas estas pelotudece, a ese lo vamo a cagar palo.

-y vo le pagá a la Raquel pa que te siga cagando. La que nos caga es la Adriana.

-La Adriana, turra!! Casi me meo la otra noche del susto, ella sabe algo. Con el Rulo está entongada.

-Una cooperativa dice el anteojito, que eso tenemos que hacer y repartimos los gastos y no le damo nada a nadie.

-Ese tiene mal olor para mí. Yo voy hacer lo que hacia la Gisell por lo menos hasta que vuelva.

-Qué estas pensando.

-Qué te pasa hoy que no entendés nada, en la merca estoy pensando, solo tengo que encontrar al transa…

-estás loca!

-Es lo más rápido pa juntarla

-vos ya sabés que así no se termina

-y decime vo que hoy sabe todo, ¿cómo se termina? Andá a la concha de tu madre.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

-

NABOKOV: Lolita

Publicado en General el 22 de Octubre, 2012, 14:48 por MScalona

Lolita (Vladimir Nabokov)

Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Mi pecado, mi alma. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un trayecto en tres etapas a través del paladar e impacta, en la tercera, contra los dientes. Lo. Li. Ta.

Era Lo, Lo a secas, de mañana, con su metro cincuenta y una sola media. Era Lola en pantalones. Era Dolly en la escuela. Era Dolores sobre la línea punteada. Pero en mis brazos, era siempre Lolita.

¿Si tuvo una precursora? Sí, sí que la tuvo. De hecho, quizás no habría existido Lolita para mí si yo no hubiera amado, un verano, a cierta niña iniciática. En un principado junto al mar. ¿Que cuándo? Casi tantos años antes de que Lolita naciera como tenía yo ese verano. Siempre se puede esperar de un asesino una prosa elegante.

Damas y caballeros del jurado, la prueba número uno es lo que los serafines, los malinformados e ingenuos serafines con sus nobles alas, envidiaban. Miren esta corona de espinas.

DEREK WALCOTT

Publicado en General el 1 de Octubre, 2012, 20:39 por MScalona

 

Derek Walcott, antillas menores, 1930. En 1992, obtuvo

el Premio Nóbel de Literatura

-

-


Archipiélagos, de Mapa del Nuevo Mundo

" Al final de esta frase, empezará a llover.
Y al filo de la lluvia, una vela.
Lentamente la vela perderá de vista las islas;
La creencia en los puertos de toda una raza
Se perderá entre la niebla.
La guerra de los diez años ha terminado.
El pelo de Helena, una nube gris.
Troya, un foso de ceniza blanca
Junto al mar donde llovizna.
La lluvia se tensa como las cuerdas de un arpa.
Un hombre con los ojos nublados la toca con los dedos
Y tañe el primer verso de La Odisea.
"


SANDRA FABI

Publicado en General el 9 de Septiembre, 2012, 21:59 por S_Fabi

Maracas, bombo y cidís

-

Yo tenía 4 o 5 cidís y algunos instrumentos que resultaban utilísimos para conectar con los más profundamente afectados. Ya eran grandes. Fuera del alcance de la estimulación temprana. Lejos. Lejos. Destiempo. Rasgos de autismo, de retardo mental, psicosis por ceguera, psicosis por maltrato, psicosis por golpes, psicosis por quemaduras –resultado del abandono de un bebé a la hora de la siesta cerca de una basural en donde aún ardían un poco las cenizas- psicosis por constitución subjetiva deficiente de chicos con deficiencias sensoriales, con alteraciones genéticas. Cromosomas hijos de puta. Deficiencias. Psicosis. Desintegraciones. Hijos de puta los golpeadores.

Un cidí era de la banda sonora de la película Orlando, la novela de la mujer de los monólogos interiores. Psicosis. El tema número 4, poderoso: una danza que movilizaba al baile comunitario, en ronda o desordenados, pero los bates de timbales pegaban fuerte en el pecho; un cello cantaba una melodía épica. Con ese tema bailábamos enfrentados a los espejos de la sala del fondo de la escuela. Carlitos bailaba desde el piso, se miraba, hacía morisquetas, se reía. Imposible controlar voluntariamente los movimientos por la parálisis cerebral, pero la música suavizaba los espasmos. Desde la ventana de esa sala se veía el campo de girasoles, la escuela estaba en el margen de la ciudad. Como todas las cosas de las que queremos deshacernos. Como todas las cosas de las que no nos hacemos cargo. Ceguera.

Otros 3 eran de un africano de Senegal –Youssou N’ Dour. Mucha percusión con ritmos irregulares, con tiempos no equidistantes. Como para renguear con todo el cuerpo, como para caer de lado cada tanto. (La voz de Youssou casi asexuada para esta cultura). Como para apoyarnos y sostenernos unos a otros, los chicos y yo, y esquivar al grandote que siempre te quería coger por atrás aferrándose del pelo de la nuca. No soltaba. Un primitivo muchacho de las cavernas sin inhibiciones. Se quedaba con mechones en la mano. Nunca logró concretar sus impulsos procreadores.

El último era un cidí que tenía dos veces grabada una canción de cuna española: éste niño tiene sueño, tiene ganas de dormir, tiene un ojito cerrado, otro no lo puede abrir, nieve en el camino, nieve en la heredad, duérmete mi niño, que nevando está… La chica babeaba espeso, no relajaba los músculos del tórax. Tenía ataques de autoagresión, se daba golpes fulminantes contra las paredes. Había épocas en que podía caminar y épocas en que tampoco eso. Pero en la segunda versión del tema, cuando solo había una guitarra sonando como para hacer karaoke, yo cantaba y esta nena (en realidad debería decir chica, porque tenía 16 años, pero el cuerpo era como de 8 y la conducta como la de un bebé que recién empieza a descubrir los dedos de la mano, tortitas tortitas tortitas de manteca mamá me dá la teta), bueno eso hacía. Ella. Se ubicaba delante de mío, buscaba con sus manos y la boca mi pecho o gritaba reclamándome de frente. Conectarnos con los ojos –mirada- eléctrica, profunda. Lactancia virtual. Sin tetas, babeando mientras chupaba mi pelo, mis manos, mi ropa, o… los cidís. Cidís mordillos para calmar encías por dentición inminente. Regresión. Flash back o flashforward- dada la situación quién podría definir esto-. Tortita de cebada, papá no me dá nada. Papá no entró al mundo de la chica de la canción de cuna. Simbiosis.

Llevaba, para estimular, para abrir ventanas, maracas. Con las maracas cubanas logré mover al chico de los golpes en la cabeza. Las maracas cubanas de madera de coco pulidas y grabadas a fuego. Sonidazo. Y el bombo legüero, que tenía escrito en la madera también grabada a fuego “para Sandra de B+V”. El instrumento que me hizo el luthier Vázquez. Tomás Vázquez, el bagualero que canta con León en De Ushuaia a la Quiaca.

El parche de cuero de cabra al revés terminaba roto y cada septiembre volvía a Salta a reemplazarlo (el bombo volvía, no yo); un movimiento de alegría descontrolada, de tensión por risa retenida, y el golpe era un mazazo que penetraba el cuerpo del leguero. Después venía el llanto de la desilusión, y tiraba las maracas cubanas contra el piso de mosaico. Mil pedazos. Desintegración. Las bolillas interiores se desparramaban por debajo de la mesa, el horno y las sillas; entre las colchonetas debajo de la ventana. El maestro de cocina recogía todo y ponía a los chicos a amasar pan, hornearlo, comían con la leche el producto de la clase. La comida, siempre calma. La música no siempre. Todo depende, “corazón de melao”.

Podría analizar por qué llevé esos cidís originales. Por qué no hice copias en 20 segundos con el Clone CD, cada vez (una copia suena igual, y el cd vale dos mangos). Copia no. Original. Chupar. Masticar. Comer. Tragar. Original. Terminaron robándolos a todos en una fiesta de sesión jam, los chicos y las familias. Mi canasto sin cidís chupados. Con los instrumentos en cambio, tengo la respuesta sin demasiado análisis. Las copias no suenan igual. Chillan. Chirrian. Malsuenan. Ruidos molestos. Entonces abucheo. Las maracas de cotillón parecen colas de serpiente de cascabel antes del ataque. Los bombos son hasta ahicito nomás, ni sombra de legüeros. ¿Cómo conmover, cómo hacer vibrar el pecho, cómo traspasar a los chicos con un bombo de mentira, un bombo que hace ploc taa? Donar, dones, don. Regalar. Volver a comprar, donar, dones. Perder. Perder maracas, bombos y cidís. Pérdida, falta. Pérdida. Dones. Don. Doña. La doña me los dá, ahora son míos.

Leía “Efectos Personales”, Fogwill, él le regala el rolex a la mujer robada en el Mitre. Y se pregunta ¿por qué a Elsa? Queda la marca, el moretón en la muñeca violada de la muñeca que pronto pasará, pero, dice, no pasa mi indignación por ese abrir y cerrar de ojos en donde el reloj no es de nadie. Fogwill nunca repuso su rolex.

Yo nunca repuse los cidís. Tampoco las maracas. La marca de los chicos no pasará pronto, como el moretón de Elsa. ¿Por qué a ellos?, no sé si fue por aquel saludo de bienvenida que me daba Miguel: “hola, corazón de melao”, y saltaba alternativamente en puntas entre un pie y el otro, aleteaba con las manos. Pocas veces nos pudimos mirar.

No sé, si fue por eso.

-

-

                                                           Sandra Fabi

 Arroyo Seco 09 de septiembre 2012.

Justo ayer, empezamos PARODIA con 1ª

Publicado en General el 24 de Agosto, 2012, 18:07 por MScalona

La "restauradora" más famosa

Por Gabriela Cabezón Cámara   www.clarin.com

-

Intervino un Cristo en la iglesia de su pueblo.
La imagen quedó desfigurada y dio la vuelta al mundo.
Para muchos, es una obra nueva. Diez mil personas firmaron
para que la dejaran así. Y hay cola para sacarse fotos con el cuadro.

-

El Cristo le quedó como si le hubiera dado un golpe con una sartén al rojo en la cara: bastante chato y un poco más tostado. Resulta que el Ecce Homo de la iglesia de Borja (Zaragoza, España) estaba descascarado, húmedo y salitroso. Y Cecilia Giménez, de 81 años y católica, encaró, pura fe y buenas intenciones, su restauración. Conmueve imaginarla tratando de corregir el error anterior con una nueva pincelada que, oh, horror, sólo agranda el error hasta que ya no se puede hablar de una restauración: lo que hizo doña Cecilia sólo puede verse como un desastre. O como una nueva obra .

Este trabajo la convirtió en la restauradora más famosa del mundo. Y la dejó en cama: tuvo un ataque de ansiedad. Es que hasta el martes pasado, cuando un diario de Zaragoza publicó las fotos de su trabajo, Cecilia no era famosa. Ni restauradora. Y al día siguiente era una de las noticias más leídas del mundo: en los medios españoles, en la BBC, en Clarín.com , en Le Monde (que tituló "HOLY SHIT – La restauration d"une peinture du Christ tourne au massacre" , algo así como "Mierda sagrada: la restauración de una pintura de Cristo se tornó una masacre"), llegó al New York Times y a Al Jazeera y es uno de los fenómenos de Facebook y Twitter.

La imagen de Cecilia tiene una propagación viral: hay un boom de versiones de su Cristo, al que muchos llaman "Ecce Mono": de la cara de Rajoy al Jesús de Laferrere de Peter Capusotto. Se creó una página en Facebook, "Club de Fans de Cecilia: La restauradora del Cristo de Borja", que ayer rozaba los 35 mil adherentes. Ahí, comparan la restauración de Cecilia con las obras que artistas consagradísimos hicieron sobre las de otros que más que consagrados son sagrados: Picasso sobre Veláquez, Botero sobre Da Vinci (ver foto). Un español, Javier Domingo, organizó una "Petición dirigida a: Ayuntamiento de Borja (Zaragoza). Mantenimiento de la nueva versión del Ecce Homo de Borja", que en menos de 24 horas reunió casi diez mil firmas.

Para muchos, el Cristo de Cecilia ya es un ícono pop. Eso opinan, entre otros, famosos españoles como el director de cine Alex de la Iglesia y el escritor Jesús Ferrero, quien dijo que "se ha atrevido a consumar lo que Picasso nunca consumó: modificar un "clásico" interviniendo directamente sobre la tela y convirtiendo una obra de arte en otra".

El que apoyaría a Cecilia sería Duchamp: el francés que cambió la historia del arte con un mingitorio dijo que "no son los pintores sino los espectadores quienes hacen los cuadros". Ninguna otra obra tuvo tantos espectadores en dos días.

¿Por qué Cecilia Giménez cosechó tanto apoyo en todo el planeta? ¿Será que hay mucha gente harta de la sacralidad del arte?

Más allá de las preguntas, ya hay colas en Borja para sacarse fotos con la obra de Cecilia Giménez.

---------------------------

NOTA DE MARCE

Aprovecho a recordar la definición de PARODIA de Simeón Yánev,

integrante del Formalismo Ruso:  consideraremos como parodias todas aquellas obras literarias en las que subyace una actitud con respecto a una(s) obra(s) anterior(es), y que mediante la imitación primero, luego se la pone en crisis con una transformación de su contenido (significado) y/o de su forma (lenguaje) que puede abarcar una rica gama de matices, desde la imitación humorística o lúdica, la profanación y la degradación hasta la deformación o la sátira despiadada.

LA PARODIA es siempre dialéctica y crítica hacia los modelos nacidos en LA POÉTICA de Aristóteles, aquello de que el gran arte, el gran personaje o hecho, es el "serio", el "noble", el "idealista", etc...  La parodia comprende tanto el sentido cuanto los recursos del lenguaje. Es el modo de seguir escribiendo y dialogando con la tradición.

JULIA M. SÁNCHEZ en LENNON

Publicado en General el 17 de Agosto, 2012, 2:02 por MScalona

anteanoche, miércoles 15, JULIA MARIANA SÁNCHEZ, leyendo en las 2° Jornadas de Literatura de Rosario. Abajo, los enlaces con los dos textos suyos que leyó:

-

www.nuestrotaller.com.ar/?p=2640          .........y..........

www.nuestrotaller.com.ar/?p=4457

MATÍAS N. SETTIMO

Publicado en General el 15 de Julio, 2012, 18:44 por MScalona

-

En el nombre del hijo

-

La

voz

infinita

todavía dice

el poema en susurros.

Como versos que estallan, como

ciudades enteras que

se queman,

el

poema

–esa región

inhabitable del cuerpo-

nos interroga. Presupuesto de daga.

Triunfo de la carne derrotada sobre el vencedor.

Aún no estoy listo para escribir sobre mi padre, confieso.

Digo y al decir eso pierdo la orientación. Es que soy cientos de anillos que

giran a destiempo, soy un montón de mariposas invisibles,

soy notas musicales fosforescentes. Cuando vos

me mirás desafino, papá. Esa es tu forma

de mirar: inducirme al ruido.

Yo no quería ésto, no

quería escribir

la carta

de

Kafka,

una vez más.

-

-

MATÍAS N.

BOLAÑO + RIMBAUD

Publicado en General el 19 de Junio, 2012, 18:28 por MScalona

                                

                                                

                                                             21

-

-

 

A veces Amalfitano se ponía a meditar acerca de su relativamente reciente homosexualidad y buscaba apoyos y ejemplos literarios para su consuelo. El único que se le venía a la cabeza era el de Thomas Mann y esa especie de mariposas lánguidas e inocentes que sufrió en la vejez. Pero él no era tan viejo, pensaba, y además Thomas Mann  probablemente por entonces ya chicheaba, lo que no era si caso. En algunos novelistas españoles que van cumplidos los treinta se descubrieron de improvisto maricas tampoco encontraba consuelo. La mayoría era bujarrones están carpetovetónicos que más bien cuando pensaba en ellos se deprimía. A veces recordaba a Rimbaud y hacía analogías retorcidas: en <<Le coeur volé>>, en donde algunos críticos veían el relato pormenorizado de la violación de Rimbaud por parte de un grupo de soldados cuando éste se dirigía a París a unirse al sueño de la Comuna, Amalfitano, dándole la vuelta a un texto al que se le podían dar muchas vueltas, veía el fin de su heterosexualidad ahogada en el ausencia de algo que no sabía precisar, una mujer, una heroína, una supermujer. Y a veces no sólo pensaba en el poema de Rimbaud sin que lo recitaba en voz alta, afición que tan Amalfitano como Rosa habían heredado de Edith Lieberman:

-

Mon triste coeur bave á la poupe,

Mon coeur couvert de caporal:

Ils y lancent des jets de soupe,

Mon triste coeur bave a la poupe:

Sous les quolibets de la troupe

Qui psusse un rire géneral,

Mon triste coeur bave á la poupe,

Mon coeur couvert de caporal!

 

-

 

Ithyphalliques et pioupiesques

Leurs quolibets lónt déprave!

Au gouvernail on voit des fresques

Ithyphalliques es pioupiesque,

Ó flots abracadabrantesques,

Prenez mon coeur, qu´il soit lavé!

Ithyphalliques et pioupiesques

Leurs quolibets l´ont dépravé!

 

-

 

Quand ils auront tari leurs chiques,

Comment agir, o coaur volé?

Ce seront des hoquets bachiques

Quand ils auront tari leurs chiques:

J´aurai des sursauts stomachiques,

Moi, si mon coeur est ravalé:

Quand ils auront tari leurs chiques

Comment agir, o coeur volé?      *

*

-

Todo estaba claro, pensaba Amalfitano entonces, el poeta adolescente degradado por la soldadesca justo cuando se dirigía, ¡a pie!, al encuentro con la Quimera, y qué fuerte era Rimbaud, pensaba Amalfitano renunciado ya a cualquier consuelo, emocionado y admirado a partes iguales, para escribir casi inmediatamente después el poema, con el pulso firme, las rimas originales, las imágenes que oscilaban entre lo cómico y lo monstruoso…

 -

 -

 -

 *

 *

-
-
Corazón robado ("Le Coeur volé")

Mi triste corazón babea a popa,
mi corazón lleno de tabaco:
sobre él arrojan escupitajos,
mi triste corazón babea a popa:
bajo las burlas de la tropa
que suelta una risotada general,
mi triste corazón babea a popa,
¡mi corazón lleno de tabaco!

Itifálicos y sorchescos
sus insultos lo han depravado!
En la velada narran relatos
itifálicos y sorchescos.
¡Oleajes abracadabrantescos,
tomad mi corazón, salvadlo!
¡Itifálicos y sorchescos
sus insultos lo han depravado!

Cuando sus chicotes hayan cesado,
¿Cómo actuar, oh corazón robado?
Se oirán estribillos báquicos
cuando sus chicotes hayan cesado:
tendré sobresaltos estomáquicos
si degradan mi triste corazón.
Cuando sus chicotes hayan cesado,
¿cómo actuar, oh corazón robado?


Arthur Rimbaud 1871


Este poema de Rimbaud fue escrito a los 17 años, tras la que se cree fue su primera experiencia sexual con un grupo de soldados en los cuarteles de la Rue Babylone en París.

-

-

LOS SINSABORES DEL VERDADERO POLICÍA, Ed Anagrama p. 137-9

Artículos anteriores en General

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-