"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




21 de Mayo, 2012


R I L K E, poemas amorosos

Publicado en De Otros. el 21 de Mayo, 2012, 19:39 por MScalona

 

                                            LA PARTIDA DEL HIJO PRÓDIGO

 

 -

 

Alejarse ahora de todo esto confuso,

Que es nuestro pero no nos pertenece,

Que, como el agua en las viejas fuentes,

Nos refleja temblando y descompone la imagen;

De todo esto, que como con espinas

Se agarra una vez más a nosotros… alejarse

Y a esto y a éste,

Que ya no veíamos

(tan cotidianos y acostumbrados eran),

Contemplarlos de pronto: suaves, conciliadores

Y como en un principio y de cerca;

Y presintiendo comprender que impersonalmente,

Qué por igual cayó el sufrimiento sobre todos,

Del que la infancia estaba llena hasta el borde:

Y sin embargo irse entonces, arrancando la mano

de la mano,

como desgarrando de nuevo algo ya sanado,

y marcharse: ¿a dónde? A lo incierto,

lejos, a un país cálido e inmóvil,

que tras toda acción, como un decorado,

seguirá indiferente: jardín o muro;

y marcharse: ¿Por qué? Por impulso, por

temperamento, por impaciencia, por esperanza oscura,

por incomprensibilidad y por incomprensión.

 

Tomar todo esto sobre sí y en vano

Dejar caer algo que quizá se tenía,

Para morir solo, sin saber por qué…

 

¿Es esto la entrada a una nueva vida?

 

 

 

 

 

 EL HUERTO DE LOS OLIVOS

 

 

 

Él subía bajo el follaje gris,

Todo gris y confundido con el olivar,

Y metió su frente llena de polvo

Muy dentro de lo polvoriento de sus manos

Calientes.

 

Después de todo, esto. Y esto era el final.

Ahora debo irme, mientras pierdo la vista,

Y por qué quieres que tengas que decir

Que existes, si yo mismo ya no Te encuentro.

 

Ya no Te encuentro. No, en mí, no.

Ni en los otros. Ni en esta piedra.

Ya no te encuentro. Estoy solo.

 

Estoy solo con la pena de todos los hombres,

Que yo intenté aliviar a través de Ti,

Que no existes. Oh vergüenza sin nombre…

 

Más tarde se contaba: vino un ángel…

 

¿Por qué un ángel? Ay, vino la noche

Y hojeaba indiferente en los árboles.

 

Los apóstoles se movieron en sueños.

¿Por qué un ángel? Ay, vino la noche.

 

La noche que vino no era extraordinaria;

Así pasan cientos de ellas.

En ellas duermen perros, en ellas yacen piedras.

Ay, una triste, ay, una cualquiera,

Que espera hasta que vuelva a amanecer.

 

Pues los ángeles no vienen a tales rezadores

Y en torno a ellos las noches no se agrandan.

A los que se pierden a sí mismos todos les abandona,

Y están abandonados por los padres

Y excluidos del regazo de las madres.

 

 

 

 

 

  QUEJA DE MUCHACHA

 

 

 

Esa inclinación, en los años

En que todas éramos niñas,

A estar mucho tiempo solas, era dulce;

A otras se les iba el tiempo en lucha,

Y cada una tenía su banda,

Su cercanía, su lejanía,

Un camino, un animal, una imagen.

 

Y yo pensaba aún que la vida

Nunca cesaría de hacer

Que reflexionáramos.

¿No estoy en mí en lo más grande?

¿No ha de consolarme ya lo mío

 y comprenderme como cuando era niña?

 

De pronto estoy como repudiada,

Y en algo demasiado grande

Se me convierte esta soledad

Cuando, sobre los cerros de mis pechos,

Erguido, mi sentir reclama a gritos

Tener alas o tener fin.

 

 

 

 

 

CANCIÓN DE AMOR

 

 

 

¿Cómo debo poner el alma, para

Que no roce la tuya? ¿Cómo debo

Alzarla sobre ti, hacia otras cosas?

Ay, quisiera guardarla

Junto a algo perdido, por lo oscuro,

En un lugar extraño y silencioso,

Que ya no resonara cuando tu hondura vibra.

Pero cuanto nos roza,  a ti y a mí,

Nos lleva juntos, cual arco de violín

Que saca de dos cuerdas una nota.

¿En qué instrumento estamos extendidos?

¿Qué violinista nos tiene en la mano?

¡Oh, qué dulce canción!

-

Rainer María Rilke,  1875-1926

Carta a un joven poeta y poemas, Edit Losada p. 89-94 

ALICIA GARCÌA CURUTCHET

Publicado en Poemitas. el 21 de Mayo, 2012, 19:11 por MScalona

-

-

Los muertos sociales
que no mueren de muerte
mueren de vida sin vida
de salud insalubre
de hastío por la indiferencia
no caminan
deambulan dolor
con la muerte sin ataúd
con muerte en una cama
con noches sin días
Los muertos sociales

sin hospital
hospitalizados
manicomializados
son matados lentamente
por el olvido
no tienen nombre
son sólo un vacío químico
que algún amigo
les llama drogones
son el número de obra social
son el presupuesto rechazado
son los suplicantes de caricias
Los muertos sociales
fueron matados por un sistema
muertos de soledad
enterrados de antemano
muertos que no quisieron morir
que siendo no son
que susurraron ayuda
que sólo encontraron
uno o dos
que los hicieron visibles
y aún así no se vieron
pero les pidieron prestado
la palabra amor.

 

 -

Alicia García Curutchet

Taller de los Viernes: BOASSO

Publicado en General el 21 de Mayo, 2012, 19:08 por MScalona

CLASES DE POESÌA COORDINADAS

Por TOMILLO BOASSO.

ANDREA CARRO

Publicado en relatos el 21 de Mayo, 2012, 19:02 por MScalona

.

DesCotidiano

 -

Comenzó el día esperando lo más trágico que le puede suceder para estas fechas, llegando con los minutos justos; esos  que en la cama son mas importantes que las ocho horas de sueño. Desayunó ligeramente para sobrellevar el trajín que le esperaba, el mate cocido humeaba, las galletas y frutas secas pintaban un cuadro de naturaleza muerta. Miraba el reloj, que a cada trago marcaba la cuenta regresiva. Subió a la moto, todavía deglutiendo mientras se ponía el casco. Desde su  casa hasta el trabajo  la zona no es muy amena, personas husmeando en al basura, personal de planes sociales cumpliendo su función, hasta que llega  a calle Mendoza, ahí una cola inmensa. Bajo su campera negra, impermeable, cruzó el blíndex. No había energía eléctrica, el banco no operaba.

-

Huella en una firma

-

Sonó el timbre, el número cuatro resonaba en el salón;  mi compañero  personaje  soberbio, despacha como en cinta embaladora a quién  pase por el. Seguía el numero cuatro sonando.  Mas de ocho segundos no paso, cuando una señora con bastón es acompañada por el oficial de policía, la tengo en  frente munida de un documento;  lo pasa tímidamente. Me habla sobre una autorización. No la escucho, hago que firme  el ticket, mientras cuento el dinero  veo que la firma no  coincide. Voy hacia la calle  en busca de la dueña de la firma, camino por Mendoza, ahí estaba  en el asiento de atrás,  era la hermana, tullida con la mirada vergonzosamente tierna.

-

Tormenta

-

Era  un día soberbio radiante, me preparé bien temprano, ya tenía el aroma en  mi piel. Llegue a la guardería, no había mucha gente; será que por el fin de semana  largo se han ido de viaje?  En la espera, tome unos mates en el parque frente a los botes,  lo máximo en el olvido. A los minutos llego el resto. Y al toque ya estábamos en el agua. Quique advirtió que teníamos que volver antes, pero le dije _ Dejate de joder, mira el cielo que pintado esta con esas nubecitas pastel. Y me dice  _ El pastel te va quedar en los calzones   si  volvemos tarde. La mitad del canal era el purgatorio, remada a remada, el agua pegaba en la cara, la costa no se veía.

-

Bolsa.

-

-Pase, quien sigue?  Dijo mi compañera,  se acerca una señora   _ Me puede atender? Es que  hace una semana me recuperé y tengo que llevar por un tiempo esta  bolsa. La interrumpe  sin dejar terminar. Se retira, al  irse ve  que colgaba  algo extraño de la cintura.

-

Perro negro

-

 Salí de casa, iba de mi prima postiza. Ella estaba enferma, tanto era la amistad de nuestras madres que ameritaba una visita. Sacrificaba una tarde bellísima, optando  por pedalear hasta la casa. Las llantas desinfladas hasta papel de calcar, teniendo que ir en busca del balancín  y  que casi rompo el pantalón buscando el interruptor. Pedaleé, pedaleé, ya casi a unas  cuadras; un barrio hermoso! Me levanto del cemento con un pero negro enredado entre mis piernas. Chau pantalón, chau llantas, chau prima, chau tarde.

-

                                                       ANDREA C.

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-