"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




23 de Abril, 2012


AKFREDO CHERARA

Publicado en Nuestra Letra. el 23 de Abril, 2012, 15:05 por MScalona

RELATO

 

Abrí el cajón de los recuerdos y me hice de arneses para no caer por él.

Siempre fui cuidadoso con el pasado, el futuro viene de ahí.

Rabiosa tormenta. Bajé del Chevallier debajo de la autopista Illía, frente al Planetario. Metro y medio de agua. Sin taxis ni calles. Luego de caminar por la nada, llegué al analista.

 

- ¿Pero cómo hizo?

- Aparecí.

 

Debo decir que en ese momento mi existencia ya portaba todas las grietas. Vacío era el secreto. Como los pasacalles, la lógica eran los agujeros. El tonto se detiene en lo escrito, el lúcido en los orificios. Aún lucho entre ambos.

 

- ¿O estudias o trabajas?, había sentenciado mi madre.

- ¡Y lo tomó al pié de la letra!

 

Duda por excelencia, posición obsesiva: el todo, la inmovilidad, la inhibición.

Desaparición de la subjetividad, amurallada detrás del cuerpo.

 

- Mi padre moribundo en el medio de dos caminos donde corren aguas turbulentas. Enfrente una pequeña isla donde se amontonan millones de textos al aire, mojándose. Luego las calles se transforman en ríos de libros que se despeñan en cascadas. Pérdidas.

- ¿Y usted dónde está?

- Sólo cuento el sueño.

 

El lenguaje participa de la mentira colectiva del hombre que habla.

Somos pasajeros en la cinta transportadora más hábil jamás creada; cadena significante en la que desaparecemos. Si surgimos, lo hacemos en el hueco entre las palabras que se suceden.

Olvidar la materialidad del lenguaje, dejar al lector los agujeros, necesarios, imprescindibles. Permitir que lo complete, lo adorne, lo cubra con su propia vestimenta.

Tal vez lo único que nos pertenece desde que el hombre habla.

 

-Mi madre me quería abortar. Hizo de todo para llevarlo a cabo.

- ¡Pero falló!

- Me dijo que NO quería que naciera.

- ¡Pero está acá hace ya bastante!

 

Para no hacer daño me asesinaba cada día, como si me matara dos veces.

Una posición que debía caer.

Muerte anticipatoria de una imagen, parte del semejante que se aleja.

Desmoronamiento necesario, ropaje impostergable. Desinvestidura libidinal, que deja expuesto. Caída que apela. Resurgimiento de otra cosa que cubra.

 

Sólo en un instante pasamos de ser drama a ser novela.

Relato repetido.

Mi cuento llevó 40 años de preparación y un soplo escribirlo.

Carecer es el motor.

Momentos escasos donde somos capaces de ver. La mayoría, sólo nos distraemos mirando.

 

 

Alfredo Daniel Cherara

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-