"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan slo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




20 de Febrero, 2011


AMANDA POLIノSTER en La Capi...

Publicado en relatos el 20 de Febrero, 2011, 17:02 por MScalona

http://www.lacapital.com.ar/ed_senales/2011/2/edicion_121/contenidos/noticia_5041.html

覧覧覧覧-

Los socios vitalicios

覧覧覧覧覧覧覧覧

覧覧覧覧覧

El Jefe

猶asame m疽 diario 妖ijo Yago al Jefe.

El fuego no iba a encenderse nunca, ya no era 駱oca para la parrilla, pero la garrafa se nos haba acabado una semana atr疽.

Pederneschi deca que iba a recibir un dinero de sus parientes de Italia y con eso se solucionaba lo de la garrafa. Pero el dinero, lo sabamos, no llegaba nunca: cumpla la funcin de relevarlo de buscar trabajo.

Salamos todos los das. Pas畸amos por el kiosco a mirar los clasificados, despu駸 inici畸amos el ritual de la derrota: una cola de una o m疽 cuadras compuesta por un cuarenta por ciento de fracasados, un treinta de hombres y mujeres jvenes con buena presencia, un veinte de nios bien en conflicto con sus padres, un diez de nuevos profesionales a la deriva.

Est畸amos entre el cuarenta por ciento: nos ofrecamos tanto para delivery, serenos, porteros de edificio, como para telefonistas, administrativos, o vendedores de lanchas. El grupo de jvenes con buena presencia era mutante: chicas bien vestidas, uas prolijas; chicos de corte de pelo moderno, todos con conocimientos de ingl駸 y computacin. Los nios bien, si haca fro o llova no salan a buscar trabajo. Y los profesionales no hablaban con nadie, a veces hacan cola un par de horas y se iban.

El Jefe ya casi no sala. No le decamos nada. Le debamos estar ah, tener casa y comida. ノl haba decidido la ocupacin del club, despu駸 de estudiar la situacin legal; haba dispuesto las normas de organizacin que acept畸amos y respet畸amos.

Nuestra vida en el club era provisoria, pero era la nica que tenamos. Era cierta el agua que nos mojaba los pies esa noche. Pero era mejor que la intemperie y as est畸amos acompaados hasta que pudi駻amos enderezarnos.

Entonces volvamos al medioda, en verano con sed y gusto a sal, despu駸 de haber olido los asados de los albailes, y deseado los daiquiris de las seoras que pasean sus perros por los bares de la ciudad. Ahora, en el invierno, con voracidad por un plato caliente, ravioles con estofado, una sopa.

湧o hay m疽 妖ijo el Jefe.

El Mono

料Y cmo hago? Esto no prende. Vamos a comer a las tres de la maana 妖ijo Yago.

遊os sos el encargado. Deberas tenerlo previsto 妖ijo el Mono.

湧o s a qui駭 le tocaba hoy, pero los chicos tienen hambre. Vos, Mono, hac algo, no los quiero llevar otra vez a lo de mi ta 妖ijo Mirta mientras untaba panes con picadillo.

Los chicos comieron los panes y el Mono y Pederneschi seguan con el truco.

El Mono haca lo que poda. Con el truco haba desarrollado un refugio eficaz contra la balacera de Mirta.

Mir las brasas agonizantes sabiendo que no iba a haber cena. Los chicos corran alrededor de la sombrilla de Sprite que serva de paraguas y de sarcasmo: no era verano, no haba sol, no podamos comprar una Sprite.

Silvio

Sin cena y con el fro iba a ser m疽 difcil dormir. Desde que mi mujer se haba ido me costaba m疽. Los primeros das la llamaba, aunque no la extraaba, no le perdonaba que se hubiera llevado a Santi sin decirme nada; ella deca que all tena un futuro, que su hermana la poda ayudar, y que apenas ahorrara unos pesos me lo traa; que estaba lindo y ya dibujaba muecos con dedos y pantalones. Del desalojo no le cont nada. El Jefe me haba aconsejado as, por si haba alguna esperanza de volver.

Despu駸 empez a atender la hermana, y yo gastaba mucha plata en llamadas. As que en lugar de llamarla para que me explicara que all tena un futuro empec a tratar de entenderlo yo. Y a Santi poda verlo si me sala algo en el hipdromo, poda ir en tren en las vacaciones y ayudarle a buscar una buena escuela.

Faena

Mientras Yago trataba de avivar el fuego, mir畸amos a Zoca amamantar. Trasmiten una paz oce疣ica, dijo Faena.

A Faena le gustaba decir cosas como esa, lindas y complicadas. Las deca con impunidad, como si fuera lo m疽 natural del mundo decirlo una noche como esa, en medio del fro y la lluvia, el fuego que no se encenda, Pederneschi que segua prometiendo lo de la garrafa, el Jefe que no haba podido comunicarse con el sndico. Le habamos puesto Alan Faena porque deca esas cosas.

猶ero ese es un tipo de la moda 揺aba protestado Yago.

猶or eso, cuando se pongan de moda esas frases 駘 pasa al frente como Alan Faena 妖etermin el Jefe.

Zoca y Pederneschi

Zoca acost al beb. Pederneschi apoy la cabeza en sus rodillas y ella le acariciaba la frente. No sabamos cmo era la historia entre esos dos. No sabamos si ella tena permiso de residencia, ni de su pasado, ni si el chico era de Pederneschi. Pero Mirta la haba aceptado, eso bastaba. Al principio lo habamos hecho por Pederneschi, pero despu駸 le tomamos cario. Y un beb era como una promesa que todava poda cumplirse.

Me gusta, es decorosa, me haba dicho Faena una vez. Lo nico que nos faltaba, le dije, un quilombete sentimental. No jodamos con eso, ya tenemos bastante de todo. Me contest que era una opinin desde el punto de vista contemplativo. Pero yo lo conoca bien y no le cre. Para contemplar uno iba al balneario, o a la peatonal. Pero no se mira a la mujer de un amigo.

Yago

祐ilvio, andate hasta lo del viejo y pedile diarios y si tiene algo de alcohol 洋e pidi Yago.

料En qu sentido? 用regunt.

輸lcohol etlico, digo, para el fuego, mir si vas a ir a las diez de la noche a pedirle whisky escoc駸 y ya que est疽 algo para la sobremesa tambi駭 y el Corriere Della Sera. Dale, nene, and, dale.

湧o me da m疽 la cara. Y el viejo no se enoja nunca, eso es peor. Preferira que me diga andate a la mierda, o que no atienda. Qu se yo. Pobre viejo.

Mirta

雄 si no tiene con qui駭 hablar 妖ijo Mirta lo mejor que le puede pasar es que vayas vos y le pidas algo, 駘 te cuenta que no gan a la quiniela y que el ferretero tiene la vereda que es un desastre y vos tra駸 m疽 diario, un poco de alcohol y vemos qu pasa con el fuego. Y vos, Yago, ソas and疽 con las mujeres? No peg疽 una entonces.

Escuch los ltimos ecos de las voces que se perdan en la noche con el punto del foquito y la sombrilla de Sprite. Sal del club. Levant el cierre de la campera y me pein con los dedos. Camin hasta lo del viejo.

Me apoy en la reja y encend un cigarrillo.

No haba luz en la casa, el viejo no estaba o dorma. Casi seguro dorma. Cualquiera f當ilmente podra saltar la verja y entrar por el patio, sacar lo que quisiera, y hasta entrar en la casa, el viejo ni se enterara.

La llovizna ondulaba en unas r畴agas plateadas.

Pas el 110 con tres pasajeros. Uno era un chico con auriculares, me mir hasta que nos perdimos de vista. Pens que ese iba a ser el nico cruce de nuestras vidas, en cu疣tos cruces de esa clase componen una vida. Eso era una frase para Faena y no tena para anotar.

Apagu el cigarrillo en la vereda. Toqu el timbre y esper. El viejo se asom detr疽 de la cortina floreada, abri la puerta, me sonri.

  
Autores
Mara Paula Cerd疣, Francisco Kuba, Vernica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela Gonz疝ez Garca, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mnica M. Gonz疝ez, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Est騅ez, Julia M. S疣chez, Matas Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matas Magliano, Andrea Parnisari, Roberto S疣chez, Alina Taborda, Nicol疽 Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, Mara B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germ疣 Caporalini, Rosana Guardala Dur疣, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tom疽 Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaqun Yaez, Joaqun P駻ez, Alvaro Botta, Vernica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofa Baravalle, Rub駭 Leva, Marcelo Castaos, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Su疵ez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elas, Facundo Martnez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebasti疣 Avaca, Emi P駻ez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacaras.-