"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




jardines del infierno (fragmento)

Publicado en General el 17 de Agosto, 2008, 23:28 por negrointenso
 

Le había comprado una novia a Saki, la consiguió en una feria de mascotas, habían entrado por pura curiosidad y también porque era gratis, se divirtieron mucho con la cantidad y productos que se venden para mascotas: gran variedad de alimentos incluidas las golosinas, coquetísimos collares de piedras preciosas para elegantes gatos y perros, peceras más lujosas que el departamento donde vivía Udo, vajilla especial con dibujos de huesitos, además ofrecían diversos servicios: organización de cumpleaños, bodas y demás festividades incluyendo catering especial, tortas, alquiler del lugar y cotillón. Uno de los pabellones era una gran tienda que incluía todo tipo de vestimenta, zapatos, abrigos, impermeables, gorros, una sección de perfumería y peluquería con lociones champús y el colmo era el maquillaje. Una clínica que cirugía estética era demasiado.

Detrás de todo este fantástico mercado de la frivolidad estaban las mismísimas víctimas a la venta y allí también podía observarse una gran variedad de animales desde escarabajos, arañas, reptiles diversos, peces, animales más domésticos como perros y gatos pero de razas sofisticadamente rarísimas y entre los pájaros encontraron una hembra para Saki, Udo quiso informarse sobre las tareas que debía cumplir para que ambos pájaros se sintieran cómodos y el vendedor le entregó un folleto que por su grosor parecía un manual de instrucciones del funcionamiento de un pájaro, no incluía garantía, Udo pagó y se lo entregaron en una cajita con pequeñas perforaciones, una cajita con lunares.


De la visita a la gran feria de mascotas a Udo le había quedado un ataque de hipo prodigioso, eran especies de espasmos que amenazaban dejarlo sin respiración o sin aire en el cerebro. La cajita con la novia de Saki iba temblando al son del hipo y debió tomarla Mercedes, corría el riesgo de caerse o escaparse, asustada ya estaría, la pobre. Udo con gesto nervioso le pidió que lo dejara solo, que se adelantara o se fuera con la cajita. Mercedes no sabía nada del hipo pero aventuró una teoría, entre tanto pelo, plumas, remedios y perfumes lo de Udo seguro era una reacción alérgica. Udo ya le había explicado que se trataba de hipo azaroso, que no respondía a ninguna causa científica, que era totalmente aleatorio y que por suerte en una época de su vida los ataques habían sido muy seguidos y que ahora eran muy espaciados.


  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-