"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




30 de Noviembre, 2010


LA TAPA DEL ANUARIO TALLER 2010

Publicado en General el 30 de Noviembre, 2010, 19:33 por MScalona

TALLER 2011, primeros 10 inscriptos

Publicado en General el 30 de Noviembre, 2010, 11:57 por MScalona

IVÁN  LIMANOVSKY      

 

GABRIELA  POUDES    

 

JULIA  JUÁREZ

 

JULIA  SÁNCHEZ

 

MAXIMILIANO  RENDO

 

ALFREDO  CHERARA 

 

CARLOS   FRANZONI 

 

MARÍA  BELÉN  IRUSTA 

 

MATÍAS  MAGLIANO

 

ROSANA  GUARDALÁ    

 

Marcelo Scalona

Publicado en Poemitas. el 30 de Noviembre, 2010, 10:42 por MScalona
Aún no sé

           "Pasa lo inexplicable.  Una hoja de violeta me saca de la vida".     

     Marosa di Giorgio.------

              —————–           

Aún no sé de qué voy a escribir en esta página que ya está escrita.

Aún no lo sé y aunque la (me) vean acabada (o)

está (oy) en construcción, en un suspenso que no es el de la trama

sino el de la deriva; un improviso sobre un color armónico

buscando la melodía o el origen. Un balbuceo,

la forma en que suelen empezar o acabar todas las cosas.

Aún no lo sé.  Tengo sueltos…

una cara,  una calle, el último poema de Marosa,

un revólver que no gatilla, el Topo Yiyo y dos vibradores. 

Un crimen político, la ley de lemas, el video de una extorsión.

Las noticias. Un casamiento en paracaídas.

El novio cae mal parado, la novia enfiestada con dos no prometidos. 

Boda y separación en el día.

Ni en Reno, Nevada; ni en un cuento de Carver se consigue.

¿Qué más tengo…?  A ver…  la infancia…  no, la infancia no…

hoy, nada de paraísos perdidos. Primavera con sol

elijo la calle, la bici, los parques.

Hoy prefiero la erre arrastrada de Julio recitando el noema del capítulo 68

y la muñeca María, que María lleva todos los jueves a Chichina

al geriátrico, para que se anime. ¿Cuándo

irá a tocarme a mí la muñeca María,

María, para que yo me anime…?-  dice el loco

del pañuelito anudado en las puntas y la Spica en el oído

haciéndole gesto de noni con las dos manos en trenza

junto a la cabeza gacha en forma de almohada…

Durmamos la siestita –ruega el viejo-

antes de que me duerma para siempre…

Todavía hay más

para escribir y aún no saber.

Un viaje a Buenos Aires y la estación Primera Junta del subte

que tiene unas rejas que dicen 1909. Tengo derecho a creer que como yo,

un día así, destemplado, se aferraron de la misma moldura colada

dos niños de lustrina y globo, engominados, soñadores,

con esa mirada lánguida, intemporal de Bartleby, diciendo, "aún no lo sé…

preferiría no hacerlo".

- Aún no sé de qué voy a escribir, niño Tuñón,

niño Jorge Luis, niña Marosa, por venir…

Me hace feliz apearme del mismo hierro forjado

sabiendo que un domingo de 1910

dos infantes pituquitos viajaban

a Plaza de Mayo para festejar la revolución

preguntándose en qué jardín

hallarían su Rosa Blindada

y en qué sótano, su Aleph.

Yo aún no lo sé, pero el sólo contacto con la reja me da fuerzas para subir

y me gusta esa marea porteña donde vamos todos mezclados:

el asesino, la loca de amor, el pederasta y el escriba.

Aún no sé los roles de cada quién y menos, preguntar el género.

Quizá sea yo el asesino o el loco de amor en el poema de una Marosa coreana

que vende medias de toalla en el Bajo Flores.

El borde de lo real no permite saber ni negar.

A menudo me basta el color armónico.

El improviso, el balbuceo, la prueba.

Lo inacabado, el instante, el camino.

Ni un parador en la ruta, ni café en la máquina del bus.

- Queda jugo –dice una chica de walkmans.

¿Quién puede beberse un jugo de máquina de bus a las dos de la mañana

en una autopista del sur con un embotellamiento de ocho horas?

Noche oscura, capote gris y bajo sin luna, Orión ni Casiopea.

Contra las nubes bajas titilea la luz de las balizas: 

"Ahora sí, ahora no… espere, siga, desespere, avance, pare"

Nadie sabe dónde estamos detenidos.

¡Ramallo! Grita uno que ha reconocido ese monolito horrible

de dos cabezas al costado de la ruta. 

Un camión ha derramado combustible y hay que ser paciente.

- Siempre se llega- dice una señora gorda.

- A otra parte… hubiera dicho Pessoa.

Ahora vuelve a llover y todo aumenta mi sensación de fugitivo.

Ante el infortunio arrecia la histeria de los celulares.

Van y vienen los avisos a esposas, socios, amantes, enemigos.

Es curioso, la respuesta unánime al deseo de todos los hablantes

es la primera frase de este poema. O del cuento, o novela:

-  No lo sé. Aún no lo sé.

                                          ———————-             

Marcelo  Scalona

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-