"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




" M A X I ", la síntesis

Publicado en General el 2 de Agosto, 2011, 17:07 por MScalona

Personaje principal:     MAXI

Maximiliano Ayello tiene 31 años, hace trece años que vive en Rosario cuando, al terminar la secundario arribó a la ciudad con la idea de estudiar, cosa que nunca sucedió, oriundo de Pergamino, de una humilde familia. Su padre dejó a su madre hacía ya mucho tiempo para formar otra familia con la cual él tiene una buena relación, sobre todo con uno de sus hermanastros que los une, más que la familia, la música. Con su padre tiene muy poca relación ya que vive en el sur.

Intenta, a la distancia, cuidar de una madre depresiva y adicta a los ansiolíticos y patillas para dormir.

Maxi ha transitado por muchos trabajos en su estadía en Rosario, en general en el rubro electrodomésticos como vendedor, aunque hace un tiempo se dedica a la venta de celulares y productos asociados por los pueblos y localidades cercanas a Rosario, se podría decir que es viajante.

Asistió al colegio publico de la ciudad de Pergamino y estudió música (guitarra) desde muy chico, su gusto dentro de la música es variado, pero elije el folklore a la hora de tocar con los diferentes grupos que ha tenido, así ha participado de festivales a lo largo y ancho del país, siempre acompañado por su bebida preferida, el whisky y la mariguana. Hoy por hoy sigue en contacto con compañeros que han tenido la suerte de hacer de la música su sustento para vivir.

La casa donde vivió hasta el día que viajo a Rosario era una vivienda cómoda y poco luminosa, de ambientes grandes que contaba con un comedor, un pequeño living, una cocina mediana y con muebles antiquísimos y luego un pasillo que llevaba a las tres piezas y a un baño, todo en una sola planta, hoy por hoy, debido a la enfermedad de su madre y al poco tiempo que él puede brindarle a este asunto, la casa tiene la apariencia de estar abandonada, las piezas están llenas de antiguos objetos que se fueron acumulando sin un sentido ni razón aparente a través de los años, nadie sabe que puede encontrarse en las amplias habitaciones, lo que se puede observar con solo abrir la puerta es que sería imposible llegar a alguna de las cuatro paredes ya que abría que vaciarla de los mil y un objetos que la madre de Maxi fue acumulando dentro de las dos piezas que no utiliza para dormir, la tercera habitación tiene dos camas simples donde en una, y cuando puede, duerme Marta y en la otra, tres veces por semana, la mujer que se encarga del cuidado de esta.

Maxi tuvo todas las intenciones de estudiar Comunicación Social, se inscribió en su momento y cursó los primeros meses de la carrera, pero al no contar con ningún tipo de ayuda económica de parte de su familia tuvo que interrumpir los estudios para poder trabajar más horas al día para bancarse el alquiler, los impuestos, la comida y sus vicios, muchas noches llegaba de trabajar en Garbarino, se tiraba en el sillón desvastado por la venta y la posterior carga y descarga de los camiones, trabajo que bien pagaban en forma independiente de su sueldo y comisiones, se quitaba los zapatos y sin descambiarse ponía un disco, generalmente de jazz y se entregaba al whisky, ahí mismo en el sillón se amanecía al otro día, sin siquiera haber cenado.

Otras noche se juntaba con amigos de Pergamino a recordar los tiempos dorados de la música y los viajes y al ritmo de una guitarra y un bombo tocaban hasta el amanecer, fumando y tomando, tal vez, más de lo recomendado.

En el departamento tenía: dos guitarras criollas, un bombo legüelo, dos maracas hechas con calabaza, una caña de agua, una cinta que formaba un círculo y estaba rodeada de pesuñas de vacas que se utilizaba también para la percusión, dos portarretratos con la foto de su grupo de folclore juvenil y la otra era una foto viejísima de sus padres en Los Cocos en unas vacaciones que él ya no recordaba. Un cuadro de Atahualpa, una repisa con muy pocos libros, y de esos pocos la mayoría regalados y sin leer, una estufa a garrafa, un gato llamado Pichuco, muy poco sol, al ser una plata baja en la subida de la calle Rioja, ladeado de altos edificios que dificultaban la entada de los rayos solares al lugar, en cierta forma, le recordaba lo lúgubre de su vivienda familiar, un colchón en el piso de la única habitación con la que contaba, más de ciento cincuenta CD y una computadora pasada de moda.

En este último año no había visto a su madre nunca ya que el trabajo no le permitía hacer las escapadas que sí podía hacer tiempo atrás, esto generaba los reproches de su madre y la constante angustia de Maxi que cada vez la escuchaba más sumergida en los efectos de las pastillas, de vez en cuando también hablaba con el psiquiatra que la atendía quien le comentaba que le daba pastillas para un mes y que a la semana le venía a pedir más recetas, si bien el facultativo se negaba a recetarlas, la madre, por su cuenta conseguía que le vendan con recetas truchas que un chico de Pergamino le vendía, la situación era cada vez más preocupante y Maxi estaba a punto de explotar, demasiado trabajo, salía de su casa con el auto cerca de las seis de la mañana y volvía, molido a palos, pasada las ocho de la noche.

Al vender equipos celulares, Maxi tenía tres números distintos, y así y todo era difícil ubicarlo, ya que no andaba con los tres sino que manoteaba uno de ellos en forma aleatoria. Asfixiado por la vida que llevaba decidió irse cuatro días a Córdoba, más específicamente Calamuchita con la chica que en ese momento hacia las veces de novia, él amaba viajar en moto, pero la había tenido que vender para comprar el auto, hoy su herramienta de trabajo, fue cuando un amigo le prestó una moto de alta cilindrada para que la usara en sus mini vacaciones.

Al volver y revisar los celulares que no había llevado, decidió llevarse el que usaba más que nada para trabajar, y escuchar un par de mensajes de voz intranscendentes hasta que uno logra cambiarle la cara y hacerlo llorar en forma incontrolable. Su madre había muerto hacía tres días, ya la habían velado, enterrado y solo restaba que él, único hijo, viajara a Pergamino a firmar algunos papeles y terminar con la burocracia del caso. También tendría que intentar dejar la casa donde su madre había vivido estos trece años habitable, ni él sabía con la cantidad de objetos, sorpresas y secretos, que las cajas y porquerías guardadas por su madre poseían, como tampoco sospechaba que algunos encuentros con personas casi olvidadas pudieran ser tan importantes.

Conflicto

Un hombre que después de trece años tiene que volver a instalarse en la ciudad donde nació a dejar en condiciones una casa desvastada por haber estado habitada durante su ausencia solo por su madre, una enferma psiquiatrica. Limpiar y ordenar la infinita cantidad de cosas que su madre acumuló en las habitaciones para poder vender la propiedad. Encuentra objetos extraños, recuerdos olvidados y personas inesperadas, descubre alguna verdad? Se encuentra con el pasado o lo vive como el presente? Muere la madre o hay indicios de que faltan cosas y en realidad fue asesinada?

Argumento

La culpa de un tipo que no pudo estar en el entierro de su madre que, además, hacía más de un año que no visitaba. También que se siente volver a la ciudad natal y darse cuenta que su propia madre vivía en condiciones que, si bien el sospechaba, nunca imaginó la cruda realidad en la que se encontró. Los olores, la humedad, la oscuridad, la pena, el odio, la ciudad chica.

Personajes secundarios

La madre que constantemente está en cada pregunta o en cada respuesta que el personaje va encontrando a medida que desvalija la casa.

Su novia actual que lo visita de vez en cuando en su estadía en Pergamino.

Los amigos que vuelve a ver y los que siempre siguió viendo

Las personas que van apareciendo sorpresivamente para él.

Hechos – Acciones sucesivas

El disparador es la muerte de la madre, lo que obliga al viaje. Lo que imagino de la novela es que los objetos que va encontrando el protagonista lo van llevando a conocer a su madre, sus secretos y como vivió los últimos trece años, tal vez los objetos cuentan como se fue desgastando o no, tal vez van contando otras cosas. Creo que la novela va a estar siempre yendo y viniendo del pasado al presente, tanto de Maxi como de la Madre.

Trama

La trama principal gira alrededor de la madre de Maxi, a quien él creía conocer, pero va descubriendo que se había convertido en una total desconocida. Tal vez intentará conocer a la madre por los rastros y pistas que ella fue dejando.

Dosificación

Imagino que puede comenzar con la vida de Maxi en la actualidad, contando su rutina de un día común y corriente, dando algunas pistas de las condiciones y tendencias del protagonista, hasta que viaja a córdoba y al volver se entera de la muerte de su madre y de que al día siguiente tiene que estar en Pergamino. Hay un secreto o una intriga sobre la madre que cada objeto, persona o sombra que pasa por la casa va dejando pistas sobre ese “secreto” que va sobrevolando la historia.

Espacio

La novela se desarrolla en Rosario y en Pergamino (o cualquier ciudad chica que podamos conocer mejor, sino creo habría que viajar a Pergamino), pero principalmente dentro de la casa…imagino que con las personas que se encuentra es porque caen de improvisto de visita a la casa o van porque no se enteraron que la madre murio. A cobrarle algo, a llevarlo algo, alguna carta, un encuentro con el psiquiatra…

Imagina una novela oscura, dentro de las habitaciones, podría preferir Maxi los objetos que encontró durante el día, estudiarlos a la noche…

Voz Narrativa

Gran parte en tercera persona, pero creo que cuando el protagonista reflexiona sobro cosas que van pasando sería bueno una primera persona.

Estructura

Si bien la historia es lineal, un acontecimiento, un viaje, una muerte…los objetos y las personas pueden llevar a contar historias y de a ratos tener una dosis de coralidad.

Estilo

Mixto.

Registro

Negra, humedad, creo que sería un buen detalle transcurra en verano, el calor y la humedad, los bichos, serian detalles que hacen al clima de la novela.

          DAMIÁN FORNASO

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-