"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




Noviembre del 2010


LA TAPA DEL ANUARIO TALLER 2010

Publicado en General el 30 de Noviembre, 2010, 19:33 por MScalona

TALLER 2011, primeros 10 inscriptos

Publicado en General el 30 de Noviembre, 2010, 11:57 por MScalona

IVÁN  LIMANOVSKY      

 

GABRIELA  POUDES    

 

JULIA  JUÁREZ

 

JULIA  SÁNCHEZ

 

MAXIMILIANO  RENDO

 

ALFREDO  CHERARA 

 

CARLOS   FRANZONI 

 

MARÍA  BELÉN  IRUSTA 

 

MATÍAS  MAGLIANO

 

ROSANA  GUARDALÁ    

 

Marcelo Scalona

Publicado en Poemitas. el 30 de Noviembre, 2010, 10:42 por MScalona
Aún no sé

           "Pasa lo inexplicable.  Una hoja de violeta me saca de la vida".     

     Marosa di Giorgio.------

              —————–           

Aún no sé de qué voy a escribir en esta página que ya está escrita.

Aún no lo sé y aunque la (me) vean acabada (o)

está (oy) en construcción, en un suspenso que no es el de la trama

sino el de la deriva; un improviso sobre un color armónico

buscando la melodía o el origen. Un balbuceo,

la forma en que suelen empezar o acabar todas las cosas.

Aún no lo sé.  Tengo sueltos…

una cara,  una calle, el último poema de Marosa,

un revólver que no gatilla, el Topo Yiyo y dos vibradores. 

Un crimen político, la ley de lemas, el video de una extorsión.

Las noticias. Un casamiento en paracaídas.

El novio cae mal parado, la novia enfiestada con dos no prometidos. 

Boda y separación en el día.

Ni en Reno, Nevada; ni en un cuento de Carver se consigue.

¿Qué más tengo…?  A ver…  la infancia…  no, la infancia no…

hoy, nada de paraísos perdidos. Primavera con sol

elijo la calle, la bici, los parques.

Hoy prefiero la erre arrastrada de Julio recitando el noema del capítulo 68

y la muñeca María, que María lleva todos los jueves a Chichina

al geriátrico, para que se anime. ¿Cuándo

irá a tocarme a mí la muñeca María,

María, para que yo me anime…?-  dice el loco

del pañuelito anudado en las puntas y la Spica en el oído

haciéndole gesto de noni con las dos manos en trenza

junto a la cabeza gacha en forma de almohada…

Durmamos la siestita –ruega el viejo-

antes de que me duerma para siempre…

Todavía hay más

para escribir y aún no saber.

Un viaje a Buenos Aires y la estación Primera Junta del subte

que tiene unas rejas que dicen 1909. Tengo derecho a creer que como yo,

un día así, destemplado, se aferraron de la misma moldura colada

dos niños de lustrina y globo, engominados, soñadores,

con esa mirada lánguida, intemporal de Bartleby, diciendo, "aún no lo sé…

preferiría no hacerlo".

- Aún no sé de qué voy a escribir, niño Tuñón,

niño Jorge Luis, niña Marosa, por venir…

Me hace feliz apearme del mismo hierro forjado

sabiendo que un domingo de 1910

dos infantes pituquitos viajaban

a Plaza de Mayo para festejar la revolución

preguntándose en qué jardín

hallarían su Rosa Blindada

y en qué sótano, su Aleph.

Yo aún no lo sé, pero el sólo contacto con la reja me da fuerzas para subir

y me gusta esa marea porteña donde vamos todos mezclados:

el asesino, la loca de amor, el pederasta y el escriba.

Aún no sé los roles de cada quién y menos, preguntar el género.

Quizá sea yo el asesino o el loco de amor en el poema de una Marosa coreana

que vende medias de toalla en el Bajo Flores.

El borde de lo real no permite saber ni negar.

A menudo me basta el color armónico.

El improviso, el balbuceo, la prueba.

Lo inacabado, el instante, el camino.

Ni un parador en la ruta, ni café en la máquina del bus.

- Queda jugo –dice una chica de walkmans.

¿Quién puede beberse un jugo de máquina de bus a las dos de la mañana

en una autopista del sur con un embotellamiento de ocho horas?

Noche oscura, capote gris y bajo sin luna, Orión ni Casiopea.

Contra las nubes bajas titilea la luz de las balizas: 

"Ahora sí, ahora no… espere, siga, desespere, avance, pare"

Nadie sabe dónde estamos detenidos.

¡Ramallo! Grita uno que ha reconocido ese monolito horrible

de dos cabezas al costado de la ruta. 

Un camión ha derramado combustible y hay que ser paciente.

- Siempre se llega- dice una señora gorda.

- A otra parte… hubiera dicho Pessoa.

Ahora vuelve a llover y todo aumenta mi sensación de fugitivo.

Ante el infortunio arrecia la histeria de los celulares.

Van y vienen los avisos a esposas, socios, amantes, enemigos.

Es curioso, la respuesta unánime al deseo de todos los hablantes

es la primera frase de este poema. O del cuento, o novela:

-  No lo sé. Aún no lo sé.

                                          ———————-             

Marcelo  Scalona

Salió el 1º libro de KUBA como KAISSA

Publicado en Sugerencias. el 29 de Noviembre, 2010, 18:59 por MScalona

Esta Noche: "AUTOPISTA"

Publicado en Sugerencias. el 29 de Noviembre, 2010, 8:50 por MScalona

SILVIA ESTÉVEZ, A fuego lento

Publicado en Parodias el 28 de Noviembre, 2010, 11:39 por MScalona

A fuego lento

(manjares que se enfriaron en la mesa)

 

 

 

¡Hay sujetos irrevocablemente ciegos! Tan…

De ceguera patológicamente histérica. Tan…

Es así como conocí a uno que supo ganarse la reputación. De público conocimiento, al fulano le gustaba la buena mesa, el buen vino y en honor a la verdad, a mí también,  por lo que quise agasajarlo como un avezado comensal y de paso, para sentirme orgullosa de lo mismo.

 

Le presenté un “bocatto di cardenale” sobre blanco mantel bordado, armónico dibujo en el plato, buen diseño de la composición de sabores, en composé los colores de los distintos ingredientes, sazonado y perfume exquisito. Diría que irresistible.

 

Demás está decir que lo acompañaba una botella de Malbec con mucho cuerpo, intenso bouquet y de  la mejor calidad que se produce en la cordillera de los Andes, Argentina; sentada me quedé esperando la respuesta de rigor, que por supuesto nunca llegó.

 

Se me ocurrió que  tal vez estuviera resfriado, pero lo más probable es que no hubiera podido asimilar lo que se desplegaba frente a él. Por el contrario, a mi me pareció que apetito sentía, porque me hablaba de algo que se estaba cocinando aunque lamentaba que se viniera demorando, a lo que yo le respondí  a fuego lento, lo que se cocina a fuego lento es más sabroso; pero se notaba que tuvo una urgencia de fuga ya que improvisó una despedida rapidita con un bueno, sigo laburando, beso.

 

Yo insistí, como siempre que me interesa hacer alarde de mis dotes culinarias, y por si acaso no se hubiera dado cuenta. Le sugerí que se detuviera en el fondo de cocción, a mi modo de ver es lo más interesante y sobre todo si uno se permite untar el pancito en ese extracto concentrado de sabores, descartando que podría ayudarlo a aflojar la ansiedad por la espera,  saboreando de antemano lo atractivo que sería cuando por fin pudiera sentarse a la mesa y degustarlo en su totalidad. ¿Cómo lo ves? le pregunté, pero no hubo caso.

 

Se me antoja que por ese entonces el hombre podría haber estado un tanto anoréxico, afectado por el intenso calor del mes de enero o por ahí, se le pudieron haber quemado algunos neurotransmisores por exceso de trabajo intelectual, impidiéndole hacer uso de sus cinco sentidos ya que no logré tentarlo con mi platillo.  

No tiene idea de lo que se privó, está claro que no lo pudo ver o no quiso, vaya uno a saber.  Lo maravilloso del tema es que paradójicamente la conversación terminó con un veo que si de su parte.

 

En fin… ya lo reza el refrán “no hay peor ciego que el que no quiere ver” ¿debería probar con Braille?

 

¡Nááá!  me parece que en realidad a éste le daba lo mismo cualquier sandwichito.

 

 

 

 

Silvia Estévez

MALCOLM LOWRY: poemas Bajo el Volcán

Publicado en De Otros. el 27 de Noviembre, 2010, 9:49 por MScalona

Malcolm Lowry

 

 

EL MIEDO COMO ÚNICA COMPAÑÍA

 

 

 

Cómo empezó todo esto y por qué estoy aquí

en el rincón de este bar con su agrietada pintura marrón

-mezcal, coñac, cerveza-,

dos sucias escupideras y el miedo como única compañía:

miedo de la luz, de la primavera, de la enfermedad,

de los pájaros y de los autobuses con lejanos destinos,

de los estudiantes que van a las carreras

y de las muchachas saltando con el viento en sus caras.

Solo, sin más compañía que el miedo,

miedo de la fuente y sus flores:

todas las flores que el sol ilumina

son mis enemigas, todas

en estas horas muertas. ¿En estas horas muertas?

 

 

 

 

 

DESPUÉS DE LA PUBLICACIÓN DE BAJO EL VOLCÁN

 

 

 

Que horrible es el éxito,

peor que ver tu casa en llamas

y las vigas cayendo, una tras otra,

mientras asistes, sin testigos, a tu condena.

 

 

La fama, como una borrachera, consume lo mejor de ti

           mismo

y, sórdida, te muestra que sólo trabajaste para ella.

Ojalá que nunca me hubiera besado esa puta,

y haber seguido siempre en las sombras de la destrucción y

         el fracaso.

 

 

 

 

 

SIN MIEDO AL DRAGÓN NOCTURNO

 

 

 

Todas las nociones de libertad están asociadas al alcohol

y nuestro ideal de vida se reduce a una cantina

donde los hombres puedan sentarse y hablar o tal vez pensar

sin miedo al dragón nocturno.

O quizás otra cantina

sin letreros de “Aquí no se fía”

y con su crédito ilimitado

donde –aparte de innumerables botellas de cerveza-

nos podamos sentar –bien borrachos

y lo suficientemente locos-

a escribir tratados sobre una tierra prodigiosa

en la que los hombres beben un vino maravilloso

que les emborracha suavemente, sin vómitos ni resacas,

mientras tejen el sueño de otra cantina

en la que beberán siempre gratis,

con la puerta abierta, mirando pasar el viento.

 

 

 

 

 

 

Malcolm Lowry

 

 

Inglaterra 1909-1957- Hijo de familia adinerada, estudió Filosofía en Cambridge y luego deambuló por el mundo, viviendo muchos años en México (Cuernavaca) donde concibió su imprescindible novela BAJO EL VOLCÁN.  Es una de las más claras y explícitas influencias de ROBERTO BOLAÑO.  Sus poemas tienen la síntesis de aquella novela; editados por Tusquets en el libro “EL TRUENO MÁS ALLÁ DEL POPOCATÉPETL”  fueron traducidos por el poeta Juan Luis Panero.

 

 

 

CINTIA SARTORIO

Publicado en Parodias el 26 de Noviembre, 2010, 17:09 por MScalona

Internet y yo

 

 

Siempre dije que yo no era un fanático de la web. Pero… según la UIDB (UNIVERSITY INTERNATIONAL DE BUSCADORES) el 72% de los usuarios de internet menores de 40 años se conecta a la red desde su hogar y sólo el 14% desde su ámbito laboral con el único fin de realizar búsquedas en la red. ¿Tanta búsqueda? ¿De qué? ¿Para qué? Cuando lo leí me pareció un número ridículo. Paso un promedio de 21 horas al día conectada cuando trabajo y cuando no, algunas menos. Creo que estoy en el 14% pero según lo expresado por el Dr. GPG, PhD. (Gerlad Perez Googlierto, Postdoctoral en Ciencias de la Navegación), según reporta el informe, me debería, por mi comportamiento, ubicar en el primer grupo (es válido aclarar que no tengo menos de 40 años). Aquí la evidencia que rectifica mi opinión al respecto.

El 22 de julio de 2009, fecha en la que volvía de un largo viaje de trabajo luego de una ausencia de casi 30 días, pude comprobar la fidelidad de mi amada pareja de turno ya que, reclamando mi valija que con vía Hong Kong-Argentina había terminado en un avión con destino a Edmonton (Canadá-casi Alaska), en el mostrador desértico de Aerolíneas Argentinas tuvimos que tener sexo express bajo el mostrador de reclamo. Yo ya contaba con más de dieciséis horas sin conexión en mi potente netbook por lo cual, durante el acto sexual tuve una irrefrenable necesidad de navegar la web. No tuve mejor escusa que hacerlo mientras mi amado me murmuraba al oído: “Hagamos al francesita”, vocablo que tenía negado, creo que por el cambio horario. Algo incómoda saque mi máquina, conecté Wi Fi mientras trataba de evitar con la otra mano la caída de mi pasaporte de la Unión China de mi bolsillo y rápidamente googleé: “francesita” a lo que apareció: “A partir de esta denominación se conoce a un acto de índole sexual…”, y también apareció la empleada de aerolíneas para tomar mi reclamo. Después del papelón y mientras Yessicca, la recepcionista, se conectaba por Skype con la oficina de Aerolíneas en el Edmonton en su perfecto japonés mientras me devolvía mi pasaporte chino, deduje rápidamente que ella estaba en el 72% mientras que yo, en mi patinosa situación no estaba ni en ese grupo ni en el del catorce porcentual.

Por otra parte, con mi Nextel GPS 3010, suelo, cuando salgo al centro para almorzar, colocar una porción de ensalada de brotes de soja transgénica en el set de muestreo de mi equipo con el fin de determinar si el gen GMO[1] de mi almuercito es el 457pkz que, como todos sabemos produce comportamientos anti-shopping indeseables para toda mujer. Como se imaginarán, debo ingresar a www.loquecomes.com.ar donde tienen la mejora base de datos de genes modificados del Mercosur. ¿Y cómo accedo? Obvio, pongo la ensalada en el sensor, googleo “buscar 457pkz” y obtengo toda la información para saber si pago o no mi comida en función a su calidad genética.

Ya se habrán dado cuenta: estoy navegando y no estoy en casa y no estoy en el trabajo.

 

Perturbada con estas deducciones a la vez que tomaba mi sesión de cama solar vertical ayer a la madrugada mientras estudiaba en la web los efectos de los rayos IR/UV en los circuitos y procesadores, se me ocurrió postearme en el blog del PhD. GPG para comentarle mi refutaciones sobre su estudio. Inmediatamente el me contestó:

-         ¡My dear Miss, ¡72% + 14% not is 100%!

Inmediatamente entré en la Oficina de Estadísticas y Censo de la Región Solar Séptima (www.novedadessolares.mas.mas) para confirmar esté comentario.

En ésta búsqueda el tiempo en mi cama solar se terminó.

 

 

 

 

CINTIA  SARTORIO



[1] GMO. Organismo Genéticamente Modificado

"AUTOPISTA" prox. lunes 29 Rosario...

Publicado en Sugerencias. el 25 de Noviembre, 2010, 13:47 por MScalona

AUTOPISTA

PRESENTACIÓN

con

JAIRO Y JUAN CARLOS BAGLIETTO

Presenta Luis Novaresio

Lunes 29 de noviembre a las 20.

La Comedia-  Teatro Municipal de Rosario -

Mitre y Ctda. Ricardone

Autopista: el libro es el camino

Daniel Salzano – Sebastián Riestra – Angélica Gorodischer – Cristina Loza – Marcelo Scalona – Federico Falco – Osvaldo Aguirre – Sergio Gaiteri – Rafael Ielpi – Lucio Yudicello – Reynaldo Sietecase – Luciano Lamberti – Delia Crochet – Eugenia Almeida – Cecilia Muruaga – Daila Prado – José Luis Serrano – Jorge Fandermole. 

Selección y edición: Javier Mattio

  Raíz de Dos logró comunicar a Córdoba y Rosario a través de la narrativa. Nueve escritores rosarinos y nueve cordobeses se rebelan contra el proyecto de siempre: que todo pase por la Capital Federal. 

 Hay sólo 400 kilómetros de distancia entre las ciudades pero las separa un abismo cultural. Un abismo que comienza a cerrarse con el final de una obra proyectada hace cuarenta años. Esta antología se adelanta. Reúne a los mejores y más representativos escritores cordobeses y rosarinos, muchos de los cuáles son ya reconocidos a nivel nacional e internacional, pero tienen en común que ninguno de ellos ha abandonado nunca su lugar de origen.

“La rivalidad entre Rosario y Córdoba, en disputa por el cetro de segunda ciudad del país, no ha sido sólo una banalidad futbolera. Ha sido el símbolo de la incomunicación entre dos culturas que, para compararse entre ellas, necesitaron referenciarse en la Gran Capital.

Con esta antología, los mejores narradores cordobeses y rosarinos comienzan a transitar una autopista diferente. Se muestran, se desafían, se comparan, pero ubican a su gente, a sus paisajes, a sus acentos, en una ruta común, un camino en el que pueden encontrarse sin dar rodeos. ”

 ————————

foto de los autores y músicos, en la presentación  del martes pasado, 23 de noviembre,

 en Salón Orfeo Dino Mall, de CÓRDOBA Capital.-

M.C,Rivarola: Arrimando a Lorrie Moore

Publicado en Nuestra Letra. el 22 de Noviembre, 2010, 21:55 por MScalona

Torta en sepia

 

 

La primera vez que mamá me abandonó era verano. Lo recuerdo porque fue unos días antes de mi cumpleaños. Había muerto mi abuelo, me enteré de casualidad. Tampoco nadie me explicó porqué me mandaban a visitar a mi tía Reme, ni hasta cuándo.

Mi tía era casi buena, viejita, lamentablemente tenía bigotes que raspaban cuando me saludaba. Vivía con su hijo menor, un solterón de unos cincuenta años que dormía toda la mañana y a la tarde intentaba reparar el motor de un auto, que tenía en el fondo del patio. Yo me sentaba a mirarlo mientras lo desarmaba, imaginaba como sería, ser auto en vez de nena y creo que así me sentía.

La casa era en Arroyito, mucho cemento para alguien acostumbrado al barro, no podía salir sola a la vereda y aunque saliera, no tenía amigas en la otra cuadra ni en muchas a la redonda. Se entraba por un portón verde y grande como la esperanza, era una casa antigua, con una galería a lo largo que comunicaba todo con el patio. Había puertas altas en cada habitación, pensé que hubiese sido mejor que también estuviera mi hermano, para que me corriera y yo pudiera entrar y salir por esas puertas gritando. Escapar y gritar, entrar y salir como si cada habitación fuera una vida nueva. Elegir una puerta al azar, palpar su aroma y poder optar por otra y otra y otra más.

Me aburría bastante, a veces me visitaba una prima que nunca entendí bien de quién era hija. Florencia era más grande que yo, algo divertida, jugábamos al carnaval cuando no prefería encerrarse en la habitación de mi tía a escuchar la radio.  Cantaba desafinando y aunque la puerta estuviera bien cerrada sus alaridos eran una tortura…necesito alguien que me emparche un poco y que limpie mi cabeza…que te necesitooooo… que te necesitoooo….

La Reme era su abuela, así que a ella la trataba distinto. A veces la retaba y no la dejaba tocar el dulce de leche. Después supe que era para mi torta, nunca pensé que mi estadía duraría tanto.

No pude entablar vínculo con mi tía, aunque ella hiciera todo lo posible. No era muy buena en la cocina y la torta le salió chiquita y muy fea. No tenía color, mamá le hubiera puesto grana, tampoco estaban mis ocho velitas. Detalles.

 

 

 

 

Crema depilatoria

 

 

Con el tiempo fui acostumbrándome a  las épocas de ausencia de madre. No me gustaba que en la escuela se enteraran, por eso me mudaba a la casa de mi nona que estaba cerca y además tenía un olor parecido al de mi mamá. Ahí los días transcurrían casi con normalidad, me gustaba escucharla cantar tango… desde mi triste soledad dejo caer las rosas muertas de mi ju ven tud…”. También me contaba historias, me hacía creer que se había enamorado de mi nono, decía que él era muy elegante. Años más tarde me enteré de que en realidad nunca se quisieron, al punto que ni se hablaban.

La primera vez que me depilé las piernas fue para ir a un asalto. Mi nona le había comprado una crema muy linda de Via Valrosa a la vecina de al lado. Me la apliqué con mucho cuidado empezando por la derecha y terminando, el pote de crema se vació literalmente cuando estaba por empezar la izquierda.

-         Andá así, no se nota.- decía ella.

-         No entendés nada… “muchacho lobo americano”… no entendés, me quiero morir!!!!

Lloré durante algunos minutos seguidos aumentando la intensidad del volumen del llanto cada vez que la nona se alejaba de la escena. Al final se decidió y fue a tocar el timbre de la vecina, por suerte para sus oídos tenía otra que me alcanzó justito para terminar. Otro detalle.

 

 

 

Trigonometría tres

 

 

La noche que probé las pastillas de mamá tenía catorce. Fue culpa de mi nona, estaba muy enferma y no quiso ir al hospital. Mamá estaba en una de sus fugas y papá no hizo mucho para convencerla, él creía que era una vieja jodida. Yo escuché cuando el doctor dijo que así no pasaría la noche.

Cuando papá se durmió fui al comedor, abrí el cajón prohibido y agarré dos, más no me animé. No creo que lo haya hecho para llamar la atención, siempre me aseguraba de que no me vieran cuando lloraba o abría el ropero grande para tratar de inspirarla.

Nadie se enteró, al día siguiente fui a la escuela como de costumbre y noté que la profesora de matemática se triplicaba y también los isósceles que trazaba en las pizarras, así decía siempre ella, pizarra. Tranquila dormí un rato sobre el banco, supuse que se trataba de poderes electromagnéticos de los triángulos. Ahora me acuerdo de que esa profesora tenía siempre pintadas las uñas de rojo con media luna blanca, se sacaba la cera de la oreja con el meñique, después la hacía volar con el pulgar. Fondo rojo, luna blanca. Detalles. La vida es una bolsa de detalles.

 

 

 

                                                                                 *Cé  Rivarola*

more VIEL TEMPERLEY

Publicado en De Otros. el 22 de Noviembre, 2010, 12:48 por MScalona

RECUERDO

Recuerdo una piedra

que no sobresalía del río.

Recuerdo que nadaba

para sentarme sobre ella.

Porque era como sentarse

en el medio del río,

como sentarse sobre el río

con los brazos cruzados,

como detener un caballo

en el centro de un campo,

como adormecerse a caballo

en un campo inundado,

como poner la soledad

del corazón en lo más manso,

como pensar que todavía

va a llover más y más

y estar cansado.

Héctor Viel Temperley

Argentina  1933-1987

Poesía Completa

Ed del Dock  p. 79

ARIEL ZAPPA encima de Arlt.-

Publicado en Nuestra Letra. el 22 de Noviembre, 2010, 12:20 por MScalona

Luego de escuchar el relato de Erdosain, Elsa lo tomó de las manos y sintió la flojedad propia de quien se entrega. Vaciló un instante. En pocos segundos constató que la mano que envolvía era la de un hombre acabado, contra las cuerdas. Lo observó fríamente a los ojos y, antes de que él se largara a llorar, le soltó la mano y levantó la otra como quién hace un gesto para que el otro espere, se detenga.

Dio vuelta y, tras de sí, emergió la figura del intruso, con sus brazos colgando. En cada uno de ellos, sostenía una maleta. Ella llegó hasta él y se detuvo a escasos centímetros de su cara. Lo acarició. Inmediatamente, él sintió que, como una tormenta oscura, lo peor se avecinaba sobre su horizonte. Por ello, se le aflojaron las manos y un gesto turbio le pintó el semblante.

-¿Escuchaste lo que contó? –preguntó Elsa.

-Sí, escuché -balbuceó el intruso -pero vos me prometiste…

-Ya sé lo que te prometí –lo cortó en seco.

-¿Y entonces…?

Elsa le habló al oído y el rostro del intruso se estremeció. Tras ellos, Erdosain parecía salirse de sí, tratando de entender o escuchar los que pasaba.

-Andá, te digo –le ordenó Elsa. Después te alcanzo.

El intruso agachó la cabeza y, con ese gesto, enterró todo el mundo junto a él. Elsa lo besó y cerró presurosa la puerta. Erdosain se le abalanzó para abrazarla.

-¡No! Vamos para la pieza.

Él se fue arrastrando los pies, mirándola como lo hacen los cachorros cuando los destetan. Tras él, Elsa tomó el arma que Erdosain dejó en la mesa. Al empuñarla, se aseguró de que hubiera dos balas en el cargador de la Browning.

 

 

 

ARIEL  ZAPPA

 

 

Este trabajo respondió a la consigna de trabajar con la memoria de otro escritor y en este caso, se tomó el capítulo EL HUMILLADO de la novela Los Siete Locos (1929) de Roberto Arlt, capítulo que fue adaptado (Fragmento de un amor contrariado) al teatro y se representó por primera vez en 1932.-

más diario...

Publicado en Nuestra Letra. el 22 de Noviembre, 2010, 11:52 por MScalona

MARCELO SCALONA

.

JIMENA TOSCANO encima de Julio

Publicado en relatos el 21 de Noviembre, 2010, 19:38 por MScalona

Foto Sara Facio

Compendio

 

 

Me mirás, frunciendo el entrecejo me mirás, concentrado en tu cigarrillo por encender y en mí, pobrecita… Sabés que no puedo hacerlo, por más que me alientes y diluvien tus textos sobre mí.  Maldita Sara Facio y tus relatos que te inmortalizaron paralizándome.  Intento, te juro Julio que lo hago, principalmente los domingos, como hoy, cuando venís a visitarme en la soledad de mi casa y veo a los once conejitos saltando y comiendo en mi patio, inmensa  es la alegría  y corro hacia la hoja de papel en blanco,  que me  frena caprichosa con sus exigencias sublimes  y me alejo; choco contra un fama y una esperanza que  me invitan a bailar tregua y catala, pidiéndome que deje sola a la hoja, que ya se le pasará.

 

Me visten rápido con sus ornamentos incorporándome al juego, Leticia cansada de hacer de estatua me explica las reglas y lo que tengo que hacer. - El tren está por pasar, levantá los brazos al cielo y tirá para atrás la cabeza. El sol brillaba en mis alhajas  y me miraste con una sonrisa desde la ventanilla, presentándome el lado lúdico de las letras; me invadieron unas ganas de petrificar ese instante, de que tu sonrisa que dibujó la mía fuera ese eterno final del juego.

 

Ya no hay más cortina gris opacando tu cara, el humo del cigarrillo se esfuma mientras te alejás, mi turno. Más distendida y relajada me presento frente a ella, lo percibe y explaya su cuerpo blanco para que juegue  y le haga cosquillas con mi lápiz y es tan hermoso cuando nos entendemos; alegría de los cronopios que danzan en el aire. Todo es efímero, otra vez  bebé Rocamadour  oscurece con su llanto y corro a verlo, entro en una habitación diminuta llena de libros y de discos, tropiezo y no lo encuentro, el piso vestido con remolacha y crema y  Rocamadour con sus lágrimas que son como las gotas de lluvia que caen al piso y se suicidan, vuela de fiebre, ya van a venir le digo, te quieren tanto Racamadour, vaquita preciosa, Rocamadour, arbolito, te quieren tanto.

 

Enojada te busco, harta de la intromisión de tus personajes, serán eternos, pero yo no, a mí la vida se me pasa y ni un relato. Te encuentro en una cabaña en el medio del bosque, frente a la máquina que escribe voraz, me mirás frunciendo el entrecejo y querés que me vaya, tu pareja de amantes está por entrar.  Asustada por tu mirada tomo la senda que se dirige al sur, exhausta llego a una casa que me invita abriéndome sus puertas, te juro Julio que no quise modificar tu relato, pero cómo salirme cuando uno está en tu mundo y tan cómodo arrellanado en un sillón de terciopelo verde leyendo una novela.

 

 

                                                            Jime Toscano

 

 

 

JULIO LLINÁS

Publicado en De Otros. el 21 de Noviembre, 2010, 18:24 por MScalona

              

R E L I Q U I A

————–

Es la primera vez

que me sucede

y espero que sea

la última.

Iba caminando

por la calle

y una mujer

le dijo a su marido:

Ése es Julio Llinás.

¿Quién?

preguntó el marido.

Julio Llinás, el poeta

surrealista.

Es el último que queda,

una especia de reliquia:

Lo leí en una revista.

—————————

Julio Llinás nació en Bs. As. en 1930, además de gran poeta nacional

es el autor del relato y guión de "DE ESO NO SE HABLA", llevada al cine

por María Luis Bemberg con MARCELLO MASTROIANNI.

Héctor Viel Temperley

Publicado en De Otros. el 19 de Noviembre, 2010, 9:22 por MScalona

                  

VERANO

 

 

Y es verano de nuevo.

Los bañeros se afeitan (lo que sé del verano)

mirando el mar en un pequeño espejo

que el viento, el sol o todo

mueven un poco sobre la casilla de mi melancolía.

 

 

                          

                                  Héctor Viel Temperley

                                                               Poesía Completa Ed. Del Dock

CARLOS DESCARGA: poemitas cordobeses

Publicado en Poemitas. el 17 de Noviembre, 2010, 22:49 por C_Descarga

más premios de anoche...

Publicado en Fotitos. el 17 de Noviembre, 2010, 17:55 por MScalona

MARÍA C. RIVAROLA, GERMÁN GÓMEZ y BRUNO PREATONI (todos de 2º),

obtuvieron 3 de las 7 menciones que se otorgaron a los concursantes de CUENTO DE

HUMOR ROBERTO FONTANARROSA, en las fotos reciben sus premios de manos del

Intendente Lifschitz y el Secre de Cultura Ríos. Por Bruno, recibió el premio su novia, Agostina… diploma, medalla y un cheque de $ 2.000.- cada uno.-

En esta foto se ve desde izq.: CÉ RIVAROLA, AGOSTINA (novia de Bruno), camisa a cuadros roja-blanca, GERMÁN GÓMEZ y a su lado, otro de los premiados, LUCIANO TAMOUS, alumno de Alma Maritano.-

Fer Artana, Carlos santini, Marcelo Scalona, Felicitas Maini.-

Ma. Cé Rivarola en el centro, a su lado, Agostina, la novia de Bruno Preatoni.  En el extremo

izquierdo, Sebastián Ocampo, también premiado, alumno de Alma Maritano.-

RAMIRO GARCÍA, 1º Premio Cuentos Breves

Publicado en Fotitos. el 17 de Noviembre, 2010, 17:44 por MScalona

ANOCHE, Felicitas Maini, 1º Premio...

Publicado en Fotitos. el 17 de Noviembre, 2010, 17:36 por MScalona

Anoche FELICITAS MAINI (2º año taller), 1º Premio Concurso Municipal

CUENTOS DE HUMOR ROBERTO FONTANARROSA, “Bicentenario!, recibe el premio

del Intendente M. Lifschitz y el Secretario de Cultura de Rosario, Horacio Ríos, diploma, medalla

y cheque $ 8.000.- “Maternidades” se publicará en el próximo nº de EL CENTÓN y acá también… 

el brindis posterior en “LA MARINA” duró hasta primeras horas de hoy con algunos compañeros…

Artículos anteriores en Noviembre del 2010

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-