"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




Mariano Busso - Ejercicio nº 1.-

Publicado en Nuestra Letra. el 25 de Marzo, 2009, 19:56 por MScalona

 ESTIMADO   FRANK

                          

                         Después de hurgar por sitios recónditos de Sudamérica, hice contacto con el objetivo: el Topo.

 

                         La astucia de este sujeto es fabulosa.

 

                         Nuestro informante de Ecuador había hallado rastros suyos en Montañita, un pueblo costero, paraíso de hippies y vagabundos, donde al parecer tenía una guarida junto al muelle de pescadores, al norte de la villa. Allí se hacía llamar Pedro Antuñez Miravilla, armador de barcos. Estuvo algunos meses hasta que desapareció una noche. Hubo una trifulca en la playa. Frente al bar “Medusa” en que los lugareños bebían hasta perder la conciencia, la chicha, bebida espirituosa, tópica de la zona andina. Luego de la riña desapareció. Se lo dio por muerto, por ahogado, como tantas otras veces había sucedido antes con otros borrachos pendencieros.

 

                         Nunca más se supo de él. Pero los atentados en Cali, Santiago y La Paz, llevaban su sello indeleble. Se escurría como arena de las manos. Era una sombra que se movía con sigilo. La búsqueda se orienta hacia pueblos infames perdidos entre sinuosos meandros del Orinoco, inmersos en el insoportable calor del desierto de Calama o en los confines helados del mundo más allá de Punta Arenas.

 

                        Era un fantasma.

 

                        Hasta que al fin cometió un error que produjo el milagro de poder dar con su paradero. El dato me lo brindó una atractiva pelirroja de Pehuajó, Provincia de Buenos Aires en Argentina. Una tarde, cayó ante la tentación del ron, los exuberantes senos y el delicado encanto de la muchacha, a quien abandonó sin despedirse en medio de la madrugada. El despecho femenino hizo el resto.

 

                      Los comentarios de las damas me trasladaron hasta Rosario, una gran ciudad del centro de ese país.

 

                      Sabía que me llevaba una gran ventaja, la cual intenté por todos los medios acortar. Me introduje en una sociedad compleja, numerosa y desconfiada.  

 

                      No obstante, a fuerza de insistir, de horadar la piedra, establecí contacto con el Topo.

 

                      Lo vi por primera vez una mañana de enero bajo un sol abrasador en una isla del Río Paraná, inmenso curso de agua que atraviesa la ciudad de Norte a Sur. Su fisonomía cambió radicalmente, pero su instinto asesino se percibía en el brillo animal de sus ojos. Su andar me sigue produciendo un estrépito inorgánico con olor a muerte. Genera escalofrío saber que en ese pequeño hombre habita un chacal, un mercenario. El más sublime y sanguinario criminal de nuestro siglo. No puedo dejar de pensar en la exactitud de la ejecución de Hillary Neusmann en pleno Trocadero, núcleo neurálgico de París o en el coche bomba sobre el Ponte Vecchio que sacudió los corazones de toda la ciudad de Florencia. Jamás se supo oficialmente quien fue el autor que hirió de muerte la seguridad de Europa allá por los ochenta.

 

                   Frank, amigo. Tengo al Topo frente a mí todos los martes. Ya no es Antuñez Miravilla, el armador de buques ecuatoriano o Prelaj Frockzy el cervecero checoslovaco. Ahora su nombre es Marcelo Scalona. Ejerce como profesor de un taller literario de la calle Laprida. Yo me convertí en su novel alumno.

 

                   El fin de la historia se acerca. Espero poder relatarla en mi próxima carta, si es que el Topo no se escabulle nuevamente y logro escapar a sus feroces fauces.

 

                   Afectuosamente, tu camarada Tommy.

                   

                                

 Mariano Busso (35) es abogado.

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-