"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




15 de Agosto, 2010


M O E B I U S

Publicado en relatos el 15 de Agosto, 2010, 22:16 por C_Santini

Moebius

 

 

 

       Otro día por delante. Ni bien te levantás vas derecho a la cocina y después de varios mates te metés en la ducha. Primer contacto cara a cara con la mañana. El rito del agua, por dentro y por fuera, te reconcilia con el mundo. Claro, no contabas con que el tipo de abajo iba a empezar con el taladro. Hace poco se mudó y trajo consigo los ruidos propios de quien prepara su nuevo hogar. El de arriba tampoco se queda atrás. Martilla y corre cosas de un lado al otro. Refacciones tal vez. Tenés ganas de tirarles la puerta abajo y liquidarlos con un lanzallamas. En lugar de eso te vestís y te vas a la plaza de enfrente con un libro bajo el brazo. Demasiada gente para la hora que es. Sólo quedan dos bancos libres. Elegís aquel donde pega de lleno el sol, cosa de quemarte la cara y escaparle un poco al invierno. La estación del blanco, la llamás. Si por vos fuera te encerrarías en un ropero hasta septiembre. La primavera, en cambio, es una resurrección. Colgado de esos pensamientos abrís el libro y cuando te disponés a leer, escuchás un murmullo a tus espaldas. Un zumbido de vocecitas que se acercan en malón. De golpe, te encontrás atrapado en medio de una multitud: un contingente de chicos Down y su maestra se amontonan en el banco de al lado. Los chicos gritan, escupen, se pelean, tiran piedras. Uno de ellos arranca las flores de un cantero. Otro se baja los pantalones hasta las rodillas y mea detrás de un tacho de basura. Un tercero corre tras una paloma que picotea migas del suelo. El cuadro es lacrimógeno. Un perro grande -de esos que están de moda-, acaso enardecido por el griterío, se le va al humo al pibe que está con la paloma. Su dueña, colgada del extremo de la correa, da saltitos. Reta al perro con alaridos pero no puede evitar la masacre. Su animalito se mastica a la paloma entre gruñidos. En unos segundos el círculo central de la plaza es un plumerío. El pibe se tira en el pasto y llora asustado. Sus compañeritos, al verlo llorar, también lloran. La maestra, que estaba en Bavaria sacándose la mugre de las uñas, discute con la dueña del perro. Que esto, que lo otro, qué quién te pensás que sos. Que tu perro de mierda, que tus chicos. Suena una cachetada seca. Otra. Y vos ahí, inmóvil entre tanta piña y grito, la vas de testigo casual. Te parás con la idea de rajar cuanto antes de la escena. No obstante, un policía que pasaba por ahí, corre con aires de árbitro de fútbol hacia el foco del tumulto. Te pone una mano en el pecho y te corta la retirada. Yo no tengo nada que ver, le aclarás de una. Te ordena que te calles la boca y a los diez minutos estás en una comisaría con la maestra, los chicos y la dueña del perro. Tenés que declarar en calidad de testigo presencial. Si es que alguien se digna a tomarte declaración. Es mañana de partidos y el Mundial acapara todas las miradas. Desde una jaula donde lo metieron de prepo, el perro te muestra los dientes y te gruñe entrecerrando los ojos. Te das cuenta de que comparado con esto, los ruidos de tus vecinos no eran nada. Que no fue buena idea salir. Los problemas se deslizaron de adentro hacia fuera como por una banda de Moebius. Ahora estás adentro de nuevo y a punto de explotar. Paciencia. A todo el mundo le sucede a veces entrar a la vida por la puerta de atrás.

 

 

 

                                                                                              C . S.

                                                                                                

ROBERTO RETAMOSO

Publicado en De Otros. el 15 de Agosto, 2010, 18:01 por MScalona


Desleído

       

             

es un adjetivo que proviene

de un verbo, desleír,

que significa

"disolver y desunir las partes de un cuerpo

por medio de un líquido",

y también: "atenuar notablemente

la expresión de pensamientos,

ideas, conceptos..."

Desleído puede entenderse

así no sólo como lo disuelto

o atenuado,

sino incluso como lo desdibujado,

como aquello que se ha difuminado

después que fue inscripto

sobre la superficie áspera

del mundo.

Desleír entonces

podría ser la acción de borrar,

de negar lo escrito,

como si esa negación

fuese

la condición misma

de todo recuerdo

o toda lectura.

Alguien dijo alguna vez

que se olvida para poder recordar.

Sin embargo, los juegos

verbales

suelen chocar con los límites

de la lengua:

no existe el participio "desleyendo"

sino tan sólo "desliendo",

una manera oblicua

y metafórica de negar

la vastedad

de lo que todos leímos.





ROBERTO  RETAMOSO  es poeta, ensayista y Profesor de Letras en la UNR, en las carreras de Letras y Comunicación Social.  Colabora en la coodinación de algunos encuentros de nuestrotaller sobre sus autores favoritos, ARLT, GIRONDO o JUANELE, de los que está considerado a nivel nacional, un especialista.- 

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-