"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




20 de Marzo, 2012


MATÍAS SETTIMO

Publicado en relatos el 20 de Marzo, 2012, 23:57 por MScalona

Encontraron mariposas en el pelo, en sus ropas, y en el sexo. Trozos de mariposas rodeándola, rindiendo testimonio. Pero Luli se había ido de ahí un tiempo atrás. Esa carne era carne, no era ella. Nadie imaginó cuanto podría llegar a multiplicarse el horror. Luli tenía una expresión de calma en la cara, y eso golpeó sus estómagos como un gong, un gong infinito que retumbó en el cuerpo de la niña.
La mujer que hablaba con acento nasal leyó dos páginas y media de su novela. Le resultó insufrible, leerla en voz alta era lo peor que le podían hacer, como si la mataran despacito con cada sílaba.
Hablaron los disertantes; ella escuchó callada, mirando el rostro de aburrimiento del público, imaginando qué los había llevado hasta ahí, ¿por qué fueron?, ¿serían sus lectores?, ¿había en el mundo una categoría de gente con ese rótulo: lectores, sus lectores, lectores suyos? Creía que no.
Ese es el truco de la gran literatura, dijo la mujer que la leyó. Ese es el truco de la gran literatura, y ella sintió un escozor que le recorría la espalda, que le nacía desde ombligo, el truco de la gran literatura, ¿cuál era el truco?, y si existía tal truco por qué lo había descubierto esa mujer y no ella. La gran literatura, y sonriendo pensó en la cara que ponía Esteban cuando le mordía los pezones. Literatura, ésa es la gran literatura.
Otra mujer, una del público que hablaba moviendo el cuello con la agilidad de un cisne, pero sin su gracia, hizo con cierta torpeza una pregunta llena de fuego y de espinas, una pregunta que se movía en el aire como una serpiente inquieta, y que tenía por objeto arrasar.
Ella la miró fijo. No dijo nada, dejó que la agresión cumpliera su rol solapada por el interés y la curiosidad.
Tras suspirar, contestó: cómo se me ocurrió escribir eso… Y dio una respuesta inventada, pero que era muy azul, que contenía toda la calma (o que en realidad ocultaba todo lo que la calma contenía) y sonrío; la experiencia le había enseñado que esa era la mejor manera de mentir: sonreír y mirar a los ojos.

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-