"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




AGUA FUERTE y Bendita

Publicado en General el 16 de Septiembre, 2009, 1:05 por M. Ce Rivarola

Catequesis familiar.

Amarás a tu prójimo como a ti mismo o más que…

Antes

El día en que mi dulce hijita me sentó mirándome de cerca y seriamente dijo: -Quiero tomar la comunión-, yo estaba atravesando una etapa digamos complicadita. Podría sintetizarlo en pocas palabras: tres laburos, una madre depresiva, un novio borracho e impotente y ningún amante.

Sumado a las dificultades de falta de tiempo y malestares de humor, estaba el otro problema: mi prejuiciosa idea sobre la iglesia católica. Institución que permaneció firme aún en tiempos de modernidad líquida. Lugar en donde se galardona el autoritarismo y la omnipotencia del poder divino, librado a las manos de sus fieles administradores de la verdad.

Un muro, perfecto y compactísimo como el de Berlín -pensaba muchas veces- imposible tambalear algo tan rígido, el miedo que infunde paraliza el intento.

La última vez que había entrado a una de ellas fue para su bautismo y ya por esa época me provocaba contractura de cuello, pero la aguanté, supuse  que si no la bautizaba una maldición caería sobre mí o peor sobre mi hermosa perlita. Una vez más había llegado el momento de regalarle  a Dios y a su iglesia otro sacrificio.

Me quedé callada ante su mirada de nena pobre pidiendo la golosina y lo primero que pensé fue explicarle mínimamente algo sobre la historia de la religión. Enseguida recordé el artículo que había leído hacía algunos años sobre necrofilia, parecía ser que los sacerdotes del antiguo Egipto inauguraron ese hobby, durante el proceso de embalsamamiento tenían relaciones sexuales con los cuerpos de siervos y nobles, como forma de demostrar su lugar en la escala social, arribita de todo, "puntapirámide" imaginé. Inmediatamente se me vinieron algunas ideas mezcladas ¿Cómo explicar ciertas cositas a una chiquita de ocho años angelicalmente llena de ilusiones? ¡Transposición didáctica ven a mí! Negativo. Mi novio Tandarika me miraba esperando la respuesta para estar en contra, sea cual fuere ésta, y ella me sonreía expectante. Sólo pude decir… Bueno.

Durante:

Los promotores de la catequesis familiar llenaron sus bocas blancas de palabras inmaculadas para referirse al padre G y yo los miraba desconfiada mientras pensaba en el punto.

-El padre G es tan generoso, adora las familias bien constituidas.- Cagué-cuando hay crisis de pareja él colabora para que sean superadas.

¡Pucha no haberlo conocido antes! Preferí no escuchar más, no fuera cosa que me arrepintiera y dudosamente decidida puse sus datos en la solicitud.

Unas semanas más tarde, cuadernito y lápiz en mano concurrí a mi primer encuentro. Ahí conocí a otro generoso, el guía espiritual José. Era un tipo robusto, chopera incorporada, cabello prolijamente cortadito y peinado, cachetes rasurados a la perfección. Muy ordenadito y con mirada inquisidora. Parecía inspector de tránsito, no no, policía que es peor.

Hablaba durante una hora manteniendo el mismo tono pausado de voz, si bemol, creo, mientras yo algunas veces me ponía el chip de no te escucho y otras el de que me importa. Lamentablemente siempre en los últimos minutos de monólogo el chip se me salía y con él alguna pregunta capciosa y contundente que hacía subir siete notas el tono de José y la mirada… ¡Cómo se le ponía! Parecían los ojos del intendente Chichi.

El eje transversal de la temática era evidente: Amarás a tu prójimo. Lo adiviné porque lo repetían tanto que me quedó grabado, aunque no me quedaba claro quién era, yo por las dudas amé y soporté.

De a poquito cada día fui conociendo más al padre G. Su palabra traía paz a las almas y enderezaba ramas torcidas. Como todo buen pastor, atraía a las ovejas que intentaban alejarse del rebaño. Convencía a las mujeres golpeadas para que sean más sumisas y comprendieran a los maridos cansados.

También tuve que escuchar que de tan buen sacerdote, colaboró arduamente y ad honórem con el proceso de reorganización nacional.

Participé además de la campaña anti- anticonceptivos y anti sexo. Pecado antes. Pecado extra. Pecado oral. Pecado. Pecado, pecado y más pecado. Por supuesto sin poder amainar, tres minutos antes de irme pregunté si estaban permitidas las fantasías. Pecadooooo!!! No me animé a decirle que me masturbaba, por lo que no me confesé.

Un año duró el castigo divino. Cuarenta y ocho tardes de sábado exactamente. Persevera y triunfarás, mi niña comulgó al fin.

Dios mediante:

Tarde comprobé que mi hija, además de recibir a Jesús se había aliado con el fantasma de Canterville. Con la ganancia de las estampas se compró un tv pantalla plana para su pieza y a otro tema.

Yo pasé por yoga, Pilates y unas cuantas sesiones de quinesiología, pero en realidad el cuello se me terminó de ablandar el día que pude conceptualizar al prójimo: se llamaba Opus y se apellidaba Dei.

Por supuesto, no lo amé.

                       Ce

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-