"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




Washington Cucurto

Publicado en De Otros. el 18 de Febrero, 2010, 13:26 por MScalona

El dinosaurio

|
Por Washington Cucurto
                       
                 

El primer cuento que leí en mi vida se llamaba “El dinosaurio”. Lo leí en la vieja y formidable revista Puro Cuento que dirigía Mempo Giardinelli. No me pidan que les cuente cómo llegó esa revista a mis manos porque no me acuerdo. ¡Tengo 48 años, muchachos! El cuento en cuestión era breve y lo agradezco. Yo trabajaba en un supermercado y no tenía todo el tiempo disponible para leer fantasías. Un compañero de la góndola de las verduras del Carrefour de Salguero donde laburábamos una vez me dijo “leéte el cuento más corto del mundo, Tyson”. En el Carrefour, como ya les conté, me decían Mike Tyson, porque soy igualito a Mike, en todo sentido. Eran las cinco de la mañana, hacía un frío del carajo y teníamos que reponer las lechugas congeladas. Mi amigo sacó la revista toda doblada de atrás del pantalón, abajo del cinto y me lo leyó: “El dinosaurio: Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba ahí”. Me pareció una gilada, bruto en todo mi ser. Por mucho tiempo, luego de esa lectura casi iniciática, cada vez que veía a mi amigo repositor lo gastaba con “vení que te muestro el dinosaurio”. Yo continué reponiendo verduras y el cuento dio la vuelta al mundo. De pronto se convirtió en el cuento más famoso en la historia de la literatura latinoamericana. Fue durante décadas una verdadera extravagancia, una muestra de ingenio, parodia, ironía y síntesis única en el mundo. No sé dónde leí que su autor, Augusto Monterroso, un hondureño, no la pasó tan bien con la fama de este cuento. Cuando el autor vivía en México, cada mañana le tocaba el timbre un niño con sus padres que le pedían disculpas porque en el colegio ganaron el primer premio de un concurso escolar plagiando un cuento de su autoría.

Hace unos días, en la librería de revistas usadas que está dentro de la estación de trenes de Once, encontré varios ejemplares viejos de la revista Puro Cuento, estaba el ejemplar con el cuento que mi amigo me había leído hace 30 años. Lo volví a leer y casi lloro; por esas cosas sentimentales volví a encontrarme con mi viejo y querido dinosaurio, había estado esperándome ahí 30 largos años. ¡Cómo me divertí con él!

Augusto Monterroso fue un humorista, un escritor de cuentos breves. Con sólo decirles que a su primer libro publicado le puso Obras completas. Publicó muchos más, recomiendo cualquiera, aunque en Obras completas está el dinosaurio aguardando por ustedes.

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-