"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




6 de Julio, 2012


DAMIÁN SÁNCHEZ

Publicado en Aguafuerte el 6 de Julio, 2012, 10:49 por MScalona

Burocracia sindical

-

Se levantó con el paro en la cabeza, mucha bronca y sueño. Era temprano aún. Antes de ir al trabajo Juan Pablo firmaría su renuncia. Se canso de tanta estupidez. Este país tiene muchos defectos, mejor dicho, su sociedad. En Latinoamérica tratan a los Argentinos de soberbios, en España hablan de que son ventajeros. Puede que la perfecciòn esté lejos, se entiende. Pero hay uno que si duele: no se cuida la democracia. Es difícil entender como se puso de moda la frase "Esto es una dictadura". Se escucha de la boca de cualquier ciudadano, de periodistas prestigiosos, políticos, profesionales y lideres sindicales. ¿Realmente creerán que estamos en una dictadura? ¿En serio no están jugando con esto? Cuesta entenderlo porqué abunda la lectura sobre el alto costo de recuperar la democracia tras el último golpe de Estado y fueron nuestros padres quienes nos contaron lo mal que la pasaron con los milicos. Suena raro creer que el presente es lo mismo. Es agresivo y un insulto para nuestra generación. Confiamos en la clase política tras una década donde nos mostraron lo peor de ella. Sobre todo para quienes nacimos con Alfonsin, en democracia, y esperamos morir en ella. Pero resulta que estamos en diktadura, sí con K para mostrar bien de qué se trata. Entonces nos mal acostumbramos o no sabemos cuidarla. 

- 


El escenario previo al paro general: Moyano se pasea por los canales anunciando que se termino el amor y que ahora es todo negro. Aunque es la definición que la clase media tiene hacia Hugo. Su hijo Pablo habla con obscenidad y " Vamos por todo, vamos por ellos". Vamos a donde? Que es todo? 

-�
Gracias a esta gestión, Juan Pablo entendió la importancia de los sindicatos. Claro, hace ocho años que hay aumentos initerrupidamente. El Trabajo en relación de dependencia lo llevó rápidamente a estar sindicalizado. A aportar una cuota del 2 % a quienes se sentaban a pelear por sus derechos. "Los sindicatos son como el seguro del auto… nunca sabés cuando lo vas a utilizar" dice con voz áspera de cigarrillo y frustraciones un compañero de trabajo al que le quedan unos pocos años para jubilarse. Es verdad que es difícil confiar en estos tipos. Son líderes sindicales que  a la hora de elegirlos presentan listas únicas, pero eso es democracia (para ellos). El Secretario General visita el lugar de trabajo cada 6 meses, reside en Capital Federal por supuesto. Ahi esta la cocina de todo.  En una de sus incursiones, hace 3 años, miró las palabras de Juampy con atención y en medio de una asamblea le pidió que fuera delegado de base (Ah, sí, eso también es democracia para ellos). Juan aceptó con gusto y ante la envidia de sus compañeros. El tipo  de la voz rasposa estaba un tanto contento. Todos votaron a mano levantada  ante la mirada policial de su líder. Como negarse al ofrecimiento de un tipo de campera de cuero que siempre llega cargado de buenas noticias y rodeado de adulones como un rock star o un actor de cine. Lo ven un poco excedido de peso pero no se lo hacen notar por las dudas. Reúne a los afiliados y anuncia el aumento. Siempre viaja a lo mismo aunque a veces Juan Pablo se pregunta si echaran a parte del personal él vendría a defenderlos. Todos aplauden y son felices. Dejan pasar el comentario sobre su nuevo auto importado que seguro gano en un sorteo, para no pensar que lo compró con la de ellos.
La clase media odia a estos personajes. "Son negros con plata" acusan y hasta ignoran su labor. La misma clase social pide al gobierno la cárcel a estos tipos por verlos enriquecerse de forma descarada. Odian ir a la playa y encontrarse con ellos cargando de vulgaridad las vacaciones. Odian escucharlos. Ver como un tipo sin estudios se llena la boca hablando de Perón con más amor que a su madre. El odio aparece ante cuando la clase media se ve afectada en sus intereses personales. Entonces el país se normalizo económicamente. Ahora es la inseguridad y no poder comprar dólares. Somos Cuba, somos Venezuela. Bah… lo que nos contaron de esos países. Salen cacerola en mano a pedir que se termine la dictadura. La "yegua" que fue votada con planes sociales y asignaciones universales asignaciones universales. La viuda que no sale del luto y beneficia a los pobres para q no trabajen. La señora de la cacerola dice "con la botas estábamos mejor". La democracia se enferma con cada palabra. Pasa una semana y el país se queda sin nafta. El líder de la CGT llama al paro. Debe mostrar a sus aliados que esta fuerte en la interna del doce de julio. Nadie puede creer en que es justo su reclamo. Obtiene su aumento y ratifica el paro. Ahora es por el mínimo no imponible. Una acción gremial extorsiva.  Si esto fuera una Dictadura. La escena televisiva lo muestra a él, A su secretario general. Respirándole la cabeza a Moyano. Juan se indigna y aun mas cuando se entera que el miércoles marchan a la Plaza de Mayo. La histórica plaza, la del General. ¿Un Paro? piensa. Esto le da mucho miedo. El daño que están haciendo. Nada se aprendió de Paraguay y menos de Honduras para referirnos a lo cercano. No se aprendió nada del 2001. Quieren sacar y no sabrían que poner. La democracia sufre.
Todo esto lo lleva a renunciar a su gremio. Piensa en el flaco y en su gloriosa frase sobre si la juventud se pone en marcha. Lo lleva a actuar. A no ser cómplice de esta locura. Camina rápido con la carta documento en mano. No piensa en nada mas. Pero mira el piso. Tiene vergüenza de su situación. Sólo va cantando bajito la estrofa que le agregaron a la marcha peronista aquellos que ni lo vieron morir al líder: " Resistimo` en los 90…Volvimo` en el 2003?.. " Se topa de frente con su compañero de voz rasposa y Juampy le sugiere que Moyano descarrilo, "el que va por todo soy yo" agrega. Con un cigarrillo en boca y la mirada fija su compañero abre los ojos, presiona fuerte su brazo y le dice: "Dudo de tu peronismo". Se queda tranquilo por que no le vio el "Peronómetro" prendido. Piensa rápidamente buscando tranquilidad: "Si supiera este boludo las cosas que mi viejo me inculco de Perón. Se caería de culo con la foto que tengo de Eva en la heladera". Se lo saca de encima y se va terminando la canción ahora con un tono mas elevado.." junto a Néstor y Cristina la gloriosa JP..". Piensa que estos tipos no entienden nada. Aparecen los recuerdos del día que fue a la primera reunión de delegados sindicales en la sede de la CGT Rosario. Se sentó y un enorme cuadro de Rucci lo intimidaba. "Argentino y Peronista" decía. Debut y despedida. Una reunión donde no pudo disentir en nada. No pudo cuestionar. Esa es la democracia que les gusta. Estos tipos no cambian más. Jamás van a querer un cambio. Por eso son dueños de sus sindicatos antes de ser dirigentes. Juan Pablo se arrima al destino, golpea la puerta del gremio adornada con una foto de Kirchner abrazado a su "líder" sindical. Pasa sin golpear y deja su renuncia al responsable. Atónito la mira y le dice: "Me imaginé esto,vamos a evaluarla y ver si el Secretario General la acepta …". Con furia y ojos enrojecidos grita un ¡váyanse a cagar forros!  Agrega, para evitar alguna duda, "Con Cristina no se jode! Viva Néstor! Viva la patria! " y se va feliz. Relajado. Con 20 kilos menos. Con tranquilidad. Ahora mira al frente e hincha su pecho. Sabe que hizo lo correcto. Pensando que la democracia había ganado un soldado. Que el cambio es inevitable. 

-

-�
Gracias a esta gestión, Juan Pablo entendió la importancia de los sindicatos. Claro, hace ocho años que hay aumentos initerrupidamente. El Trabajo en relación de dependencia lo llevó rápidamente a estar sindicalizado. A aportar una cuota del 2 % a quienes se sentaban a pelear por sus derechos. "Los sindicatos son como el seguro del auto… nunca sabés cuando lo vas a utilizar" dice con voz áspera de cigarrillo y frustraciones un compañero de trabajo al que le quedan unos pocos años para jubilarse. Es verdad que es difícil confiar en estos tipos. Son líderes sindicales que  a la hora de elegirlos presentan listas únicas, pero eso es democracia (para ellos). El Secretario General visita el lugar de trabajo cada 6 meses, reside en Capital Federal por supuesto. Ahi esta la cocina de todo.  En una de sus incursiones, hace 3 años, miró las palabras de Juampy con atención y en medio de una asamblea le pidió que fuera delegado de base (Ah, sí, eso también es democracia para ellos). Juan aceptó con gusto y ante la envidia de sus compañeros. El tipo  de la voz rasposa estaba un tanto contento. Todos votaron a mano levantada  ante la mirada policial de su líder. Como negarse al ofrecimiento de un tipo de campera de cuero que siempre llega cargado de buenas noticias y rodeado de adulones como un rock star o un actor de cine. Lo ven un poco excedido de peso pero no se lo hacen notar por las dudas. Reúne a los afiliados y anuncia el aumento. Siempre viaja a lo mismo aunque a veces Juan Pablo se pregunta si echaran a parte del personal él vendría a defenderlos. Todos aplauden y son felices. Dejan pasar el comentario sobre su nuevo auto importado que seguro gano en un sorteo, para no pensar que lo compró con la de ellos.
La clase media odia a estos personajes. "Son negros con plata" acusan y hasta ignoran su labor. La misma clase social pide al gobierno la cárcel a estos tipos por verlos enriquecerse de forma descarada. Odian ir a la playa y encontrarse con ellos cargando de vulgaridad las vacaciones. Odian escucharlos. Ver como un tipo sin estudios se llena la boca hablando de Perón con más amor que a su madre. El odio aparece ante cuando la clase media se ve afectada en sus intereses personales. Entonces el país se normalizo económicamente. Ahora es la inseguridad y no poder comprar dólares. Somos Cuba, somos Venezuela. Bah… lo que nos contaron de esos países. Salen cacerola en mano a pedir que se termine la dictadura. La "yegua" que fue votada con planes sociales y asignaciones universales asignaciones universales. La viuda que no sale del luto y beneficia a los pobres para q no trabajen. La señora de la cacerola dice "con la botas estábamos mejor". La democracia se enferma con cada palabra. Pasa una semana y el país se queda sin nafta. El líder de la CGT llama al paro. Debe mostrar a sus aliados que esta fuerte en la interna del doce de julio. Nadie puede creer en que es justo su reclamo. Obtiene su aumento y ratifica el paro. Ahora es por el mínimo no imponible. Una acción gremial extorsiva.  Si esto fuera una Dictadura. La escena televisiva lo muestra a él, A su secretario general. Respirándole la cabeza a Moyano. Juan se indigna y aun mas cuando se entera que el miércoles marchan a la Plaza de Mayo. La histórica plaza, la del General. ¿Un Paro? piensa. Esto le da mucho miedo. El daño que están haciendo. Nada se aprendió de Paraguay y menos de Honduras para referirnos a lo cercano. No se aprendió nada del 2001. Quieren sacar y no sabrían que poner. La democracia sufre.
Todo esto lo lleva a renunciar a su gremio. Piensa en el flaco y en su gloriosa frase sobre si la juventud se pone en marcha. Lo lleva a actuar. A no ser cómplice de esta locura. Camina rápido con la carta documento en mano. No piensa en nada mas. Pero mira el piso. Tiene vergüenza de su situación. Sólo va cantando bajito la estrofa que le agregaron a la marcha peronista aquellos que ni lo vieron morir al líder: " Resistimo` en los 90…Volvimo` en el 2003?.. " Se topa de frente con su compañero de voz rasposa y Juampy le sugiere que Moyano descarrilo, "el que va por todo soy yo" agrega. Con un cigarrillo en boca y la mirada fija su compañero abre los ojos, presiona fuerte su brazo y le dice: "Dudo de tu peronismo". Se queda tranquilo por que no le vio el "Peronómetro" prendido. Piensa rápidamente buscando tranquilidad: "Si supiera este boludo las cosas que mi viejo me inculco de Perón. Se caería de culo con la foto que tengo de Eva en la heladera". Se lo saca de encima y se va terminando la canción ahora con un tono mas elevado.." junto a Néstor y Cristina la gloriosa JP..". Piensa que estos tipos no entienden nada. Aparecen los recuerdos del día que fue a la primera reunión de delegados sindicales en la sede de la CGT Rosario. Se sentó y un enorme cuadro de Rucci lo intimidaba. "Argentino y Peronista" decía. Debut y despedida. Una reunión donde no pudo disentir en nada. No pudo cuestionar. Esa es la democracia que les gusta. Estos tipos no cambian más. Jamás van a querer un cambio. Por eso son dueños de sus sindicatos antes de ser dirigentes. Juan Pablo se arrima al destino, golpea la puerta del gremio adornada con una foto de Kirchner abrazado a su "líder" sindical. Pasa sin golpear y deja su renuncia al responsable. Atónito la mira y le dice: "Me imaginé esto,vamos a evaluarla y ver si el Secretario General la acepta …". Con furia y ojos enrojecidos grita un ¡váyanse a cagar forros!  Agrega, para evitar alguna duda, "Con Cristina no se jode! Viva Néstor! Viva la patria! " y se va feliz. Relajado. Con 20 kilos menos. Con tranquilidad. Ahora mira al frente e hincha su pecho. Sabe que hizo lo correcto. Pensando que la democracia había ganado un soldado. Que el cambio es inevitable. 

-

                     DAMIÁN SÁNCHEZ


Gracias a esta gestión, Juan Pablo entendió la importancia de los sindicatos. Claro, hace ocho años que hay aumentos initerrupidamente. El Trabajo en relación de dependencia lo llevó rápidamente a estar sindicalizado. A aportar una cuota del 2 % a quienes se sentaban a pelear por sus derechos. "Los sindicatos son como el seguro del auto… nunca sabés cuando lo vas a utilizar" dice con voz áspera de cigarrillo y frustraciones un compañero de trabajo al que le quedan unos pocos años para jubilarse. Es verdad que es difícil confiar en estos tipos. Son líderes sindicales que  a la hora de elegirlos presentan listas únicas, pero eso es democracia (para ellos). El Secretario General visita el lugar de trabajo cada 6 meses, reside en Capital Federal por supuesto. Ahi esta la cocina de todo.  En una de sus incursiones, hace 3 años, miró las palabras de Juampy con atención y en medio de una asamblea le pidió que fuera delegado de base (Ah, sí, eso también es democracia para ellos). Juan aceptó con gusto y ante la envidia de sus compañeros. El tipo  de la voz rasposa estaba un tanto contento. Todos votaron a mano levantada  ante la mirada policial de su líder. Como negarse al ofrecimiento de un tipo de campera de cuero que siempre llega cargado de buenas noticias y rodeado de adulones como un rock star o un actor de cine. Lo ven un poco excedido de peso pero no se lo hacen notar por las dudas. Reúne a los afiliados y anuncia el aumento. Siempre viaja a lo mismo aunque a veces Juan Pablo se pregunta si echaran a parte del personal él vendría a defenderlos. Todos aplauden y son felices. Dejan pasar el comentario sobre su nuevo auto importado que seguro gano en un sorteo, para no pensar que lo compró con la de ellos.
La clase media odia a estos personajes. "Son negros con plata" acusan y hasta ignoran su labor. La misma clase social pide al gobierno la cárcel a estos tipos por verlos enriquecerse de forma descarada. Odian ir a la playa y encontrarse con ellos cargando de vulgaridad las vacaciones. Odian escucharlos. Ver como un tipo sin estudios se llena la boca hablando de Perón con más amor que a su madre. El odio aparece ante cuando la clase media se ve afectada en sus intereses personales. Entonces el país se normalizo económicamente. Ahora es la inseguridad y no poder comprar dólares. Somos Cuba, somos Venezuela. Bah… lo que nos contaron de esos países. Salen cacerola en mano a pedir que se termine la dictadura. La "yegua" que fue votada con planes sociales y asignaciones universales asignaciones universales. La viuda que no sale del luto y beneficia a los pobres para q no trabajen. La señora de la cacerola dice "con la botas estábamos mejor". La democracia se enferma con cada palabra. Pasa una semana y el país se queda sin nafta. El líder de la CGT llama al paro. Debe mostrar a sus aliados que esta fuerte en la interna del doce de julio. Nadie puede creer en que es justo su reclamo. Obtiene su aumento y ratifica el paro. Ahora es por el mínimo no imponible. Una acción gremial extorsiva.  Si esto fuera una Dictadura. La escena televisiva lo muestra a él, A su secretario general. Respirándole la cabeza a Moyano. Juan se indigna y aun mas cuando se entera que el miércoles marchan a la Plaza de Mayo. La histórica plaza, la del General. ¿Un Paro? piensa. Esto le da mucho miedo. El daño que están haciendo. Nada se aprendió de Paraguay y menos de Honduras para referirnos a lo cercano. No se aprendió nada del 2001. Quieren sacar y no sabrían que poner. La democracia sufre.
Todo esto lo lleva a renunciar a su gremio. Piensa en el flaco y en su gloriosa frase sobre si la juventud se pone en marcha. Lo lleva a actuar. A no ser cómplice de esta locura. Camina rápido con la carta documento en mano. No piensa en nada mas. Pero mira el piso. Tiene vergüenza de su situación. Sólo va cantando bajito la estrofa que le agregaron a la marcha peronista aquellos que ni lo vieron morir al líder: " Resistimo` en los 90…Volvimo` en el 2003?.. " Se topa de frente con su compañero de voz rasposa y Juampy le sugiere que Moyano descarrilo, "el que va por todo soy yo" agrega. Con un cigarrillo en boca y la mirada fija su compañero abre los ojos, presiona fuerte su brazo y le dice: "Dudo de tu peronismo". Se queda tranquilo por que no le vio el "Peronómetro" prendido. Piensa rápidamente buscando tranquilidad: "Si supiera este boludo las cosas que mi viejo me inculco de Perón. Se caería de culo con la foto que tengo de Eva en la heladera". Se lo saca de encima y se va terminando la canción ahora con un tono mas elevado.." junto a Néstor y Cristina la gloriosa JP..". Piensa que estos tipos no entienden nada. Aparecen los recuerdos del día que fue a la primera reunión de delegados sindicales en la sede de la CGT Rosario. Se sentó y un enorme cuadro de Rucci lo intimidaba. "Argentino y Peronista" decía. Debut y despedida. Una reunión donde no pudo disentir en nada. No pudo cuestionar. Esa es la democracia que les gusta. Estos tipos no cambian más. Jamás van a querer un cambio. Por eso son dueños de sus sindicatos antes de ser dirigentes. Juan Pablo se arrima al destino, golpea la puerta del gremio adornada con una foto de Kirchner abrazado a su "líder" sindical. Pasa sin golpear y deja su renuncia al responsable. Atónito la mira y le dice: "Me imaginé esto,vamos a evaluarla y ver si el Secretario General la acepta …". Con furia y ojos enrojecidos grita un ¡váyanse a cagar forros!  Agrega, para evitar alguna duda, "Con Cristina no se jode! Viva Néstor! Viva la patria! " y se va feliz. Relajado. Con 20 kilos menos. Con tranquilidad. Ahora mira al frente e hincha su pecho. Sabe que hizo lo correcto. Pensando que la democracia había ganado un soldado. Que el cambio es inevitable. 

-

---------------------------------------------------------------------- 

Damián Sánchez 

-�

MARCELO CUTRÓ, nuevo libro

Publicado en Sugerencias. el 6 de Julio, 2012, 10:26 por MScalona
Editar

.

LAURA ROSSI

Publicado en Aguafuerte el 6 de Julio, 2012, 10:26 por MScalona

Batalla contra los oído-seco

 -

-

Los oído-seco se caracterizan por ser personas extremadamente habladoras. No habladoras al estilo alma-de-la-fiesta, sino, más bien, al estilo terapia-de-grupo. Para ellos, el mundo que los rodea es una gran oreja, cuya única misión en la vida es recibir sin chistar cada una de las frases que tengan para decir. Los demás no son interlocutores sino entes desprovistos de voz y de intereses personales, que están allí para que los oído-seco descarguen indiscriminadamente su mundo interior. Una conversación con un oído-seco puede desarrollarse del siguiente modo:
Oído-seco: …entonces, yo le dije que ni en pedo se le ocurriera ponerle lentejuelas al traje y ella me dijo no sé qué, entonces me fui, como esa vez que me tuve que pelear con Fulano porque me dijo que estaba gorda. ¿A vos te parece?

Oreja: Claro, lo que pasa es que… [aquí se superpone con el siguiente parlamento del oído-seco]
Oído-seco: No importa. La cuestión es que estuve en el supermercado y los trapos de piso estaban de oferta, así que compré un par y después me fui a tomar unos mates a lo de Mengana porque….
Oreja:…
Y así podríamos seguir hasta el infinito. Mejor dicho: no hasta el infinito sino, más bien, hasta que aparezca frente al oído-seco algún otro factor distractor que lo lleve a operar en otra dirección.

En líneas generales, el oído-seco inicia la conversación con una pregunta que el interlocutor interpreta, erróneamente, que debe responder o que requiere su atención. En realidad, esa pregunta tiene como única función dirigir el intercambio hacia alguno de los temas sobre los que el oído-seco pretenderá discurrir. Al oído-seco no le importa ni cómo estás, ni qué pensás, ni espera que sopeses y elabores una solución para alguno de sus mil problemas (porque los oído-seco dicen tener siempre millones de problemas-catástrofe): sólo quieren inventar alguna excusa para hablar.

Hay momentos, sin embargo, en los que los oído-seco no emiten sonidos y uno tiende a creer ingenuamente que nos están escuchando. Pero no: cuando el oído-seco permanece en silencio, se limita a escuchar los borbotones de frases que suenan dentro de su cabeza. Y es así. Intentar mostrarles que el mundo se compone de otra gente que también tiene voz es como tratar de domesticar un clavo para que haga piruetas al grito de ‘¡salta, violeta!’. Por eso, es altamente recomendable no entrar en estériles intentos de charla con un oído-seco: si no podemos escapar de ellos, permanecer en silencio, asintiendo con la cabeza, es lo mejor que podemos hacer. De este modo, su vómito verbal terminará antes y, al menos, no habremos gastado saliva en chimangos.
Ahora, si somos verdaderos defensores de causas perdidas o estamos absolutamente desquiciados en lo que se refiere a hacer justicia por mano propia, una manera de frenar este delirio verborrágico es plantarse frente al oído-seco y gritarle: “No me interesa lo que decís. Andá a hablar con las paredes y dejá de fingir que querés mantener una charla conmigo, cuando lo único que te importa es hablar como un lorito parlanchín. Rajá, perro.” Con esto no vamos a modificar la conducta del oído-seco, que probablemente sólo registre la elevación del volumen de la voz y no las palabras, pero habremos generado un factor distractor, inesperado que nos permitirá salir corriendo para nunca más volver.

A veces, correr es la única salida posible, casi como intentar sobrevivir.

-

-

                                                   LAURA  ROSSI

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-