"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




31 de Julio, 2012


ALINA TABORDA

Publicado en Poemitas. el 31 de Julio, 2012, 18:37 por MScalona

-

Me gustan tus ojos.

No pierden

tu alma.

 

Ella está atrapada, ahí,

condensada.

A punto de caerse.

 

De hacerse lágrima.

 

Los ojos

son esa parte del cuerpo

que me cautiva.

 

Tus ojos

dicen más que todas las palabras.

 

Miénteme entonces,

miénteme, ojos de perro.

 

Pero esos,

no son los tuyos.

 

 

-

 

Alina

(Respuesta al Poema “Mentiras”, de Jack Henry Abbot)

JOSÉ LUIS ZAMPARO

Publicado en Cuentos el 31 de Julio, 2012, 10:15 por MScalona

AMÍLCAR

-            

Te lo aseguro mamá , todas las mañanas pasa lo mismo , mucho camina Amílcar todas las nueve , de todas las mañanas desde la cocina del fondo , por la galería de los mosaicos , viste , por los rombos negros y blanco ; a los pensamientos del patio , a las marimonias que tanto cuidaste , a las margaritas del colibrí . A mis ortigas , las de todos , las mías y de los chicos , que amanecemos . Nos saluda su sonrisa , pero arrastra los pies , está muy cansado . Si, como te cuento , y no te rías como siempre . Todos los días de su tiempo , como vos y tu sonrisa , ese gesto permanente que no se desdibuja , como si fuera una foto ese gesto antes de entrar , de tener que informarle , de no poder hablar . De obedecer , de arrastrarse , porque es eso lo que hace , como nosotros cuando lo vemos , que quisiéramos correr. Si pudiéramos correr má, y agarrarlo de la mano , tironearlo , que se quede a jugar . Todas las veces , todos nuestros días , y los suyos , agua en un vaso y la pastilla en un platito , el de los dibujitos con ángeles azules te acordás ; y el cuadernito de tapa dura , ese es el que dice , porque no creas que lo dice él , no lo dice Amílcar , que los animales están bien gordos , si dijera vacas por lo menos , si son vacas no animales ; y que el trigo tiene la altura para la época , la forma , el color , y que se yo ; que el maíz va a ser rentable esta temporada , que a nosotros ni nos importa . Y el escribano , que ya tiene en sus manos los cheques para la compra del campo del norte ; y otro para el del sur , y , toooodos los campos que van a ser de él si sigue así la cosa . Y que ya se giró plata a su hijo en Buenos Aires , porque el nene , su nene , es lo menos que puede tener . Y nosotros ; y con nosotros nada , y que la señorita no ha llamado aún , esa gordita culona y toda pintada , la que te conté el otro día , la nueva ; y que la cuenta corriente está equilibrada ; que la camioneta esta lista . Y lo más mamá , lo peor , lo peor cuando le dice en tono mas bajo , yo lo veo , no lo sueño como vos vas a creer , no son mentiras má ; como con miedo , a esos ojos que le cuesta atrapar , sin leer , que ayer Domingo renovó las flores de la señora María , que leyó el diario con el abuelo Juan , y que tomó toda su leche , pobre abu , ya no me llevan a esa casa vieja de todos los viejos , vos sabés que no hay chicos como yo allí mamá , no hay chicos como yo por acá cerca . Y la perorata de siempre, la de que en la misa de once el párroco agradeció la obra de la parroquia , ese viejo que vino cuando vos te ibas a ir , y nunca mas vino , ni siquiera a manguear : en su nombre Señor Osvaldo , fue muy agradecido el padre Juan , parece que dijo . Viejo falso , el que dice que hay paraíso. Después claro , ahí si muy serio , se lo ve enojado , desde la ventana lo vemos , corremos la cortina , y sin la tonadita paraguaya , que ese malvado , el piloto , me parece verlo palmándolo en la espalda , que le avisó del avión , de ese monstruo , que le dijo que hoy trabajará por la casa , que estemos adentro . Porqué mamá, porque si hoy no hay viento , porque justo hoy que no hay viento . Señor le dice, lo peor es que lo trata así , como si lo mereciera . No doy mas mamá, y los chicos tampoco, y se van a ir, yo sé que de nuevo se van a ir , y vos sabes que no vuelven , vos lo sabes . Si por lo menos le contara,  como nunca lo puede hacer , su amor por Dios y su devoción a él por sobre todas las cosas ; si le dijera eso , tal vez ;  y ni que hablar de la importancia que para él tienen los Domingos y la misa , no se porque , pero , desde que se fué su Elvira , le debiera decir que él no tiene mas que a Dios , como me pasa a mí con vos mamita querida , si estuvieras ; porque hijos no pudieron tener , y aunque papá se lo ofreció , hogar propio nunca quiso , porque siempre dijo que nuestra casa es también la suya , y la de ella también , cuando estaba a nuestro lado . La única que me hacía la leche como vos era Elvira , el pan calentito , y también se tuvo que ir . No se cuando se va a poner firme , ó un poco mas firme , porque de los mandados en el pueblo tampoco le cuenta , en su único día libre ; el diario , el Fernet del boliche , la varilla de pan ; las cosas para el aparador de cedro , el que está en la cocina , el que mira a la ventana de las gallinas , te acordás , claro que si , si siempre te hablo de ellas . Ese gallo tuyo , si no fuera que es tuyo . Y yo le podría acomodar los cajones , la yerba y el azúcar en el estante , el salame casero , el frasco de miel , dulce de higos que a mi me gustan tanto ; y las papas , las cebollas , los tomates redondos , una calabaza , zapallo Anday , zapallitos , naranjas , y manzanas verdes , las bananas afuera , en los cajones de abajo viste . Una botella de vino también , aunque no es de tomar . Y el perejil , en una bolsita y también en el cajón , que cuando te vas te lo regala el verdulero , de yapa decía creo , seguro que te lo regala . Las cabecitas de ajo , me olvidé . Y así , mientras hago eso , vería sus libros , los que están en la alacena de arriba del aparador , o los que el me preste  . En los días de viento , o cuando está el avión . Y las fotos en la mesadita de mármol , estamos todos allí arriba muy felices , reímos , abrazados , como era antes ; porque sola te tengo aca conmigo , en mi pieza , y nadie nadie sabe de tu sonrisa , siempre para mi , solo para mi , para tu hijito querido , y también para la caja de los chicos . Esos días que Amílcar pierde su mirada en el atardecer , en las nubes grises , en las violetas , o en el piso de ladrillos , o en el nogal , en vaya a saber que recuerdo . Ahora que recuerdo , el no le habla a Elvira como yo a vos , pero es que el cuadro está colgado en la pared , y parecería muy loco hablarle , es muy grande esa cara , y el también ya esta grande para esas cosas , él le habla a su Dios , se arrodilla , junta su manos , agacha la cabeza . No solo los domingos , en tu cuarto ahora cuelga una cruz , cuando lo limpia , en la pared vacía . Pero se miran, ese cuadro como que te mira siempre , pero no te sonríe como vos a mí . Tal vez por eso el está triste , por Elvira , por su mirada . Esos son los días que me gusta estar con el , porque nos protege , nos mima , y a los chicos los tapa con una manta , y que vean la luz a las gallinas de la ventana , y tienen aire también , y me libera un poco de estar siempre con ellos . A veces me habla de sus ideas , pero solo conmigo sabés ; como siempre fui su mimado , y aunque a ellos los respeta mucho , cuando se comen la lechuga se pudre todo , porque el dice que ellos tienen las ortigas , las de mis macetas , pero por mí les soporta todo porque sabe que son mis amigos Cuando habla de esas cosas , me pide que esté solo , pero yo le explico que ellos no entienden todavía de algunas cosas; y a mi también me gusta ser su confidente , de sus viajes a la selva , y de sus luchas  , de sus días de mucho dolor . A veces pareciera que no puede olvidar . Yo lo escucho con mucho respeto , porque fue muy valiente en su juventud , y hojeo algún libro que me alcanza de arriba , vos sabés que todos son de un tipo de barba , y a veces le pregunto cosas , si lo lastimaron allá , si tenía amigos , si los ve ahora , o dónde están y que algún Domingo pudiera encontrarse con ellos , si no obedeciera tanto al Señor Osvaldo claro . No me explico como cambió tanto, con tantas valentías y ahora tan dependiente , tan servicial . Hay como fuego en la mirada de Osvaldo, cuando no parece que lo escucha , y a la mañana temprano peor . Treinta segundos de su silencio eterno, para soplar con la nariz , como un caballo furioso , para levantarse apurado, para ni siquiera pensar , para hacer ruido con sus botas . Si lo viera papá , si lo viera papá seguro que lo haría callar ; y si viera mi estado de ánimo , y el de los chicos ; y el de Amílcar ; si el me viera triste como estoy , seguro que lo mandaría a mudar . Todos hemos perdido su amistad , si es que alguna vez la tuvimos ; hasta yo llego a pensar que era porque en esta casa había familia , pero después de todo lo que pasó , todo cambió  . Y eso que yo le explico a los chicos , pero ellos veo que igual se ponen mal ; y de verlo a Amílcar así . No se puede más , mamá , no damos más . Te cuento que las sandías , los melones ; no te quería contar todo , pero estoy con tanta bronca ; los chanchos , las gallinas . Los gansos mamá , que tanto los cuidabas; todos estamos mal . No hay granos de maiz , y hasta Amapola ya no quiere comer su alfalfa , yo creo que tiene mal gusto . Te acordás cuando le dábamos juntos de comer , nos hablaba con la cola , o nos mordía con esos dientes tan grandes , pero jugando , no te apretaba los dedos , jugaba , te lo besaba y se reía , y correr en su lomo , los dos , vos me apretabas mucho cuando cabalgábamos , las tardecitas de verano por el camino al cementerio , los eucaliptus , los tordos , los sapos cancioneros . Y los durazneros , no lo vas a creer , se han peleado con los pinos , vos sabes , de no creerlo ; es que ellos les reprochan que ya están viejos , y que ya no paran ni el viento ; y los álamos , también de a uno se van . Vos te levantas un día , y los ves que se van . Es increíble que se marchen por ese túnel que tanto les costó hacer ; y los chimangos , los acompañan muy enojados por supuesto . Eso si mejor que no los veas , te prometo que de eso no mas te voy a contar . Es que ese pájaro mamá , ese gigante no para de volar , hay días que parece que se va , pero vuelve furioso , y empieza de nuevo a vomitar , humo , humo , y más humo gris sobre el trigo , sobre nuestro pan . Y sobre los animales , y sobre los árboles , sobre todo lo que hay . Si no fuera por la galería cerrada , no se que sería de nosotros . Amílcar dijo que hoy venía y yo estoy muy enojado mamá , no quiero que este año mis amigos se vallan como siempre , ya con lo tuyo es mucho , y a papá casi ni lo veo , tiene tanto trabajo en la ciudad , que cuando a veces viene ; yo se que el tiene derecho a una nueva vida , que no se atreve a contar , pensará que no lo vamos a querer mas si nos dice , que se yo ; pero nosotros también queremos ser felices , y Amílcar , él también , yo se que es así , el vas a ver que no se va a ir . Si por lo menos supiera cantar , si ese pájaro cantara , ni eso sabe hacer , puro ruido de motor viejo , y humo , mucho humo . La decisión ya está , es por eso que te quería contar , y no puedo volver atrás , ya la tomé , y no quiero que te enojes , te lo cuento para que lo sepas , y porque a vos te cuento todo ; pero no me pidas que no lo haga , yo ya estoy grande para estas cosas . Aparte Amílcar no lo notará , no se va a dar cuenta , ya vas a ver . No quiero que te enojes mamá , no me quites tu sonrisa por favor , pero lo tuve que hacer . Ya lo hice , ya está , y no puedo volverme atrás . Por favor , sí . Te quiero mucho , y los chicos te van a querer más ahora , seguro , .seguro que así va ser , cuando les cuente a ellos todo va a ser distinto . Y cuando te cuente que pueden volar . Le cambié la pastilla al platito mamá , al de las nueve que te conté . Me levanté mas temprano, y le puse una de las tuyas , las que guarde para si una vez . Las escondí ese maldito día tuyo , en el frasco de las bolitas , y así . Si ya se que te vas a enojar, pero ya está. Pero espera má, espera, quédate acá , no te vayas . Serán los álamos que vuelven, que raro porque hay mucho viento . No , es la yegua que me llama , los chicos ya lo advirtieron . Seguro que es eso, espera que cierro las ventanas .

Beso má. Mañana te cuento más.

 

                                                                                         Jose Luis Zamparo

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-