"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




4 de Abril, 2010


Empieza el Debate y Análisis

Publicado en Sugerencias. el 4 de Abril, 2010, 12:32 por MScalona

EDUARDO  OROÑO  es asistente nuevo (2010) y participa del Taller Inicial

de los viernes. Es notable la fruición y capacidad crítica y de goce puesta al servicio

del lector "puro"; aunque es lector fan de Borges (con la impronta que eso supone).

Es muy interesante, técnico, agudo y positivo su análisis y especialmente la devoción

y contracción de trabajo que le pone.

Obvio que YO no le he podido contestar sus interesantes i

interrogantes hasta el martes, pero me parece muy piola para compartir e ir

descubriendo pistas, enfoques, criterios.  ¿Cómo discenir entre lo que está

mejor escrito (Borges) y lo mejor que hay para decir (Arlt)???  

 Tarea asaz difícil... jajajaja

No olvidar NUNCA que LOS SIETE LOCOS obtuvo el 3º Premio Municipal de

la ciudad de Buenos Aires en 1930 y nadie recuerda (es decir, no hay obra),

de los "nadies" que obtuvieron el 1º y 2º premio en ese concurso.

-----

From: edu
Sent: Friday, April 02, 2010 10:08 AM
Subject: Re: SCALONA cuento de GERMÁN GÓMEZ.

Acabo de leer "Sustituciones", y me pareció fantástico; me cuesta creer que

pueda haber algún cuento mejor que este, y todavía no leí los últimos que

mandaste. No va a ser nada fácil elegir el mejor, y sobre todo,

sostener porqué lo es, así que cada vez estoy más interesado en lo del martes. 

No pude abrir el cuento "La",de Mayra; te agradecería si podés reenviármelo

con otro formato. Un abrazo


----- Original Message -----
From: edu
Sent: Thursday, April 01, 2010 8:36 PM
Subject: Re: comentario sobre los cuentos

Que interesante esta posibilidad de analizar cuentos escritos por personas con las que

comparto la inquietud de aprender a utilizar las herramientas necesarias para poder "escribir",

que ya tienen experiencia y conocimientos, y sobre todo, que ya han podido desprenderse

de una parte de sí mismos, de un producto de su interior creativo, y exponerlo ante "los demás".

Y esto es lo más interesante, porque esto último de la extroversión,

la exposición del acto creativo, largarse a escribir y publicar (o sea), si bien es

algo muy personal y que deberá definir cada

uno como pueda, me da la impresión que debe ser parte del objeto del taller literario.

Aunque debo admitir, Profe, que no es joda. Porque una cosa es que te enseñen a meterte

de cabeza en la pileta, donde alguna persona en quien confiamos nos dará las instrucciones

y se divertirá con mayor o menor indulgencia de los primeros panzasos, y otra es tener que

zambullirte de cabeza por primera vez ante profesores de natación, nadadores y hasta

algún clavadista. Madona santa! Pero bueno, tengo que disfrutar la parte que me toca

por ahora, que es poder apreciar el acto creativo de gente con inquietudes similares,

y sobre todo, del antes y el después. Porque con mis escasos conocimientos, me voy

a guiar por mis sensaciones, por supuesto elementales, y después voy a poder apreciar,

en qué la emboqué y en qué la pifié. En una primera leída, (reconozco que movido más

por la ansiedad de participar de la experiencia completa, pensando en lo del martes,

que en la motivación de leer un cuento, porque sentía una enorme curiosidad por leerlos

todos y poder comparar), y hago la salvedad de que se trata de una primera leída, una,

seguramente por un vicio profesional, ya que como abogado no puedo dejar de formular

una reserva (si la pifio en mi apreciación, fue porque se trató de una primera lectura),

y la otra por delicadeza, porque al no tener todavía los conocimientos al menos

indispensables para evaluar una obra literaria, es muy probable que diga una gansada;

bueno, mi impresión después de una "primera leída" sería más o menos así.

El cuento mejor escrito, con la técnica literaria más depurada (andá a saber qué quiero

decir con eso), el que construye las frases de la manera más correcta, el que logra

como una musicalidad, una armonía en lo que escribe, para mí es COMUNIÓN.

Es el que mejor lo dice, pero no el que dice lo mejor. Me refiero a que la mejor

historia, es EL VIAJE. Y el cuento mejor logrado es NAMOCAT, me encantó.

Lo que no sé es cuáles son los criterios de evaluación[1], es decir, qué

porcentaje del merecimiento está relacionado con la técnica literaria, qué

porcentaje la capacidad imaginativa, creativa, y qué porcentaje el desarrollo

inteligente de una historia. Estos tres escriben en serio, no es joda. En A MÍ QUÉ

ME IMPORTA no se si es un recurso, una técnica, o me perdí, pero no entendí

por qué las tres primeras páginas están en primera persona, y a partir de ahí en tercera,

pero también se nota que hay oficio y capacidad de redacción. ("La mujer del traje

azul", creo que se puede mejorar).

En otro orden, pero me interesaría que me aclararas si tiene importancia,

y en su caso, cuánta, (aunque probablemente no tenga ninguna), quisiera

mencionar si algunos deslices tienen que ver con "recursos argumentales", es decir,

la necesidad de que la historia encaje, sea contable y sea escuchable, se cierre y salga,

 o simplemente ni siquiera son deslices, sino boludeces mías (es muy probable,

pero incluso en tal caso me interesaría saberlo, porque opera como un freno en el

proceso creativo, al menos para mí, obvio). Por ejemplo, cuando en EL VIAJE,

que me pareció la mejor historia, se da por sentado que "no existía la posibilidad

de que Lucas hablara…", no da, es imposible, el título mismo del cuento habla de

Un Viaje, nada menos que el viaje de "despedida de soltero" del novio de la

mina asesinada… si hay alguien con quien los policías van a querer hablar,

es con el novio. Tratándose de una despedida de soltero, es de suponer que

se estaban por casar, o formalizar de alguna manera, lo cual implica que en el círculo

 íntimo del futuro matrimonio, o pareja, producida la muerte de la novia, todas las

miradas se dirigen necesariamente al novio como si fuera una especie de víctima,

el sobreviviente de una tragedia. No hay modo de que no sea interrogado, no por

resultar o no sospechoso, sino porque es necesario indagar respecto de la persona

asesinada, sus hábitos, sus amistades, sus actividades, etc. A los dos minutos de

declaración del novio, (Lucas), el protagonista está en el horno, porque no habría

motivo para no mencionar lo del viaje, y menos motivo para ocultar la ausencia

temporal de Ignacio en el trayecto; por el contrario, si no mencionara esas cosas,

el sospechoso sería él. Me refiero a que el hecho de que Lucas hable o no hable,

 no depende de él, porque en realidad no se trata de que "hable", sino de que "declare",

 y no hay posibilidad alguna de que no lo haga (esto sería, para mí, un desliz, sin tener

en claro si es un error argumental o una herramienta narrativa; pero tal vez sea válido

contar con la distracción del lector, o tal vez deba existir una complicidad del lector

y sea lícito exigirla, algo así como lo del espectador de teatro, que a diferencia del

 espectador de cine, tiene que colaborar con la puesta en escena, tiene que imaginar

que eso que está en el escenario es un living o un parque, como un modo de intervenir

 en la consecución final del producto artístico). Por otra parte está el Profesor Carrizo,

 aunque debo admitir que el giro de mencionar lo del concurso,

y la lata de cortar y pegar, fue fascinante, un recurso muy interesante.

Aunque por lo poco que te he escuchado hasta ahora, no creo que a vos Marcelo

 te haya caído muy a gusto que justo el asesino de su hermana, asesinato del cual

culpan a los padres por ser los únicos que tenían acceso al lugar del crimen,

se apellidara Fratichelli…, aunque también en esto juega el gusto de cada uno,

porque podría verse un toque de humor, o de sarcasmo, en fin.

Lo del desliz, o error argumental, opera como un freno (para mí),

porque lo interesante es contar una historia, en pocas palabras (alrededor de diez

páginas, en este caso), y cerrarla, y si uno no se permite una agachadita,

el producto creativo se frena, no sale. Este tipo de cosas se hacen más evidentes

en una trama policial, pero en realidad se produce en muchos argumentos,

aunque lo de la complicidad creativa del lector (que se me acaba de ocurrir

mientras lo escribía) me parece interesante, aunque supongo que me lo vas a

aclarar mejor. Bueno, si se me ocurren otras cosas que valga la pena comentar,

te lo mando, aunque me parece que voy a esperar al martes, para disfrutar de la experiencia.



[1] No sabía cómo aplicar los signos de puntuación: Lo que no se, es, cuáles son

los criterios…, pero me salió así de entrada. Claro que podría haberlo

reemplazado por: No sé cuáles son los criterios…, pero prefiero aprender,

ergo, conocer tu opinión.



  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-