"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




28 de Septiembre, 2010


HÉCTOR VIEL TEMPERLEY

Publicado en De Otros. el 28 de Septiembre, 2010, 19:33 por MScalona

--------  

--------  

  

  

Héctor Viel Temperley,  Bs. As. 1933-1987

--------------------------------

        

El  Nadador

                 

Soy el nadador, Señor, soy el hombre que nada.

Soy el hombre que quiere ser aguada

para beber tus lluvias

con la piel de su pecho.

Soy el nadador, Señor, bota sin pierna bajo el cielo

para tus lluvias mansas,

para tus fuertes lluvias,

para todas tus aguas.

Las aguas como lonjas de una piel infinita,

las aguas libres y las de los lagos,

que no son más que cielos arrastrados

por tus caídos ángeles.

Soy el nadador, Señor, soy el hombre que nada.

Tuyo es mi cuerpo, que hasta en las más bajas

aguas de los arroyos

se sostiene vibrante,

como en medio del aire.

Mi cuerpo que se hunde

en transparentes ríos

y va soltando en ellos

su aliento, lentamente,

dándoselo a aspirar

a la corriente.

Soy el nadador, Señor, el hombre que nada

hasta las lluvias

de su infancia,

que a las tardes crecían

entre sus piernas salpicadas

como alto y limpio pajonal que aislaba

las casonas

y desde sus paredes

celestes se ensanchaba.

Soy el nadador, Señor, el hombre que nada

por la memoria de las aguas

hasta donde su pecho

recuerda las pisadas,

como marcas de luz, de tus sandalias.

Y recuerda los días cuando el cielo

rodaba hasta los ríos como un viento

y hacía el agua tan azul que el hombre

entraba en ella y respiraba.

Soy el hombre que nada hasta los cielos

con sus largas miradas.

Soy el nadador, Señor, sólo el hombre que nada.

Gracias doy a tus aguas porque en ellas

mis brazos todavía

hacen ruido de alas.

                 

              

Es muy difícil superar el tono elegíaco, espiritual (sagrado en realidad), epifánico, prístino, de la belleza del agua, de sus consonancias de pureza, de vida, de origen, de inmensidad. Creo que solamente JUANELE ha podido concebir algo así con el agua.

ESTEBAN PEICOVICH

Publicado en Aguafuerte el 28 de Septiembre, 2010, 17:11 por MScalona

¿Currículum? No, gracias

Por Esteban Peicovich (*)

| 27.09.2010

                                     

La humanidad se divide entre gente que tiene currículum y gente que no. Son muchos los equívocos que forman, como hojaldre, la historia del hombre. Uno de ellos es el currículum. Nace de la idea cada día mas devaluada de que el individuo es primordial para la humanidad. En principio, es una afirmación que va contra la justicia del relato del mundo.

Cada vez que un único hombre quedó al timón de un fragmento de la historia sucedió una catástrofe. Atila que no dejó pastura sin depredar. Nerón que incendió Roma y más. Hitler que aplastó Europa. Bush 1 y Bush 2 cuyas barbaries aun no se pueden detener.

Algunos achacan estas hecatombes a la especie entera. Y no es justo. Son desastres perpetrados por gente con currículum. ¿Cómo puede ser que de Waterloo solo prevalezca la frase feliz (o infeliz) de Wellington? Que conmovido por la cantidad de cadáveres dijera "Hay algo peor que la derrota. Es la victoria", no lo convierte en filósofo. Los 60 mil sin currículum que dejaron sus huesos en el barro no obtuvieron otra relevancia que la de ser oportuno relleno de esa frase.

Las grandes obras (pirámides, catedrales, el canal de Suez o el Golden Gate) no tienen un solo autor. Las van haciendo esos muchos cuyos nombres se borran hasta quedar subsumidos en el ingeniero más genial que dio la especie: el Anónimo. Ese que descubrió el fuego, pintó Lascaux, Altamira, inventó la rueda, la palanca, el engrudo, la tarta de manzanas, el pelapapas. Claro que es poco concebible un currículum de los seres que se han roto el alma desde el neolítico hasta aquí. Sería infinito.

La inutilidad del currículum la demuestra como nadie el Yeti, aquel "Abominable Hombre de las Nieves" que alcanzó la celebridad siendo que nadie lo llevó a la televisión ni tampoco pudieron capturar un mínimo renglón de su existencia los hacedores del "Quien es quien" (que es como el Gotha del currículum). Tampoco existen datos constitutivos del ser y quehacer del Golem o del Hombre Invisible. Y los hay aún más inasibles. ¿Puede alguien pedirle el currículum a Zelig? (En este caso (habrá que decirlo) existe una inbancable excepción, y es la biografía del inefable canciller local)

En verdad, habría que preguntar "Dime si tienes o no currículum y te diré quien eres". Hay gente que lo usa como declaración de supuestos bienes y otra que lo blande como afiche o pagina de publicidad. También está quien empalagado de su ego suma al triste documento lo que debiera olvidar. Juro haber leído en un currículum que un tal sujeto local se había desempeñado en el exterior como "director de la revista "El Ratón" (sic). Confesión que confirma que el deslenguado prefirió inmolarse antes que dejar algo sin decir de sí mismo.

El invento del currículum coincide con el de la hiperinflación del ego. Occidente es así. Para afirmarse necesita amplificar su Yo y fotocopiarlo cuantas veces sea. Donde vaya se lo pedirán. Por eso abundan.

En Oriente, en cambio, dejan su yo al albur de la adivinación. Para ellos no es la imagen sino el silencio el que vale por cien palabras. Nosotros somos capaces de poner el pie del Yo en la Luna. Ellos, de que la Gran Muralla sea la única obra humana que puede ser vista desde el satélite. Aun así, ningún emperador chino cometió la cursilería de infatuarse escribiendo en la lista de sus acciones "Siglo tal al siglo cual: concluyo la Gran Muralla" Tampoco lo hicieron Buda o Cristo. Quienes se ocupan del Nosotros no necesitan de un currículum.

----------

WWW.PERFIL.COM

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-