"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




20 de Octubre, 2009


EL VIEJO DE LA BOLSA

Publicado en Nuestra Letra. el 20 de Octubre, 2009, 17:25 por CELINA

   

    ¡Ahí viene el viejo de la bolsa! nos amenazaba la abuela para que entremos. No totalmente convencidos, mis hermanos y yo entrábamos y espiábamos por la ventana. Resignados trasladábamos los juegos al patio. No era lo mismo. Jugábamos a las escondidas, al ladrón y policía, andábamos en bicicleta. Los días de lluvia representábamos obras de teatro, nos disfrazábamos con sombreros, zapatos de tacón y collares multicolores. Los días tenían una magia especial, la de la infancia. Todo era posible.

   Los domingos eran especiales, ravioles caseros al mediodía, buñuelos para la leche. Tardes de vecinos sentados en la vereda mateando, recordando antepasados del otro lado del océano. Nos juntábamos con nuestros primos y siempre peleábamos por algo. Hasta que se hacía de noche y volvía la amenaza "¡adentro, que va a pasar el viejo de la bolsa!"

   Cuántas veces me quedé pensando en él, tratando de decidir si existía o sólo era un cuento. Imaginábamos su aspecto, nos preguntábamos si era verdad que se llevaba a los chicos y los metía adentro de la bolsa. Planeábamos rescates de película. Nunca lo vimos.

   La anécdota fue quedando en el olvido. Los juegos infantiles dejaron de interesarnos y fueron reemplazados por los primeros acercamientos al sexo opuesto. Ya no jugábamos con varones, queríamos gustarles. Ensayábamos las primeras armas de seducción, jugábamos a ser grandes.

  La cuadra donde vivía mi abuela fue cambiando su fisonomía, aparecieron edificios donde había casas y los supermercados sustituyeron a las granjas. El tránsito volvió peligroso jugar en las veredas. Aparecieron los videojuegos y las computadoras. Ahora los chicos se seducen por mail y conversan por mensajes de texto.

  Cada tanto me pregunto ¿el viejo de la bolsa seguirá existiendo?

                                                                                                 CELINA

Delfina Goldaracena

Publicado en De Otros. el 20 de Octubre, 2009, 15:36 por MScalona


_
LA VIDA PASA ALUMBRANDO EL SOL…

La vida pasa alumbrando el sol
conquistando las aguas grises
y sin que la luz roja atrape tus sentimientos

Siempre que te sientes a leer es el principio de una nueva vida

a papá, 7/5/2000

_
ALBORES DE LA BLANCURA

Convertirse en pájaro
el día que te sentí
absuelto

_
SILENCIO

El pincel se desliza sobre la mancha
la ventana cae
las memorias vuelven
las mentiras
caen sobre los charcos de las alas de un ave
El público aplaude
Silencio
¿Acaso piensas
recostarte en el agua?

_
LA CALVA NOCHE…

La calva noche
el día luminoso
un cuarto sin alas
un beso sin boca
un beso fuerte de amor
Madre ¿dónde está el día de la noche calva?

_
VIENTO

El viento volaba
en aquellas rocas se oía
el viento era fuerte, astuto, rencoroso
y con forma de caballo cansado por tinta roja.

_
ENTONCES NO ES EL GUSTO EL QUE GANA…

Entonces no es el gusto el que gana
sino un barco en otro barco más grande
si las aguas se enfurecen por el humo
o los peces deciden atacar y pescarnos, para la cena

17/6/2000

_
ALGUIEN ESPERA…

Alguien espera
en el final

Que no entiendan
el idioma del amor
y le teman
a lo desconocido
con uno
disuelto
entre las
sombras

Nadie escucha
nadie quiere entender

_
En: “Tiempo efímero”, 2007._

Delfina Goldaracena nació el 21 de septiembre de 1990. Murió, a los 16 años, el 8 de octubre de 2006. En el prólogo a “Tiempo efímero” escribe Leopoldo Castilla:
Cuando la conocí Delfina Goldaracena miraba y sonreía como si recién hubiera aparecido. Donde ella estaba era como si se hubiera abierto de golpe una ventana, un espacio sorprendido. Y es que su criatura era pura luz inteligente.
Desde muy niña escribía poemas asombrados y asombrosos. A los seis años decía: “Las flores que gritan el silencio / como los árboles que tiran / los gritos al silencio”.
Los poemas que aquí van a leer son todos los que escribió en su vida. Murió a los dieciséis años en un accidente de tránsito junto a otros adolescentes que venían del Chaco, de una escuelita donde compartieron los dones de la tierra. Cuatro años antes la muerte la buscó en la nieve. Pero no pudo verla. Delfina tenía demasiada claridad.
Ella sabía de esa acechanza cuando escribió: “Cuando quise / prender mi /luz negra / ya no existía / ya no era la de antes y / ahora soy el árbol”. Y en muchos versos más. Y es que lo oscuro engendra tanto como quiere exterminar el prodigio.
Su biología entera era la poesía. Tal vez por eso tuvo la extensión pequeña y la duración inolvidable que tiene una canción.
De Juan, su padre, había heredado la emoción por los campos y los caminos. De su madre, Cristina Domenech, poeta también, el ardor por las palabras.
No le dio tiempo el tiempo a salir del misterio de ellas. Recién venida del caos ardió dentro de su enigma, hechizada. Y se fue naciendo.
Aquí quedan fragmentos de esa insolación maravillosa. Un iluminado arrebato al sueño del mundo.
Ha muerto una niña poeta. Nos dejó tristes. Nos dejó cantando.

_

Los esperamos... AGENDEN...

Publicado en Sugerencias. el 20 de Octubre, 2009, 15:14 por MScalona

JORNADA

DERECHO Y LITERATURA

 

Nosotros por amor a los desesperados

conservamos aún la esperanza(Kafka)

 

Viernes 30 de octubre de 2009 a las 18.00hs.

Aula Magna. Facultad de Derecho.

Córdoba 2020 – Rosario

 

Apertura a cargo del Sr. Decano Dr. Ricardo Silberstein

 

“ Ley y ficción de Von Savigny a Roberto Bolaño”

Dr. Marcelo  Scalona   y  Dr. Pablo  Javkin

 

“Colección Literaria – Estación Cine – Una herramienta educativa”

Dr. Sergio Fuster

 

“Poesía en la prisión”

Susana Valenti ( a cargo de taller literario de la Unidad de Detención III )

Fabián Silva ( Poeta )

 

Lecturas

Esteban Langhi y Eduardo Serenelli

 

 

Organiza: COMISION 10 DERECHO PENAL I

EN HOMENAJE A LA POETA

NIÑA DELFINA GOLDARACENA.   (*)

 

Coordina: Dr. Antonio Ramos

 

Auspician:  Secretaría de Extensión de la Facultad de Derecho

Colegio de Magistrados y Funcionarios Rosario

Colegio de Abogados Rosario


Delfina Goldaracena era una poeta de 16 años, estudiante,

militante social y cultural, de la Escuela ECO de Capital Federal, que murió

en el recordado accidente del 8 de octubre de 2006 en Santa Fe, en un

contingente de militantes juveniles que regresaban de hacer tarea social

en el CHACO.

 

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-