"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




que leí anoche...

Publicado en Nuestra Letra. el 2 de Julio, 2010, 18:28 por Meli
[48_fundido%20negro.jpg]

                

Es evidente, al menos para mí. Algo cambió. Estos ojos no son los mismos. Desde hace semanas ese ser está reverberando adentro mío. Traté muchas veces de acallarlo, tapándolo con el pensamiento conciente del quehacer diario; sin embargo, cuando el cansancio me gana, él toma el poder. Mi visión del mundo, de las cosas y actos de mi cotidianeidad, acuerda con esa otra mirada, que no puede ser más que la de él.  Se acomodó.

No nos gustamos en un primer momento, con desgano miré su producción pensando que era una película mal filmada, con personajes que de idiotas no tenían nada: eran unos vagos, gente sin nada que hacer de sus vidas, riéndose de los demás, de nosotros, los que trabajamos y llevamos vidas decentes. Idiotas, si; pero idiotas de los despreciables.

-Ya no hay nada más que hacer… Quedate acá negri ¿te molesta arreglarla un poquito, así yo me cambio y voy a hablar con la familia?  - no, para nada (yo soy la que hace el trabajo sucio, idiota! )

Le saco el tubo, las vías, las sondas y le limpio un poco las comisuras y los ojos.  Plano corto: los ojos ya no parecen de vidrio. Son como esferas gomosas, opacas y con una película viscosa. Y están fijos. Me debato entre suprimir esta escena o no: la película no debe contener ninguna acción superficial (muertos, armas, etc.)

Sigo ordenando la mesa: ampollas y frasquitos en filas perfectas, por tamaño, forma y color, como soldados en un desfile militar.

Hace calooor en la disco subiendo el vapor
(Tú sabes quienes somos, los lideres)
Hace calooor en la disco subiendo el vapor (La revolución)

 Los veo a través del ojo de la puerta. Excelente plano: un pasillo largo y oscuro, y allá en el fondo, un grupo de hombres, cuatro, y una mujer, vestidos de amarillo rabioso, bailando al ritmo de esta música. Válido: la música está presente en la escena que se rueda. Radio FM de la costa te trae todos  los hits que vos queres escuchar.  Ellos son los idiotas. Sin motivos, sin razones. Carcajadas para que no pese tanto.

Alguien los hace callar -che, la familia está afuera! Los van a escuchar!

La cámara  va rodando al ras del piso. Se mueve a la par de los pies. Pasos rápidos, amortiguados por las cámaras de aire de las zapatillas. De repente gira hacia delante y se detiene, como quedando apoyada en el piso. Van apareciendo en escena las piernas, la espalda, un cuerpo se aleja por el corredor, hasta el final y dobla.

Pienso que son las 12:05 y ya es mi cumpleaños. Tengo 27 y estoy sola, fumando un cigarrillo en la escalera de atrás. La iluminación especial no es aceptada: dos fluorescentes alargados, con telas de araña son todo lo que hay. Me suena el teléfono y es un mensaje de texto: muy feliz cumple nenu. Nada más. Sé que es de él sólo por lo de nenu. Hace más de seis meses borré  su número para no caer en la tentación. ¿Qué le diría? Gracias por haberte acordado –o- ¿así que todavía que acordas de mí? Te diría -sabés? Se nos acaba de morir un vieja… sí, se murió, chau. Cuando se fueron todos me quedé un rato largo en el quirófano arreglando la cosas. Tenía la boca bien abierta. Se la cerraba y la mandíbula se volví a caer como en los dibujitos. Le tuve que poner una cinta desde el mentón hasta el occipucio para que le quedara cerrada. Y mientras peleaba con eso su mandíbula se abría y cerraba y parecía que decía bla-bla-bla… Mejor suprimir esto: los cambios temporales y geográficos están prohibidos; mi película es aquí y ahora… y vos no. Siempre dijiste que yo era medio-freak. Yo siempre dije que vos eras un idiota, de los despreciables.

Humo, silencio, tiempo muerto. Estoy tan cansada. Sólo quiero dormir pero la sola idea de levantarme e iniciar el recorrido hasta la pieza parece una terrible odisea. Me quedo ahí, con la mirada fija, sentada en el último escalón. Me prendo otro cigarrillo. No lo quiero fumar, y sin embargo aspiro hondo. El humo caliente, amargo me raspa la garganta.

Silencio y esa voz resonando -La austeridad de la escena es conmovedora, lo sé.

-Dale, que pase algo lindo, un giro de comedia francesa… algo… por favor…

La última escena tendría que ser definitiva, rotunda y efectiva.

Todo se vuelve negro.

El nombre del director no aparecerá en los créditos.

                       

                   

                                                               Melisa Sánchez

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-