"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




15 de Mayo, 2012


naciò MANUELA (de Massei)

Publicado en cumpleaños! el 15 de Mayo, 2012, 13:04 por MScalona
.

… en el mail anterior olvidé cambiar el asunto. éste es el que encabeza el mensaje: sol de otoño.

El 15 de mayo de 2012 10:00, natalia massei <nataliamassei@gmail.com> escribió:

queridos compañeros,
quería contarles que Manuela nació este sábado 12… un solcito de otoño.
estamos muy bien y muy felices.

abrazos a todos,

natalia

MARIO TREJO, entrevista Marcelo Scalona

Publicado en General el 15 de Mayo, 2012, 1:22 por MScalona

http://www.rosario-12.com.ar/2003/04/06/tespectaculos.htm

www.rosario12.com.ar

ABRIL 2003

EL POETA DE "LOS PAJAROS PERDIDOS" OTRA VEZ EN ROSARIO

Mario Trejo volvió a casa

En Barcelona sus ingresos "se desvanecieron por cuatro". A Buenos Aires la encontró "horrible, fría e inanimada". Entonces quedaba Rosario, donde "mis amigos de fierro me pueden contener".

Por Marcelo Scalona


El próximo martes a las 21 Mario Trejo conversará con el público en el Café de la Opera. 

"Escribo todo el tiempo, pero últimamente me ha vencido el inglés, es el idioma más completo".

No es sencillo contar todo lo que es, ha hecho y significa Mario Trejo en el mundo del arte y la cultura argentina. Poeta, dramaturgo, actor, periodista, letrista de tango, fotógrafo, guionista de cine, profesor, y especialmente, esa clase de artista amigo y maestro de los otros artistas, discípulos o condíscipulos. En ese tono, agradece que no le haga la clase de preguntas hospitalarias o administrativas que sólo interesan (dice él citando a Marcel Duchamp) "a los imbéciles y a los profesores de literatura española". Trejo es un poeta "millonario de palabras" (se lo acaba de escribir Liliana Heer en una dedicatoria), acostumbrado a transitarlas en cinco idiomas (castellano, inglés, francés, italiano y portugués), y mientras recita a Dylan Thomas o a Rimbaud en sus lenguas madres, recuerda las tres horas en que escribió "Los Pájaros Perdidos" con Astor al piano y en Roma, o las anécdotas de Onetti o la entrevista al Che Guevara o cómo era filmar con Bernardo Bertolucci. Muchos juguetes para mí, temblando además porque mi entrevistado ha escrito ese monumento poético que es "El Uso de la Palabra".

  ‑¿Mario, cómo es este regreso?

  ‑Hay encuentros, reencuentros y desencuentros. Antes, en todos los regresos, algo encontraba. O se caía el peso o se caía Alfonsín, una vez volví y estaba Menem y hasta encontré trabajo. Pero esta vez aquí me siento como en el aprendizaje del desaprendizaje: duro, triste e incómodo trabajo... recuerdo el verso de Olga Orozco, "ayúdame a construir la casa". Ahora significa tirar abajo una casa para hacer otra... ¿pero qué hacés con los escombros? Los códigos han cambiado y te sentís como el gran matemático de Bagdad (Omar Kahayam) en la neblina de Londres.

  ‑¿Y por qué volviste a Argentina, y elegiste Rosario y no Buenos Aires?

  ‑Yo vivía bien en Barcelona, pero de pronto, el año pasado, como le pasó a todos los argentinos, mis ingresos se desvanecieron por cuatro. La percepción de los derechos de autor se ha hecho muy lenta, engorrosa y escasa. Tengo amigos de fierro en Buenos Aires, pero la ciudad está horrible, fría, inanimada y, como diría Cadícamo, "nadie invita a morfar, todo el mundo en el riel".  En cambio Rosario es más humana, comprensible, siento que aquí (mis otros amigos de fierro) me pueden contener y yo también.

  ‑¿Proyectos de trabajo?

  ‑Tengo que escribir tres cosas para la colección de "El Argonauta":  el prólogo a la reedición de la revista "Letra y lírica", en la que Oliverio Girondo, originalmente llamó a colaborar a Enrique Molina, Miguel Brascó, Alberto Vanasco y a mí como secretario de redacción.  Quiero hacer una selección de textos que tienen, como diría Borges, "algunas líneas que han insistido en persistir". Por ejemplo: que hay que cuidarse de la derecha cuando es diestra, y de la izquierda cuando es siniestra... o aquella otra que dice que solamente hay dos patrias, la infancia y la amistad. Además voy a publicar un nuevo libro de poemas donde busco celebrar los clásicos y lo clásico.

  ‑¿Qué es un clásico?

  ‑Son los que te pegan un hachazo irreparable en la cabeza, y como decía Vanasco, son Shakespeare, Rimbaud y Dostoievsky... (recita en inglés) "¿what have they done of your tongue William Shakespeare? (¿qué le han hecho a tu lengua William...?)

  ‑¿Los poemas ya están escritos?

  ‑Yo escribo todo el tiempo, pero últimamente me ha vencido el inglés, es el idioma más completo. El italiano es el más bello fonológicamente, y luego el portugués, y por último el francés que tiene muchas repeticiones. Por eso me duele el cercenamiento que le hacen ahora al idioma inglés, con el videoclip y la publicidad.  Estoy escribiendo unos poemas breves que marcan el retorno a los clásicos, a Bécquer, a Thomas, a Baudelaire. Y tienen que ser breves, porque como decía Macedonio a propósito de Víctor Hugo: "el lector ya se fue y el gallego sigue hablando..."  Eso es lo que voy a leer el martes en el Café de la Opera.

  ‑¿Y de los argentinos? 

  ‑(Agarra una foto de Discépolo que tengo en mi estudio, se la coloca en el pecho y se pone de pie). Los Contursi, Celedonio Flores, los dos Homeros, Cadícamo, Lepera, Catulo, Piana y Discépolo, maestro de todos... los argentinos, en este imperio editorial tenemos que rescatar lo nuestro. Por ejemplo, el poeta (medio rosarino) Daniel Giribaldi, cuyos "Sonetos Mugre" corren parejos con los de Quevedo. ¿Sabés que pasa...?  ¿Cuál es la diferencia entre los ricos y nosotros los escritores, le preguntó Hemingway a Scott Fitzgerald? La guita, nada más. Esto es igual. En el mundo hay primera clase y ninguna clase. Nada más.

  ‑¿Y el tango arrima a primera clase?

  ‑Es arte verdadero, porque el tango, no es "ni la viejita, ni la maté porque era mía". No. El tango es el tiempo que se va... "que veinte años no es nada". Eso es el tango... el tiempo. Es Proust el tango. La fugacidad, la eternidad efímera le llamaba Sarduy.

  ‑A propósito... para "Los Pájaros Perdidos", ¿Piazzolla te sugirió el tema?

  ‑Estábamos en Roma. Yo colaboraba con Bertolucci en el guión de "Novecento" y nos encontramos en el hotel. Me dio la música grabada en un casette, y al rato la llamó a Amelita, se sentó al piano y primero preparé el monstruo... que se llama. Le marcás una letra cualquiera arriba de los compases y después sí, hacés la letra verdadera. 

  ‑¿De dónde salió la metáfora de los pájaros perdidos?

  ‑Muchos años antes, una noche, estaba con mi amigo el actor Raúl Santana en la playa, en Gesell. Era de noche, mirábamos el mar, la playa y Raúl me dice: "Mario, los pájaros no mueren, se gastan volando... se disuelven". Esa es la fugacidad del arte, la poesía está ahí, ya está escrita, solamente hay que estar atentos.

  ‑¿Es cierto que la escribiste en una hora y media?

  ‑Mejor poné tres horas, así me creen. ¿Sabés de que me acuerdo siempre? Cuando terminé de escribirla, Amelita me hizo un café con leche y un sandwich de jamón crudo. Ella me lo hizo. ¿Eso es Bill Evans...? (escucha "El Pavo Real" y empieza a imitar en francés al presentador del Festival de Montreaux... "Yerrí Mulligán", "Erí Gomés") y de pronto dice: ‑ Pero no son tontos, Lanusse, lo pronunciaban en español. Decían Lanusse, porque "L' anús" es el ano.

  -¿En Rosario tenés algún proyecto?

  ‑Quiero hacer un grupo de estudio literario, poesía y prosa, y trabajarlo en cuatro idiomas: inglés, francés, portugués e italiano.

  ‑¿Vas a ir a votar el 27, qué expectativa te generan las elecciones?

  ‑Cambia la etiqueta, el contenido es el mismo. Tenemos sentimiento político pero no pensamiento político. Igual que los norteamericanos; la diferencia, como diría Fitzgerald, es que ellos tienen la guita. Sin embargo, quiero dejar un mensaje esperanzador para los argentinos, cuando uno piensa en los talentos que tenemos... de aquí salió Borges, la Argerich, Baremboim, Lalo Schifrin, Astor, Xul Solar... y Salgán... y Pugliese, y Troilo, para mí Troilo y Goyeneche son lo máximo. 

  Entonces me empieza a cantar los dos últimos tangos inéditos que escribió, con música de Virgilio Espósito. Me recita Góngora en castellano y otra vez Dylan Thomas en inglés y Baudelaire en francés.  Y como ya es tarde, nos vamos a cualquier fonda a seguirla, buscando en una noche neblinosa, el café con leche y el sandwich de jamón crudo. Algún sabor fugaz e inolvidable como el que siempre trae una mujer.

Rosario: "En Buenos Aires `nadie invita a morfar, todo el mundo en el riel'. Rosario es más humana, comprensible, siento que aquí me pueden contener".

Tango: "No es `ni la viejita, ni la maté porque era mía'. No. El tango es el tiempo que se va... "que veinte años no es nada". Eso es el tango... el tiempo".

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-