"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




VERÓNICA GARCÍA

Publicado en Nuestra Letra. el 1 de Abril, 2013, 14:38 por MScalona

-

El Acróbata 

 

Didascalia: 

Imagine el lector la lectura de un aspirante a locutor, con la voz de Osvaldo Principi.

 

-

-

 

Es la hora de la siesta en el Fonavi de Grandoli y Gutiérrez. Comienza el partido, el sol se hace presente y saluda a las hinchadas. En el arco esta él, la estrella del campeonato, Carlitos acróbata Arque. La pelota dibuja su marcha entre los pies de los muchachos, ¡se viene!, ¡se viene!, el acróbata, agarrado más fuerte que nunca al piso, ¡tiro de esquina! grita la pibada.

La pisa la chancha Díaz, se la pasa a corrientes están en la zona peligrosa,  explota el Fondo Nacional de Viviendas, todos se levantan y piden penal!

Vienen al arco sus compañeros alambre García le arregla las medias, le ata bien fuerte los cordones, es el verificador. El Negro Mendocita le plancha el pelo con un escupitajo, la cábala, no podía faltar, señora señor.

Carlitos Arque mira los ojos del ejecutor, el Colo Urquiza hijo del sindicalista coimero de la esquina, se acomoda como toro que prepara sus cuernos, hace un huequito en la tierra y ahí las clava, sus  brazos postizos, las muletas. Se impulsa y salta hacia el encuentro de la bella dama: la pelota.

Están adiestradas i-ni-ma-gi-nable , qué atajada, qué contención, ¡qué tarde!, ¡que tarde de locos! La tetona del barrio abraza a Carlitos que aprieta  inocentemente las dos pelotas de carne.

Se escuchan las declaraciones de la trabajadora social que realizó el campeonato: “La Capacidad en la Discapacidad: estoy muy contenta una vez mas...”- la cara se le desencaja, como técnico exorcizado le grita ¡Carlitos, les rompimos el culo! Y no me rompan las pelotas (inútiles normales). Susi Bonna camina con su bastón y una pierna paralizada a saludar al pibe de las muletas.

 

 

-

-

 

 

Grito

-

 

 

La peor discapacidad, es la indiferencia.

Hoy no me miren, no quiero ser mirada

Es porque yo lo decido.

Decido hoy ser indiferente (por un rato)

Meterme en su minúsculo universo

En sus creencias retorcidas

En sus palabras huecas (rompo en llanto)

En bocas con muecas de payaso

(me tapo los ojos, me duele la garganta)

arlequines del estado

siluetas que desnudan tristeza

(mis manos están frías)

danzan vacíos sus cuerpos

(y el alma?)

la teoría les borro la sonrisa.

 

Prefiero que me duela el cuerpo

a ser indiferente el resto de mi vida.

Omamapapaomamapapaopapaomama.

 

-

-

-

Quienes alguna vez usamos un bastón, hemos sentido la rotulación en nuestro cuerpo, impuesta por la mirada del otro.

La educación tendría que ayudarnos en la construcción de la identidad, una identidad  que construya al  ser y en consecuencia al hacer, fundada sobre los valores de la cooperación la solidaridad y la aceptación.

Se pierde se esfuma ese ideal. Donde encontramos ese tipo de educación? Por ahora remendamos.

La discapacidad esta en el nivel de la identidad? Identificamos a alguien por el uso de unas muletas, de una silla de ruedas, de un hablar distinto. ¿Quién soy?, el niño que  se desarrollo en un ambiente de creencias limitantes de “falta de esperanza, de falta de confianza, de no ser digno de... o el niño que motivado por sus ganas de jugar rompe las barreras de sus propias creencias, y construye un espacio diferente.

Como educadores hay que tener herramientas para los dos , trabajar sobre la identidad es esencial para llegar a encontrarnos ,para realizar nuestra misión, nuestro sueño, no importan las muletas en este punto, importa  lo que yo creo de mi. La tarea es también ayudar a rehabilitar el entorno y la mirada limitante.

La discapacidad se diluye, cuando todos estamos comprometidos con otras posibles visiones, empecemos por cambiar nuestros propios modelos del mundo, para aprender a ponernos en el lugar del otro. Entonces la mirada será amorosa superadora, útil y no nos pondrán más rótulos por el uso de algún elemento ortopédico. El niño quiere jugar ser protagonista en su historia de vida y todos cooperan para que lo logre.

 

 

 

VERÓNICA GARCÍA

 

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-