"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




para entender algo más de ENRARECIDO

Publicado en General el 17 de Noviembre, 2008, 13:58 por MScalona

Orfeo y Eurídice

         El mismo Orfeo, uno de los Argonautas de Jasón, tuvo desgraciado fin.

Después de la expedición a la Còlquida, se estableció en Tracia,

y allí se casó con la bella ninfa Eurìdice.

Un día en que su querida esposa huía de la amorosa persecución del

pastor Aristeo, no vio una serpiente oculta en la espesura de la hierba,

que la mordió. Eurìdice falleció a consecuencia de la horrible picadura.

Desde entonces, Orfeo trató en vano de consolarse de su pena,

llenando las montañas de la Tracia con los sones de la lira que le

regalara Apolo. Nada podía arrancarle su dolor, y a todas horas

lo perseguía el recuerdo de Eurìdice.

            No pudiendo vivir sin ella, quiso buscarla en las sombrías

estancias en que moran los corazones que no saben enternecerse con

los ruegos humanos. Con todo, a los acentos  melódicos de su lira,

las sombras livianas y los espectros de los que viven sin luz corrieron

en tropel. Escuchaban silenciosos como pájaros durante la noche.

            Dejaron de silbar las serpientes que forman la cabellera

de las intratables Erinias. El cerebro apaciguó los tres abismos de sus

bocas y paró la rueda de Ixiòn. Finalmente, Orfeo, después de abordar

al inexorable rey de las sombras, obtuvo el favor de sacar a Eurìdice

a la luz del sol. Pero su ruego fue atendido con la condición precisa

de no mirar atrás para ver si su amada lo seguía. Entonces, en el preciso

instante en que iban ya ambos a respirar en el claro día,

la inquietud del amor perturbó al desgraciado amante.

Impaciente ya de ver a Eurìdice, Orfeo se volvió, y con una sola mirada

dirigida a su esposa, echó a perder el fruto de tantos trabajos.

            Eurìdice se hurtó a sus ojos como humo que se pierde en los aires.

En vano insistió en correr tras ella: el barquero infernal no le permitió

repasar la laguna Estigia. Se cuenta que el inconsolable esposo,

durante siete meses enteros, permaneció posado en la escarpada roca,

retumbando las contiguas soledades con los cantos de sus desgracias

para escucharlo. Su corazón se libertó para siempre del yugo del amor

y del himeneo. Sus sollozos eran continuos.

            Las Bacantes, ofendidas por tan fiel recuerdo y viéndose

desdeñadas por Orfeo a todas horas, celosas, se abalanzaron sobre

él una noche santa y descuartizaron su cuerpo. Las Musas, a las cuales

tan fielmente sirviera y acatara, recogieron sus despojos y los sepultaron

al pie del Olimpo. Su cabeza y su lira, arrojadas a un río, aparecieron,

llevadas por la corriente, en la playa de la isla de Lesbos, donde fueron

piadosamente recogidas y guardadas.                  

MARIO  MEUNIER

La Leyenda Dorada

Mitología Griega

p.  184-5

Libros de la Esfinge

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-