"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




21 de Enero, 2010


B A R T H E S

Publicado en De Otros. el 21 de Enero, 2010, 11:35 por MScalona

 

 

 

INCIDENTES

 

Roland  Barthes

Ed. Anagrama, p.  39-50

 

 

 

 

 

En Marruecos, no hace mucho…

 

 

 

El camarero ha bajado en una estación a tomar un geranio rojo y lo ha puesto en un jarro de agua, entre la cafetera y el trastero mugriento en el que va amontonado las tazas y platos sucios.

 

 

                                                                      *

 

En la plaza del pequeño Zoco, con la camisa azul al viento, viva imagen del desorden, un muchacho irritado (es decir, en este caso, con todos los rasgos de la locura) gesticula e insulta a un europeo (Go home). Desaparece. Poco después, un canto anuncia la llegada de un entierro; aparece el cortejo. Entre los que sostienen el féretro por turnos, el mismo muchacho, provisionalmente calmado.

 

 

                                                                    *

 

He oído al Primo del Rey, de tez intensamente negra, haciéndose pasar por un negro americano (fingiendo no saber árabe).

 

                                                                    *

 

La caza de los cabellos largos: Rafaelito sostiene que su padre le ha cortado el pelo mientras dormía. Otros dicen que la policía rapa a la gente por la fuerza en plena calle: revuelta y represión incluso contra las cabelleras negras de los chicos.

 

                                                                   *

 

Dos viejas americanas se apoderan por la brava de un anciano grandullón y ciego, y le obligan a cruzar la calzada. Pero lo que este Edipo hubiera preferido es dinero: dinero, dinero, no solidaridad.

 

                                                                     *

 

Un chico muy fino, casi dulce, con manos ya algo fornidas, ejecuta de pronto, rápido como un disparo, el gesto que le indica el chaval: sacudir la ceniza del cigarrillo con un toque de uña.

 

                                                                       *

 

Abder… quiere una toalla limpia que, por temor religioso a la mancha, hay que dejar allí, aparte, para purificarse después del amor.

 

                                                                        *

 

Un venerable Hadj, de corta barba gris, muy cuidada, las manos también, tocado artísticamente con una chilaba de una tela muy fina y extremadamente blanca, bebe un vaso de leche blanquísima.

Sin embargo, eso es lo que hay: una mancha, un ligero rastro de mierda, como una cagada de paloma, en su capucha inmaculada.

 

                                                                          *

 

Una europea no joven, sucia, que tiene afición maníaca por todo lo que se menea y se deshilacha- cabellos, esteras, abrigos, bolsos y faldas con fleco-, atraviesa el pequeño Zoco. La Muy-Meneante es una <<maga soviética>> (me cuenta, sin castañar, un muchacho).

 

                                                                         *

 

El niño descubierto en el pasillo dormía en un embalaje de cartón: su cabeza emergía como desgajada.

 

                                                                         *

 

Cerca del pequeño Zoco, una pareja de europeos ha instalado un chiringuito de patatas fritas para hippies. Una pancarta reza: Hygien is our speciality. Y la mujer va y vacía el cenicero en la calle…, cosa no muy british.

 

                                                                          *

 

Una chica es regañada en público por su madre campesina. La chica se echa a gritar. La madre está tranquila, obstinada;  ha cogido las greñas de su hija como quien agarra un trapo y le sacude la cabeza metódicamente. El corro es instantáneo. Sentencia del masajista: la madre tiene razón. –Pero ¿Por qué?   -La chica es una puta (en realidad, el masajista no sabe que ha pasado).

 

 

                                                                             *

 

El chaval de cinco años, con pantalón corto y sombrero, golpea una puerta, escupe, se toca el sexo.  

 

                                                                              *

 

Un mendigo ciego, viejo, con chilaba y barba blanca: imponente, impasible, antiguo, sofocleo, odeonesco, mientras el adolescente que mendiga para él toma sobre su rostro toda la carga expresiva que justifica tal situación: sus rasgos torturados, tensados por una mueca hacia abajo, muestran dolencia, miseria, injusticia, fatalidad: ¡Mirad!, ¡mirad!, dicen los rasgos del muchacho, mirad a quien ya no ve.

 

 

                                                                           *

 

Las jóvenes vendedoras clandestinas: menta, limón (Virgilio). El infame policía secreta, con aspecto duro; las maltrata, es brutal con ellas, pero las dejas que se larguen.

 

 

                                                                        *

 

Fantasía deliciosa: un mójame de manos suaves, obrero de hilandería, sostiene que la mezquita de los judíos está a oscuras los sábados; me la enseña: es la iglesia de los capuchinos españoles; lo los judíos, dice, la utilizan (se la prestan) para sus oficios.

 

 

                                                                             *

 

Un adolescente negro, en impermeable barato, tocado con un sombrero horrible (azul cueste), y una muchachota hippy, ambos descalzos sobre la acera sucia, pasan por delante de los autóctonos del Café Central: el muchacho ha pescado una chica, pero antes los demás rinde culto a la majadería occidental.

 

 

                                                                              *

 

La empleada de Iberia no ha sonreído. Tenía una voz perentoria, llevaba un maquillaje abundante y seco, uñas muy largas, pintadas de un rojo sangriento: las uñas, manejando los alargados billetes, doblándolos con un gesto autoritario de inveterada costumbre…

 

 

                                                                         *

 

Una tetera para el té con menta, de metal liso, sin botón de plástico en la tapadera, comprada en compañía y con la ayuda del campeón de boxeo, pesos medios, de Marruecos.

 

                                                                       *

 

Habiéndome declarado prudentemente incapaz de ayudar al Primo del Rey, éste me tranquiliza: según dice, yo podría aconsejarle en la gestión de los millones que piensa obtener de su magnate de la ginebra.

 

                                                                         *

                    

  Abdessalam, interno en Tetuán, parece que ha venido esta mañana a Tánger (me lo encuentro por casualidad) para comprar una pomada antirreumática y un tapón silbato para el hervidor.

 

                                                                       *

 

Un joven muy moreno, en camisa color licor de menta, pantalones verde almendra, calcetines naranja y zapatos rojos, aparentemente muy cómodos.

 

                                                                           *

 

Ante un barbudo que baila, el Primo del Rey me informa: es un filósofo. Para ser filósofo, dice, son necesarias cuatro cosas: 1) Ser licenciado en árabe; 2) viajar mucho; 3) tener contactos con otros filósofos; 4)Hallarse lejos de la realidad, por ejemplo, a orillas del mar.

 

 

                                                                       *

 

Un joven negro empolvado de blanco (casi blanco de negro) con un anorak rutilante.

 

                                                                          *

 

En el pequeño Zoco, en julio, la terraza está llena de gente. Viene a sentarse un grupo de hippies, entre ellos una pareja; el marido es un rubio grandullón, desnudo bajo un mono de trabajo; la mujer viste un largo camisón wagneriano; la mujer lleva de la mano a una niñita blanca y tierna: la hace cagar sobre la acera, entre las piernas de sus compañeros, que no se inmutan.

 

                                                                        *

 

Búsqueda vana de una chilaba azul. Observación de Siri: no hay ovejas azules.

 

                                                                        *

 

Mustafá está enamorado de su gorra: <<Me gusta, esta gorra>> No se la quita ni para hacer el amor.

 

                                                                       *

 

En el patio del hotel Minzah, una mujer en larga túnica roja, un poco azorada, me pregunta, sin muchos rodeos, por <<los servicios>>.

        

                                                                       *

 

Prueba de la pertinencia fonológica: un joven vendedor en el bazar (con aire atractivo): ¿tu ti (no pertinente) quieres un tapiz golpear (pertinente)?

 

                                                                       *

 

A Aliwa (bello nombre, como para repetirlo incansablemente) le gustan los pantalones inmaculadamente blancos (a final de temporada); pero, a la vista de la inconveniencia de los lugares, siempre acaba posándose una mancha sobre este blanco lechoso.

 

                                                                     *

 

En la playa de Tánger (familias, tías, muchachos), obreros ancianos, como viejos y lentos insectos, limpian y allanan la arena.

 

                                                                      *

 

Selam, veterano de Tánger, se desternilla porque ha encontrado a tres italianos que le han hecho perder el tiempo: << ¡Me tomaban por un afeminado!>>

 

                                                                      *

 

 Un campesino viejo en chilaba marrón (profundo color de andrajos) lleva en bandolera una enorme trenza de grandes cebollas malvas.

 

                                                                       *

 

<<Papá>>, un viejo inglés encantador y chalado, suprime by sympathy el lunch durante el Ramadán (by sympathy hacia los muchachos curiosos).

 

                                                                       *

 

A las nueve de la mañana, un hombre joven y fornido atraviesa el pequeño Zoco, con una oveja vivas a cuestas, con las patas atadas por delante (gesto pastoral y bíblico). Pasa una niña acariciando la gallina que lleva en brazos.

 

                                                                       *

 

Por la ventana del hotel, en el paseo algo desierto (es domingo por la mañana, temprano todavía: a lo lejos, se ve llegar a la playa a unos chicos para jugar fútbol), veo una oveja y un perrito, con la cola respingona; la oveja le pisa los talones al perro; por fin intenta montarlo.

 

                                                                       *

 

Desde el tren que acababa de apearse en una estación desierta (Asilah), le vi correr por la carretera, solo, bajo la lluvia, asiendo la caja de puros vacía que me había pedido <<para guardar sus papeles>>.

 

                                                                        *

 

En una calle de Salé, alguien anuncia una redada; los vagabundos huyen. Un zagal de catorce años está sentado, con una bandeja de pastelillos posada en las rodillas. Un enorme soldado policía va derecho a él, le propina un rodillazo en la barriga y se queda la bandeja, sin detenerse, sin volverse, sin mediar palabra (se comerán los pasteles, no hay duda). El zagal está transpuesto, pero se aguanta las lágrimas; titubea y huye. La presencia de dos amigos me azora y evita que le dé dos mil francos.

 

                                                                    * 

Inicio raciniano: con suave complacencia: << ¿Me ve usted? ¿Quiere usted tocarme?>>

 

                                                                     *

 

A un joven hermoso, serio, elegante en traje gris y con un brazalete de oro, de manos finas y limpias, fumando Olympic rubio, bebiendo té, hablando con cierta elocuencia (¿un funcionario?, ¿de los que demoran los expedientes?), le cae un hilillo de saliva sobre la rodilla; su compañero se lo advierte.

 

                                                                     *

 

Limpia enérgicamente el bidet con la escobilla del váter. Ante la observación que le hago dice:

<< ¡Solo para el bidet!>>

 

                                                                      *

  En un concierto (música alemana, naturalmente), dos jóvenes en el vestíbulo hablan con gravedad (se sienten observados y, por lo tanto, al estilo europeo, no miran a nadie); uno de ellos, con americana de terciopelo, sostiene una pipa en el pico.

 

                                                                       *

 

Es un restaurante de Rabat, cuatro campesinos –en medio de las salsas, las ensaladas, las carnes y los trajes-chaqueta-beben leche con mucho azúcar y comen lentamente, hasta acabarse una hogaza.

 

                                                                      *

 

Un tal Ahmed, cerca de la estación, lleva un jersey azul celeste con una bella mancha grasienta de color naranja en la pechera.

 

                                                                        *

 

Masas, aglomeración, pancartas a lo lejos, banderolas, silbatos de la policía. ¿Una huelga? ¿Una manifestación política?  No, una lamentable novatada de la Escuela de Ingenieros de Mojamelandía: una chica en minifalda sobre un camión, canciones francesas, inscripciones edificantes: <<Seamos conscientes del gran cometido que nos espera>>, <<Novatos hoy, mañana ingenieros. >>

 

 

                                                                        *

 

Farid, a quien encuentro en Tour et Nuit, la toma con un mendigo que pide primero un cigarrillo y luego, cuando ya lo tiene, dinero <<para comer>>, Este esquema de explotación progresiva (por lo más, muy banal) parece indignarle: <<Mira cómo te recompensa por haber cedido>> Sin embargo, poco después, al despedirme de él y ofrecerle otro paquete de cigarrillos, que se embolsa sin darme las gracias, él mismo se atreve a pedirme cinco mil francos <<para comer>>. Como me troncho, Farid alega la diferencia (todo el mundo se cree aquí distinto de los demás, porque no se sienten como personas, sino como algo necesario).

 

                                                                        *

 

Abdellatif-tan voluptuoso- justifica perentoriamente las ejecuciones de Bagdad. La culpabilidad de los acusados es evidente dada la rapidez del proceso: eso significa que el caso estaba claro. Contradicción entre la brutalidad de esta animalada y la frescura tibia de su cuerpo, la disponibilidad de sus manos, que sigo poseyendo y acariciando, como un estúpido, mientras suelta su catecismo vengador.

 

                                                                         *

 

Visita de un muchacho desconocido, enviado por su compañero << ¿Quién eres? ¿A que has venido?

-¡Cosas de la naturaleza!-. (Otro, en otra ocasión:

<< ¡Cosas de la ternura!>>)

 

                                                                          *

 

Jardines  del Chella: un adolescente espigado, de cabello lacio, enteramente vestido de blanco, con botines por debajo de los tejanos blancos, acompañado por sus dos hermanas con el rostro velado, me mira fijamente y escupe: ¿rechazo o contingencia?

 

                                                                          *

 

Difícil traer de París un <<souvenir>> para el chico que me lo había pedido: ¿Qué suplemento de gracia puedo ofrecer a quien es completamente pobre? ¿Un mechero? ¿Para encender que cigarrillos? Opto por el souvenir codificado, es decir, del todo inútil: una torre Eiffel de latón.

 

                                                                             *

 

Un francés, residuo del Protectorado (pequeña droguería), afásico (un fusilazo en la boca, explica penosamente) y encima de atáxico, escogiendo lentamente dos mechas para mi lámpara de butano, hallas de pronto una voz clara, fuerte y distinta para gritarle a su perro (que no ha hecho nada, salvo estar allí), por dos veces: ¡Cerdo!

                                                                         *

 

Driss A. no conoce la expresión <<correrse>>: él habla de <<la mierda>> << ¡Cuidado que sale la mierda!>>: no hay nada más traumatizante. Otro slaoui (mójame gimnástico) habla, conciso y exacto, de eyacular: << ¡Cuidado, voy a eyacular!>>.

 

                                                                           *

 

Al ir a bajar las escaleras, le doy a un mustafá (encantador, radiante, ardiente, honesto) unas sandalias para que me las sostenga mientras cojo la llave (<<Aguántame esto. >>). Luego compruebo que se las ha quedado (supresión del préstamo).

 

                                                                           *

 

En el banco: un mendigo ciego entra, vacilante, tanteando con el bastón acariciador las puertas, los mostradores, las taquillas; toca las paredes del dinero. Un cliente le da una moneda. El cajero: <<No lo haga: luego se acostumbran. >> (Como una mosca que solo fastidia al cabo de un rato.)

 

                                                                            *

 

En tour et Nuit, un limpiabotas: mirada y sonrisa, profesionalidad. Se llama Driouich (derviche pequeño). Cuando se va, ya a lo lejos, me dirige un gesto amistoso.

 

                                                                              *

 

Lahoucine en casa. Lahoucine está sentado frente a mí, inactivo, plácido, inerte toda la mañana. Nunca unas manos han estado en tanto reposo: en un reposo que sólo captaría un pintor. Ante ello, actuó de manera excesiva: haciendo algo cada momento, cambiando sin cesar alguna cosa de sitio: escribiendo, tomando un papel, leyendo, sacando punta a un lápiz, cambiando un disco, etcétera.

 

                                                                              *

 

Moulay, el conserje del edificio, me da a entender con un gesto imperioso que, durante mi ausencia, Aixa, su joven mujer, para proteger de los <<ladrones>> el apartamento, dormiría allí a la entrada, en el suelo, sobre la estera junto a canapé (un trocito de estera, una alfombrilla sobre las baldosas).

 

                                                                             *

 

El joven pied-noir, el pequeño burgués reciclado, lleva un jersey por encima de los hombros con las mangas anudadas por delante: pone las llaves de su coche en una mesa de café Tour et Nuit; tiene un acento apremiante, breve, como retorcido por una brusca torsión.    

 

                                                                             *

 

Dos estudiantes de Derecho:

Uno de ellos, Abdellatif (derecho francés), occidentalizado, dos años en Suiza (parece ser), elegante (jersey azul celeste, traje de fino terciopelo beige), acento distinguido, mentiroso (dice que está en segundo de carrera, me consta que no es verdad), ostenta el discurso del Tedio (marcharse del país) y me formula la siguiente pregunta: << ¿Qué piensa usted de Pompidou?>>.

El otro, Najib, que me encuentro al día siguiente en el mismo sitio, como un sustituto del primero, estudiante de derecho árabe, de una elegancia natural pero vestido pobremente (cazadora blanca, pantalones de pana granate con dobladillo muy ancho, zapatos gastados, con hebillas), de mirada dulce, manos finas y frías, sin dramatizar el tedio se fija como vocación: llegar a ser médico o abogado. Me pide que le explique si los ministros, puesto que cambian a menudo de trabajo, son o no especialistas,  competentes (sin ninguna intención crítica).

 

                                                                             *

 

El Tesoro, fortaleza de estilo francés, se halla continuamente rodeado de una banda de tullidos que se agitan como gorriones entre el estiércol: un menudo guardián (aparentemente) de bicicletas, arremete con vehemencia sobre un pobre cliente.

 

                                                                             *

 

En medio de los retozos más bien lascivos del grupo, uno de los colegiales comenta el último tema de redacción: <<Comparen entre sí las pedagogías de Rabelais y de Montaigne. >>

 

                                                                           *

 

Sus compañeros dicen de H. que es <<muy sensual>> (enunciado que la austeridad del acento piednoir transforma en algo todavía más inquietante): H. se convierte para mí en el Muy-Sensual. Sin embargo, el sentido de esta denominación se adivina ulteriormente con facilidad: se lo folla.

 

 

                                                                              *

 

<<-Siento que voy a enamorarme de ti. Es un lío. ¿Qué hago?

-Dame tu dirección. >>

 

                                                                              *

 

Mientras el pequeño Mohammed me recita unos versos que acaba de componer (salvo que sean de Sully Prudhomme), pienso firmemente para mis adentros que es una suerte haberlo conocido, pues voy a pedirle ahora mismo que vaya a comprarme una libra de tomates e la tienda de al lado.

 

                                                                               *

 

Amal parece encantado con su nombre: me lo dice enseguida, me explica la traducción con alborozo (<<Me llamo Esperanza>>, dice), repara en él con satisfacción cada vez que la palabra sale en una canción.

 

                                                                             *

 

Mohammed (evidentemente), hijo de un comisario, quiere (al terminar los estudios) ser inspector de policía: esa es su vocación. Por lo demás (dice) le gusta el fútbol (delantero centro), los flippers y las chicas.

 

                                                                              *

 

Aunque la vitrina de la tienda rebose de los eléctrodos más diversos y más avanzados, los dos dependientes, a quienes pido un cassette, son incapaces  de venderme el aparato. Uno de ellos, el más joven, no sabe cómo funciona el artilugio que me enseña: todo un follón de botones apretados, con un resultado imprevisible, la tapa salta, ruidos penosos, cambio de pilas, y nada de música, no hay manera. El otro, el patrón, ocupado en quién sabe qué, se desinteresa y  no tarda en sentenciar que debe de tratarse de un efecto de fábrica. Y después de tratarse de todo eso, ¡ya hay que tener ganas para comprarse un aparato de ochenta mil francos!

 

                                                                                *

 

 Mohammed L., a quien encuentro una mañana sobre la diez, se muestra entre apacible y adormecido; acaba de levantarse, dice, porque anoche estuvo componiendo unos versos hasta muy tarde para una obra de teatro que está escribiendo, <<sin personajes, sin intriga, etc. >> Otro, el Mohammed pequeño, me dijo que escribía poesías <<para no caer en el aburrimiento>>. La poesía permite aquí acostarse mucho más tarde.

 

                                                                 *

 

Amidou, alumno de segundo, futuro profesor de gimnasia, hallado un domingo por la mañana entre el barro del Rastro, pobre y amable, con el impermeable demasiado corto, zapatos empapados y desatados, bellos ojos marroquís, cabellos rizados, tiene que<<reflexionar>>  para mañana sobre <<lo cómico de Moliére>>.

(Amidou: prefiero suprimir la H., pues:

Dulce como el almidón,

Inflamable como la yesca)

 

                                                                          *

Me gusta el vocabulario de Amidou: soñar y estallar por empinarse y gozar. Estallar es vegetal, es moral, narcisista, lleno, cerrado.

 

                                                                           *

 

El Ramadám: la luna aparecerá pronto. Hay que esperar todavía media hora para hacer el amor: <<Empiezo a soñar ¿Estará permitido?-No lo sé. >>

 

                                                                            *

 

 

A., al salir el otro día, después de haber <<soñado>>, vio como los calzoncillos se le inundaban en  plena calle; pero no pudo lavarse, como prescribe su religión, porque en su internado sólo se duchan una vez por semana, etc. (el rencor alcanza al Estado).

 

                                                                            *

 

Sentados en el balcón, esperan a que se encienda la lamparita roja que anuncia en la cima del minarete el final del ayuno.

Cada tarde del Ramdám, hacia las cinco (estamos en noviembre), el restaurante de la Libération, en la medina, visto desde la calle, se transforma en la casa de beneficencia con largas mesas alineadas, rodeadas de hombres codo a codo que comen la sopa, el único camarero de siempre atiende solicitadamente a todos, como un hermano converso.  

 

                                                                             *

 

Naciri sabe bien el francés, no hay duda; la prueba está en que intercala con desenvoltura sin ragmas extranjeros en medio de las frases: <<Deben de haber salido esta noche, beacouse Ramadam>>.

 

                                                                              *

 

El <<jefe de caja>> (adolescente de rostro agradable) enuncia con gravedad: la civilización, es cuando uno conoce sus derechos y es consciente de si obligaciones. Después de los cual, imitándonos, se echa a reír.

 

                                                                              *

 

Este viernes, a la hora en que terminaba el Ramadán, el atardecer todavía hemos tenido que prohibirnos fumar, porque, al entrar en un hogar judío, ha resultado que expresaba el Sabbat.

              

                                                                                *

 

Profesores franceses: discuten un proyecto de doctorado: ¿Cuál es su experiencia pedagógica? Embarazo, tribulación. De pronto, para alivio de todos una exclama: ¡La lección de examen (en las oposiciones).

 

                                                                                *

 

Festival del cabello: mi joven limpiabotas, agachado me ofrece la visión de su cráneo, objeto de un buen raspado, mientras por detrás, sobre la acera, un chaval andrajoso, con un gesto maniático, se rastrilla el cabello liso y polvoriento con un peine de juguete.

 

                                                                              *

 

Concesión  entre sus manos muy finas, muy cuidadas, muy limpias (acababa de lavárselas) y la manera cómo las mostraba, las hacía jugar, las incorporaba, hablando, con pequeños movimientos de gestuario pied-noir. Concesión entre la extrema finura de sus zapatos negros, como de lujo, y su manera de estirar las piernas.

 

                                                                               *

 

Un joven limpiabotas algo loco, deslavazado, se echa siempre encima, proponiéndome pegándose a mí con insistencia: <<Yo, limpiabotas, chino>> (adjetivo ponderativos).

 

                                                                                *

 

El mismo día:

Por un lado, el pequeño burgués, el estudiante que, bobamente, por hacer teatro ante los demás, para << pegársela a los demás>>, me suelta una respuesta tan tonta, tan floja, que se convierte en un simple mensaje de mala fe.

Por otro lado

 

 

           

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-