"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




28 de Junio, 2012


ALICIA STEIMBERG

Publicado en homenaje el 28 de Junio, 2012, 17:58 por MScalona

-

librosDomingo, 24 de junio de 2012

Cuando digo Alicia Steimberg

Cultivó el humor, el costumbrismo, la ironía, la literatura femenina y el erotismo. Su audacia narrativa no renunció nunca a un gesto amable hacia el lector. Autora de libros recordados como Músicos y relojeros, La loca 101, Amatista y Cuando digo Magdalena, Alicia Steimberg murió el último fin de semana. Radar la recuerda con un texto en el que, sin dejar de referirse a sí misma, Steimberg trató de comunicar a los aprendices de literatura la diferencia entre escribir y ser un escritor.

-
por  ALICIA STEIMBERG

-

¿Cómo sucede que alguien llega a ser escritor o escritora? Genéricamente se llama escritor a alguien que escribe cuentos y novelas. Es cierto que los historiadores y los filósofos que escriben libros también son escritores. Y los poetas y los dramaturgos son escritores, y los que escriben el texto de una historieta, guiones para cine y avisos publicitarios, pero habría que ver cuánta gente los llama escritores. Yo voy a ocuparme específicamente de lo que vengo haciendo desde hace cuarenta años, debería decir cincuenta, y aun más, si pensamos que desde muy chica ya inventaba dentro de mi cabeza historias completas con comienzo, desarrollo y final, cuando me pasaba algo malo y tenía que consolarme sola (esto no es una queja contra mis padres, también a ellos les pasaron cosas terribles). Vistas en perspectiva, aquellas historias que yo me contaba a mí misma ya revelaban algo, tal vez una habilidad innata para inventar historias, o para convertir una historia trágica en algo más potable, más digerible para la tierna edad de la autora.

Un cachorro de escritor de ficción, con su don, o su soplo divino, de todas maneras tiene que aprender muchas cosas. A caballo del soplo divino, imita a los escritores ya “establecidos”, “reconocidos” o “consagrados” (ninguna de estas palabras es suficiente en sí misma para definir al que escribe; además pareciera que las calificaciones son lapidarias: los que entran en el establishment son despreciados por los que aman a los salvajes y a los transgresores; de los profesionales se dice que se venden por dinero y que pierden la frescura; a los salvajes y a los transgresores se les tiene miedo).

Para escribir, entonces, no hay más remedio que imitar a los escritores consagrados de nuestro tiempo, sumando un ingrediente personal que, si está ausente, cava la fosa del autor a medida que éste escribe. Esta parcial imitación o reescritura de nuestros contemporáneos la hacemos todos (menos Enrique Larreta, el escritor argentino que en su novela La gloria de don Ramiro, de 1908, hizo una reconstrucción del castellano del siglo XVI, cuando en España había moros y cristianos).

En la Argentina y en otros países, los talleres literarios son una invención reciente que celebro, porque ayudan a acortar el tiempo que se necesita para aprender los resortes del oficio. Esto no significa que antes de que aparecieran los talleres los escritores, como suele decirse, aprendieran solos, como aprendemos, aun antes de nacer, a chupar para alimentarnos. El bebé ya sabe chupar cuando sale de la panza de la madre; ahora podemos comprobarlo con las ecografías, donde se ve al futuro ciudadano chupándose el dedo dentro del seno materno. Más tarde caminará, cuando la maduración le permita pararse y andar. Claro que lo ayudaremos amorosamente, pero de nada servirá la ayuda si aún no ha llegado al punto de maduración necesaria. En cambio, a los seis años hay que enseñarle, más o menos laboriosamente, a leer y a escribir. De la misma manera, durante dos milenios y medio, los escritores han aprendido a escribir literatura leyendo libros. Muchos libros. Y siguen aprendiendo de esa manera.

Después de años de ejercer por mi cuenta y en secreto una de las actividades más nobles del hombre, sin mostrarle a casi nadie el resultado de mis intentos materializados en los tipos indecisos de la máquina de escribir de papá, una Remington portátil que dejaba adorables letras en el papel y en las copias con papel carbónico, mandé un original a un concurso. No quiero asustar a aquellos que se interesen por saber cuántos años me dediqué a esta solitaria actividad, porque fueron muchos, aunque no necesariamente el mismo número de años que le dedicaron otros que, como yo, alcanzaron el título de escritor, con más o menos las mismas cualidades, o mayores, en menos tiempo.

¿Quién o quiénes confieren ese título de escritor? Muchas personas, pero también algunas instituciones. Además de los concursos literarios, las editoriales que lo aceptan, el público que lee, que es y no es lo mismo que el número de ejemplares que se venden ni es tampoco un grupo humano homogéneo; los traductores que permiten la difusión del libro en otras lenguas; el tiempo que pasa y sostiene o deja caer el éxito y la popularidad; las modas.

Escuchando con gran interés a una persona que me relataba sus actividades agropecuarias, aprendí la expresión “novillo terminado”. Entiendo que quiere decir que el animal tiene edad, peso y otros requisitos necesarios para convertirse en alimento de seres humanos. Se podría decir que un escritor es un novillo terminado cuando otros escritores de más experiencia eligen su obra en un concurso, o en dos o tres concursos, aunque sea para una mención. ¿Y no hay otra manera?, se preguntarán ustedes. Parecería que esta forma de otorgar el título de escritor, o de comenzar un proceso que terminará por otorgarlo, con todos los defectos que pueda tener, es la forma más aproximada a la ecuanimidad y a la justicia.

¿Cómo es el proceso que convierte a alguien en escritor? No se sabe. Es imposible ver crecer una planta, aunque se sepa por qué crece. Es imposible seguir el movimiento de un rayo de sol que avanza imperceptiblemente por una pared y que, un rato después, al volver a prestarle atención, encontraremos en la pared de enfrente. Tampoco se ve el don inexplicable que permite el aprendizaje del oficio, tanto al escritor como a otros artistas. Es natural que así sea, porque los escritores de ficción deben ser artistas.

Un artista surge de la nada y luego lo descubren en Hollywood, o en una escuela de danza donde aparece con las zapatillas rotas, bailando como los ángeles. Leyendo biografías de escritores vemos que uno fue fotógrafo de plaza, otro dictaba sentencia en un juzgado, otro colaboraba con los nazis durante la ocupación en Francia, a otro lo mantenían los amigos porque el grado de su alcoholismo no le permitía trabajar. Y esto no sucede sólo en la provincia del arte y de las letras. Un ministro de Economía argentino de quien la opinión pública puede decir lo que quiera, pero no que era un asno, fue hasta segundo grado de la escuela primaria. Así como un chico de seis años, cuando le preguntan qué quiere ser cuando sea grande, dice: “¡Quiero ser bombero!”, un número indeterminado de adultos, si se les pregunta qué les gustaría ser si no fueran lo que son, dicen, o guardan en secreto, que quieren ser escritores, y no hay que tomarlos más en serio que al chico de seis años. En cambio, los que no piensan “quiero ser bombero (escritor)”, si sienten el deseo de escribir, escriben, aunque piensen alternativamente que lo que guardan en secreto es una joya o una basura, aunque nunca se animen a compararlo con un texto de un escritor reconocido como tal.

Cualquiera puede sentarse y escribir, salvo que sea analfabeto. Aquí hablamos de escribir algo cuyo propósito sea entretener, conmover… El principiante dirá pomposamente “escribir un cuento”; alguien menos refinado dirá “hacer un cuento”, a la vez que anuncia que tiene pensado escribir una novela. Tiempo después ha aprendido a llamar “textos” a esos escritos que antes llamaba cuentos, y el cuidadoso plan que tenía para la novela será reemplazado por una pequeña historia que le contó su abuelo, del tiempo en que él, el escritor, todavía no había llegado a este mundo.

“La gente escribe por muy diversos motivos”, dijo una vez una escritora al público. “Escriben para hacerse famosos, para perdurar en el tiempo, para ganar dinero, para difundir sus ideas, para hacer la revolución social”, continuó. “Yo –dijo finalmente– escribo para que no me interrumpan cuando hablo.”


Este texto, “Escribir o ser escritor”, es el primero que figura en Aprender a escribir, publicado por Aguilar en 2006, en el que Alicia Steimberg volcó su experiencia como escritora y maestra de escritores en talleres literarios.

RAMIRO GONZÁLEZ

Publicado en Aguafuerte el 28 de Junio, 2012, 16:34 por MScalona

Historia y estadísticas

 

De acuerdo con la ONU, entre el 2,8% y el 4,5% de la población mundial de 15 a 64 años de edad (es decir, entre 125 y 203 millones de personas) habían consumido cannabis al menos una vez durante el 2011. Con semejantes estadísticas, era cuestión de tiempo para que en una esquina cualquiera de la ciudad, mi madre, una señora de unos 80 años, se encontrara con dos jóvenes prendiéndose un porro y quedara horrorizada.

Cuando venía caminando por calle San Luis  había un par de chicos en la esquina, unos muchachos bastantes grandecitos y uno se prendió un cigarrillo que largaba un olor insoportable, parecido al que había una vez que me llevaste a la cancha. Creo que se estaban drogando, me dijo la vieja. Estadísticamente, era posible.

¿Qué le podía decir? Históricamente, además de un uso medicinal de sus flores, las fibras de cannabis eran usadas para realizar papel, cuerdas y telas de alta calidad. El cáñamo, a principios del siglo XX se había convertido en un sustituto muy barato para la pasta de papel que se utiliza en la industria periodística y además, permitía realizar una tela de mayor calidad y resistencia que el algodón: el NYLON, fibra sintética creada en Nueva York y Londres (de ahí las siglas de su nombre). Su prohibición y demonización, realizada por los Estados Unidos, para el consumo en 1906, y para la producción de cáñamo en 1937, obedecen a factores económicos, y la política del imperio se expandió a todo el mundo, siendo prohibida en Argentina y en el resto de Latinoamérica.

Mirá mamá, le dije para tranquilizarla, ¿no leíste en el diario que los uruguayos están por legalizar el consumo de marihuana? Y si los uruguayos, que son tan buenos y tienen lugares tan lindos como Punta del Este, lo van a hacer, quédate tranquila que no debe ser algo tan malo…

 -

 

                                                       RAMIRO GONZÁLEZ

 

 

 

 

MARIO JRAPKO- Aguafuerte

Publicado en Aguafuerte el 28 de Junio, 2012, 14:54 por MScalona

Horroró mi niño

 

La madre lo levanta suavemente. Apoya su cabeza en el amoroso triángulo formado por la conjunción del antebrazo y el bíceps y, como quien abre la tapa de un cofre, deposita su hijo tras los barrotes de madera blanca, lustrosa, para zambullirlo en un mar de sábanas de algodón. Eso es todo.  -Buenas noches, mi bebé. ¡Clik! Lámpara de ositos y luz de noche. Lindo.

Supongamos otra historia: Juan llega a casa de madrugada, entra pateando la puerta, el perro, prende la luz,  se apoya en la punta de la mesa que, como está suelta, se levanta con plato, vaso, cubiertos. Todo. Juan cae trastabillando dos segundos antes de que todo caiga como desde una catapulta y se arme tremendo lio. -¡Quién dejó esta mierda! ¡Donde estás pelotuda! Susana aparece desde el interior de la pieza, pelo revuelto, el sueño en los párpados, el frío en las piernas. -¡Shiii!, ¡Que se va a despertar el Emi! ¡No anduvo bien de la tos! Y el Emi se despierta. Al principio es un quejido mudo, un suspirito, después aumenta, sube, más, enorme ahora.

- ¡Que se calle, dame la guita turra!

- ¿Adónde vas de vuelta?

-¡Dame la guita, la guita!

-¿Qué guita infeliz?, ¡no te vas a ningún lado vos, me hiciste despertar al nene!

Y llora. Ahora el Emi llora. Fuerte. Mucho.

¡Plaf! suena la cara de Susana, se derrumba al piso, cerca de los cubiertos, la cuchara, el tenedor, el cuchillo…     -¡Vení te mato hijo de puta!

-¡Matame, matame dale!

Y llora más fuerte. Como una sirena de ambulancia. Como un corderito.

-¡Hacelo callar!

Susana se levanta, cansada de levantarse tantas veces, con bronca, con sueño, con ganas de desaparecer, con el filo en la mano.

-¡Me cortaste la cara, la cara!

Juan entra en la pieza donde está el Emi, busca en el bañito un espejo y ve la herida, debajo del pómulo, se lava con agua fría, siente el ardor, y el Emi que llora, que no para.

-¡La puta que te parió!- dice, y le agarra un bracito, y vuela, cae como desde una catapulta, y en el piso están el vaso, los cubiertos, el Emi. No llora el Emi. Entonces se miran y él se asusta, en los ojos se le ve el susto, ella desde el piso grita y él se queda parado, inmóvil, los ojos fijos en ella y en el Emi. Salen corriendo, suben a la moto, hacia el Garrahan.

La mañana siguiente es lunes 20 de febrero de 2012, la madre se asoma a la cuna de su bebé, sonríe viéndolo dormir plácidamente, enciende el babycall, se dirige a la cocina y lee las noticias en el diario La Capital:

Beba de 5 meses grave tras ser golpeada cuando sus padres peleaban

Sucedió ayer por la tarde en Empalme Graneros, en el noroeste rosarino, cuando el padre de la pequeña, de 20 años, golpeó tras una dura disputa a la madre, de la misma edad, y la nena cayó al suelo y sufrió severas lesiones. El hombre quedó detenido.

Fuentes policiales confirmaron que la beba sufrió las graves lesiones en la casilla donde vive junto a sus padres, Víctor G. y María de los Angeles G., ambos de 20 años, en Cabal 1309. Según los investigadores el hombre discutía acaloradamente con su pareja y tras agredirla tiró al suelo a la criatura, a quien tras ser examinada se le diagnosticó fractura en parietal derecho con hematoma.

Personal de la comisaría 20ª detuvo al hombre y continúa investigando el hecho mientras la niña continuaba internada en el Hospital de Niños Víctor Vilela.

 

La madre piensa: ”traer hijos al mundo,los trae cualquiera”, se sirve un poco mas de café y sigue leyendo el diario. Es ese momento, en que el babycall transmite un llanto agudo, cuando Juan y Susana lloran abrazados en los pasillos del Garrahan.

 

JRAPKO

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-