"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




28 de Mayo, 2010


EDGARDO ZOTTO

Publicado en De Otros. el 28 de Mayo, 2010, 14:51 por MScalona

A la mañana Séneca

          

        

Sopa aguada y silencio espeso.

Para meditaciones

haría falta

algún aprendizaje.

                

Pero si hay paciencia

la piedra de lo que calla

                 

algún jugo soltará

                            

               

              

Gouache

             

             

Goma y miel

en el agua que diluye

las flores del laurel

y el esbozo del arroyo que

de tan pequeño

se confunde con la gota

de roció que cae en el papel

de la mañana.

                  

                     

Lo que se pierde en la traducción

               

                    

En el reverso del folleto

de un restaurante barato

garabatea

un falso poema chino.

Para ser un haiku

sobran las silabas;

aunque ya se sabe:

¡Tantas cosas se pierden

en la traducción!

La insolencia de la mosca

estampa el punto final.

                   

                

Dibujo sin papel

                    

                  

Corte de luz

en la casa que custodian

las ranas.

No hay luna

ni estrellas

en el cielo del jardín.

Sólo la red

dudosa

de los bichos de luz

marca el camino

de nuestra confusión.

                 

                   

Me han reprochado todo

                  

                 

Se diría que el modo

de mover la cola

 y acomodar las orejas

con la precisión de un radar

de un perro de caza ansioso

no puede ser motivo suficiente

para que un hombre adulto

profesional dotado de cierta

inteligencia estándar

pueda cambiar el ánimo

en forma brusca

y transformar en placenteras

las horas últimas de un día.

particularmente anodino.

             

   

                                       EDGARDO  ZOTTO

         

         

         

         

         

 Nació en Rosario en 1947, ha publicado los libros de poesía MEMORIA DE FUNES,

RESTOS DE UNA CIVILIZACIÓN PERSONAL e IMPLUVIUM.  En estos días aparece un nuevo libro de él, BUCEO.  Además, para quienes fueron a la presentación de ESTUVE, de Miguel Sedoff, recordarán su excelente análisis del libro.

MARTÍN PRIETO

Publicado en Ensayo el 28 de Mayo, 2010, 12:59 por MScalona

anoche  hablamos  de esto con 

los grupos de PRIMER AÑO

¡Feliz Coincidencia!


En el marco de las entrevistas de Rosario3.com por el Bicentenario, el escritor y director del Centro Cultural Parque España, Martín Prieto, arroja una mirada sobre la producción literaria. Los libros nacionales que fueron canonizados y los que aquellos que buscan rastrear a la Argentina en las letras no pueden dejar de leer
El director del CCPE habla de la literatura en el marco del Bicentenario.
El director del CCPE habla de la literatura en el marco del Bicentenario.  

Virginia Giacosa

Pensar en el canon literario nacional en Argentina es acercarnos también a las inquietudes acerca de las tensiones alrededor de la identidad nacional y de la inmigración europea entre las últimas décadas del siglo XIX y la primera del siglo XX.

Decía Harold Bloom que una de las cosas que hacen a un libro canónico es "la sensación de incomodidad y estupor que se siente al leerlo por primera vez". Una sorpresa permanente, que a su vez lleva a preguntarse cosas como: ¿dónde lo ubico? ¿En qué estante de la biblioteca? Incluso, Tomás Eloy Martínez retomó esto y le dio una vuelta más. "Un libro canónico no es sólo el que se busca para releer sino también el que provoca una relectura", señaló.

A 200 años de la revolución hacia la independencia política, que también supuso cierta emancipación en las letras, surgen preguntas que tienden a ser perpetuas y eso no parece ser nada malo.

Consultado por Rosario3.com, el escritor Martín Prieto, director del Centro Cultural Parque España, arroja una mirada sobre la literatura argentina en el marco del Bicentenario, los vínculos cuturales con España y Europa, los libros nacionales que fueron canonizados y los que aquellos que buscan rastrear a la Argentina en las letras no pueden dejar de leer.

¿Existe una literatura nacional independiente de una española? ¿Hubo una emancipación en las letras, como en la política?

—Así como hubo un tiempo –muy cargado políticamente– que llevó de la Revolución a la Independencia, la literatura argentina también tardó en "argentinizarse". Prueba manifiesta es el Himno, cuya primera versión es de 1813, de contenido explícitamente antiespañol, escrito, sin embargo, bajo la forma, la prosodia y la versificación que estaban en ese momento de moda en España. Y la prehistoria de la literatura gauchesca, los cielitos, también de esa misma época, está marcada por esa misma descompensación entre contenido y forma: contenido revolucionario,antiespañol, y forma por completo española. Si, como creemos, forma y contenido no son escindibles, el conjunto da un híbrido que señala claramente la transición. En los años 30, la generación romántica argentina –la de Sarmiento, Esteban Echeverría, Alberdi– y los poetas gauchescos, con Hilario Ascasubi a la cabeza, dan finalmente el tono de una primera literatura nacional.

Pese a las raíces de gauchos y payadas, para Borges “la tradición argentina es la tradición de Occidente”. ¿De qué hablamos cuando hablamos de una “tradición argentina”?

—Borges, en "El escritor argentino y la tradición", le da forma a una idea que encuentra antecedentes en los románticos argentinos, en Lucio V. Mansilla, en el mismo Rubén Darío –cuando estuvo viviendo y escribiendo en
Buenos Aires– y en Oliverio Girondo: que la tradición argentina es la tradición occidental. Que la literatura argentina, al ser la Argentina una nación joven, no está condenada por su tradición a la "argentinidad", como
puede suceder con las literaturas europeas, de tradiciones largas: francesa, inglesa, española, alemana, que parecen condenadas a su nacionalidad. Leopoldo Lugones, para el Centenario, pretendió, al revés, dotar de carácter épico, fundacional de una nacionalidad, al Martín Fierro. Si hay nación, decía Lugones, hay un relato anónimo, popular, que cuenta el mito del origen: el poema del Mío Cid, para los españoles, La Chanson de Roldan, para los franceses, la saga del Rey Arturo para los británicos, el Martín Fierro para los argentinos. Más convicente resultó, claro está, la hipótesis de Borges, quien proclama una literatura nacional construida sobre un enorme patrimonio temático: el universo.

Se dice que las literaturas secundarias y marginales, desplazadas de las grandes corrientes europeas, tienen la posibilidad de un manejo propio. ¿La argentina ha sido "irreverente" de las grandes tradiciones?

—Más o menos. La literatura occidental moderna y contemporánea da formas muy homogéneas, y en ese contexto a la literatura argentina le caben pocas invenciones: la literatura gauchesca, que es un fenómeno rioplatense sin trascendencia más allá de las fronteras, muy ligado a tipo social y a una época; el género testimonial, "inventado" por Rodolfo Walsh en Operación Masacre, aunque el mundo le atribuya su invención a Truman Capote y le ponga, de nombre, non-fiction, y la "imaginación razonada", que es el gran aporte de Borges a la literatura fantástica, el que le impide volver a ser como era.

—¿Es el Martín Fierro el libro argentino por excelencia?
—El Martín Fierro, de José Hernández, y el Facundo, de Domingo F. Sarmiento, y Los siete locos de Roberto Arlt y Ficciones de Borges. Quien busque a la Argentina en su literatura, la encontrará en esos cuatro libros extraordinarios.

                  

Martín Prieto nació en Rosario, Argentina. Es profesor de Letras de la Universidad Nacional de Rosario. Publicó Breve historia de la literatura argentina (Taurus). Es director del Centro Cultural Parque España y editor de Transatlántico.

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-