"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




31 de Diciembre, 2009


El Chín-Chín de la Licenciada PRIMAVERA

Publicado en relatos el 31 de Diciembre, 2009, 17:19 por Amanda

PARA MIS AMIGOS ACUÁTICOS


                                                                                                                                
Si creyera en el juicio final sería un poco feliz pero no tanto, muchos de nosotros no iríamos al Reino de los cielos por razones obvias o porque ese predio es un ente indeterminado y con cierta tendencia discriminatoria. Además las leyes antidiscriminatorias son al fin aprobadas por mayoría parlamentaria.
 
Pero sí creo en el té del sombrero, en el que Alicia, el Sombrerero y la liebre de marzo arman el puzzle imposible de juntar las piezas sueltas, los corazones cercanos.
 
Demasiadas palabras para la pretensión imposible de hacer lo que quisiera, una carta a cada uno, en papel, dentro de un sobre, encabezado y la exacta del día para cada acuático, porque cada uno es de alguna manera insustituible. Y porque el tiempo, que en la escena de Alicia no transcurre, sí lo hace un día 31 que lo dedicamos a menesteres gastronómicos y afeites del día.
 
Aunque todo el que se afeite hoy no se afeite.
 
Demasiado artificio para vadear lo imposible: estar con todos hoy, el día en que uno sabe que si algo pudo fue porque estuvieron cerca.
 
Así que sólo dejarles unos miniconsejos útiles para la noche findeanual, que me envía la Licenciada Primavera, desde su recoleta vacación en el Tibet, siempre atenta ella y en permanente contacto con su oráculo amapolar.
 
- No mezclarás champán Monitor con jalea real El Monasterio; el primero es un subproducto de las Fábricas Ante Garmaz Viviperón y el segundo tiene alto contenido eclesiástico, muy resentido a partir de lo de Storni.
 
-No impetrarás a tu cónyuge frases hechas, ni desechas, ni un sí, ni un no, ni nada, brindad y dejad esas diferencillas no corroídas por la erosión del tiempo para el mes de enero, eso si tenéis erconditioning, de lo contrario, siempre conviene consultar las respuestas a todo del yahoo, donde sucinta y contundentemente se explica cómo sobrellevar una vida de a dos en un país donde a lo sumo caben uno y medio.
 
-No adobarás el lechón con el perfume que te regaló tu suegra el año anterior, puede olisquearlo la muy sagaz, no olvides que tuvo la genialidad de concebir a tu manzanita deliciosa.
 
-No desearás el velero de tu prójimo, ya está inscripto en el R.E.Y.
 
-No cometerás apostasía, ni apostarás, ni apostillarás, ni aposentarás a nadie el día primero, que habrá mosquitada y la resaca es feíta y pulveriza todo humillo de hospitalidad. Ni iapos habrá, así que mejor no te enfermes (válido asimismo para el año venidero)
 
-No compartirás tu viejo disco de Leo García con merodeadores, serenateros, inspectores de telecom o tíos segundos de Alpa Corral: no por ser fin de año debemos olvidar cuán codiciado es nuestro delfincito de cristal de murano para los ojos delictuosos de los profanadores de la propiedad privada.
 
-No te encabritarás contra la literatura canónica ni perpetrarás a altísimos decibeles a la tía Pura crípticos y extensos párrafos de escritura automática de Pessoa, lejos de exorcizarla de tanta misa, esa buena señora sólo quedará patitiesa de pasmo producto de la intoxicación que dimana de esta práctica con la ingestión de solomillos en demasía. Además los vecinos prefieren el reggaetón o simplemente el sonido mandibular de peladilla triturada.
 
-No contaminarás el aire con frases jorgebucaínas, al estilo poliester, porque ser alma noble el último día del año y quiquiriquear las pelotas o derrapar capuleteadas el resto del año, eso es fácil. Lo difícil es ser amable todo el tiempo y caminar sobre tacos aguja en el parque independencia, donde los tiquitiqueos de las quinceañeras en edad de retrato han dado por tierra literalmente con todo el esfuerzo paisajístico de la MR, para solaz de Laurino que cree en la independencia de las especies. De las especias también, pero eso es la próxima novela, que publicará Ed. Mondadientes la próxima navidad atea.
 
-No leerás Joyce, puesto que no lo has hecho nunca, menos lo harás esta noche, y básicamente ahora se usa Bolaño, que es primo del Chavo del Ocho y forma parte de nuestro patrimonio cultural latinoamericano.
 
-No dirás "Voy hasta el Chinaje a comprar unas velas y vuelvo" porque tu pequeño hijo te tildará de racista y los niños no mienten ni dejan de joder hasta en la última noche de este bendito año que nos dejó peor que el césped citado supra.
 
-No proferirás nuevamente eso de "Felisa me muero" que te costó una mueca agriada de tu hija adolescente, que atribuiste a la mala calidad del Speed rosarino y a que de chica la llevabas a Tito y Pelusa para los Canallas los días del Niño.
 
-No profanarás la vida acuática, ni aborrecerás la lluvia y los cortes de luz. No olvides que todo viene del caos y al caos vamos, esto último bastante más rápidamente a fin de año.
 
-Llámate al decoro, no uses pirotecnia difusa, no prendas la luz ni gastes de más, escucha al corazón, ese es el cable a tierra y si todo falla, escucha el Chango Nieto que es bueno para la unidad familiar.
 
La Licenciada Primavera desea feliz fin de año, sin dimes ni diretes, comed calamaretes!
 
Saludísimos.


                  
                  


                           AMANDIX, Mack de Foglia,
          Amanda Poliéster, M.L.M.

Horacio Castillo

Publicado en De Otros. el 31 de Diciembre, 2009, 14:56 por MScalona

Arte Poética

 

 

Soltar la lengua de manera que no trabe el producto

que viene desde adentro, impulsado

por una fuerza superior

y el hábil juego de riñón y diafragma;

insistir presionando los músculos

como para expulsar

un caballo o un cíclope;

repetir el procedimiento

provocándolo inclusive con los dedos

o una materia acre,

hasta quedar vacío, sólo reseca piel,

odre para colgar del primer árbol,

extenuada matriz de lo volátil,

acaso de la luz.

 

 

 

HORACIO  CASTILLO

Nació en Buenos Aires, Ensenada, 1934

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-