"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




Cataratas del Niágara

Publicado en Aguafuerte el 10 de Octubre, 2009, 12:10 por Nano

     Hay aguas mimosas y aguas estancadas, hay aguas saladas y otras más sabrosas. Hay aguafuertes y aguafiestas. Hay aguaceros, Cocas Zero, harina doble cero y triples de jamón y tomate; pero esto es sapo de otro costal. 

     Estuve analizando al borde de las cascadas, que hay aguas osadas y aguas conservadoras. Estas últimas viven lejos del precipicio. Más bien se quedan en el lago de más arriba, criando dengue para cuando se termine la gripe, o haciendo cualquier otra cosa. También hay otras tranquilonas, vienen por el cauce del río, sin transpirarse y sin tomar riesgos. Muchos desconfían de su entrega y hasta sospechan de su valor. Lo cierto es que también vienen ellas, pasivas, aburridas y con menos emoción que chuletas delante de Carola, mi amiga vegetariana. Entonces, las más atrevidas, vienen por el borde, jugando a finito, un poco buscando el roce, otro poco el éxtasis del vértigo. Siempre desprevenidas, cierta actitud orillera y de repente el abismo, caída libre, paracaídas agujereado, parapente sin el pare, choque sin seguro. La debilidad de un arbusto, que lloraba por cada chorro desviado sobre sus ramas, no tenía fuerzas para denunciar el peligro. Abajo una roca insensible, impiadosa consolidaba la amenaza. Sólo las más astutas lograban advertir los aleteos más severos de los caranchos canadienses por la salpicadura, o de las gaviotas, y lograban virar a tiempo. Otras, aún sabedoras del todo, se relamían ante el regocijo que le produciría terminar siendo un buche gigante de la garganta del diablo. El resultado, un golpazo más grande que el de Videla en la República Perdida. Azotes de abajo y de arriba que desnudan su impudicia y su falso valor. Subordinadas a su destino, gozaron del aprendizaje más veloz. Quizás el desenfado juvenil, antes de ser agua podrida. Y de pronto quedaron turulecas y con un dolor en la espalda, peor que el de mi abuela Porota. Otras murieron, pero en la confusión, nadie se dio cuenta. No había rumbo, algunas apuntaban hacia el este, otras hacia el sur. Una desorientación más grande que la de una que yo conozco, pero que evitaré incluir en este relato. Podrían surgir asociaciones del tipo: Aguas atorrantas, con deportistas atorrantas, o de otro tipo como, aguas despistadas, con atorrantas despistadas. Lejos de mi voluntad está reflejar esto ahora.

     Entonces, las más maltratadas por la cascada habían perdido el norte, la directa senda que las depositarían en el Ontario manso y no va que viene otra que hace “pluff” y encima otra que grita “push” y otra más fuerte “merd” y todas dislocadas y apenas entendiendo el dialecto de la más gritona, porque bajaba de la otra montaña. Igual se enfilaron detrás de ella, que tampoco sabía para donde ir, pero se la veía más decidida.  Y para abajo partieron juntas. Parecía que la prepotente las iba a llevar de raje, pero en ese momento, no escuche bien, pero una de las rebeldes, parece haber organizado un piquete pacífico y puso cierta calma al revuelo. Otra vez, palabras que estaban demás. Más templadas, ya casi hermanadas, fueron comprendiendo su locura. Más adelante van encontrando su lugar, ya no se empujan, van en busca del lago y todo vuelve a la normalidad. Si, a la normalidad. ¿Sino para qué me sacaron 100 dólares? ¿Para ver a las aguas normales del Niágara?

                                                                                          Nano

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-