"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




JOYCE: el día de Bloom... 16-06-1904

Publicado en homenaje el 16 de Junio, 2009, 11:40 por MScalona
                                         
"... Bloomsday es la conmemoración que se celebra cada 16 de junio, con especial arraigo en Dublín, para celebrar la vida y obra del escritor irlandés James Joyce, recreando los acontecimientos de su obra Ulysses, que relata el paso por Dublín de su personaje principal, Leopold Bloom, y de Stephen Dedalus (ambos alter ego del autor, Leopold como el Joyce anciano y Stephen como el Joyce joven), durante un día cualquiera, el 16 de junio de 1904.
El 16 de junio de 1904  fue el día en el que el joven dublinense Stephen Dedalus (profesor de Artes en escuela privada y aspirante a escritor) se cruzó más de una vez a lo largo de la jornada con el maduro judeoirlandés Leopold Bloom (corredor de ventas de papelería) en los recorridos de ambos por el laberinto callejero de la ciudad de Dublin. Y tal recorrido de Dedalus y Bloom por la ciudad multihabitada por vivos, muertos y fantasmas, culminó en una orgía burdelera, en una riña con borrachos, en la despedida y el retorno de cada uno de ellos hacia sus respectivos hogares, y finalmente, pero como para nunca finalizar, en el insomne monólogo de la bella y madura Molly, irlandesa esposa de Bloom, en el lecho matrimonial y adúltero. Ese ardiente río verbal, ese monólogo anhelante y soñador, fluye en varias terminales páginas sin puntos ni comas de un libro y en él están Dedalus y Bloom y Boylan y, claro, la misma Molly, y un sinnúmero de dublinenses y diríamos toda Dublin. Con ese discurso lujurioso, febril y a la vez muy preciso, brutal y poético, llega al grand finale la novela o el poema narrativo en prosa titulado Ulises (Ulysse), imaginado por un dublinés autoexiliado en Trieste y Zurich: James Joyce.
El Ulises, que James Joyce escribió de 1914 a 1921, fue publicado en 1922 (en Francia, recién pudo llegar a Irlanda en 1933) y ya desde antes de su aparición en forma de libro era famoso en élites culturales europeas pues escritores como el francés Valéry Larbaud y los angloamericanos Ezra Pound y T. S. Eliot, quienes lo conocían por los fragmentos anteriormente publicados en revistas o por caseras lecturas dadas por su autor, lo anunciaban como la insólita obra maestra que venía a sacudir y revolucionar las letras del siglo. 
           Entonces, ese 16 de junio de 1904 ¿es sólo una fecha de mera fábula, puesto que sólo habrá existido en el fantasmal espacio/tiempo de la literatura?Pero el 16 de junio de 1904 fue la fecha en que Joyce paseó por primera vez con Nora Barnacle, quien sería su esposa y la mujer de su vida; y todos los años desde el 16 de junio de 1954, en la muy concreta, muy realmente existente ciudad de Dublin, ciudadanos muy concretos y realmente existentes celebran la fecha en que el joven Stephen Dedalus y el maduro Leopold Bloom vivieron un día y una noche inmortales, buscándose, encontrándose, perdiéndose y reencontrándose como en una cosmogonía deseosa, aturdida, regida por una sabia geometría literaria como por un destino y giratoria en torno al terminal ardiente lecho de la señora Molly Bloom. Y la fecha (que se repite ritualmente hoy, martes 16 de junio de 2009) realmente existe y está en los calendarios de los dublinenses: es el Bloomsday, el día de Bloom, y se celebra en calles, en tabernas, en clubs y ateneos de la ciudad irlandesa. Para los dublinenses como para los irlandeses, para los ingleses y, de paso, para todos los lectores del Ulises de Joyce, el Bloomsday es la confirmación de la existencia de ese trío de personajes mayores de lo natural aunque en principio sólo tengan una carne verbal. Y si el visitante de la ciudad joyciana por excelencia aguza el oído en la alta noche dublinesa quizá oiga el triunfal himno erótico (en prosa) de Molly: ese llameante fluir verbal que finaliza como aspirando a lo infinito mediante el yes con que se inició: ... y luego le pedí con los ojos que lo volviera a pedir sí y entonces me pidió si quería yo decir sí mi flor de la montaña y primero lo rodeé con los brazos y sí y le atraje sobre mí para que él pudiera sentir mis pechos todo aroma sí y el corazón le corría como loco y sí dije quiero Sí.") 
Lo curioso, paradojal, como tantas veces, es que Joyce pasó de autor odiado-exiliado (entre 1914-1934), a ídolo, ícono y emblema de la cultura irlandesa. En todas partes, nadie es profeta es su tierra... El BLOOMDAY es una festividad nacional ahora. 

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-