"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




Junio del 2009


Crónica del pájaro que da cuerda al mundo

Publicado en De Otros. el 30 de Junio, 2009, 21:48 por Celina

       ¿Sabes lo que me parece a mí? Pues que la mayor parte de la gente vive creyendo que la vida y el mundo son, aunque con excepciones, básicamente coherentes(deberían serlo, claro). He llegado muchas veces a esta conclusión hablando con los que me rodean. Cuando ocurre algo, ya sea en el terreno social o en el personal, siempre hay uno que dice, "O sea, que ha pasado esto porque aquello era así y asá" y, en la mayoría de los casos, todos exclaman "¡Ah claro!", y se quedan tan campantes, pero yo no acabo de entenderlo. Decir cosas del tipo "Aquello es así", "Por eso ha pasado lo que ha pasado", es como meter en el microondas un chawan-mushi* instantáneo, pulsar el botón y cuando suena el "tin", abrir la puerta y:¡ya está listo el cahawan-mushi!. Y ¿dónde está la explicación? o sea, no sabes nada de nada  de lo que ocurre, con la puerta bien cerrada, desde el instante que pulsas el botón hasta que la campanita hace "tin". Quizás, en la oscuridad, el chawan-mushi instantáneo se convierta primero, en macarrones gratinados, y, sólo luego, vuelva otra vez a ser chawan-mushi, sin que sospechemos siquiera lo ocurrido, ¿no?. Puesto que hemos metido chawan-mushi en el microondas, creemos que, como consecuencia lógica, ha de salir chawan-mushi. Pero eso no es más que una suposición. Yo, la verdad, me quedaría más tranquila si alguna vez, al abrir la puerta, salieran macarrones gratinados tras haber puesto chawan-mushi instantáneo en el microondas y pulsar el botón. Me sorprendería, no hace falta decirlo, pero, al mismo tiempo, me quedaría más tranquila. Creo que al menos no me sentiría tan confusa. Porque, en cierto sentido, eso me parecería más "realista".  
  Me resulta muy difícil explicarte de manera lógica por qué me parecería más realista, pero si te paras a pensar, por ejemplo, en cómo ha sido mi vida hasta ahora, de pronto te das cuenta de que lo "coherente" brilla por su ausencia. En primer lugar es un misterio que a un par de ranas aburridas como mis padres les saliera una hija como yo. Éste es un gran misterio. Porque, ya sé que no soy yo quien debería decirlo, pero lo cierto es que yo soy más normal que ellos dos juntos. No es que esté presumiendo, es la pura verdad. Y no digo que yo sea gran cosa si me comparo con ellos, pero, humanamente, sí puedo decir que soy más recta. Creo que si tú, señor "pájaro-que-da-cuerda", tuvieras ocasión de ver a ese par, estoy segura de que me entenderías. Ese par cree que el mundo es tan coherente como la distribución de las habitaciones en una casa en venta construida en alguna zona residencial. Por eso creen, que si actúan de manera coherente, al fin todo les saldrá bien. Y se sienten confusos, tristes y enfadados porque yo no hago lo mismo.
   .............si no hubiese tenido aquel accidente estúpido de moto no te hubiese conocido a ti, señor "pájaro-que-da-cuerda", en el callejón detrás de casa aquel verano, y si yo no te hubiese conocido a ti, tú no habrías conocido el pozo de la casa de los Miyawaki y, por consiguiente, quizás no tendrías la mancha en la cara y tampoco estarías involucrado en ese asunto tan extraño...Y entonces pienso:"¿En qué parte del mundo está la coherencia?".
  ¿O no será, tal vez, que en en el mundo hay diferentes tipos de personas y que para unos la vida y el mundo son coherentes al estilo chawan-mushi mientras que para los otros todo va al buen tuntún a la manera de los macarrones gratinados? Yo no lo acabo de entender. Pero imagino que si las ranas de mis padres pusieran chawan-mushi instantáneo en el microondas y al hacer "tin", saliesen macarrones gratinados, se dirían: "Nos hemos equivocado.Lo que habíamos puesto eran macarrones gratinados", o quizás sacaran macarrones gratinados y se dijeran a sí mismos para convencerse, "No, no, esto a simple vista, tal vez parezca un plato de macarrones gratinados, pero en realidad esto es chawan-mushi". Y por más que les explicara con toda amabilidad: "A veces, aunque pongamos chawan-mushi en el microondas, salen macarrones gratinados", este tipo de personas seguro que no se lo creería, sino que por el contrario, se enfadaría mucho. Señor "pájaro-que-da-cuerda", ¿entiendes lo que te estoy queriendo decir?

*huevos cocido al vapor dentro de una taza acompañado de verduras, carne, etcétera.


Crónica del pájaro que da cuerda al mundo. ( página 680-683)
Haruki Murakami.

próximamente en las librerías...

Publicado en Sugerencias. el 30 de Junio, 2009, 17:35 por MScalona


Cuento Clásico

Publicado en Cuentos el 30 de Junio, 2009, 11:14 por Feli Maini

                                                   POZO  CIEGO

                          

                   

Ya me puse la bata y  cuando me la pongo, no salgo más. El Negro me reta, quiere que vaya al mercadito a comprar comida. Que vaya él, me tiene cansada, siempre a los gritos, me dice que estoy vieja, fea, creo que lo que no le gustan son las pantuflas, me acuerdo de “un tigre en el tanque”,  Yo tengo dos tigres en los pies. Y bueno, es invierno y son cómodas, después de años de andar en la calle el frío se me metió adentro, se me pegó en los huesos. Igual  ya no me mira y ya no me importa. Yo, coger no quiero, menos con él. Dice que estoy gorda (no es cierto), la doctora de la salita me dijo que es la madurez. Y el descanso,  ahora que no trabajo, estoy todo el día en casa, un poco me aburro, veo la tele y  como mucho bizcochito de grasa con el mate .Estoy siempre sola, limpio un poco, cocino para mí y la ayudo con los chicos a la Elsa; ella está grande y tiene que criar tres nietos. Algo tengo que hacer, a lo mejor busco otro profe que me enseñe a escribir, el mío se me murió. Antes andaba mas ocupada, me arreglaba para salir a trabajar, me cosía la ropa y me teñía, porqué el Negro, plata para mí, nunca me dio. Eso sí, comida siempre había y vino, mucho vino. Me acuerdo esa noche que llegó con el Gringo y con el Mole y se pusieron en pedo acá, en casa, rompieron la carpetita de la mesa y el cuadro de la Eva, vomitaron todo. Y las otras cosas que hicieron, me dio un asco, tenía tanta bronca. Le dije al Negro pero se enojó. Al día siguiente, cuando volví de la salita, me pidió perdón, me dijo que se ponía cabrón por culpa mía, que no lo tengo que retar cuando está con los amigos, que es mi obligación atenderlos bien. Las otras veces también me pidió perdón pero después se olvidaba. Por eso es mejor que no venga tanto a la casa, pero no sé que hace en la calle todo el día. El domingo le pregunté y me gritó gorda puta, me dijo que a mí no me interesaba lo que hacía, que tenía que trabajar, y que no jodiera mucho porqué me sacaba de nuevo a la calle. Está bien, mejor que haga algo, así se queda afuera. A mí me cansaba mucho ir a Coronda, queda muy lejos, había que llevarle comida y ropa; las visitas eran una vez al mes, eso por lo menos me daba tiempo a trabajar un poco para juntar unos pesos. Igual acá todo estaba más tranquilo  con él encerrado, y yo no andaba con miedo.

 

 

 

 

Sr.Director:

               Lamento la demora en enviarle el informe pero no me fue fácil volver a entrevistar a la señora Lujan. Las primeras veces que fui no estaba en su domicilio. A la cuarta visita me atendió una vecina, la señora Elsa, me dijo que Lujan estaba internada. Cuando pregunté si estaba enferma, miró para abajo y en forma entrecortada y en voz baja habló de fractura, de puntos, de golpes, de que pobre Lujan no sé porqué no lo echa a la mierda al Negro ese, y así siguió. No pude armar muy bien la historia, se encerró en su casa apenas vió a los hombres que venían por el pasillo. Estaba asustada. Ellos tampoco quisieron hablar conmigo. La verdad que el que me atendió, me habló en forma muy violenta, me echó, dijo que no volviera, que no metiera la nariz en sus cosas. Dejé pasar un mes y volví. Finalmente la encontré  el Martes. Usted sabe que tengo experiencia en  temas de familia, pero no pude dejar de sorprenderme cuando la vi: un gran tajo, ya casi cicatrizado, le cruzaba la frente; el ojo todavía estaba morado y rojizo con un derrame importante; el brazo derecho enyesado y presentaba dificultades al caminar. Me hizo pasar, me convidó con mate y bizcochos (usted siempre pide detalles) y me contó todo o casi todo. Le adjunto en un archivo todos los detalles de la historia para que los incorpore al legajo. Le ofrecí acompañarla a hacer la denuncia pero se negó. Seguramente tiene miedo aunque debo decir que la vi extrañamente tranquila. Mi recomendación como asistente social es que hay que conseguir una vivienda para sacarla de esa casa, brindarle ayuda médica y sicológica y asesorarla legalmente ,explicarle sus derechos y evitar por todos los medios posibles que sufra mas daños. Le acompaño la solicitud de alojamiento en el Hogar Paulino y le enviaré un nuevo informe después de la próxima visita. Le solicito a Ud.  le dé a  esta petición carácter de urgente.

 

 

 

 

Ayer me vino a ver la chica esta, la asistente social. Buenita la piba, la hice pasar y tomamos mate y bizcochitos. Hablamos mucho. Me pidió que le contara todo. Y le dije que todo, todo, me daba un poco de vergüenza. Pero después me fue saliendo. Le conté de la primera vez. Hacia poco que vivíamos juntos y una noche el Negro vino y me dijo que me arreglara, que íbamos a salir, me puse la minifalda roja esa que le gustaba y la musculosa con brillitos, me miró y me dijo que me pusiera tacos altos. Pensé que me llevaba a bailar, me gustaba salir con él, yo era chica y el Negro era lindo. Fuimos al boliche del  Pardo, tomamos cerveza, era verano, me divertía, pero al rato se fue y vino con un tipo gordo con cara de malo. Ese fue el primero. Al principio no quise, no entendía nada, le pedía por favor, yo le decía que  era su mujer, que cómo me hacía eso, lloraba mucho, pero igual me llevaron a la pieza de atrás y me obligaron. Después también lloré mucho, no podía parar. Cuando volvimos a casa me dijo que me iba a enseñar a obedecerle. Y me enseñó bien fuerte. Cuando me curé, me sacó de nuevo a la calle, me llevaba a la esquina de la vía o detrás de la estación. Y me vigilaba toda la noche. De madrugada volvíamos juntos a la casa. Al principio me encerraba con llave cuando salía pero después se olvidaba, total, yo me quedaba, adónde iba a ir. A él también lo atendía, se reía y decía que para el esposo era gratis, a mí no me gustaba mucho porqué hacía cosas raras. Después del aborto engordé, estaba triste, me dio por comer todo el día, entonces me llevaba a la parada de los camioneros. Además traía  los amigos a casa, la noche esa que se emborracharon me hizo atenderlos a todos, muchas veces. Por suerte a la semana siguiente lo agarró la cana, y lo llevaron a Coronda. Y le dije a la piba que la cárcel le había hecho bien porqué desde que volvió andaba poco por la casa,  hasta que pasó lo  del Viernes Santo. Ese día le pregunté otra vez en que estaba trabajando, y se enojó…. estaba borracho. Y se enojó mucho. Lo peor fue lo que me hizo con la botella, todavía no camino bien. Pero bueno, por fin estoy tranquila. La chica dice que tengo que hacer la denuncia. Para qué. Y que me tengo que mudar. Pero yo no quiero irme de acá, ahora es mi casa, tengo todas mis cosas y mis recuerdos. Se que el Negro no va a volver. Así que está bien. Lo más importante que tengo que hacer es terminar de tapar el pozo ciego. Y después voy a vivir en paz. Puedo buscar algún trabajito .Y quien sabe, a lo mejor hasta consigo un buen hombre que me cuide.

 

 

 

                                                            FELICITAS  MAINI

 

 

 

Taller Gripal...

Publicado en General el 30 de Junio, 2009, 10:17 por MScalona
barbijo-4 by you.
CHICAS-OS---    
           
                
consultada nuestra médica pediatra del Taller (la infancia es la única patria del escritor -Trejo dixit-)
DRA MIRTA GUELMAN, me dice que en ámbitos de reunión de adultos (?) con un metro de distancia, ventilados y NO HABIENDO personas enfermas, no es necesario ni recomendable suspender actividades de este tipo. 
De hecho, con ese criterio, me dice, habría que suspender toda actividad humana, laboral, comercial, etc... y estar cada persona aislada en una habitación... En fin... me explicó un montón de otras cosas que Uds. ya sabrán en cuanto a la Gripe A, incidencia, objetividad, contagio, lavarse mucho las manos, barbijos... y que el pánico puede matar más gente que la enfermedad...   Pero eso sí, me pidió, y por eso se los transmito LA RESPONSABILIDAD DE QUE AQUELLOS QUE ESTÉN CON CLAROS SÍNTOMAS DE GRIPE, no asistan al taller así como no deben ir a trabajar o a lugares públicos y especialmente, NO IR A VER MÁS A CENTRAL (mi club) A LA CANCHA  porque está confirmado que no baja, pero sí altera las defensas (te imaginás con Valentini y Jorge Nuñez, el sistema inmunológico no detiene ni a un Achucarro con dos baldes en los pies... eso sí, son dos baldes de microgotas de influenza...)
Bueno, hablando en serio, seguimos haciendo el taller así...
los engripados abstenerse.    Los neuróticos sanos, vengan...
                          
.      MARCE

P E R L O N G H E R

Publicado en De Otros. el 29 de Junio, 2009, 18:39 por MScalona

El   Mal   de   Sí 

No es lo que falta, es lo que sobra, lo que no duele.

Aquello que excede la austeridad taimada de las cosas

o que desborda desdoblando la mezquindad del alma prisionera.

Mientras estamos dentro de nosotros duele el alma,

duele ese estarse sin palabras suspendido en la higuera

como un noctámbulo extraviado.

                           

             

Néstor Perlongher,  ARG, 1949-1992 

Bernard Schlink - EL LECTOR

Publicado en De Otros. el 29 de Junio, 2009, 18:27 por MScalona

                                                           

                                                           

Después de marcharse Hanna de la ciudad, estuve un tiempo buscándola por todas partes, hasta que me acostumbré a que las tardes carecieran de forma, y hasta que pude ver un libro y abrirlo sin preguntarme si sería una buena lectura para ella. Pasó un tiempo hasta que mi cuerpo dejó de añorarla; a veces yo mismo me daba cuenta de que mis brazos y mis piernas la buscaban mientras dormía, y mi hermano contó más de una vez en la mesa que yo había llamado en sueños a una tal Hanna. También recuerdo haberme pasado clases enteras soñando con ella, pensando sólo en ella. Pero luego el sentimiento de culpa que me había atormentado en las primeras semanas se disipó. Empecé a evitar su casa, a tomar otros caminos, y al cabo de medio año mi familia se mudó a otro barrio. No olvidé a Hanna, desde luego, pero en algún momento su recuerdo dejó de acompañarme a todas partes. Quedó atrás, como queda atrás una ciudad cuando el tren sigue su marcha. Estás allí, en algún lugar a nuestra espalda, y si hace falta puede uno tomar otro tren e ir a asegurarse de que la ciudad todavía sigue allí. Pero ¿para qué hacer tal cosa?

                               

EL  LECTOR -  Ed Anagrama,  p. 90.-

¡¡¡ Renunció FARINA !!!!!

Publicado en General el 29 de Junio, 2009, 16:30 por MScalona

                            

                                                                                

                                                                             

ESTA TARDE presenta su renuncia, pero con el habitual cinismo

de la clase política, el funcionario se aleja para cumplir con  otras tareas

profesionales... "El día después que todos perdieron por un puntito" ( osea,

nunca pierden), parece razonable que Farina

(justo un día después de las elecciones) renuncie porque tiene

otras tareas "personales" que cumplir.

Como escritores sabemos que uno de las deformaciones que trajo la posmodernidad

en el lenguaje (para aquellos que han entendido sesgadamente la posmodernidad)

es la pretensión "de quitarle todo dramatismo, certeza o contundencia". O sea,

Los aviones no se caen, se despresurizan. Los bancos no los vacían los banqueros,

sufren inestabilidades econométricas; el dengue es culpa del mosquito

y los funcionarios no renuncian, dejan su labor por tareas más altas...

Desde ya que me apena el fracaso de una gestión de cultura de mi ciudad,

no siento ninguna satisfacción personal, pero FARINA hacía rato que estaba muy

cuestionado por toda la comunidad artística de Rosario. 

Y parafraseando a Woody en Hanna and sisters,

"no me extraña lo que pasó, sino que no pasara antes..."  Lifschitz se durmió

me parece...  El reemplazante, HORACIO RÍOS, es excelente persona y funcionario.

Le deseamos mucha merde y ofreceremos toda la ayuda necesaria...

http://www.lacapital.com.ar/contenidos/2009/06/29/noticia_0054.html

R E P ... mañana

Publicado en Humor el 27 de Junio, 2009, 12:46 por MScalona
Rep

pequeña figura barthiana...

Publicado en De Otros. el 26 de Junio, 2009, 20:09 por MScalona

 

 

Señales equívocas

 

 

         Después de un tiempo largo de sequía amorosa, sexo escaso pero malo, noches enteras dedicadas a la experimentación autodidacta –que empezó con el uso y abuso de vibradores sofisticados y terminó en la obsesión con el heladero de conos grandes de Fisher Price que dejó mi sobrinita en casa-, el día que una se ve otra vez frente a un pedazo de carne y hueso, como un tipo por ejemplo, acaba -¿acaba?- confundiendo las señales. ¿Y saben qué es lo peor que te puede pasar frente a un tipo? Que confundas las señales. El jueves, en un bar de Almagro, un chabón estuvo  a punto de convencerme de que yo debo estar muy confundida. Su nombre era Max, tenía ojos verdes y mucha sed: lo vi zamparse seis tequilas seguidas y pasarlos con cerveza sin hacer una mueca. Estaba por los cuarenta bien llevados y cantaba canciones que no se sabía, apelando a la vieja técnica de repetir y alargar las últimas tres sílabas de un verso: “¡…jo en flooor!”. Cada tanto, desde la barra, miraba hacia la mesa donde yo estaba con las chicas de la oficina y se sonreía coqueto. Yo me ofrecí para ir a pedir la última ronda de fernés y me paré estratégicamente a su lado. Entonces me habló: “¿Cómo te llamás?”, “Carolina, ¿y vos?”. Él dijo  Max y si me podía invitar un trago. Obvio que podía y podía también tocarme una teta, pero eso no se lo dije de movida. Estábamos en la típica situación de apretujamiento en un pasillo estrecho. Cada tanto, alguien me empujaba y mis labios iban a parar, sin culpa, al cuello de Max que olía a perfume fino. Le hice señas a las chicas, que ya se iban, de que yo me quedaba. Él se dio cuenta y me guiñó el ojo. Ya nadie guiña el ojo, pero hubo una época en que si un tipo te guiñaba el ojo tenías todo el derecho de pensar que quería algo más. En esas cosas yo suelo aferrarme a la tradición y actuar en consecuencia. Al cabo de un rato, el bar se llenó tanto que Max y yo quedamos prácticamente abrazados, a punto de asfixiarnos. Y por lo que sentí entre sus piernas pude comprobar que la inercia de la noche era lo que era. Le dije a Max que Saliéramos al patio, él dijo “sí, vamos, hace calor”. ¡Bingo!, pensé. Porque ¿cómo mierda se lee eso? Para mí, “hace calor” es la clave para decir “me tenés caliente”. Así que avancé ansiosa por ese pasillo y una vez que estuvimos afuera lo apreté contra una pared, lo besé y le mandé la mano directamente al Paquete para medir la urgencia de la situación. Pensé que si ese hombre estaba a punto de estallar yo quería mi esquirla. Pero me pareció que teníamos tiempo o que Max la tenía ínfima, cosa que por supuesto no me importó. O digamos que no tanto, porque no existe eso de que a una le de igual meterse un morrón que un hisopito Jonson. Él dijo algo que no entendí y que interpreté como un gemido de placer que me hizo temblar las rodillas. Me puse de espaldas  él: agarré una de sus manos y la encajé en mi escote, agarré la otra y la puse en mi panza y pegué mi cuerpo al suyo con el hambre de una presidiaria. Fue entonces cuando entendí con todas las letras lo que Max estaba diciendo: “¡Paré, pará, pará!”. Gritó. Tres veces lo gritó. Me empujó y me miró como quien mira a una fiera peligrosa. “Pero…”, eso fue todo lo que pude decir mientras Max retrocedía espantado, con el brazo extendido al frente y la palma en posición de: ¡Prohibido seguir! ¡Deténganse! ¡Sos una perra gorda y sarpada!

            Puta vida.. Salí de ese lugar a los pedos, fulminada. En el taxi me eché a llorar y traté de repasar una a una las señales que supuestamente había confundido. ¿Y saben qué? Que no confundí nada. De hecho, me parece que a otra le hubiera bastado con el “cómo te llamás, te invito un trago” y no habría esperado siquiera el guiño de ojo para ponerse de rodillas y chupársela allí mismo. Lo que pasa es que hay tipos que ejercen ese mecanismo cruel que consiste en calentar y defraudar, que hasta no hace mucho era exclusivo de las minas. Histeria se le dice, y dejó de ser un juego inofensivo. Es una práctica rastrera y, peor, adictiva. Un tipo histérico lo viene siendo hace mucho y no quiere dejar de serlo. Un tipo histérico rara vez coge, se frota su cosita diminuta pensando en su imposibilidad de ponerla en una concha porque esa imposibilidad le da placer. Y va por el mundo desparramando su demonio y convenciendo a chicas ingenuas, deseosas de un polvito cariñoso, decentes pero un poquito ansiosas, de que ellas son las culpables porque confunden las señales. Porque, claro, el ojiverde que te coquetea en un bar un jueves por la noche todo lo que quiere es ser tu amigo, tu psicólogo, tu mascota o tu mucama. De coger ni hablar. Que se maten los histéricos y sus señales equívocas que se eso yo ya tengo. Y para todo lo demás, por ahora, está mi helado Fisher Price. 

               

              

       

CAROLINA  BALDUCCI

publica habitualmente en CRÍTICA DIGITAL...

Del maestro Pessoa..para esta hora

Publicado en De Otros. el 25 de Junio, 2009, 14:53 por Gerardo

Hora Absurda

Tu silencio es una nave con todas las velas llenas…
Blandas, las brisas juegan en las flámulas, tu sonrisa…
Y tu sonrisa en tu silencio es la escalera y las andas
con que me finjo más alto y junto a cualquier paraíso…

Mi corazón es un ánfora que cae y que se quiebra…
Tu silencio lo recoge y quebrado lo arrincona…
Mi idea de ti es un cadáver que el mar trae a la playa…, y mientras tanto
tú eres la tela irreal en la que mi arte yerra el color…

Abre todas las puertas y que el viento barra la idea
que tenemos de que un humo perfuma de ocio los salones…
Mi alma es una caverna colmada por la marea alta,
y mi idea de soñarte una caravana de histriones…

Llueve oro mate, mas no en lo exterior… Es dentro de mí… Soy la Hora,
y la Hora es de asombros y toda ella escombros de ella misma…
En mi atención hay una viuda pobre que nunca llora…
En mi cielo interior nunca hubo una sola estrella..

Hoy el cielo es pesado como la idea de no llegar nunca a un puerto…
La lluvia menuda está vacía… La Hora sabe a haber sido…
¡Y no haber algo como lechos para las naves!…
Absorta en alienarse de sí, tu mirada es una plaga sin sentido…

Todas mis horas están hechas de jaspe negro,
mis ansias todas talladas en un mármol que no existe,
no es alegría ni dolor este dolor con el que me alegro,
y mi bondad inversa no es ni buena ni mala…

Los haces de los lictores se abrieron al borde de los caminos…
Los pendones de las victorias medievales no llegaron ni a las cruzadas…
Pusieron infolios útiles entre las piedras de las barricadas…
Y la hierba creció en las vías férreas con lozanía dañina…

¡Ah, qué vieja es esta hora!… ¡Y todas las naves partieron!
En la playa sólo un cabo muerto y unos restos de vela hablan
de lo Lejano, de las horas del Sur, de donde nuestros sueños sacan
aquella angustia de más soñar que hasta callan para sí…

El palacio está en ruinas… Duele ver en el parque el abandono
de la fuente sin surtidor… Nadie levanta la mirada del camino
y siente saudades de sí ante aquel lugar-otoño…
Este paisaje es un manuscrito con la frase más bella suprimida…

La loca partió todos los candelabros glabros,
ensució de humano el lago con cartas rasgadas, muchas…
Y mi alma es aquella luz que nunca más tendrán los candelabros…
¿Y qué quieren del lago aciago mis ansias, brisas fortuitas?…

¿Por qué me aflijo y me enfermo?… Se acuestan desnudas al claro de luna
todas las ninfas… Vino el sol y habían ya partido…
Tu silencio que me arrulla es la idea de naufragar,
y la idea de que tu voz suene a lira de un Apolo fingido…

Ya no hay colas de pavos todo ojos en los jardines de otrora…
Las propias sombras están más tristes… Aún
hay rastros de ropas de ayas (parece) en el suelo, y aún llora
un como eco de pasos por la alameda que velahí concluida…

Todos los ocasos se fundieron en mi alma…
Las hierbas de todos los prados fueron frescas bajo mis pies fríos…
Secó en tu mirada la idea de creerte calma,
y el ver yo eso en ti es como un puerto sin navíos…

Se irguieron al tiempo todos los remos… Por el oro de los trigales
pasó una saudade de no ser mar… Frente
a mi trono de alienación hay gestos con piedras raras…
Mi alma es una lámpara que se apagó y aún está caliente…

¡Ah, y tu silencio es un perfil de cúspide al sol!
Todas las princesas sintieron el seno oprimido…
De la última ventana del castillo sólo un girasol
se ve, y el soñar que hay otros pone brumas en nuestro sentido…

¡Ser, y no ser ya más!… ¡Oh leones nacidos en la jaula!…
Repicar de campanas hacia más allá, en el Otro Valle… ¿Cerca?…
Arde el colegio y un niño quedó encerrado en el aula…
¿Por qué no ha de ser el Norte el Sur?… ¿Qué es lo que está descubierto?…

Y yo deliro… De repente hago pausa en lo que pienso… Te miro
y tu silencio es una ceguera mía… Te miro y sueño…
Hay cosas rojas y cobrizas en el modo de meditarte,
y tu idea sabe a recuerdo del sabor de un espanto…

¿Para qué no sentir por ti desprecio? ¿Por qué no perderlo?…
Ah, deja que te ignore… Tu silencio es un abanico?
un abanico cerrado, un abanico que abierto sería tan bello, tan bello,
pero más bello es no abrirlo, para que la Hora no peque…

Se helaron todas las manos cruzadas sobre todos los pechos..
Se ajaron más flores de las que había en el jardín…
Mi manera de amarte es una catedral de silencios escogidos,
y mis sueños una escalera sin principio pero con fin…

Alguien va a entrar por la puerta… Se siente sonreír el aire…
Tejedoras viudas gozan las mortajas de vírgenes que tejen…
Ah, tu tedio es una estatua de una mujer que ha de venir,
el perfume que los crisantemos tendrían, si lo tuviesen…

Es preciso destruir el propósito de todos los puentes,
vestir de alienación los paisajes de todas las tierras,
enderezar por fuerza la curva de los horizontes,
y gemir por tener que vivir, como un ruido brusco de sierras…

¡Hay tan poca gente que ame los paisajes que no existen!…
Saber que continuará habiendo el mismo mundo mañana?¡cómo nos entristece!…
Que mi oír tu silencio no sean nubes que contristen
tu sonrisa, ángel exiliado, y tu tedio, aureola negra…

Suave, como tener madre y hermanas, la tarde rica desciende…
No llueve ya, y el vasto cielo es una gran sonrisa imperfecta…
Mi conciencia de tener conciencia de ti es una prez,
y mi saberte sonriendo es una flor mustia en mi pecho…

¡Ah, si fuésemos dos figuras en una lejana vidriera!…
¡Ah, si fuésemos los dos colores de una bandera de gloria!…
Estatua acéfala retirada a un lado, polvorienta pila bautismal,
pendón de vencidos que tuviese escrito en el centro este lema ¡Victoria!

¿Qué es lo que me tortura?… Si hasta tu faz tranquila
sólo me llena de tedios y de opios de ocios temibles…
No sé… Yo soy un loco que extraña su propia alma…

Yo fui amado en efigie en un país más allá de los sueños…

FERNANDO PESSOA

dos de Alejandra

Publicado en De Otros. el 24 de Junio, 2009, 19:20 por MScalona

EL DESPERTAR

 

 

                                   A León Ostrov

 

 

 

Señor

La jaula se ha vuelto pájaro

y se ha volado

y mi corazón está loco

porque aúlla a la muerte

y sonríe detrás del viento

a mis delirios

 

 

Qué haré con el miedo

Qué haré con el miedo

 

 

Ya no baila la luz en mi sonrisa

ni las estaciones queman palomas en mis ideas

Mis manos se han desnudado

y se han ido donde la muerte

enseña a vivir a los muertos

 

 

Señor

El aire me castiga el ser

Detrás del aire hay monstruos

que beben de mi sangre

 

 

Es el desastre

Es la hora del vacío no vacío

Es el instante de poner cerrojos a los labios

oír a los condenados gritar

contemplar a cada uno de mis nombres

ahorcados en la nada

 

 

Señor

Tengo veinte años

También mis ojos tienen veinte años

y sin embargo no dicen nada

 

 

Señor

He consumado mi vida en un instante

La última inocencia estalló

Ahora es nunca o jamás

o simplemente fue

 

 

¿Cómo no me suicido frente a un espejo

y desaparezco para reaparecer en el mar

donde un gran barco me esperaría

con las luces encendidas?

 

 

¿Cómo no me extraigo las venas

y hago con ellas una escala

para huir al otro lado de la noche?

 

 

El principio ha dado a la luz el final

Todo continuará igual

Las sonrisas gastadas

El interés interesado

Las preguntas de piedra en piedra

Las gesticulaciones que remedan amor

Todo continuará igual

 

 

Pero mis brazos insisten en abrazar al mundo

porque aún no les enseñaron

que ya es demasiado tarde

 

 

Señor

Arroja los féretros de mi sangre

 

 

 

Recuerdo mi niñez

cuando yo era una anciana

Las flores morían en mis manos

porque la danza salvaje de la alegría

les destruía el corazón

 

 

Recuerdo las negras mañanas de sol

cuando era niña

es decir ayer

es decir hace siglos

 

 

Señor

La jaula se ha vuelto pájaro

y ha devorado mis esperanzas

 

 

Señor

La jaula se ha vuelto pájaro

Qué haré con el miedo

 

 

 

 

 

 

MUCHO MÀS ALLÀ

 

 

 

¿Y qué si nos vamos anticipando

de sonrisa en sonrisa

hasta la última esperanza?

 

 

¿Y qué?

¿Y qué me da a mí,

a mí que he perdido mi nombre,

el nombre que me era dulce sustancia

en épocas remotas, cuando yo no era yo

sino una niña engañada por su sangre?

 

 

¿A qué, a qué

este deshacerme, este desangrarme,

este desplumarme, este desequilibrarme

si me realidad retrocede

como empujada por una ametralladora

y de pronto se lanza a correr,

aunque igual la alcanzan,

hasta que cae a mis pies como una ave muerta?

Quisiera hablar de la vida.

Pues esto es la vida,

este aullido, este clavarse las uñas

en el pecho, este arrancarse

la cabellera a puñados, este escupirse

a los propios ojos, sólo por decir,

sólo por ver si se puede decir:

<<¿es que yo soy? ¿verdad que sí?

¿no es verdad que yo existo

y no soy la pesadilla de una bestia?>>

 

 

Y con las manos embarradas

golpeamos a las puertas del amor.

Y con la conciencia cubierta

de sucios y hermosos velos,

pedimos por Dios.

Y con las sienes restallantes

de imbécil soberbia

tomamos de la cintura a la vida

y pateamos de soslayo a la muerte.

 

 

Pues eso es lo que hacemos.

Nos anticipamos de sonrisa en sonrisa

hasta la última esperanza.

 

 

 

 

 ALEJANDRA PIZARNIK-   Argentina, 1936-1972

Nació Emilio !!!

Publicado en cumpleaños! el 23 de Junio, 2009, 18:21 por MScalona

Barta and sons by you.

el nieto de   MAY  BARTA ... de vez en cuando la vida !!!!!!!!!!

Entrevista a ALAN PAULS...

Publicado en General el 22 de Junio, 2009, 16:51 por MScalona

muy buenos conceptos sobre escritura y literatura. Más aún para quienes hayan leído

su excelente novela  "EL PASADO"...

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1140344&pid=6720392&toi=6486

Hombre en la ventana.

Publicado en General el 21 de Junio, 2009, 14:18 por Felicitas Maini.

           HOMBRE EN LA VENTANA.

 

 

Había hecho del silencio su modo de vivir. Desde la muerte de mamá había callado para siempre. Volviendo del cementerio, entró a la casa, dio vuelta en el pasillo y ya en la puerta de su habitación, miró para atrás, a nosotros que lo seguíamos y dijo “adios”. Cerró la puerta con llave. La noche pasó, larga, muy larga, muy noche. A la mañana siguiente apareció bañado, afeitado y en su bata. Se dejó besar. Aceptó el desayuno sin decir palabra. Fue a la sala, corrió su sillón favorito, lo acomodó de cara al ventanal y se sentó.

Nos tomó meses aceptar su rutina. Dejamos de esperar respuestas, era inútil. Jamás volvimos a escuchar su voz. Quedó así. Desayuno, sillón, almuerzo, siesta, té, baño, cena, dormir. Despierto, calmado.  Pero dolía, uno existe en la medida que los otros nos reconocen. Y no nos miraba, habíamos muerto para él. Los niños ya no preguntaban, corrían a su alrededor como si fuera un mueble más.

Una noche antes de dormir, levantó los ojos, me miró, como antes, y dijo “gracias hija, ya me vienen a buscar”. Parecía aliviado. Pensé en mamá. Pero no. Fue otra mujer eterna la que vino al fin.

Feliz Día del Padre

Publicado en homenaje el 21 de Junio, 2009, 11:32 por MScalona

                     

EL     NACIMIENTO

 

                                                                                            A mi viejo, Oscar

 

 

 

 

                       Creo que a los siete años  me aproximé a la comprensión de la especie humana.   Era un día de lluvia y miraba a la calle por la ventana de nuestra casa de infancia.

 

                         Llamó mi atención que los peatones que llevaban paraguas e impermeables, no cedieran el lado de la pared y los aleros a los otros,  los desprotegidos o inermes.

 

                          Me quedé pensando un rato  y entonces apareció mi padre,

por la vereda de enfrente,  mojado y desnudo al aguacero, cediendo

el lado de la pared a todos.

 

                           Me puse a llorar  y esa noche antes de dormirme, como si fuera una condena o un tesoro,  lo escribí en secreto en la última hoja del cuaderno de tareas.

 

                            Algo irremediable y fatal nació para mí esa vez,

y todavía me dura.

 

 

 

 

 

 

                                                                     Marcelo E.  Scalona

 

 

El Altillo de Mis Oficios  (Edit Corregidor, 1998)

si gustan

Publicado en General el 19 de Junio, 2009, 21:43 por negrointenso
 Después del feriado arrancamos la semana con todo, vengan a escuchar poesía!
Este Lunes 22,leen: Andrea Parnisani,Norman Petrich ( quien nos hará vibrar, en un recorrido, por los distintos poetas comprometidos de latinoamérica) Claudia Accotto, y Antonio Ramos.
 
Luego escucharemos al dúo Bivarietal ( conformado por leandro Vacchino y Diego Medina)
Como siempre, en el bar Tercer Mundo, a las 21 hs.
Los espero a todos!
Alejandra.

more Kane

Publicado en De Otros. el 19 de Junio, 2009, 20:41 por MScalona

Quiero       

                      

A: Quiero dormir a tu lado y hacerte las compras y cargarte las bolsas y decirte cuánto me gusta estar con vos, pero me siguen obligando a hacer estupideces.

M: No soy yo, sos vos.

B: Coger al pedo.

M: Y con la planilla de asistencia.

C: Un plan de seis meses.

A: Y quiero jugar a las escondidas y regalarte mi ropa y decirte cuánto me gustan tus zapatos y sentarme en el borde de la bañadera mientras te bañás y hacerte masajes en el cuello y darte besos en los pies y llevarte de la mano e irme con vos a cenar y que no me importe que comas de mi plato y encontrarme con vos en el Rudy’s y hablar del día y tipiar tus cartas y llevar tus cajas y reírme de tus paranoias y regalarte discos que nunca escucharás y ver películas buenísimas y ver películas malas y quejarme del programa de radio y hacerte fotos mientras dormías y levantarme para prepararte café con tostadas y pancitos y salir con vos a tomar un café al Florent en medio de la noche y dejar que me robes los cigarrillos y que nunca tengas fuego y contarte lo que vi en la tele la otra noche y acompañarte al oculista y no reírme de tus chistes y desearte por la mañana pero dejarte dormir un poco más y mientras darte besos en la espalda y acariciar tu piel y decirte cuánto me gusta tu pelo tus ojos tus labios tu cuello tu pecho tu culo tu...

Y sentarme a fumar en la escalera hasta que vuelva tu vecina y sentarme a fumar en la escalera hasta que vos vuelvas y preocuparme cuando te atrasás y asombrarme cuando te adelantás y regalarte girasoles e ir a tu fiesta y bailar hasta quedar negro y estar triste cuando me equivoque y feliz cuando me perdones y mirar tus fotos y desear haberte conocido desde siempre y sentir tu voz en mis oídos y sentir tu piel contra mi piel y tener mucho miedo cuando te enojes y se ponga un ojo rojo y otro azul y tu pelo hacia la izquierda y una cara de oriental y decirte estás preciosa y abrazarte cuando estés ansiosa y abrazarte más cuando sufras y desearte sólo con olerte y abusarme al tocarte y gemir cuando esté a tu lado y gemir cuando no esté a tu lado y babear sobre tu pecho y envolverte toda la noche y sentir frío cuando me quites la manta y sentir cuando no lo hagas y derretirme cuando sonrías y desintegrarme cuando rías y no entender por qué creés que te estoy rechazando cuando no te estoy rechazando y preguntarme cómo podés pensar que yo sería capaz de rechazarte a vos y preguntarme quién sos pero aceptarte igual y contarte acerca del ángel del árbol del niño del bosque encantado que voló sobre el océano porque te amaba y escribirte poemas y preguntarme por qué no me creés y tener un sentimiento tan profundo que no encuentra palabras y querer comprarte un gatito y sentir celos de él cuando reciba más atención que yo y retenerte en la cama cuando te tengas que ir y llorar como un bebé cuando finalmente te vayas y vaciar los ceniceros y comprarte regalos que no quieras y llevármelos otra vez y pedirte que te cases conmigo y que vos me digas que no otra vez pero continuar pidiéndotelo porque aunque vos creas que no es en serio siempre fue en serio desde la primera vez y deambular por toda la ciudad pensando que sin vos estaba vacía y querer todo lo que querés y pensar que me estoy perdiendo a mí mismo y saber que con vos estoy a salvo y contarte de mí mismo lo peor e intentar darte lo mejor porque vos lo merecés y contestar tus preguntas cuando prefiera no hacerlo y decirte la verdad cuando en realidad no quiera e intentar ser honesto porque sé que vos lo preferís y pensar que todo se acabó pero aferrarme allí durante diez minutos más hasta que me eches de tu vida y te olvides de quién soy e intentar acercarme a vos porque es hermoso aprender a conocerte y el esfuerzo vale la pena y hablarte mal en alemán y peor en hebreo y hacer el amor con vos a las tres de la madrugada y de alguna de alguna de alguna manera comunicarte algo de ese amor abrumador arrasador incondicional omnipresente y sempiterno que enriquece el corazón y libera la mente ese amor eterno y presente que siento que vos...

fragm. de la obra teatral   CRAVE...  de Sarah Kane

Devenir Irlandes

Publicado en Sugerencias. el 19 de Junio, 2009, 10:36 por Gerardo

Prometo que esta es la ultima sugerencia de indole irlansesa..no los jodo mas..ja...pero recomiendo este libro..muy interesante para bucear en el genero epistolar y una materia prima de aquellas para hacer literatura..si llegara a interesarles yo lo tengo

Gerardo

Ficha del Libro:

Mediante la recopilación, traducción y edición de un corpus que incluye dos conjuntos de cartas y dos memorias de irlandeses y desendientes de irlandeses que vivieron en Argentina entre mediados del siglo XIX y los primeros años del siglo XX, el autor nos entrega un material único por varias razones. Es la primera vez que se publica este tipo de documentación originada en la colectividad hiberno - argentina. Al mismo tiempo da cuenta de testimonios que ponen en escena las más variadas voces de hombres y mujeres de distintas edades, orígenes geográficos y trayectorias vitales, en donde cada carta, cada memoria nos habla de sus autores y de su particular experiencia vital pero, también, de la historia social, económica, política y cultural de la Argentina del siglo XIX.

Mediante la recopilación, traducción y edición de un corpus que incluye dos conjuntos de cartas y dos memorias de irlandeses y desendientes de irlandeses que vivieron en Argentina entre mediados del siglo XIX y los primeros años del siglo XX, el autor nos entrega un material único por varias razones. Es la primera vez que se publica este tipo de documentación originada en la colectividad hiberno - argentina. Al mismo tiempo da cuenta de testimonios que ponen en escena las más variadas voces de hombres y mujeres de distintas edades, orígenes geográficos y trayectorias vitales, en donde cada carta, cada memoria nos habla de sus autores y de su particular experiencia vital pero, también, de la historia social, económica, política y cultural de la Argentina del siglo XIX.

Ficha del Autor:

Edmundo Murray es escritor, historiador y lingüista; vive en Ginebra desde 1998, donde trabaja como investigador y editor en organizaciones internacionales. Es el editor del website "Irish Migrations Studies in South america". Publicó artículos sobre diversos temas, entre los que se destacan la historia y la literatura de habla inglesa en América del sur. Miembro fundador de la Irish Argentine Historical Society, también escribe poesía y cuentos, y publicó "Poemas nómades" (1999) y "Taxomanía fantástica de los árboles de Buenos Aires" (2000).

SARAH KANE: la ironía feroz...

Publicado en De Otros. el 18 de Junio, 2009, 12:55 por MScalona

sarah kane, G.Bret. 1971-1999

                

Extractos de Crave

M: Si el amor llegase.

A: Dejá que suceda.

C: No.

(...)

C: De chica me gustaba mear sobre la alfombra. La alfombra se pudrió y yo le eché la culpa al perro.

* * * *

M: A veces la forma de mi cabeza me alarma. Cuando pesco su reflejo en la ventana oscura de un tren y el paisaje corre a través de la imagen de mi cabeza. No es que haya algo inusual o... alarmante...en la forma de mi cabeza, pero sí... me alarma.

* * * *

A: Un nenito tenía una amiga imaginaria. La llevó a la playa y jugaron juntos en el mar. Un hombre salió del agua y se llevó a la niña. A la mañana siguiente la marea arrojó a la playa el cuerpo de una niña.

* * * *

C: Cuando miro algo generalmente de muy cerca, veo el hervidero de larvas blancas.

A: El negro replegándose.


C: Abro la boca y veo que yo también estoy llena, se arrastran por mi garganta.

* * * *

M: No soy capaz de conocerte.

C: No querés conocerme.

M: Profundamente incognoscible.

* * * *

C: Está sufriendo algún tipo de crisis nerviosa y desea haber nacido negra, hombre y más atractiva.

B: Me entrego a mí mismo.

C: o simplemente más atractiva...

B: Entrego mi corazón.

C: o simplemente distinta...

M: Pero eso no es entrega.

C: Simplemente alguna otra puta persona.

A: Frágil y ahogado.

C: Se niega a continuar con la farsa diaria de sobrevivir las próximas pocas horas en un intento de evitar la realidad que es que no tiene idea de cómo va a solucionar los próximos cuarenta años.

(...)

C: Habla de sí misma en tercera persona porque la idea de enfrentarse con quien realmente es, tener que reconocer que es ella misma, es demasiado para su orgullo.

* * * *

A: Hay peores cosas que ser un gordo de cincuenta. Estar muerto a los treinta.

M: De noche la ausencia duerme entre los edificios.

C: No te mueras.

* * * *

C: Soy culpable de plagio emocional, he robado el dolor de los demás, subvirtiéndolo todo en una utilidad personal.

Curiosidad

Cuando Kane escribió Crave (Ansia) bajo el pseudónimo de Marie Kelvedon -Kane creció en Kelvendon Hatch- inventó la siguiente nota bibliográfica de Marie:

Marie Kelvedon tiene veinticinco años. Creció en Alemania en una base del Ejército Inglés y volvió a Inglaterra cuando tenίa dieciseis para completar sus estudios. Fué expulsada del colegio St Hilda en Oxford, después del primer año por cometer un acto de inexplicable Dadaismo en el comedor del colegio. Sus historias cortas han sido publicadas en varias revistas literarias europeas y tiene un libro de poemas Onzuiver (Impureza) publicado en Bélgica y Holanda. Su debut en el Festival Alternativo de Edimburgo fue en 1996, un happening espontáneo detrás de la ventanilla del servidor de platos de un restaurante para una audiencia de sólo una persona. Después de dejar la prisión de mujeres trabajó como taxista, como preparadora de escenarios para el grupo los Manic Street Preachers y como presentadora de programas de radio para la BBC Radio World Service. Ahora vive en Cambridgeshire con su gato Grotowski.

Bloomsday en Rosario

Publicado en Sugerencias. el 16 de Junio, 2009, 16:02 por Gerardo Bussi

'En 1888 adquirí un campo al que llamé 'La Argentina', unas 10.000 hectáreas cerca de la estación Solís, que cubre extensiones de los partidos de San Andrés de Giles, San Antonio de Areco, Exaltación de la Cruz y Zárate ... Casi todos los vecinos son irlandeses, gente muy trabajadora, muy simpática y muy borracha, en este orden.'

Luna, Félix, Soy Roca 1880-1886 (Buenos Aires: Editorial Sudamericana, )

Artículos anteriores en Junio del 2009

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-