"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




19 de Junio, 2010


SARAMAGO -3-

Publicado en homenaje el 19 de Junio, 2010, 11:46 por Colo Parma


Acabo de enterarme de la muerte de Saramago, y no puedo evitar decir que estoy triste; sí, francamente melancólico en el verdadero sentido de la palabra. He leído bastante su obra y la verdad siento que se me va casi un amigo, algunas cuestiones aparentemente triviales o banales que relataba hacía que te sintieras un compañero, un confidente de él y que murieras de ganas de tomarte un café de 2 horas disfrutándolo. Evidentemente se fue un grande, aprovecho a enviarles algo que escribí, en relación a él, a propósito de un trabajo que nos planteó Marcelo y que fue escrito hace muy poco, no sé, casi como un presagio.
No les va a tomar mucho tiempo leerlo, si tienen ganas, lo siento como un personal y humilde homenaje que le dedico.
Un abrazo a todos
Colo


SARAMAGO -2-

Publicado en homenaje el 19 de Junio, 2010, 11:37 por Colo Parma

Duplicado,

ciego,  pero lúcido:

Cuando tomo conciencia (¿conciencia?) de que mi gata se llama Zelomi, y que es el nombre de la criada que ayudó a María a dar a luz a Cristo, según "El Evangelio según Jesucristo" de Saramago, caigo en la cuenta de que en aquel momento debo haber estado  turbado.

Si bien se trata de un nombre bíblico que en realidad existió, bueno... si es que existió María, o más bien si es que alguna vez se haya podido dar a luz sin perder la virginidad, sin derramar una gota de sangre, Zelomi sorprende y hasta asusta mucho, en general. Ella fue protagonista de todo aquello y gran sorpresa se llevó al poderlo comprobar.

Tal era mi estado  en aquel entonces,  pero el tiempo ha pasado y necesariamente se transforman algunas cosas. Igual mi gata parece una gata  muy normal. Estoy convencido de que el personaje me pareció muy noble y tierno y que el susto debe haber venido prendido de alguna otra parte.

O yo no veo muy bien o las cosas son distintas a como las veo.

No sé porqué uno tiene pretendidos arranques de singularidad y sueña con ser impar, único e irrepetible, ¡que herejía!

Cuando Tertuliano Máximo Alfonso, gris profesor de historia, se topó con su duplicado en una película de doble poder de hastío, se excitó pensando que su estéril y aburrida vida podría cambiar.

Creo que esa misma sensación de desasosiego y angustia es la que siento, a veces, a menudo, confundido entre máquinas y objetos que rutilan construidos para enceguecernos.

Seguramente es un común problema de identidad; sentirme amenazado por la cotidianeidad de lo suntuario.

Ya el abordaje de "El doble" por Dostoievski planteaba el mismo discurso, pero ahora a mí se me viene a la mente la clonación como un espantoso presagio, ahora posible, impensable en aquellos tiempos.

Y a ésta, mi propia desesperación de hombre postmoderno, someto mi escasa talla que está inconfundiblemente  superada por el ingenio creativo de quien busca en su doble los rasgos que lo harían único e irrepetible.

Dónde está esa delgada línea que  separa la vigilia del sueño, la locura de la lucidez. Para Tertuliano no parece haber límites pero el encuentro con su copia ha amenazado su identidad  y  es necesario ponerla a resguardo.

De esta manera se complica su investigación, pero comparto la idea de que la dificultad es un real estímulo para seguir y lograr el objetivo.

Cuál es el incentivo: el miedo a volver a ser sólo lo que es, o sea lo que soy, sin desplazamientos, con mi  inteligencia abotagada y el sentido común escurrido.

¿Es posible esa transmutación? Me observo, me miro los dedos, uno por uno, las cejas, no puedo evitar gesticular en un idioma distinto, Tertuliano está en Portugal, mi doble es francés.

¿Cómo se siente en francés? ¿cómo se quiere en francés?  je ne sais pas! Tertuliano y yo estamos al borde de un abismo, nuestra identidad amenazada, nuestra vida arrancada y nuestro doble escondido. No nos muestra su pelaje. ¿Se esconde por timidez o porque, en realidad, se avergüenza de su destino?. Es que su vida es más miserable todavía, más que las nuestras, ¡estamos perdidos! ¿Y ahora qué nos queda?

Jose Octaviano Gómez me brinda un escaparate, él es un no-vidente que esta dispuesto a contar todo lo que no ve, pero sabe.

Su historia es que es vecino del doble de Tertuliano y por tanto ha podido apreciar las características de este actor de pacotilla, una persona ágilmente intrascendente que no tiene más pretensiones que un dibujo animado.

No valdrá la pena la metamorfosis por tan poco, es que no ha sido reservado talento para que duplique a otro talento, la distribución es al azar y  lo que tocó es lo que tocó en suerte.

Me cuenta que el doble de Tertuliano tuvo que trabajar  durante años de extra  para poder ahora integrar un protagónico de una novela de mala muerte que compartirá con otra ilustre desconocida, una actriz de telenovela. Creyó creer que la ceguera blanca era una variante diáfana de la oscuridad de la que no creía haber podido salir nunca.  Me cuenta, que en parte, su percepción tiene que ver con esta celestial claridad que le vino con este cambio y con él la agudización de su inconciente que le permitió ejercer una aguda capacidad de observación.

Esta repentina lucidez colaboró en la observación de que el doble de Tertuliano no presentaba aptitud alguna que permitiera generar expectativas de una posible identificación.

Finalmente llego a la conclusión de que no es en mi doble donde encontraré algún cambio, no hay en ninguno de los dos ningún matiz que anuncie algo revelador. La prueba está en que hoy, que es el día en que he decidido someterlo a consideración, nadie ha venido a votar, esta bien que el tiempo esta muy inestable y no ha dejado de llover, pero nadie, nadie ha venido a votar…

Ricardo Parma

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-