"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




Refugios ?

Publicado en Aguafuerte el 25 de Agosto, 2010, 14:29 por S_D_Martín

                            

                      

No HABÍA LUGAR PARA ELLOS...

Regreso por la noche ya cansado, luego de un largo día y una jovencita me ofrece una artesanía, diciéndome que estaba sin dinero para continuar el viaje hacia Tucumán. Luego de comprarle, me pregunta si sé de algún refugio porque no tenían donde alojarse y no querían dormir en la calle, por el frío y el desamparo.  Estaba con su novio.

Pensé en una lista de refugios para gente en situación de calle que recibí por mail hace poco (en realidad fueron muchos spams, enfáticos, en cuanto a los muchos refugios que hay en Rosario, recoméndame prestar atención a las personas sin techo y etc etc etc). También pensé que justamente en la reunión de la cual venía, habíamos hablado el problema de los sin hogar, sin casa, sin techo, que viven en la calle. Me pareció que no podía desentenderme de esta situación y prometí a los noviecitos tucumanos regresar mas tarde con los datos de esos lugares.

Regresé a las 22,30 hs y encontré a ambos jóvenes cerca de Radio Nacional, en el piso, con  sus artesanías, guitarras, sus mochilas.  Llamé a las G.U.M. * pensando que ayudarían a ubicarlos, o al menos, a llevarlos a un lugar; me atendieron pero no vinieron.  Hice otras llamadas a personas que podrían darme aunque más no fuera alguna idea.  Nos encaminamos hacia el primer refugio de mi lista : "Sol de Noche" te 456 35 11, Pje. Marconi 2040, Altura: Ituzaingó al 5200 ,  (a unas cuarenta y cinco cuadras de donde estábamos con los chicos). Entonces decidí confiar en dos desconocidos, saqué mi auto del garaje  y los llevé, ya rondando la medianoche.  

Cuando llegamos nos atendieron unas jovencitas, luego Manuel (alguien me había dado su nombre), mirándonos como a vendedores ambulantes, nos dijo "NO, esto es solo para mayores de 35 y ahora nosotros nos vamos a dormir". Dicho eso cerró la puerta del sol de noche.

Volví a cargar las cosas del par de tucumanos  jóvenes y resignados. Fuimos camino a la Estación de Ómnibus, donde pensé que podrían pasar la noche sin que los echaran (Manuel –sol de noche-  les había dicho que fueran a alguna sala de espera del H.E.C.A. ** y durmieran allí).  No sé si el refugio "Sol de Noche" es municipal, de la Iglesia o de que algún otro milagro, pero dijeron que eran voluntarios.

Ya en la Estación Terminal nos despedimos, los dos noviecitos dijeron que no me olvidarían, que tendría noticias de ellos por mail, y ya no supe qué más decirles; la verdad  es que no pude encontrarles un lugar y si seguíamos recorriendo los otros sitios -de la enorme lista spam que me llegó por internet-, nos hubiera encontrado el amanecer dando vueltas.

Llegando  a casa, al entrar a mi edificio recordé una frase que se me grabó durante toda la infancia:   "no había lugar para ellos en la posada…", y pensé que si alguien más importante tampoco tuvo un lugar donde dormir la noche de su nacimiento, no tenía que asombrarme ahora.  Puede que solo fueran dos  mochileros que se quedaron sin plata, como me sugirieron los inefables GUMS ( palabra que tanto se parece eufónicamente al apellido del famoso personaje del cine: GUMPS), pero estaban esa noche en la calle, que no es el lugar mas adecuado, especialmente si hace frío y no se es del lugar.

Intenté ubicarlos. No podía llevarlos a mi casa, pero  hice lo que estaba a mi alcance, aunque algunas cosas no las entiendo  (refugios que no refugian ; lugares amplios con poca gente), y quiero  contar esto a mis compañeros de utopías  -como diría Marcelo S.-  y también a los que ya  no creen en ellas:  amigos, esa noche me sentí uno con  los artesanos y  muy joven frente a esos voluntarios tan fieles a sus normas, que con tanta facilidad  dicen  NO; esa gente tan rotunda y monosilábica siempre me llamó la atención:  la seguridad que tienen para dejar a otros sin certezas. Quizás algún día se nos ocurra algo al respecto y Dios acompañe a esos jóvenes.

                                     

                            

                            

                            

                             

                              Sergio Daniel Martín 

                                                    

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-