"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




21 de Marzo, 2012


ARIEL ZAPPA

Publicado en Poemitas. el 21 de Marzo, 2012, 17:58 por MScalona

BICHO FEO

-

Bicho feo en la mañana ayuna mi mala sangre

Bicho  de laboratorio el descubrimiento

Piel de glaciación todo es nuevo

Bicho feo la presunción

-

Bicho feo ser de bicho

Bicho arruga cual oruga se enhebra en hilo aguja

Lánguido ser como un hueso

Raído en exceso es también

Esqueleto de manguera y cuerpo de tirabuzón

Que dale y dale funciona de sirena

O despertador del sueño del gobernante

-

Bicho castrense castrador en tu sublevación

Sos bicho de muy mal olor

Se estrella que no se estrella

Contra la suela de mi zapato color marrón

Ese bicho se marca jadea que te jadea

De baldosa en mosaico va buscando

Su ubicación de mala suerte su hora

Mascota sin ton ni son

Es este amuleto en la sombra que yace

Bajo la alfombra o el piso de mi cocina

Visita el pobrecito un juego de cacerolas

De mi batería sin metralla

-

Este resorte viscoso se convirtió en anfitrión

De mis recreos forzados

Imperio de pegajosos tiempos son éstos

Batalla a los cuatro vientos

Contra abdómenes reptando:

Campos de consternación

-

Es el último intento que cabe en el contraluz

Inundado de ácaros porfiados ser un bicho

Bicho hermano: la desolación

-

En el último de los intentos

Como cuando se entierra un dios

Se despide un amor o se rasga una esperanza

Venga bicho bicho hermano

En este arrabal desnudo lo único que nos salva

Es el instinto de bicherización.

-

UNA LUNA Y OTRA LUNA

-

En algunas noches de milagros comunes

Cuelga una luna en mi ventana

Nunca pregunta nada

Se acerca pasa y se acomoda

Fuma mis cigarrillos me usa la almohada

 -

¿Cómo decirle algo a mi luna regalada

Que pasa sin rozar palabra

Ni mencionar sonido

Muy cómoda en mi nido

De amores bienvenidos destierros y chatarras?

-

Y cuando esa luna como mía

Que se queda acurrucada

Me mira como si nada

Yo apago la vía láctea

Oxigeno mis cajones

Disuelvo la hora exacta

Aprovecho a dibujarla

A rozarle la carita

A recorrerle la espalda

Con besitos de agujita

Que penetran hasta el alma

-

Ella sabe que he gastado

Mil vidas en alcanzarla

Eternidades pensando:

¿Será como yo soñaba?

-

Y como todas las veces

Se va sin decirme nada

Yo hago como si no la viera

Ella se desliza descalza

Y entre mentiras y gestos

Hacemos que no nos vimos

Que aquí no ha pasado nada

Entre esa luna y yo

Entre mi boca y su espalda.  

-

-

                                            ARIEL  ZAPPA

 -

Del libro  1500 fuegos y una madrugada en llamas

Ed de los Cuatro Vientos

GABRIEL CACIORGNA

Publicado en Nuestra Letra. el 21 de Marzo, 2012, 16:20 por MScalona

. 

HILARIA y OTRO LLANTO DE LA EXCAVADORA  (*)

Después de dos horas de limpiar ininterrumpidamente, Hilaria Barrientos dobla la franela anaranjada y la apoya sobre una banqueta tapizada con arabescos. Se sienta en uno de los sillones blancos y observa la habitación. Varios anaqueles repletos de libros y cds, sillones y sillas de diferentes diseños, un par de mesitas y paredes ocupadas casi en su totalidad por láminas encuadradas. Suspira. Se incorpora, se acomoda la pollera y toma de la estantería más cercana, “Rayuela”, de Cortázar. Lo hojea y lo devuelve a su lugar. Es su primer día de trabajo en la casona de Laprida 563 – según me cuenta -. Un rato más tarde, mientras se viste para volver a su casa, oye el murmullo de una docena de personas que, en aquella sala, se aprestan a iniciar un nuevo encuentro del taller literario coordinado por Marcelo Scalona.

- – - –

-

El tirano ha ordenado demoler lo construido en el eximio terreno de Laprida 563 para levantar ahí una fortaleza con piscina, helipuerto y solarium con vista al río. Sin preguntas, negociaciones, ni trámites de ningún tipo. Y – como suele ser con la gente que lee poco – todo se pone en marcha velozmente y en cuestión de horas el escenario está montado para una dantesca demolición. Scalona apenas consigue escapar, segundos después del primer puñetazo de la bola de acero. Ni siquiera atina a resistir el despojo, pues comprende que es en vano. Pero un rato más tarde, junto con un grupo informe de pretensos escritores, devenidos en escuadrón de rescate, improvisa una cadena humana, que el brazo ejecutor de la ley disuelve como castillo de naipes. Deciden guardar sus almas para otras batallas y estampar sus gritos contra los muros malheridos.

Y en medio de una diáspora de ladrillos desgarrados, la retroexcavadora, asesta un golpe mortal sobre las viguetas del edificio, conmoviéndolo hasta sus cimientos. Pero la vieja casona decide, aunque sea simbólicamente, dar un último gesto de resistencia y escupe cientos de libros a sus agresores. En el último aliento, como un acto puro, deja caer un mueble colmado de manuscritos que el viento dispersa, sustrayéndolos de la destrucción y la locura.  Y luego cede, desaparecida al ras de la tierra.

-

-

(*) El título hace un contrapunto con el poema de PIER PAOLO PASSOLINI “El llanto de la excavadora”

GABRIEL acaba de comenzar nuestro taller, estudia Derecho y tiene  31 años.

AILÉN GAGLIANO

Publicado en General el 21 de Marzo, 2012, 1:48 por MScalona

De repente uno se encuentra en un espacio infinito en el que se alza un ejército minuciosamente formado, miles y miles de francotiradores que apuntan simultáneamente a los pensamientos de quien encuentren vulnerable, pero más que ejército, es un cuerpo de baile, y más que guerra es una danza. Son palabras que entre grand jettes, ron de Jambes y alguna que otra improvisada pirueta, se disipan en el aire y se multiplican en una explosión dirigida hacia trece pares de ojos que las observan, trece pares de oídos que las escuchan, trece bocas que las degustan; hacia cada cuerpo desprevenido que sin esperarlo se estremece. Y cada tanto, se cuela alguna palabra que se dispara al alma y descoloca. Y de repente nos vemos atacados por la prueba de que Dios existe, por el Amor, por el Cielo y de vez en cuando por el Infierno. Escuchamos, sentimos, algo sencillamente complejo y la palabra apunta directo a lo más profundo. Ahí es donde todo pierde el sentido mas una cosa es cierta. Estamos ahí porque entendemos que lo cotidiano es poesía.

-

-

AILÉN también acaba de comenzar el taller y tiene 17 años.

PAULA MAFFEI

Publicado en relatos el 21 de Marzo, 2012, 0:06 por MScalona

-

Llegué nerviosa a la puerta verde de calle Laprida. Pensé que ese era el barrio más lindo de la ciudad, sin dudas, es el más lindo. Antes de tocar timbre, desandé veinte pasos, solo para volver a ver, una vez más, el comienzo de calle Urquiza. Una calle revolucionaria en esta ciudad condenada a la ortogonalidad, a la rectitud… Pero Urquiza no. Urquiza es una grieta que se abre zigzagueante en la retícula. Miro esa grieta que conozco de memoria y no sé si estoy en Rosario o en Paris…

Regreso a la puerta verde y entro, ahora sin dudarlo; llena de energía, de un optimismo infundado, desmedido, y me deslizo por los recovecos que dejan los muebles encimados de la casa y me siento, al fin, junto al grupo.

De pronto, en medio del silencio y la penumbra de la sala, un libro cae sobre mi cabeza. Era un libro gordo: “Relatos Unidos – Hebe Uhart”, leí. Sentí cómo la sangre corría por mi cuero cabelludo y me encontré, repentinamente, aturdida.

Desde ese punto de la noche en adelante no recuerdo bien qué sucedió. Solo sé que salí de allí mirando las baldosas grises y repetitivas de la vereda y, al volver a pasar por aquella calle mágica que me obnubila, ni siquiera levante la vista.

Supongo que después de todo, que un libro te golpeé en la cabeza la primera clase de un taller literario es algo que a uno, cuanto menos, lo destantea.  

                                                          Paula Elena

-

* Paula acaba de empezar nuestro taller.

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-