"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




25 de Agosto, 2009


Generation cero-cero

Publicado en Parodias el 25 de Agosto, 2009, 15:36 por un atolondrado


Dos amigos se encuentran después de mucho tiempo en un bar. En determinado momento de la charla uno comenta al otro:

 

-         Así que estás yendo a un taller literario…

-         Si, no sabés, estoy re contento.

-         ¿Y qué andas haciendo?

-         Ahora estoy pensando mucho en la escritura y el movimiento. Intento hacer el siguiente experimento: escribo mientras camino.

-         ¿Y cómo va?

-         Mal, después no hay manera de entenderme la letra.

-         ¿y cuanto te cobran por eso?

-         ¿Por qué?

-         Por hacer el taller.

-         Ni idea, los pagan mis viejos.

-         Pero no entiendo, si vas a un taller literario y no escribís ¿Qué hacés?

-         Eh, pero no es sólo eso. También estudiamos la historia de la literatura, las líneas estéticas.

-         ¿Y cómo es eso?

-         Y mirá, el mundo como lo conocemos empieza con las guerras. La generación que está entre las dos guerras mundiales se llama la Lost Generation. Son escritores más bien existencialistas.

-         Ahá.

-         Después viene la Beat Generation. Kerouac, Bukowski y todos esos. Son unos tipos más jugados, experimentan con drogas, tan muy ligados al movimiento jipi y esas cosas.

-        Si, Bukowski me gusta.

-         Después, con la caída del mayo francés y la muerte de las utopías, aparece la Next Generation, son unos tipos más sobrios. Pareciera que aceptaran el mundo tal como es.

-        ¿Y quién estaría en esa generación?

-         Eh, ahora no me acuerdo de ningún nombre, pero son más que nada autores yankis.

-         Ahá.

-         Después viene la generation X. Son unos tipos que buscan el brillo de la vida en las pequeñas cosas.

-        Ah, como los anteriores. ¿Cómo se llamaban?

-         Next generation. No, no es lo mismo. Es una típica equivocación, confundir la Next Generation con la X Generation. Comparten algunos puntos, pero no es lo mismo.

-         Mmm, ¿y los de ahora cómo se llaman? 

-         Y, nosotros vendríamos a ser la generation 2000 ó generation cero-cero.

-         ¿Y cómo escriben?

-         todavía no escribimos mucho.

-         ¿Se les pegó lo del cero-cero?       

-         Puede ser, algunos dicen que es una generación que produce con el silencio.

-         ¿Y vos hasta ahora qué escribiste?

-         No mucho, algunos haikus, viste que son tan atemporales…



more Marull...

Publicado en De Otros. el 25 de Agosto, 2009, 15:25 por MScalona

 

TRISTE

 

                                                  

                                                       “Regresa a casa, ángel”

                                                                                              Thomas Wolfe

 

 

Ya no sabría dónde volver con mi mal humor

Ni en qué sitio dejar la moto;

Ya no tengo ni una silla en Rosario,

Ni perro que me ladre,

Ni el umbral de una puerta para sentarme a lamentarlo.

Ya no existe el hombre que odié

Y que me odiara;

Ni la esquina, ni el farol, ni la pared

Que me amaba.

 

Ya nadie me enviará una carta, ni recorre los almacenes

 buscándome, ni me espera con la boca pintada, ni

 lamenta haberme conocido. Ya no recuerdo que tranvía

 pasaba por el túnel de Sunchales, ni la casa de

 Arroyito, ni a Katouchka, ni el perfume  de su cama, ni

 en qué balde enfriaba el vino, ni qué mentiras dije

 junto a su cuello hace tantos años que ni recuerdo; ya

 no recuerdo si hablé para decir aquello que era mi

 propósito decirle (que he olvidado) cuando la encontré

 con la flor anaranjada en los cabellos, o no lo dije.

 Ya no recuerdo en que lugar dejé mi alma para descansar

 de ella, pero debe estar en Rosario, al abrigo de

 mis tonterías. Ya no recuerdo mis poemas, ya no

 recuerdo mis penas.

Habrá llovido mucho en mi ausencia y en las alfombras

 que se olvidan en el patio,

Habrán colgado nuevos luminosos,

Habrán nacido generaciones de poetas, de talabarteros,

De chiquilines sin porvenir que juegan en la misma

calle donde solía caer borracho junto al árbol que

 abrazaba y a veces veló mi sueño y ahora sobrevive a

 la pena de nuestra separación;

 

 

En el rosedal del parque habrá muerto más de una

 

Monja

Más de un cisne,

Más de un suspiro;

 

 

Las pequeñas que me creían un tío bueno, se habrán

 cansado hace tiempo de esperar, de sus críos (que llaman tío a otros) y del marido;

 

 

Habré abandonado la memoria de mis antiguos amigos,

 (una tarde salió Sender del Paraná como si fuera

 un naufragó o un experto y, con el agua hasta los tobillos,

 levantó la mano igual que Zeus en el momento de

 ordenar: <<Basta de guerra en Troya>>- pero era un

 saludo de amigo, de amigo del amigo un poco más que

 pobre, tal vez un poco más que un poco más que

 pobre, aunque tal vez yo tenía en Rosario la casa que ya no

 tengo)

 

 

 

 

 

Habré abandonado las intenciones de mis amigas (por

que a veces tenía una muchacha-como ahora- y a

 veces no tenía una muchacha) y el rencor del hombre

 que odiaba y murió y se fue; (ya debe andar lejos

 si ha llegado a donde se lo deseara)

Habré perdido mi acento de Rosarino

Y mi sitio en todas las partes,

Y el mismo tiempo que habría perdido en mi casa de

 Rosario, que ya no tengo, con cualquier muchacha de

 allá o la que tengo;

 

 

 

 

(Perdí bodas de amigas y funerales de amigos, mitines

 y altercados de matrimonios de los que era allegado

, perdí una noche entera con B. a punto de perderme)

 habré perdido mi corazón, si aquellas muchachas

no han sido cuidadosas con él.

 

 

 

Pude volver pero no he vuelto;

 

Pude haber muerto

Y no volver, pude ganar una fortuna y no volver,

O enamorarme,

O perder la razón

(Que puedo perder) y no volver;

Hasta pude decidirme a partir

Y partir,

Y haber partido

A partir del mismo Rosario cuando partí sin llevar mis

cosas porque tenía allá la casa que ya no tengo y por

que ignoraba que partía al partir;

 

                                                                                                                                      Puedo no volver pero

 

 

El viento que aulla en las esquinas llorándome perdido

 y el barrilete que instaura su osadía en el azul del cielo

 y la pequeña que deshoja una flor silvestre y el rapaz

 que apedrea una vidriera y el pájaro de la plaza

 Pringles, están poblados de mi ausencia.

Esa ausencia es como si

 yo hubiera regresado, como si estuviera de vuelta en cada rincón donde dejé un poco

 de amor.

 

 

Cuando lo haya perdido todo, regresaré.

Quiero decir, ya no volveré a mi casa de Rosario que

 no tengo, ni al corazón de sus muchachas, ni  a la casa

 de los amigos que me  olvidan; miraré desde el insomnio

 de las estatuas a los nietos de sus hijos y al biznieto

 del hombre que me odiaba, comentando el infortunio

 de los poetas de Rosario.

 

 

 

 

 

(Como si yo fuera otro Facundo Marull, descanso el

 brazo sobre los hombros del que soy y los dos

–Facundo Marull y yo- escuchamos llenos de compasión

 al Facundo Marull que ya no tiene su casa en

 Rosario).

 

 

 

Y es triste, en verdad, es triste.

 

 

 

 

                                                FACUNDO  MARULL,  Montevideo, 1966.-

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-