"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




LAS CHICAS DE ADRIANA: Sintesis

Publicado en Nuestra Letra. el 12 de Agosto, 2012, 15:46 por cECI mOHNI

Las chicas de Adriana

-

Argumento: El  inevitable  -alquiler de uno mismo- (desde lo intelectual o lo físico) como herramienta para vivir.

“Prostituta: del Latín ‘prostituere’ -> ‘pro’ (antes o delante) y ‘statuere’ (estacionado, parado, o colocado); es algo colocado adelante, a la vista, para ser vendido. Las prostitutas pro-estatuaban (pro.estaban) delante de las propias casas, natural escaparate de la propia mercaderia.”

 

 Todos los personajes están atravesados por la profesión (con o sin ésta/estudiante de /jubilado de/empleado sin profesión).
La prostitución de los travestis representaría la manifestación más evidente y obvia del alquiler de uno mismo; el resto de las profesiones de los personajes también representarían al alquiler de uno mismo pero disfrazadas con lo que la moral y el sentido común argentino consideran -correctas-. 
La desocupación o la ocupación esporádica representarían la constancia de la inconstancia en la integridad de una persona y su consecuente marginación en el sistema.
La jubilación representaría la posibilidad de disfrutar, o no, de todo el tiempo libre ganado en su fase activa.
El estudiante representaría la fase de mutación y vacilación entre querer y no querer entrar al sistema, alquilarse.

Conflicto: la intolerancia de algunos los vecinos de verse reflejados en la prostitución y su consecuente lucha por desalojarla a Adriana. La puja entre la tolerancia y la intolerancia de verse en el otro.

Narradores:  
-perspectiva intolerante: Mirta (10), Osvaldo y Norma (8).
-perspectiva tolerante: Matías y Leo (6).
-perspectiva ambivalente: Sergio (7) y Manuel (9)
-perspectiva irracional: Juan (2)

1-Adriana. 40 años aunque aparenta mucho menos. Dueña de una casa de pasillo deteriorada que le quedó de sus padres ya fallecidos donde armó un bulo ambientado precariamente. Tiene 4 habitaciones temáticas (oriental, egipcio, electrónica y kitty) que por las noches alquila a los travestis de la zona. Tiene 8 perros. De día escucha los Pimpinela a todo volúmen. Por la noche se viste de policía 'para dar miedo' por las dudas de que un cliente se pase de la raya. Lesbiana en pareja con una chica de 20 años que no la trata muy bien. El patio/galería “techada” de a partes con –sombra negra-  da al contrafrente del Edificio “Aurora”.
2- Juan. 55 años. Linyera que dice ser un espía y que trabaja en la cruz roja. Afirma que es descendiente del sillón de Rivadavia y hermano de Valeria Mazza. Es espía por que le tocó esa tarea cuando en su organización (secreta) repartieron tareas. A veces vende flores en la esquina de la casa de Adriana.
3-Gisselle. 30 años. Travesti. Cuerpo bien formado, de atrás parece una mina. Peluca larga lacia Castaño oscuro. Sus clientes son adultos, de 40 a 60 años, clase media. En invierno se caracteriza por su tapado de piel blanco y sus tacos agujas negros. Temperamento fuerte y dulce.
4- Yenny. 25 años. Travesti. Peluca hasta los hombros, lacio, negro. Cuerpo muy de hombre. Siempre regatea a Adriana por el alquiler de las piezas. Sus clientes son jóvenes, de 16 a 30 años, clase baja/media. Se caracteriza por sus puteadas. Temperamento agresivo e impulsivo.
5- Azul. 32 años. Travesti. Peluca castaño claro lacio. Cuerpo bastante femenino. Es la que hace de mediadora entre Yenny, Gisselle y Adriana. No tiene un rango de clientes, trabaja con el que venga a buscarla. Temperamento armonizador, simpático.
 6-Matías y Leo. 20 años. Estudiantes de medicina. Jugadores de rugbi. Son de Cañada de Gómez pero viven en Rosario. Son los vecinos buena onda del edificio “Aurora”. Viven en el 2do piso y escuchan todo el –movimiento- que los travestis hacen desde el pasillo hasta el patio de Adriana.
 7-Sergio. 36 años. Vecino voyeur  y misterioso del edificio. Desde su divorcio aumentó 50 kilos. Vive solo en el 1er piso del edificio “Aurora”. Todas las noches espía el movimiento en el patio de la casa de Adriana.
8-Osvaldo y Norma. 45 años ambos. Vecinos mala onda del edificio “Aurora”. Él es un pollerudo, a veces se hace el simpático. Trabaja en una fábrica de cajas. Ella es judía. Trabaja en un comercio de venta de telas. Cuando en el patio de Adriana se arma la joda, o los perros ladran,  ella tira cosas al patio (cohetes, agua, basura). Matrimonio frígido, sin hijos. Viven con Manuel (35 años) hermano  de Norma, soltero.
9-Manuel. 35 años. Cara de aburrido. Autómata. Trabaja en una mercería por calle San Luis. Vive con su hermana y su cuñado porque ese departamento lo heredaron de sus padres, fallecidos. Le atrae Gisselle pero no se anima y piensa en la manera de poder estar con ella sin correr el riesgo de que lo vean.
10-Mirta. 65 años, aunque parece más joven. Cara de arpía. Administradora del edificio, viuda sin hijos, costurera. Vive en el 5to piso y como un panóptico observa todo lo que transcurre en el edificio, inclusive adentro de cada departamento. A todos les cuenta que Adriana es lesbiana y que estuvo en la cárcel en bsas. Que la conoce desde chica y que es una lástima que haya terminado así.
11-Comando policial nºXXXX. Policía I (30 años)  y Policía II (35años) que "cuidan" la zona del barrio a cambio de favores sexuales de las chicas de Adriana.
12-Algún cliente particular de las chicas de Adriana. O la vecina jubilada buena onda que cuida a su mamá que está sorda.

-

Las chicas de Adriana

-

-

Las chicas de Adriana y Adriana son chicas raras. Es decir, son pero no son. Son opuestas entre sí… cómo explicarlo… a ver... ellas son altas, fibrosas, sensuales y con carretillas bien marcadas. Ella es petacona, fofita, amachonada y con las carretillas escondidas. Ellas tienen una voz que se hace la aguda. Ella exactamente lo contrario. Ellas tienen un andar de baile hawaiano, así como acaderado, lento, sensual. Ella en cambio pisa firme y camina sin ningún adorno. Ellas tienen vestimentas breves, diminutas y con mucho brillo, exhiben sus mercaderías con éxito. Ella es una bola negra que se hace la peligrosa dejando a la vista la cachiporra que le cuelga desde su muslo derecho, sourvenir del comando 2512, dice ella. Tiene que parecer jodida porque en ese departamento de pasillo entra cada uno.

Las chicas de Adriana son como una doble paradoja, mejor dicho, son la antonomasia de la hipocresía social que se le burlan mientras en su cabeza fantasea con miles de escenas pornográficas donde ellas son las protagonistas, las principales actrices.

Ante las supuestas burlas,  insultos que pasan en auto y no de los lindos sino esos autos que se caen a pedazos, las chicas de Adriana se defienden con un “bien que te gusta por atrás puto” / ”bien que te gusta papi” / “pagame pitocorto” / etc.

Una y otra vez se repiten las figuritas que pasan por ese circuito de zona roja: taxis, comandos policiales, autos importados, bicicletas, motos, hombres caminando, esperando en la esquina, tanteando con la mirada que nadie los vea. Está todo perfectamente calculado. Cada uno busca a su chica. O a la más económica.

Es la 3ra vez que pasa el mismo fiat duna repleto de púberes con pelusas y granos. La buscan a Gisell: una morocha de pelo ondulado, 1,80, ojos rasgados, unas piernas envidiables, con un culo bien parado y las tetas bien hechas. En corrientes e ituzaingó, Gisell se baja desde un audi C4, luchando con sus partes, la tanga, el can can, la minifalda negra, riéndose queriendo contar a sus colegas que en la otra esquina estaba la Michelle robando lugar.

El duna puber pasa por 4ta vez:

-Hola Gisell, hermosa, estabas ocupada. Somos 5 hoy. 3 son nuevos.

-Ay chicos, para que tantos si después se quedan mirando cómo me lo garcho a uno.

-Eeee, Gisell dale no seas mala estos 3 quieren debutar con vos.

-A ver,

(espía adentro del auto)

-están lindos estos, nuevitos nuevitos, jajaja. 150 cada uno chicos y no más de 1 hora.

-Eeee, cómo 150! nos estás robando Gisell. Entre los 5 llegamos a 230 qué más querés.

-235, 50 (agrega otro púber desde el asiento trasero).

-150 cada uno chicos. Hay que mantener este cuerpo y las chirolas no sirven.

El púberconductor pone 1ra y acelera despacio despidiendo a Gisell. Desde la ventana del acompañante uno de los 3 virgos le grita:

-andá puto que te pensás que sos! Afeitate bien que te vas a cagar de hambre!. Arreglate el comedor bicho feo.

Gisell y sus colegas se rien a más no poder, son risas bastante matizadas. Por ahí un pico agudo, por ahí uno grave, bastante grave.

 

-

                                                               CECI MOHNI

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-