"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




CARLA CATERINA

Publicado en relatos el 5 de Julio, 2013, 17:29 por MScalona

-

Vaivenes

-

Hoy a la tarde entré en  un bar. Me gusta  esto de sentarse en un bar, si es posible al lado de la ventana  y  mirar la gente a través del vidrio, su apuro o su lentitud, sus caras opacas, alegres,  tristes, frías;  y detrás de esos rostros historias distintas, dónde los protagonistas siempre son los mismos; familia, amigos, conocidos, enemigos, compañeros, ex parejas, ex amigos, siempre los mismos en distintos vaivenes.  No sé porque empiezo diciéndote  esto,  quizá quería hablar de algo, algo para achicar la distancia, esa cantidad enorme de kilómetros y océano  que nos separan.  Me parece que el papel es mejor  que lo virtual.  Una , la carta, la podes tocar, oler, leer, romper, guardar, o usar de servilleta o pañuelo, hacer avioncitos, o florcitas como las que hacíamos  con papel de cigarrillo cuando recién empezábamos a morder el placer del vicio. Ahora  dejé de fumar, tanto te hacen la cabeza con que el pucho hace mal, pero la verdad es un garrón, no sabes cómo extraño tomar porrón y fumar LM.

Bueno, una de las cosas  importantes  que quería contarte, murió Catástrofe. Ya sé que te  estoy tirando la noticia como una bomba, no encontré otra forma. Estaba re viejo;  las orejas se  le arrastraban por el piso, además estaba  un poco ciega y  medio sorda, y  por dónde buscaras habías pelos  que  ella iba perdiendo.  Yo me ocupaba de prepararle  Nestúm con leche y aparte la vitamina,  y se lo iba  dando de a poco con una jeringa. Una mañana me levanté y se había quedado dormidita en su cucha. Para qué te voy a contar cómo se puso la vieja, no la podíamos consolar, todo el día moqueando la pena, _ y bueno vieja compramos una nueva que sea cachorra, yo insistía, pero nada; la vieja seguía muy afligida.  Debe haber estado con esa congoja durante un mes. Se pasaba las noches  corrigiendo trabajos  y lagrimeando y tomando café, hasta que pasó algo totalmente inesperado;  Mauro dejó  embarazada a la novia  y yo fui la primera en enterarme. Una noche yo  me había quedado a dormir  en casa  y este apareció _Soledad, Soledad, tengo que contarte algo, eran las tres de la mañana te imaginas mí cara, _ahora Mau? es necesario a esta hora, no puede ser mañana? _no Sole, ahora, ahora vas a ser tía me dijo; me estás jodiendo, no usaste forro  pelotudo?, _ no es que amo a Julieta, me decía; te imaginas a quien puede amar Mau que con veinte años  trae una novia  distinta todas las semanas.  Bueno la cuestión es que la vieja que no paraba de llorar, largó el pañuelo y se puso a tejer escarpines. A Mauro le conseguí un trabajo en la fotocopiadora de la facu, pareciera estar un poco más serio, aunque  yo no me confiaría demasiado. Yo voy a casa los martes a la noche, comemos algo  y a veces me quedo a dormir, aunque no veo la hora de volverme a mi casa, extraño mi silencio. Sabés que Pancho me dejó?;  o mejor dicho nos dejamos. Una amiga mía dice que yo dejo la noticia más picante para el postre. En realidad   no quiero hablar mucho de lo que pasó,  pero te voy a contar: el tema fue más o menos así,   una noche vino al departamento un compañero de la facultad para hacer un trabajo. Yo lo invité con toda tranquilidad porque  Roly era  gay, no había posibilidades que Pancho se pusiera celosos y además era un tipo macanudo amante de la música igual que Pancho.   La cuestión fue que los tres nos hicimos amigos. Empezamos a salir,  íbamos a comer, después a bailar y a fumar porro, a veces Roly se quedaba en casa varios días, estudiábamos; la verdad  nos divertíamos mucho. Al tiempo empecé a darme  cuenta que Pancho no me tocaba ni la punta de los dedos,  pero después me fui acostumbrando. Un  sábado  fuimos a un cumpleaños de un amigo de Roly  y lo conocí  Sergio, que era amigo del  dueño de casa  pero no era gay. El flaco estaba muy bien, buena onda además, nos pusimos a charlar y  esa noche se enganchó con nosotros. Los cuatro nos fuimos a un boliche. Después empezó a venir  al departamento, Pancho iba al supermercado, compraba de todo, el flaco se quedaba a comer; no sabes lo bien que cocina!,;  una noche tuve  insomnio,  no sabía cómo decirle a Pancho que me estaba enganchando con Sergio.  Pancho siempre fue un tipazo de esos que te bancan en todo,  a veces siento que  más lo quería por bueno que por fogoso.  Pero no fue un problema, no para nada, porque casi sin darnos cuenta  Pancho empezó a dormir  con Roly y Sergio y yo nos mudamos  a la habitación de atrás. Cosas de la vida.

Lo que me tiene un poco preocupada es que  todavía no me pude recibir, rendí tres veces mal la última materia y por si fuera poco, me olvidaba de contarte otro detalle, digo porque en este departamento dónde vivimos todos, vos también sos dueño.  El día que fui a rendir  me olvidé el lavarropas encendido y los chicos estaban trabajando. Lo que pasó fue que el caño de desagüe se salió de la conexión, algo no estaba bien, y el departamento se inundó, no todo,  pero vamos a  que arreglar el entarugado de los dormitorios que se levantó en varias  partes.  Bueno Tavo, espero que vengas pronto a visitarnos, no sabes cómo te extraño, además va a nacer tu sobrino y quiero que conozcas a Sergio, y por ahí si venís me ayudas un poco con la facu y me puedo recibir; cómo antes te acordas? Aparte en febrero cumplimos años, estaría bueno compartir la fiesta. Si podes escribime una carta de papel  y contame  un poco cómo es el mundo del otro lado del charco.

Te abraza tu hermana  melli, Sole.

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-