"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




Texto sin Título que apenas llega a ser una carta

Publicado en General el 9 de Noviembre, 2008, 13:57 por Juanjlp

Eso que vos llamas futuro, que para mí  es presente, nos separa sin remedio, de todos modos escribo esto que difícilmente podría llamar carta, casi con la convicción de que nunca llegará a tiempo, a tu tiempo, valga la ironía de esta idea. Ir hacia el mañana, como sabrás, resultó menos dificultoso- luego de ciertos hallazgos- de lo que se pensó en un primer momento-, en cambio retornar o enviar algo hacia el pasado, hasta donde sabemos es imposible, y sin duda lo será en los 100 años venideros.

 Siento que todo es un gran desencuentro, pero para serte sincero, no un desencuentro mayor que los que viví en la época en que compartíamos el calendario, los desencuentros son siempre tragedias. Sin embargo, a pesar de los siglos el recuerdo que tengo, es muy fresco. Estas ahí en el bar, de madrugada, contándome ese sueño de la hermana nueva, la desconocida que irrumpe en la familia, y luego sin conexión alguna diciéndome eso, que me ayudó a decidirme a venir, que me catapultó hasta hoy. Pero no quiero ponerme dramático, quiero, mejor, necesito contarte como son las cosas ahora.

Llegar no fue tan difícil, de repente estaba en una cama, mirando mis piernas, que me resultaron desconocidas, de hecho todo me resultaba raro, como cuando despertamos confusos sin saber dónde estamos, ni qué hora es.

Solo tuve una certeza silenciosa: te extrañaba. De inmediato, escuche una voz masculina:

 ¡extraña un 0.5!

Es que lo humano, ahora, se expresa en números. Por ejemplo extrañar a alguien, puede traducirse en intensidad y valoración tonal, en un número entre 0 y 7, que solo tiene un margen de error de 0.05. Tomándose como cifra aceptable máxima un 2, si el valor supera esa cifra, el sujeto estaría fuera del patrón de extrañamiento, entonces sería considerado peligroso, ya que nada le importaría más que su objeto, y sería, seguramente deportado.

Creo que será mejor que  te cuente algo más grato, los sillones bioregulables, por ejemplo, eso sí es algo bueno, sencillamente, te apoyas, te hundís y te dejas llevar, el sillón se acomoda, todo se acomoda, el tiempo no pasa, un silencio absoluto te envuelve, y todo sucede en  cámara lenta. Todo se enlentece hasta desaparecer. Drogado sin droga en una ciudad que me desconoce y sin embargo me contiene. Nunca se sabe cuánto estuvo uno en ese sillón. También puede ocurrir que  un milico te vea exaltado y  te imponga una sentada.

Ayer, según el sensor del  gimnasio, te extrañe 0.8, quizás porque estaba nublado o por el film que vi en la mañana, lo cierto es que tuve miedo y decidí hacer algo. Me senté en el primer sillón que tuve cerca, y pronto mis valores se normalizaron.

 Que mas contarte, aquí uno puede comprar un clon acéfalo de quien quiera, de cualquier estrella de tvnet, ellas venden su material genético ni bien firman su primer contrato, de esa manera podes tener una Pamela Wilches corriendo por tu casa, pero con menos coeficiente intelectual que un doberman. Y lo mejor, con un celo casi permanente, esto los ha convertido el juguete más popular del siglo 23. Varias asociaciones de derechos humanos enfurecieron, se les argumentó que no eran humanos, acorde a las normativas que definían la condición. Luego los amantes de los animales dijeron que era una atrocidad, en ese caso se les dijo que al ser una especie artificial, no se podía argumentar nada en relación a la tendencia natural contrariada, por otro lado las prácticas normales con los clones, generalmente no muestran  demasiada violencia. Personalmente, no me parece mal, y debo admitir que tengo mi nostálgico Marilyn siempre en el living.

Esta es una vida maravillosa, en este futuro el hombre puede hacer casi todo cuanto quiere y vivir en un estado de relax permanente, que se podría poner en palabras como una extraña sensación de no ser. Poco a poco, logre  olvidarme de la intensidad, aunque en ocasiones extraño mi angustia, entonces, debo confesarlo, voy solo al monte Cardamio, y lejos de los sensores, las planillas y medidas, viajo a ese bar donde me contás nuevamente el sueño de tu hermana, y ahí…… te extraño  más allá de todo cálculo.

                                  

                                

Leído el sábado 8 de noviembre en la Feria del Libro.

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-