"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




29 de Septiembre, 2009


apología del fracaso

Publicado en Cuentos el 29 de Septiembre, 2009, 13:33 por G_Gómez

Cortar la racha

 

 

 

En la noche y en aquel bar casi todos lo conocían. Detalles más, detalles menos, coincidían en verlo como un fracasado. El tipo enaltecía su apodo sin saberlo y buscaba su levante por el lado de la lástima. Aplomaba su discurso maldiciendo a una mina que quiso y lo había abandonado. En realidad, la construcción precisa de la oración sería: “ella le había dejado” …dejado adornada la cabeza y una deuda en tarjetas, que desconocía hasta el embargo del sueldo.

En la división de bienes, mordido de bronca -más por los cuernos que por la tarjeta-, atacó sin piedad. Ella tuvo que resignarse a todas esas porquerías modernas. Se llevó el plasma, dvd, home theather. En definitiva, toda la cuenta muebles y útiles. Él, en cambio, se quedó con el caniche a modo de venganza. El perro lo acompañó durante 17 días. Era epiléptico y en uno de sus ataques temblorosos, quedó duro. Eso sí, se fue con una sonrisa babeante de oreja a oreja. Juan Manuel le  valoro que llegará a los tumbos y acalambrado moviéndole la cola, para no olvidarse por el resto de su vida.

El caso que, con el doble abandono, supo dos cosas: la primera que estaba verdaderamente solo. La segunda, que en la puta vida volvería a comprar un perro. Pasadas a medias las zozobras del amor y adhiriendo a la teoría de “ojos que no ven, corazón de venado”, encontró su lugar en la noche. Se refugio en un bar lejos de su ex, que según le dijeron se había fugado a Madrid con un viejo  fulero pero de buen pasar.

El tipo tenía una gran cualidad. Le gustaba cualquier mina que le diera bola. El problema es que venía fracasando en todo intento. Noche a noche  atacaba a las de 20, 30 y todos los múltiplos de diez que se les ocurran. Nietas, tías, abuelas. La que venga. A todas encaraba, con todas rebotaba.

Tantos años de vida rutinaria y hogareña, le pesaban debutando en la primera del deportivo abandonado. Había perdido el ritmo de la noche y no andaba en racha. Se sabe que cuando uno está en las malas, pone un circo y seguro le crecen los enanos.

Últimamente empezaba a notar su mala racha. Contaba por noche los encares. Se recordaba el viernes rebotando como bola de flipper, entonado en el 4to fernet; 12 encares y nada.

El sábado llegó a 17. Después de sentir el corte en su cara de la número 14, su moral y autoestima comenzó a bajar. El famoso efecto dominó – pensaba- una vez que comienza no para.

 

Tenía que cortarlo- se repetía. Una vez que se corta, todo cambia. La mala racha se va. Definitivamente pondría todo su empeño en el levante.

 Había concentrado toda la semana planeando diferentes estrategias. Se alquiló  Alfil el seductor, todas las de James Bond y hasta las de la Coca Sarli,  para aprender del erotismo Argentino.

Escuchó a  sus amigos:

 

 - Si te dice idiota, seguro quiere coger.

 - Apunta bien, no importa la cantidad, sino la calidad.

 - Si te pregunta la hora, señal que quiere telo.

 - Si habla de su ex, por despecho se va con vos.

 - Si te pide un trago, ya la tenés.

 

Llegó un nuevo viernes. Estaba decidido a intentarlo todo  pero algo confundido y sobrexcitado. No sé bien si por las frases de la semana, tanto como por las tetas de la Sarli.

¿Eran los mates primero o la yerba?

¿Al telo o a tomar algo?

Una miscelánea de palabras le rondaban por su mente.

 Esa noche empezaba diferente, llovía y un taxi lo empapó antes de entrar al pub. Lo tomó como una buena señal. Se acomodó en la barra de siempre a la espera de sus amigos. Comenzó a prepararse con fernet.

Cuando se creó clima en el bar, entre botellas y amigos, decidió que era el momento de salir al levante.

 

Entonado por el alcohol, se le cruzaban las frases de la semana en cada intento. “Calidad y no cantidad”. Se pasó una hora y media con una flaca que no paraba de hablar de las hijadeputeces que le hizo su ex. Aburridísima conversación que soportaba únicamente pensando que, por despecho, se iría con él. Nada de eso ocurrió, la llamó el fulano y se piró a su encuentro. – “está arrepentido, me dijo que lo perdone, que nunca más se porta mal”  le oyó decir a la fulana al despedirse.

Se sintió demorado por el infortunio, pero con tiempo aún.

Invitó por pedido varios tragos, tequila, daikiri, gancia, entre los más solicitados. Todas se lo chuparon y se fueron.

Con una venía bien hasta que la mina le preguntó por la hora.

- ¿Vos querés que vayamos al telo?

      - No, que idiotez decís.

- Ah… estás desesperada, veo que querés coger.

 Dicho esto intentó agarrarla de la cintura, para que... La tipa le infló la cara de un cachetón.

 

Así la miel de la noche se  derramó y Juan Manuel no pudo pasarle ni un dedo.

Se perdió de sus amigos y en la bebida. Terminó abrazado a un pescadas y sacado al tiempo de los pelos, cuando confundió un florero gigante de un rincón con el retrete del baño.

Lo que menos le importó fue caminar solo bajo una lluvia torrencial.

Llegó a su casa. Se reía recordando la señal del taxi mientras comenzaba a estornudar. Se tiró todo mojado en la cama. Atardeció con resaca, fiebre y dolor en todo el cuerpo.

Pulmonía- dijo el doctor- quince días de reposo.

 Tuvo tiempo de pensar en qué falló su estrategia.  Una vez recuperado, se preparó para la batalla nuevamente.

 

 Sábado a la noche. Se calzó la mejor pilcha, perfume y gel. Prendió la compu y web cam en mano, entró a viarosario, chat de adultos.   Allí se quedó.                                              

 

 

                                                                                            Gergo

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-