"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




MATÍAS NICOLÁS SETTIMO

Publicado en Nuestra Letra. el 25 de Junio, 2012, 1:02 por MScalona

LA PIEL AMARGA   (fragmento)

-

 

 

Quedó en silencio como si le hubieran preguntado qué es el amor, o por qué eligió la soledad, o como si las dos preguntas no tuvieran la misma respuesta.

El teléfono sonó a las once de la noche y desde hacía un tiempo toda llamada después de las diez le helaba la sangre, lo relacionaba con malas noticias. Los años, que cada vez se le notaban más, lo habían llenado de una película imperceptible que no podía estar hecha más que de miedo. Sentía la necesidad del resguardo, de la protección, de un líquido amniótico que lo rodeara protegiéndolo de los peligros que toda existencia implica. Y eso lo llevó a forjarse una actitud opaca, porque qué tiene menos brillo que alguien que continuamente está intentado correr el menor riesgo.

Los últimos años de valentía los recordaba como un rugido, un rugido innecesario, pero que él se había encargado de acallar con la madurez. De tigre a gato doméstico, a mascota, a gato gordo y castrado que se afila las uñas con una madeja de lana, pero que era incapaz de un rasguño.

La voz del otro lado de la línea le dejó espacio para que respondiera. Entendía la sorpresa, y más aún su silencio.  

Un raro mecanismo se gestó en su cabeza. ¿Era él?, si era él ¿por qué lo llamaba?, y si tanto le molestaba que lo llame ¿por qué no le cortaba?, ¿por qué no se lo decía?, ¿por qué llama?, ¿qué quiere?, ¿quién se creé que es para molestarlo después de tanto tiempo?, ¿cómo se le ocurre llamarlo a esa hora de la noche?; y así cada pregunta traía en su racimo miles de otras que a su vez florecían y formaban ramas de preguntas, troncos con interrogantes existenciales llenos de raíces hechas de dudas, y de suposiciones. El árbol frondoso que le germinó en la cabeza -hacer una planta de un poroto era algo muy suyo, muy distintivo y no tenía nada que ver con la botánica- necesitó más espacio, las ramas de preguntas le salían por las orejas, por las fosas nasales y estaban a punto de ser escupidas, pero se las tragó. Tragó el aullido -algo que no le costó demasiado porque él no era más un tigre, había mutado a gato doméstico, gordo, castrado, por ferocidad ahora tenía costumbre, por instinto desarrolló previsibilidad, y lo único que lo podía afectar era que le cortaran el cable, o la conexión a internet, o algo tan improbable como una huelga generalizada de delíverys, lo demás, entiéndase bien: todo lo demás, le pasaba por el costado mientras hacía zapping-.

Antes su vida tenía la densidad compleja de una novela rusa, pero últimamente había adoptado la sutil fugacidad de un Haiku oriental.

 

 

 

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-