"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




RELATO LOCO

Publicado en Pavadas hechas texto, el 10 de Octubre, 2009, 17:16 por CELINA
                                          

                                TODO TIENE QUE VER CON TODO

     Hay días en que me siento rara como si unos espíritus se metieran dentro de mi cuerpo, variantes mías no ajenas como en El exorcista, o es el mismo  que se va transformando. La mutación es su característica predilecta, no sé si para despistarme, tampoco sé por qué habría de hacerlo porque todo el tiempo sigo siendo yo. Soy pero a la vez no soy. Algo así como Dios, Jesús y el Espíritu Santo que son tres en uno, perdón los susceptibles por la comparación, no es que me crea Dios ni siquiera Virgen, gracias al cielo, mucho menos Santa, en realidad a veces estoy más cerca del diablo. Pero eso es cuando me invade un espíritu travieso lo cual sucede con frecuencia y está bueno porque me divierto, otras me hacen sentir rara y entonces vuelvo al origen de este escrito. Que no es ni cuento ni relato menos poesía, sólo es. Como muchas cosas que no tienen explicación, mejor que así sea cuál es la manía de querer explicar todo de encontrarle a cada cosa un cómo y un por qué, ese es mi espíritu hincha pelotas que algunos lo conocen bien. Según el espíritu que se apodere de mí cambio hasta varias veces en el día, otras se instala días enteros incluso semanas y estoy melancólica, triste, eufórica, alegre, divertida, terriblemente aburrida, insoportable, ciclotímica y cualquier adjetivo que se les ocurra seguramente coincidirá con mi estado de ánimo en algún momento de mi vida pasada, presente o futura. Soy como una mujer con varias en su interior como esas muñecas rusas que vas sacando una tras otra y cada vez son más chiquitas y es increíble la cantidad que hay, así soy yo y cuando creo conocerlas a todas me sorprendo con una nueva, lo cual no es nada original porque a más de una le pasará aunque a veces pienso que la única rayada soy yo que se anda planteando semejantes pelotudeces pero eso según el día porque otras ni me doy cuenta o no me planteo absolutamente nada; decía muchas mujeres en el buen sentido yo no engaño a nadie o sólo a mí, mi yo confiable es engañado por uno perverso entonces una parte de mí está tranquila y otra anda saltando para todos lados lo cual es molesto prefiero  que el mando lo tome uno solo y que no se disputen mi cerebro que termina partido en mil pedazos y quién mierda los junta cada vez me cuesta más.
  
Siempre me intrigó saber si todo el mundo piensa parecido, a veces creo que hay gente que no piensa nada de nada que ni tiene cerebro sobre todo los políticos y algunos artistas o será que cuando llegan a ese lugar dejan de usarlo y se les gasta o se vuelve un objeto inútil o un requisito para llegar es no tenerlo. Me encantaría meterme dentro de algunos cerebros y saber qué piensan entonces me doy cuenta que quiero controlar todo aunque sé que es imposible, por otro lado desearía no saber nada de nada vivir en una isla acompañada por palmeras, el mar y el sol, si hay libros mejor y sino no importa o sí pero podría escribir y no tendría excusa porque estaría todo el día al pedo e inspiración con la naturaleza tendría de sobra al menos para la poesía, de paso practico porque no me sale muy bien aunque no tendría quién me corrija, además estaría nostálgica lo cual sucedería a los pocos días pero tendría un montón de material para la poesía romántica que me gusta como todo lo romántico pero ahí seguro que meto la pata porque me pongo cursi, debería haber nacido en otro siglo capaz que se equivocaron y me mandaron para éste pero ahora no puedo hacer nada más que vivir y pasarla bien. Si viviera en una isla tendría que prescindir del sexo y no sé si podría, un tiempo sí no mucho no hay que mentirse las mujeres dicen que pueden vivir sin sexo, algunas porque otras se jactan de que cogen todo el día yo no les creo a ninguna de las dos y mi caso dependerá del espíritu que se apodere de mí, el sexópata o el casto, ya les dije que tengo para tirar para arriba. También extrañaría a las personas que quiero a lo mejor una isla es demasiado lejos más vale algún lugar cerca así cuando extraño vuelvo y listo aunque la nostalgia me invade por cosas que son imposibles de regresar como el pasado o una persona que no está física o espiritualmente y ya que tocamos el tema del espíritu digo que todo esto dependería de cuál esté predominando porque hay días que me gustaría esto y otros que no me gustaría en lo más mínimo. 
 
 Todo lo que vislumbran es la pura verdad aunque no puedan comprenderlo si ni yo lo hago en todo caso pueden conocer alguno de mis espíritus o yoes (me parece más acertada la palabra yoes que sería el plural de yo y creo que no existe ya que la palabra espíritu queda demasiado sobrenatural y con esa onda no voy,  ahora me acuerdo de que no debo poner demasiado demasiadas veces ahí lo puse de nuevo, suelo hacerlo y desde que me lo recalcaron parece que la palabra demasiado vuelve como un boomerang eso debe ser porque cuando escribo demasiado en realidad lo hace mi yo contra que como se darán cuenta le gusta llevar la contra a todo el mundo). Creo que soy todos esos espíritus mezclados como en una ensalada super mixta de tomate lechuga huevo queso jamón choclo palmitos y lo que se les ocurra ponerle y después echarle por arriba salsa golf que es mi aderezo preferido después del ketchup pero en esa ensalada queda mejor la salsa golf. ¿Ven? ahí está otra vez, qué tendrá que ver el ketchup con los diferentes espíritus o yoes  con los estados de ánimo. Todo. Todo tiene que ver con todo decía Pancho Ibañez que para los que no lo conocen conducía un programa de televisión que se llamaba el Deporte y el Hombre y repetía esa frase que me quedó grabada “todo tiene que ver con todo”. Cuánta razón tenía Pancho aunque no tengo idea de si la frase es de él o de otro, no importa es de esas cosas que todos pensamos pero que otro más vivo expresa en voz alta y nos quedamos como pelotudos diciendo ¿cómo no se me ocurrió a mí? Suele sucederme seguido y no sé si significará que me la paso llegando tarde a todos lados o que no soy tan inteligente para hacer algo original, igualito a lo de este escrito que surgió a partir de otro que leí aunque el tema no tiene nada que ver, y el otro está mucho mejor, el mío empezó porque me sentía rara y estaba en mi jardín tomando un café al sol que está bárbaro para aprovecharlo aunque sea un ratito, siempre nos podemos hacer de tiempo par mirar nuestro interior y tratar de entender por qué una persona puede ser de tantas formas diferentes sin dejar de ser ella,  motivo por el cual me senté en la computadora y empecé a escribir este delirio que no sé adónde terminará pero poco importa porque por más que le de vueltas al asunto siempre termino en el mismo lugar que es otra cosa sobre la cual he escrito varias veces, todo gira y gira sin mucho sentido y uno -una- siente que no avanza, aunque según como lo miremos avanzamos un montón y depende adónde queramos llegar en mi caso yo sigo sin entenderme pero qué carajo hay que entender las cosas son así y listo. Eso lo entiendo perfectamente y si el espíritu del día es razonable y poco cuestionador ando feliz de la vida pensando que el mundo es maravilloso y color de rosa que es uno de mis  colores preferidos, en general  los colores claros- blanco celeste lilas- lo cual debe significar que soy alegre porque no me gustan los colores oscuros- negro marrón violeta- un touch sí pero no como esa gente con onda dark que anda todo el tiempo vestida de negro, pienso que lo de afuera refleja lo de adentro y si te vestís de negro cómo será tu alma si es que el alma tiene color, aunque yo no lo creo y me parece que acabo de escribir una boludez porque tengo amigas que se visten siempre de negro y son más buenas que el pan( y otras se visten de blanco y son el demonio), yo igual  les digo que se pongan colores claros que les queda mejor y ellas no me llevan el apunte por qué habrían de hacerlo, si a mí me dicen cómo tengo que vestirme los echo a patadas aunque depende del día porque en otras ocasiones no soy capaz de decidir ni lo más insignificante. Si me baso en eso, lo de adentro y afuera, que además es el título de una poesía que escribí, no estoy disconforme conmigo pero depende del yo de turno que hoy es optimista porque estoy contenta por escribir todo este mamarracho que más valdría tirar a la basura pero no pienso hacerlo nunca se sabe para qué puede servir en un futuro inmediato o mediato y en mi memoria ya no confío, antes me acordaba de todo ahora me cuesta se ve que estoy vieja, viejos son los trapos decía mi abuela y no me siento vieja ni ahí pero debo estarlo sino no me olvidaría de cosas antes impensadas, además es una cuestión puramente matemática. A esta altura del relato o lo que sea ya ni me acuerdo de qué quería decir( a eso me refería cuando decía que me olvidaba de las cosas) pero no importa porque igual me sentí bien intentando decir lo que no sé cómo ni tampoco exactamente qué y espero algún día pueda aunque a lo mejor el secreto es no poder y mientras tanto seguir escribiendo y llenar papeles con historias de gente verdadera e inventada haciendo una ensalada y si de vez en cuando la pegamos o a alguien le gusta creemos que vamos por el buen camino cuando sabemos que por este camino no vamos a llegar a ningún lado o adónde la vida nos lleve pero esta es una cuestión más filosófica en la cual no me voy a meter ahora. Lo cual me hace concluir que los espíritus que me han invadido deciden por mí y cualquier cosa yo les echo la culpa a ellos a mí no me vengan a joder porque esa es otra cosa que perdí, la paciencia aunque nunca la tuve y la voy terminando, podría seguir hasta el fin de los tiempos intentando decir lo que no sé,  una de mis características es justamente hablar mucho y en definitiva no decir nada. En cuanto a los espíritus que me invaden no está tan mal porque qué aburrida sería la vida si todo fuera una línea continua sin altos ni bajos.
  
Hay una cosa que sí sé y es que cuando abro los ojos a la mañana y veo mis paredes el techo mi cama mis cosas y mis hijos que son lo más lindo que te da la vida por cursi que suene  - en ese punto todos mis yoes o espíritus estamos de acuerdo-  (no en lo de cursi sino en lo de mis hijos) sé que no quiero estar en otro lado y que eso no depende de ningún espíritu de turno, eso es algo que las madres sabemos no es profesión ni trabajo y aunque a veces nos volvamos locas queremos estar hasta el día que ellos decidan partir- después seguiremos estando- que sabemos va a suceder aunque no en todos los casos porque conozco varios que nunca lo han hecho. Pero ese tema lo dejo para otra ocasión.

                                                             CELINA 

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-