"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




11 de Octubre, 2011


JULIA MARIANA SÁNCHEZ

Publicado en Nuestra Letra. el 11 de Octubre, 2011, 13:23 por MScalona

 

                                               "Si no fuera payaso sería asesino"

                                                               Alex de la Iglesia, Balada Triste de Trompeta

 

 

 

 

            Escuchar la radio me ayuda a pensar. A escribir también. Como la patita del enchufe que hace la descarga a tierra, como un recuerdo permanente de que nada de lo que piense o escriba está obligado a trascender hacia ese ruido. Nada es tan importante,   la mente queda en blanco y de golpe escucho el informe sobre el estado del tránsito, la banalidad trae por contraste la idea que me eleva, la noción de que las cosas están más allá de ese locutor, de esa noticia repetida. Después quizás tenga que comerme hasta la última de mis uñas para conseguir que los dedos salgan de mi boca e intenten balbucear sobre el teclado la idea de la idea. Es un ritual, ver la hoja en blanco y pretender que uno en realidad no está buscando escribir sino escuchar la radio, como renegar, pasarle por el costado a la consigna para distraerla y así salir corriendo con los dedos sobre el teclado. No deja de ser incómodo, es así.

            Muchas veces las mejores reflexiones, las mejores que yo pueda hacer, aparecen en estos lugares donde me siento ajena, irreal, probablemente un supermercado o una fiesta electrónica. Cuando por fin creo encontrar un momento para escribirlas desaparecen con la rapidez de las cucarachas al prender la luz, se esfuman, y yo quedo en off side frente a la página blanca, pretendiendo que el teclado es un pianito. No se tocar el piano.

            Me imagino, con terror, en una habitación de hotel limpia y tranquila, adonde me encierran para que escriba, y no se puede fumar. Me imagino mirando por la ventana, dirigiendo mi vista al lugar que más distante se encuentre de la notebook, buscando afuera lo que tengo que encontrar adentro, alguien viene y me pide que por favor le explique lo que escribí. Me paralizo y le contesto que yo tampoco lo entiendo. El otro se va alejando, hacia el ruido de la radio, donde transitar se hace más fácil.

            Es desesperante ver a los sahumerios y a los cigarrillos consumirse, ver bajar la bebida de turno y que todo duerma. Arribar a la conclusión de que no tengo nada para decir y sólo deseos de irme a una playa. Me gustaría controlar un poco más mi cara, que no exprese con tanta alevosía el asco o la risa que me dan algunas cosas. La tristeza no me molesta, cuando es genuina, puede hasta ser agradable.

            Yo no creo que pueda llegar a ser una asesina, una asesina de verdad, una asesina con sangre y con dolo. Tengo un estómago muy delicado. Lo que sí me gustaría es regalar una sonrisa payasesca, así de oreja a oreja, con todos los dientes y con los ojos achinados, y después reventar a piñas a alguien que con mala suerte se haya parado adelante mío, tirarnos al piso y agarrarnos de los pelos y la ropa, quedar trabados en una posición dolorosa, morder con ilegitimidad, dominar, escupir, arrastrarse y gemir, invocar toda mi fuerza para ganar esa pelea y reducir al otro a un lamentable que pide ¡piedad! Desde que mi hermano me superó en fuerza física nunca más tuve oportunidad de agarrarme a piñas con alguien, es algo privativo de los hombres, sobretodo de Brad Pitt, Edward Norton y su maldito club misógino e imaginario. Ya sé que hay mujeres que se pelean, pero no, no hablo de eso, eso más que nada son papelones donde la que tiene el pelo más corto y las uñas más largas gana. Tampoco hablo de un boxeo elegante, sino de patadas irreflexivas hacia la costumbre, de ladrar mucho y apretar un cuello.

           

           

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

           

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-