"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




ALEJANDRA MAZZITELLI

Publicado en relatos el 15 de Mayo, 2013, 14:30 por MScalona

Aquel DOMINGO

Siempre se habla de la lengua materna y sí, está bien, las lenguas y las madres se lo merecen; sin lengua materna no hay lengua viva, pero ¿qué hay de la lengua paterna? ¿Y qué sucede cuando ésta  no habla el mismo idioma que aquella? La lengua entonces, ¿es una o varias?

Recuerdo de un modo pleno e intenso  la lengua de mi abuelo paterno,  su decir en italiano, sus canciones, sus anécdotas y sus sabias palabras. Lengua que si bien no sé hablar sí supe escuchar. Es más, si no hubiese sido hablada por esa melodiosa  e italiana lengua sería sorda al poder de las palabras o al menos, eso sí, no hubiese nunca practicado el psicoanálisis.

¿Cuáles fueron aquellas palabras dichas de modo imborrable por mi  abuelo, que me dijo en su lengua materna y escuché yo en mi lengua paterna, mientras juntos estábamos sentados en la vereda las  soleadas tardes de Julio de 1967,  en tanto que  los vecinos como la vida pasaban sin cesar? Esto dijo, o al menos esto es lo que yo escuché: "Que las palabras tienen el poder de dar vida pero también de quitarla". Así de simple, así de claro, así de directo.

 Cuál habrá sido mi sorprendida mirada, que prosiguió diciendo que ciertas palabras dichas de ciertas maneras hieren o matan más que cientos de golpes, miles de metrallas y millones de cañones y les aseguro que quien eso me decía sabía muy bien de que hablaba, era el saber de un anciano de 80 y tantos años veterano de la primera guerra mundial,  guerra atroz que pasó a la historia por ser la última guerra de trincheras y simultáneamente, y paradójicamente, la primera guerra de destrucción masiva de la humanidad.

Mi abuelo me contaba muchas historias suyas y familiares donde quedaba muy claro para mi que las palabras dan cuerpo a la vida, que sirven para  narrar, amar,  cantar,  poetizar en definitiva para significar.  Pero lo mejor, lo más maravilloso que me transmitió mi abuelo fue que las palabras no solo significan sino hacen algo más grande aún, por su tono, por su acento, por su ritmo, por su tiempo las palabras libidinizan el cuerpo, "…con la leche templada y en cada canción…" 

Entonces así de ese modo sencillo y cotidiano mi nono ya sabía en 1914 lo que  Freud recién públicó en 1920 y Lacan en 1960. Domingo pudo significarme el mundo de modo tal  que su  lenguaje ético supo habilitarme al deseo de existir  limitando así los intersticios por donde la muerte siempre se encuentra al acecho.

                                                                                              Ale Mazzitelli.

DÍA DE REYES

Javier no creía que a los bebes los pudiese traer –aquel bicho asqueroso llamado- la  Cigüeña, tampoco creía  en Papá Noel  ¿Cómo podía creer que semejante panza pudiera caber por la chimenea? Es que puesto a decir toda la verdad, tampoco creía en las chimeneas,  ni él ni ningún amigo suyo, habían jamás visto una y eso que pateaban el barrio. Pero  en Villa Adelina, definitivamente  no había chimeneas y tampoco llegaba hasta allí, si es que existía, el tan televisivo Papá Noel. 

Pero a Javier la cuestión  se le ponía más difícil cuando pensaba respecto de  la existencia de los Reyes Magos, ahí si que,  su joven cabecita no se resolvía aún a descifrar tremendo enigma del deseo. 

Es que allí, la historia y sus ganas de tener la ansiada bicicleta que solo los Reyes podían traer,  le tendían una trampa,  porque no dejaba de pensar Javier: -reyes  siempre hubieron en la historia, de eso nos cuenta en sus clases la señorita Mónica e incluso,  recuerda ahora como su embobada  madre  no paraba en estos días de hablar de la  reina Argentina!

Acaso no vio él mismo por la tele  que en un distante país,  llamado Holanda coronaban a su nuevo y joven Rey Guillermo y a Máxima su mujer que, ¿siendo, o habiendo sido? Argentina, era  proclamada Reina Consorte  De Holanda. Lo de consorte no lo entendía bien  pero sí lo de reina, una reina era –con suerte o no- una reina. Guillermo de Holanda es Rey y es Mago: convierte a una argentina en holandesa y a una plebeya en reina.  Entonces los reyes existen y los magos también. 

 Solo quedaba por despejar ahora  una incógnita: ¿tendría ese rey hermanos?, sabido es que los reyes magos son tres para que al menos uno pueda llegar hasta el desconocido barrio de Villa Adelina, que queda allí muy cerquita del  Fondo de la Legua.

Porque su padre no era  rey sino  verdulero y su madre solo hacia magia todos los fines de mes Javier siempre  supo y siguió sabiendo que Dios y todo su séquito de lacayos cósmicos podían irse al  mismísimo Infierno, pero no los Reyes Magos.

Creer en ellos era vital para el muchacho, tan vital como su deseo de montarse en la soñada bici que pronto, muy pronto, él, ella  o ellos  le iban a traer…

                                                                                                          Ale Mazzitelli.

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-