"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




DIANA SANGUINETI

Publicado en Aguafuerte el 13 de Junio, 2013, 0:46 por MScalona

.

Niños

.

 

El homo argentinius es como un chico llorando por el quinto chupetín.    

Niños colorados de rabietas queriendo lo que no se puede. Pidiendo por décadas lo que ya se sabe que no nos darán.

Creemos que la causa de todos nuestros males son los políticos, como si los políticos no fueran nuestros, como si no salieran de este mismo barrio, de nuestros compañeros de escuela, de nuestros amigos, de los amigos de nuestros parientes.

¿Por qué no podemos sentir que ellos son nosotros? ¿Los habremos visto bajar de una nave extraterrestre alguna vez?

Gritarles ATORRANTES con la garganta desgarrada ¿no vendría a significar lo mismo que reconocernos atorrantes todos nosotros?

Ah, no no, hacerse cargo es algo muy de adultos para nosotros que sólo queremos el quinto chupetín.

Yo sé que madurar es doloroso, pero también sé que si no madurás tampoco vas a llegar nunca a ningún clímax. Es así, no le demos vueltas.

Hagamos la pruebita de laboratorio: si tuviéramos que elegir sí o sí entre dos únicas opciones, a saber: 1) ser eternos niños y vivir en la infinita inocencia de la infancia o 2) ser hombres y mujeres crecidos que en algunos ratos de la vida adulta pueden sentirse los dueños absolutos de sus destinos, ¿por cuál nos inclinaríamos?

Vamos, no nos engañemos, todos repetimos qué linda que es la infancia pero no renunciaríamos nunca más a estas canas y estos pliegues epidérmicos que tantas satisfacciones nos han dado.

Bueno, algo de eso nos pasa a los argentinos: queremos convencernos de que los ladrones que nos dirigen no somos nosotros mismos y que algún día, por sola imploración, los ladrones tendrán la piedad de dejar de serlo ¿se convertirían de golpe en buenos? ¿por qué? si son intrínsecamente malos Si hubieran tenido la sensibilidad para distinguir entre el bien y el mal y además supieran que el bien es mejor, entonces no serían corruptos atorrantes, simplemente porque no lo hubieran elegido nunca. Conclusión: es como el viejo pedido de las peras al olmo.

Pero nos olvidamos de meter en la ecuación el hecho trágico de que los costos son muy altos. Irreparables, para muchos hermanos nuestros que podríamos ser nosotros mismos, o nuestros propios hijos, el tuyo, el mío. Esto podría ser sólo un chiste malo si no fuera que en el camino mueren muchos y otros muchos viven muertos.

Lo que pasa es que para convertir la revolución pacífica en un hecho posible hay que laburar. Laburar mucho. Largar muchas cosas que no queremos dejar.

Putear a otros y colocarse en el banquito petiso de las víctimas es re cómodo, hasta que llega un momento en que… un día en que… hasta que… ¿hasta cuándo?

.

.

                                                                                       DIANA S.

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-