"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




1 de Mayo, 2009


RELATOS I y II (sobre 5)

Publicado en relatos el 1 de Mayo, 2009, 12:18 por Musante

Relato 1

 

“Cada lunes un taxi me espera  para llevarme al doctor, no voy sola, somos seis mujeres. Es el único día que salgo, el pueblo está casi desierto a esta hora , hay pocos hombres en las calles, en los negocios. Ellas se esconden de nosotras o las mandan a esconderse. Los reconozco, al padre y al hijo que doblan por la esquina, al barbero y al que está afeitando, el licorero. Nadie nos mira. Me gustaría dar una vuelta a la plaza, pasear por el andén cuando viene el tren de la tarde; ver cómo el jefe del ferrocarril se pone nervioso. Me gustaría vivir ahí, en la estación de trenes, en el piso de arriba, yo los vería a todos, caras nuevas, los vagones comedor iluminados. Pero estamos volviendo a la casa pública, como la llaman en este pueblo. Siempre paramos en el correo, por si hay correspondencia, el cartero no va a la casa, al menos de día. Hace tres años que estoy en este pueblo, está lleno de italianos, se escaparon de una guerra, muchos tienen la piel rosada, se ponen rojos y dicen palabras que no entiendo, que empiezan con porca, porca algo. Menos el párroco, todos tiene olor a pesto. El doctor nos dijo que nos lavemos bien, porque vamos a tener mucho trabajo, se vienen las fiestas, ya se termina el año, se va el 36. Extraño que alguien me llame por mi nombre, que me diga Sara. O Sarita”

 

Relato 2

 

“Cada lunes me prohíben salir a la calle, pero hoy quiero verlas pasar, quiero ver el taxi. Dicen que hay una que es muy linda, que se llama Sara, yo se que él también va a la casa grande. Necesito verla. Escuché que el jefe de la estación está loco por ella. Cuando el auto pare acá enfrente, en el correo, voy a espiar por la ventana, aunque me reten, pero hoy están todos hablando de la guerra, de un pacto entre Musolini y los alemanes. Una vez con mi hermana pasamos cerca de la casa, estaba cerrada, abre a las nueve de la  noche y van todos los hombres del pueblo, mis hermanos mas chicos también. Esa debe ser, sí… es linda. Tendría que gritar Sara a ver si reacciona, que lástima, tiene mi edad. Y qué pena por mí, en dos semanas me caso, él es casi un desconocido, estuvimos juntos en el baile de San Juan y el 9 de Julio .Tengo miedo, ojalá tengamos hijos pronto, ojalá que me quiera. Mamá me dijo que a querer se aprende, que cada hijo hará que lo quiera más. Yo no sé, tengo miedo, me dijo que mi nombre es lindo, que si tenemos una hija también se llamará Luisa.

                                                                              Rubén  D.  Musante 

¡ Hay cada mirada a la noche !

Publicado en relatos el 1 de Mayo, 2009, 12:05 por SRíos

Hay cada mirada a la noche

Resulta que el Cacho y yo teníamos el cumpleaños de una prima mía que lo festejaba en La Cautiva. Como yo no tenía qué ponerme, la Nelli, mi amiga, me prestó una pollera cortita y una remera fucsia con un corazón en dorado que me quedaba divina.

Cuando el Cacho me vio, me quería matar!!! Que así yo, vos no vas, me empezó a decir, que por culpa de la Nelli, que esto, que el otro, hasta que me dijo: estás vestida como las locas que trabajan en el Belgranito…

Perdón, le dije, yo paso todos los días por ahí cuando voy a trabajar y nunca vi en la puerta ninguna loca, ¿vos cómo sabés como se visten?

Me miró y me dijo: gorda, vos sabés, los muchachos que van al taller dicen cada boludez, pero bué… vamos que se nos va a hacer tarde, por esta noche vas así, pero la próxima te doy plata y te comprás algo mejor.

Yo lo miré, chispas me salían por los ojos pero me acordé tanto de usté Doctora (cuando me dice que piense antes de hablar), que agarré y me bajé más el escote, me pinté los labios y salimos.

Lo pasamos relindo, el Cacho parecía mi guardaespaldas y yo me dí cuenta que ¡hay cada mirada a la noche!

                                                                              

                   

                                                                                  SILVIA  RÍOS

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-