"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




7 de Octubre, 2008


Tratando de armar un clásico

Publicado en Cuentos el 7 de Octubre, 2008, 15:05 por ACapo




DURA LEX, SED LEX

Puso primera y el viejo camión tiritó bajo sus pies. Miró por los retrovisores la ruta desierta. Esa tarde se iba para siempre. Al fin podía ver el sol horadando el horizonte. "Rojo" pensó. "Mañana va a estar lindo".  Volvió a clavar los ojos en el pavimento todavía húmedo y negro, no sin antes detenerse en una foto, ya amarillenta, que lo remitía a otros tiempos, otros lugares, otras alegrías. Todos reían, a todos parecía sobrarle tiempo. Se buscó en la imagen. El también. Se buscó en la imagen del retrovisor. Una mueca amarga. Una caricatura. Eso era. El Mercedes imploró por un cambio menos. En la radio anunciaban la cancelación del festival de doma en Vacaria. El viejo cartel alguna vez verde no conseguía informar a cuántos kilómetros quedaba Lagoa Vermelha.

 

         Si algo le sobraba en la ruta era tiempo. Acaso lo único que le sobraba. Por enésima vez tentó a su memoria. ¿Qué había pasado? Fue una cédula. El prefería pensar eso. Que todo empezó en ese momento. De esa forma evitaba sus errores. Es que ya tenía demasiado con el presente como para andar razonando acerca de horas tan lejanas. Volvió a focalizar en aquella cedula. Es que con ella entraron en su vida los abogados. Los doctores, afectados, y él, sumiso, vencido. Eso es, se entusiasmó. Había sido esa cédula. El preciso momento, el comienzo de su caída. Se entusiasmó porque siempre es útil conocer el exacto inicio de las cosas. Arrastró sus miedos acechado por hombres de miradas torvas, inútilmente enmascarados tras sacos y corbatas. A veces, agotado, se detenía a observar comportamientos frente a demudados rehenes, como él mismo. Parecían responder a un patrón común de comportamiento. Suponía, entonces, que era el comportamiento de las hienas. Repasó una National Geographic que leyó una mañana de espera en uno de los tantos bares de por ahí. Y que grabó a fuego. "Su aspecto es grotesco y es muy curioso verlas correr porque tienen las patas anteriores mas largas que las posteriores". Siempre estudiaba como daban zancadas al trepar los amplios escalones rumbo a los pisos superiores de los tribunales acarreando montañas de papeles. "La coloración de su pelaje es castaño oscuro, con manchas negras que salpican su piel". Comprendió porqué los trajes, las corbatas, los escotes de tetas a pedido. "Han desarrollado una potente mandíbula adaptada para triturar huesos con facilidad".  Volvió a mirar la foto amarillenta. Volvió a mirar la imagen que devolvía el retrovisor.  Bajó la cabeza, se recorrió, se detuvo en sus pies descalzados. Amargamente asintió. "Son especialmente activas por la noche, pero cuando llega el amanecer vuelven a sus madrigueras para protegerse del calor del sol". La perpetua penumbra de los juzgados. "Forman pequeñas jaurías para cazar". El odio que su propio abogado destilaba contra el rival solo una mala puesta en escena. "Necesita protección porque es una especie amenazada". Dudó. ¿Por qué no gatilló contra el Dr. Mendoza Renzi? No tuvo coraje, sencillamente. Tuvo miedo de ver sus huesos pudriéndose en una cárcel, esclava sexual disputada por dos bandas rivales. Solo por eso aquella noche en la cochera de Paraguay al 800 no tiró. Solo por eso aquella noche pudo tolerar como el Dr. Mendoza Renzi, el mismo que firmaba la cédula, hielo y desprecio, le dijo "… te voy a hacer mierda..." Y la memoria que vuelve a fallar. Siempre en este punto de no retorno. Solo imágenes en blanco y negro. Su esposa. La pensión inmunda. Su esposa visitándolo por última vez la semana pasada, el mes pasado, cinco años atrás. Un túnel negro. Y la noche de ayer en el cabaret de Uruguaiana. Podía oler el vino malo corriendo por su cuerpo. Podía oler la transpiración acida de la gorda masturbándolo. La lluvia parecía empeñada en llevarse aquel bar en las afueras de Uruguaiana. Tal vez fuera mejor. Apostó que a ninguno de los presentes, sucedáneos de la raza humana, le importaría. Por las dudas levantó la cabeza de la gorda desde su entrepierna y la besó.

 

        En la radio anunciaban la cancelación del festival de doma en Vacaria. El viejo cartel alguna vez verde no conseguía informar a cuantos kilómetros quedaba Lagoa Vermelha. El Mercedes, su último estertor, alcanzó la punta de la loma y un paquete de fierros aplastados contra el asfalto. Un cuerpo respiraba trabajosamente, trabado, en el borde mismo del camino. Antes ese cuadro lo hubiera conmovido, durante aquellos lejanos días de ser humano. Sus piernas caminaron lentamente. El atardecer, sangre y desierto. El aire, húmedo y fresco. El cuerpo se movió. Sus ojos giraron hacia él, como aquella noche en la cochera de Paraguay al 800. Creyó volver a percibir hielo y desprecio pero nada en esa banquina a ¿cuántos kilómetros de Lagoa Vermelha? era lo que había sido. No lo fue cuando su pie descalzo empujó aquel cuerpo. No lo fue, supuso, cuando los pulmones del Dr. Mendoza Renzi aspiraron, por última vez, en la profundidad de la zanja con un par de metros de agua marrón…

       

         Puso primera y el viejo camión tiritó bajo sus pies. Miró por los retrovisores la ruta desierta. Esa tarde se iba para siempre. Al fin podía ver el sol horadando el horizonte. "Rojo" pensó. "Mañana va a estar lindo".

SIMONE de BEAUVOIR

Publicado en homenaje el 7 de Octubre, 2008, 13:18 por MScalona

Carta de Simone de Beauvoir a Jean Paul Sartre.

"Querido pequeño ser: Quiero contarle algo extremadamente placentero e inesperado que me pasó: hace tres días me acosté con el pequeño Bost. Naturalmente fui yo quien lo propuso, el deseo era de ambos y durante el día manteníamos serias conversaciones mientras que las noches se hacían intolerablemente pesadas. Una noche lluviosa, en una granja de Tignes, estábamos tumbados de espaldas a diez centímetros uno del otro y nos estuvimos observando más de una hora, alargando con diversos pretextos el momento de ir a dormir. Al final me puse a reír tontamente mirándolo y él me dijo: "¿De que se ríe?". Y le contesté: me estaba preguntando qué cara pondría si le propusiera acostarse conmigo". Y replicó: "Yo estaba pensando que usted pensaba que tenía ganas de besarla y no me atrevía". Remoloneamos aún un cuarto de hora más antes de que se atreviera a besarme. Le sorprendió muchísimo que le dijera que siempre había sentido muchísima ternura por él y anoche acabó por confesarme que hacía tiempo que me amaba. Le he tomado mucho cariño. Estamos pasando unos días idílicos y unas noches apasionadas. Me parece una cosa preciosa e intensa, pero es leve y tiene un lugar muy determinado en mi vida: la feliz consecuencia de una relación que siempre me había sido grata. Hasta la vista querido pequeño ser; el sábado estaré en el andén y si no estoy en el andén estaré en la cantina. Tengo ganas de pasar unas interminables semanas a solas contigo. Te beso tiernamente, tu Castor."

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-