"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




LUISINA BOURBAND

Publicado en Nuestra Letra. el 20 de Abril, 2013, 21:57 por MScalona

.

-

EL DIABLO EN EL CUERPO

 

 

 

El miedo al diablo. Esa noche fue el paroxismo del miedo. Me tapaba la oreja con la cobija, fundamental que no quedara afuera, era el resguardo. Entre las sombras algo se apareció y yo a grito pelado. Mi madre abrió la puerta ofuscada por el pedido, a mí me tenés que tener miedo, decía. El diablo me había entrado una vez que me quemé con el agua de la ducha y corrí desnuda afuera de la bañera después de dar un gemido de desesperación, y los brazos del Horacio me atraparon. ¿Qué estaba haciendo ahí el Horacio? Parecía que sabía lo que iba a pasar, aprovechó para besarme y abrazarme, no me soltaba. Y después entró mi prima y lo vió, sus ojos no veían el exceso, ay, pobrecita, se quemó, decía. En mi cuerpo quedó marcado el defecto de ella y el exceso de él.

Mi miedo era inconveniente. O más bien molesto. Me llevaron a hablar con un cura. Fuimos a la Iglesia del Carmen. Sus ladrillos vistos y la construcción baja la hacían más amigable, más accesible. Le conté al cura con mis cortas palabras del horror que me paralizaba y lo único que tuvo para decirme fue si estás cerca de Dios no te va a pasar nada.  Me había regalado con esa frase un ticket hacia el terror. Yo no sabía qué era estar cerca de Dios, y las dudas sobre ese estado advenían a cataratas hacía tiempo. Dios se iba a dar cuenta que no estaba segura. Dios se iba a dar cuenta y me iba a castigar porque el Horacio me tocaba siempre que podía con sus manos peludas y grasosas cuando visitábamos las siete iglesias. Una iglesia, una mano, una iglesia, una mano. Y yo tan lejos de Dios.

Por el cuerpo mostraba al lector inexistente que algo de todo esto me era repulsivo. Vomitaba frecuentemente en los vanos intentos para que tomara la comunión. El olor a incienso, los íconos del dolor y la sangre, la maldad de las monjas y de las “laicas”; esos cánticos hipnóticos que todos seguían con disciplina automática, me descomponían. Recuerdo que mi padre caminaba por los pasillos de la catedral custodiando mi cara, y en el instante antes del desfallecimiento me sacó agarrándome por debajo de los hombros, convirtiéndome en un angelito volador. El broderie blanco  del vestido de comunión flotaba por entre el vómito que despedí con sabor a Seven-Up. 

 

 

 

Luisina Bourband

 

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-