"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




15 de Agosto, 2008


OSETIA

Publicado en Aguafuerte el 15 de Agosto, 2008, 16:51 por pjavkin_

Leo "Cada cien metros el mundo cambia" *. Y leo "El mundo es un temblor" **.

La nena flota en su barrilete. La pólvora, el papel, la seda y las imprentas. Rojo y Amarillo Sarkozy. Rojo y amarillo W. Que no sea Berlín ni 36.

Hay Osetia del Sur y desde ayer, hay del Norte, del Este y del Oeste. Los rusos bombardean el refugio de Stalin. Corsi e riccorsi.

Andrés llevaba un diario y sin motocicleta. Trepaba el continente hasta Managua, violentamente amarga, donde pausó su inquieta biología. El asaltante no alcanza a comprender la moraleja.

Cada cien metros el mundo cambia. Y tiembla.

                                         

*  **   2666. Roberto Bolaño

V I L L O R O

Publicado en homenaje el 15 de Agosto, 2008, 13:08 por MScalona

                                     YO SOY FONTANARROSA

 

 

 

 

Te van a expulsar, pendejo -me dijo Kafka.

Yo llevaba años sin tocar un balón y de pronto enfrentaba el pésimo humor de Kafka y los consejos de Chéjov, que de nada servían.

Chéjov jugaba medio escudo, no porque tuviera facultades, sino porque quería estar en el centro de la cancha, donde hay más gente para dar consejos. Desde el silbatazo inicial, gritó cosas apasionadas que nadie entendió. Como si hablara en ruso, el muy mamón. Por ahí del minuto catorce, hubo una pausa (la pelota se fue a la cancha de al lado, donde un delantero anotó un golazo inútil); mientras, Chéjov me recomendó marcar el extremo izquierdo a dos metros de distancia. Luego dijo:

-Te va a fundir.

Esto ya no era un consejo sino una negra hipótesis. No lo insulté porque yo no estaba en condiciones de discutir.

Jugábamos en un potrero con más hoyos que pasto, no lo digo para disculparme -todo el mundo sabe que las condiciones del terreno afectan por igual a los dos equipos- ni porque tenga mucho toque, pero intenté pases finos, de corte europeo, que fueron desfigurados por un hueco. Era como patear pepinos.

Todos deslucían en ese campo, pero el pinche de Kafka consideraba que yo jugaba peor. Cuando me preguntaron cual era mi posición dije que lateral derecho. Siempre jugué de extremo derecho, pero he fumado demasiado y rebajé mi puesto.

Carezco de fuelle y el dribling es una habilidad proletaria que desconozco. Me faltan potencia y picardía. Mi estilo es europeo, pero del tipo portugués. Ni muchas carreras ni muchos desbordes. Pases elegantes, alguna que otra pared, un fútbol de clase que no siempre se aprecia.

Por desgracia, yo parecía un portugués en Angola. Todas las canchas populares de México están en África. Había que oír esos gritos y ver esa tierra agrietada: una contienda inter-tribus donde cada encontronazo hacía que una espiral de polvo subiera al cielo como una plegaria primitiva. ¡Y así querían que marcara al extremo izquierdo!

Cuando conocí al equipo, me impresiono el porte de uno de los centrales, Tolstoi. El tipo parecía la guerra y la paz. A su lado estaba Ben Okri. Tenía facha de basquetbolista y terribles ojos color carbón.

No sé quién es Okri. Soy escritor pero leo poco porque no quiero influenciarme. Supongo que es un africano. En el fútbol está de moda tener africanos. Además, esa cancha era perfecta para un prófugo de los leones.

Al otro lado, de lateral izquierdo, se movía el inquieto Kawabata. Un zurdo natural que disparaba diagonales imprevistas. Tampoco he leído Kawabata, pero vi una película supercaliente basada en un texto suyo.

Nuestro diez era Cortázar. La verdad, era el único con idea de lo que hacía. Tocaba el balón como si hubiera nacido en Argentina. Un crack. Lo malo que sus pases iban a dar a Joyce, un presuntuoso que sentía todo hecho a mano. Cortázar le puso el balón en bandeja y Joyce disparó a las nubes, o al cielo gris donde debería haber nubes. Luego sonrió como si sus errores fueran geniales.

                                           

Juan Villoro nació en MEX en 1957. Este es un frag. del cuento publicado en el libro

TE APLAUDE YU TE SALUDA JUBILOSA, homenaje al Negro, Edit ROSS

Un Hombre

Publicado en relatos el 15 de Agosto, 2008, 12:52 por P i p u


Acomodada sobre un cuerpo que edifiqué toda una noche apenas me eché a soñar. Es que tardé diez horas en hacerlo y después, la mañana pasa tan rápido al dormirla que lo perdí de la misma forma en que perdí las horas.


Hice a un hombre con las manos para que nunca se le escape la manera de quedarme, para que nunca crea en el impulso de las posibilidades del amor. Hice a un hombre con las manos, y lo creé mío. Exactamente a mis pies.

(es que vengo soñando a un hombre que no sé)

PIPU

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-