"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




20 de Octubre, 2011


HOY SE ESTRENA EN ROSARIO !!!!!!

Publicado en Sugerencias. el 20 de Octubre, 2011, 19:51 por MScalona
 

'El árbol de la vida', la premiada poesía cinematográfica

de Terrence Malick

  • El realizador consiguió la Palma de Oro en cannes por esta película
  • Un experimento visual protagonizado por Brad Pitt y Sean Penn
Brad Pitt en 'El árbol de la vida', de Terrence Malick

Brad Pitt en "El árbol de la vida", de Terrence Malick

Ampliar foto Sean Penn en 'El árbol de la vida', de Terrence Malick

Sean Penn en "El árbol de la vida", de Terrence Malick

 

Terrence Malick consigue la Palma de Oro

en la 64 edición del Festival de Cannes

Ver vídeo  'Tráiler de 'El árbol de la vida', de Terrence Malick'

Ver vídeo  'Tráiler de Él árbol de la vida' (The Tree of life'), de Terrence Malick, con Brad Pitt y Sean Penn.'

Tráiler :

http://www.youtube.com/watch?v=oEZVXhMpGBo

JESÚS JIMÉNEZ - 15http://www.youtube.com/watch?v=oEZVXhMpGBo.09.2011

Poesía visual pura y dura, así es la nueva película de Terrence Malick, El árbol de la vida, que se alzó con la Palma de Oro en el último Festival de Cine de Cannes. Y como la buena poesía no es apta para todos los públicos.

Porque esta última genialidad del director de Malas tierras o La delgada línea roja, es un experimento visual y emocional que busca respuestas a las grandes cuestiones de la vida, pasando de lo más íntimo (la vida de una familia en un pequeño pueblo de Texas) a lo cósmico, con una larga secuencia que nos lleva desde la vía láctea hasta el mundo microscópico. Y a la vez es un viaje en el tiempo, desde los inicios de la tierra hasta nuestros días.

Y todo centrado en un árbol que traza la evolución de una única vida, la de Jack O'Brien,quién se pregunta sobre el carácter violento de su padre (Brad Pitt), el amor incondicional de su madre (Jessica Chastain) y la muerte de su hermano en la guerra.

También es  un viaje desde la pérdida de la inocencia de un niño hasta las reflexiones de un hombre maduro sobre su vida.  Y todo para llegar a una simple conclusión: "Carpe Diem".

Y es que Malick lo tiene claro: comparada con el Universo, nuestra vida es un suspiro y la malgastamos preocupándonos por el trabajo y el éxito, cuando deberíamos centrarnos en lo más importante, la familia.

Íntima y épica a la vez

Malick encaja todos esos temas trascendentales en una película con un poderío visual asombroso, destacando las secuencias de la Vía Láctea que describen cómo la vida del protagonista forma parte del Cosmos, de la evolución del espacio y el tiempo, y cómo su lucha interna pasa a formar parte de los poderes de creación y destrucción del Universo.

Un Universo en el que, según Malick, la mayor fuerza es el amor, un amor del que emerge la vida y que trasciende la materia para convertirse en algo espiritual, mucho más poderoso que la materia. Si no disfrutamos de los seres queridos, si no amamos, nuestra vida pasará en un suspiro y será inútil. Pero si amamos seremos amados y ocuparemos el lugar que nos corresponde en el devenir del Universo.

Visto así parece algo cursi, pero con las impresionantes y poderosas imágenes de Malick no nos queda más remedio que rendirnos ante su poesía. Unas imágenes del Universo y de la vida para las que ha contado con la ayuda de varios científicos y de dos expertos en efectos visuales, Dan Glass (Matrix reloaded) y Douglas Trumbell (2001, una odisea del espacio) junto al que hace un homenaje a la película de Kubrick que reconoceréis enseguida.

El ritmo del Universo

La película late al ritmo del Universo y por eso casi dos terceras partes de su metraje son de imágenes con música, salvo la historia de la infancia de Jack y su relación con su madre (que simboliza el amor incondicional) y con su padre (símbolo de la lucha por el éxito a cualquier precio, incluso a costa de los que más quiere).

Un viaje emocional que afectará a cada persona de forma diferente y que pone de manifiesto el cada vez mayor desinterés de Malick por la narración convencional y su gusto por explotar otros registros más cercanos a lo pictórico, lo filosófico y lo metafísico.

Un viaje en busca de un Paraíso que, al final, tenemos a mano en la gente que nos rodea y que nos quiere.

Un viaje en el que Malick usa sus armas de siempre, como una fotografía espectacular o la voz en off para indicarnos el estado mental de los personajes.

Un reparto de lujo

Inicialmente la película duraba cuatro horas y ha sufrido varios montajes, a cargo del propio Malick, hasta las actuales dos horas y veinte minutos. Eso ha hecho que el personaje de Sean Penn se haya quedado prácticamente en la sala de montaje (apenas pronuncia unas frases) aunque aparezca en los momentos claves de la película.

Por su parte Brad Pitt borda su papel de padre intransigente, obsesionado por el éxito profesional, y que quiere que sus hijos no repitan sus mismos errores. Un personaje que parece sacado del Antiguo Testamento.

Jessica Chastain, proveniente del teatro, se consolida como una de las mejores actrices del panorama actual (Jolene, The debt) y eso que todavía no hemos visto en España Criadas y señoras, un drama de época que ha sido una de las sensaciones del verano en Estados Unidos.

Pero el auténtico protagonista es el joven Jack, interpretado por Hunter McCracken, que borda su papel de niño que pierde la inocencia y cuyo mundo se tambalea cuando comprende que sus padres no son sino seres humanos con sus miserias y sus defectos.

Sin duda la película más arriesgada, personal y original en mucho tiempo, que perdurará por la belleza de sus imágenes y lo arriesgado de su planteamiento pero que, como decíamos al principio del este artículo, no es apta para los que no crean en la poesía y, sobre todo en el buen cine.

MAYRA MEDINA

Publicado en Nuestra Letra. el 20 de Octubre, 2011, 13:32 por MScalona

Una de las cosas más difíciles fue acostumbrarme a dormir  sin   escuchar  sus voces. Ese murmullo cómplice en el que buscaban entender cosas que ni nosotros,  en el mundo de los adultos, podíamos a veces entender sin titubeo.

 

- Prendé  el tele

- Papá está despierto todavía

- No, ya está oscuro

- Pero está  despierto, shhhhh, callate que se queda escuchando

- Y vos cómo sabés ?

- Porque el otro día  me preguntó si tenía que contarle algo

-Mmmm …. y eso que tiene que ver ?

-Que  la noche antes hablamos de la pelea con  César  en el restaurant

-Y vos le contaste ?

-No.

- César es más lindo que papá para vos ?

-Eh ? Que se yo!   Qué me importa aparte. A mamá parece que le gusta.

-Y seguro que a mamá le gusta. Si está con él es porque le gusta.

-Sí, pero se enoja por todo. Yo creo que mamá le tiene miedo.

-Mamá me dijo que es porque está nervioso por su trabajo

-Se pone colorado. Viste como se pone todo colorado ? Papá nunca se puso así de colorado

- Papá no se enoja porque no trabaja

- Si trabaja, papá…

- Mamá dice que no.

-No importa lo que dice mamá ¿vos no ves?

- No, no veo. Prendé el tele…

- Tonta

- Estúpido

- Hueca

- Tarado, prendé el tele

- No, quiero dormir y con el reflejo no puedo.

-Ay… el nenito de papá se enoja y quiere dormir

-Ay… la nenita de mamá  no puede dormirse y  necesita mirar tele

- La la la la la la la la

- Callateeee

-La la la la la la la la

-En lo de César no hacés esto

- Si hago

-Mentira, no hacés

-No hago porque me duermo enseguida, es más calentito el departamento, acá tengo frío y no me duermo. Prendé el tele.

-No lo hacés, porque le tenés miedo a César

-Mentira,  no te hablo más. Chau !

 

-  More… ¿vos te irías a vivir con mamá  y Cesar ?

- Si mamá no vive con Cesar…

- Pero el otro día escuché que él le decía que faltaba poco.

- ¿Poco para que ?

- No sé ,  creo que para comprar una casa . Mamá siempre dice que quiere tener  una casa.

- Mamá me dijo que cuando se mude me lleva con ella.

- Pero vos  te querés ir ?

- Si ! seguro es mejor que vivir acá.

- Que tiene de malo vivir acá ?

- No ves que dormimos juntos.  No está bien eso. Tenemos que tener una pieza para cada uno. ¿Vos te iriás?

- Mmm no sé…. Depende la casa, esta me gusta, aunque está un poco vieja. Capaz César no sea tan malo…

-Te irías entonces…

- No sé, además  papá se quedaría  solo.

-No se quedaría solo…

-Cómo que no ?

-Bueno... puede venir la nona a visitarlo. No sé…   Si se queda solo,  entonces quedate vos. Además mamá no me dijo nada de vos…

-Capaz que Cesar no quiera tantos chicos…

-Además yo prefiero quedarme acá porque … Morena… Morena…. te dormiste… Morena…  Ufa! Siempre  me hacés lo mismo! Morena despertate !!!

 

 

 

Y luego el silencio. Un silencio claro y relajado. Un silencio que  me  envolvía suave  y me invitaba a dormir sin preguntas ni cuestionamientos. Exhausto. Casi contento.

Hoy ese silencio es oscuro y cruel. Lejos de arrullarme me desvela y  amenaza.

Hace tambalear mis convicciones.

Asesina  mis anhelos, que hoy  me  suenan   de otros tiempos, como de otro Mateo.

Escucho una sirena, la puerta del vecino, el perro.

Cierro los ojos y la película aparece de nuevo.

Imágenes gastadas de tanto repetirlas.

Me río de mi mismo, se mezclan los recuerdos.

Es gracioso, me ahogo  en  el vacío. El vacío inmenso  de ese  espacio que tanto necesité o dije necesitar  alguna vez .

Ahora, a la distancia,  creo que era miedo.

Miedo a no poder,  a reconocer  que  tenía  miedo.

O  quizás miedo a poder,    a reconocer que  también puedo no temer. Y seguir adelante. En la oscuridad me pregunto qué fue del pibe que escribía poemas.

Me perdí siguiendo las  huellas de muebles rayados y paredes pintadas con lápiz  y ahora que  regresar a casa  es lo único que podría salvarme no encuentro el camino. Estoy solo conmigo, pero olvidé  lo que quería que fuera mi destino.

Y lo peor es que nada de eso me importa, cuando  acaricio sus manos, cuando los veo jugando,  cuando me preguntan dónde, cómo, cuándo.

Crecí con ellos y  hoy me cuesta  seguir haciéndolo. Esta vez buscando el sentido  a toda esta locura. Esta vez aceptando el error, aprendiendo diplomacia, invocando santos para no herir aún más sus trastocados corazoncitos, en una pelea sin vencedores ni vencidos.

Hoy el silencio me hiere, preciso, implacable. Necesito remar hacia un lugar sin ecos, donde pueda perdonarme y seguir.

Cierro los ojos.  Pienso en  que mañana voy a plantar una naranjo en el jardín. Cuando sea abuelo voy a sentarme debajo del naranjo, cómo hacía mi abuelo y voy a contar historias entre las flores de azahar.

Ahora necesito dormirme, soñar con tiempos mejores.

Soñar que todo pasó.

Recuperar mi silencio.

Y mi camino.

 

 

 

 

                                       MAYRA  MEDINA

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-