"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




22 de Julio, 2008


Bitch

Publicado en General el 22 de Julio, 2008, 16:29 por tomasboasso

Se me llenó el cielo de estrellas / me vestí con el cielo repleto de estrellas /

los pantalones me molestaban un poco por la sensación de gravedad atada al culo /

como ese chiste malo que hacen algunos de entangar

de a cuatro o de a cinco al pobre infeliz

blanco de la joda.

 

Ahora me pasa lo de las estrellas. Está repleto y yo me visto.

Nunca antes me había parecido tan insoportable una estrella.

Son todas iguales, a no ser por el tamaño y lo que levantan.

Una pena.

 

Me daba no se qué sacrificar mis calzoncillos espaciales,

preferí el filo de una puerta.

 

Se me llenó el cielo de estrellas / como ese chiste malo / repleto de estrellas

como la caja de herramientas que está en mi casa

y nadie sabe qué hacer con ellas / Inútil e inalcanzable

me disfrazo con estrellas.

 

Ni una ni todas / algunas

constelaciones al azar / ni Orión ni Venus ni Mierda,

de chico me daban para unir los puntos con líneas y una vez

dibujé un par de puntos más y formé un cielo lleno de estrellas,

las uní a intuición y la señorita creyó que antes de salir para el jardín

me había desayunado la marihuana de mi hermano mayor,

la hoja decía PUTA, perfectamente unidas todas las estrellas / del cielo lleno de estrellas

a los cuatro años, eso es poesía

y me revisó la mochila, no va que encuentra sólo la merienda, por puta

y estaba hablando de las estrellas que andan por ahí con pinceles retorcidos fuera

                                                                                                   del  margen

          del mar-

gen dental de las prótesis / las estrellas del cielo

dientes de la dentadura postiza

están todos o ninguno y de vez en cuando

se derrumba el cielo con palabras.

El cosmos no se traga, se escupe.

Ahora sí, tragate esa escupida.

ZOÉ VALDÉS

Publicado en De Otros. el 22 de Julio, 2008, 10:14 por MScalona

nació en Cuba, en 1959

              

    

LA VOZ

            Escucharte es proteger mis instantes adoloridos

            en donde muchachas inauguran

            competencias de masturbaciones detrás de las vidrieras.

            Cuando hablas el mundo calienta su esperma

            y si cantaras provocarías un orgasmo nuclear.

            Tu silencio es la fuga, el sonido disparado al jaguar.

            Oírte es regar mi blancura en un sexo de niña inútil

            es soñar que soy una embarazada

            pujando sobre una lengua.

            Ah… tu voz, con ella embadurnaría un sable

            Ah… tu voz más puntiaguda

            Ah… tu voz vibrante en mis recogimientos menstruales

            Escucharte es sacrilegio

            Robar, asesinar

            escucharte es como violar a las terneras.

                  

        

PRONUNCIAMIENTO EN CONTRA

La primera separación

es el primer anuncio de la muerte.

                                                                            

                                                                                Novalis

            Me traicionó la adolescencia

            y yo que tenía la cabeza llena de intuiciones

            y soñaba que goteaba sangre de la boca y las orejas

            y creía que el mar un día no aparecía por ninguna parte

            por otro horizonte.

            Murió la adolescencia

            después de colgar el teléfono y comprobar

            que fui una niña estúpida

            cuando jugaba a querer ser mayor

            Nadie me amenazará en la playa

            nadie me regalará una bicicleta

            o me la prestará con la siguiente condición

            devolverla antes de que oscurezca.

            Terminó la época de los regalos y de los préstamos

            Empieza la época de comprar

            y yo que me concentro en pequeños absurdos

            en taras de mil tipos

            y yo que necesito hacer comparaciones

            y cuando escucho pasos no me aflijo.

            Es idiota anacrónicamente triste

            que la adolescencia se desangre a mi alrededor

            que acorrale con sus estupores mal resueltos

            y me ponga cuchillos en la nuca para que delire.

            La muerte se pinta cada semana las uñas de los pies

            qué cínica.

            Un lugar confirma que eres la marcada

            para perder y separar.

            Partir es un destino insoportable

            un fluido que nos pone en alerta

            y los vestidos te van quedando chicos

            y los zapatos no te entran.

            La fatalidad es esa.

            Esa tranquilidad en las voces de los otros.

            La mecha larga sobre los ojos perdida para siempre

            y el teléfono desconectándote del mundo.

            Partir es un anuncio deplorable

            un mezquino pronunciamiento de la muerte. 

                        

                                    

del libro VAGÓN PARA FUMADORES

del libro VAGÓN PARA FUMADORES

edit. Lumen

edit. Lumen

SANDRA RUSSO

Publicado en Aguafuerte el 22 de Julio, 2008, 9:16 por MScalona


EL  INSATISFECHO

                   

Lo primero que hay que entender es lo más difícil de entender para una mujer: que la insatisfacción del insatisfecho no es nada personal. Es decir, que no es una la fuente de la que manan, imparables, sus racimos de dudas, sus impenitentes ataques de ostracismo, sus idas que siempre tienen vuelta y sus vueltas que siempre tienen vuelto. Es difícil, en principio, por dos simples razones: por un lado, las mujeres solemos creernos el ombligo del hombre, y por otro, porque el insatisfecho está tan harto de sí mismo y desea con tanta vehemencia alcanzar un estado tántrico de satisfacción que, cuando conoce a una mujer que le gusta y que lo atrae, tiende a creer que algo importantísimo en su vida ha cambiado, y supone que esos cinco o seis meses de epifanía son, más que una equívoca etapa de escoba nueva que barre bien, un hito que lo devuelve a esa instancia de su propia historia en la que algo, lo que fuera, lo colmaba.

    Cuando se enamora o cree haberlo hecho, el insatisfecho es un converso pletórico de esperanzas, ilusiones, proyectos y buenas intenciones que piensa plasmar en hechos como un caballero andante de brillante armadura o un atleta emocional capaz de las más audaces acrobacias bajo el influyo anabólico de su deseo. Pero…

    …Un día cualquiera y sin aviso llega tarde a la cita, o no llama, o bosteza de melancolía, o está como a disgusto en su papel a estrenar de hombre feliz. No es necesario que lo diga: nadie mejor que un insatisfecho para dejar entrever insatisfacción. El insatisfecho sabe dejar colgando de una frase una palabra que jamás se revela, sabe cuándo, cómo y dónde recordar a otra mina que le daba ese no sé qué que ahora extraña. Porque el insatisfecho necesita desesperadamente lo que no tiene, y no importa lo que tenga. Si tiene techo, necesita intemperie. Si tiene sed, necesita hambre. Si tiene libertad, necesita rejas. Si tiene rejas necesita la llave. Si tiene pasión, necesita calma. Si tiene calma, necesita chispa. Si tiene futuro, necesita pasado. Si tiene una necesita dos.

    Se mojan con lágrimas sudarios enteros hasta comprender que la satisfacción del insatisfecho no está en manos de nadie, ni en la de una ni en la de otra. Que si lo dejamos nos amará intensamente, pero cuando volvamos con él se impondrá indefectiblemente, una vez más, ese agujero varonil sobre el que Freud se quedó debiendo una teoría. Ya que al maestro vienés se le ocurrió que nosotras les envidiamos el pene, podría haber teorizado también sobre estos hombres, los insatisfechos, que parecen envidiar nuestras cavidades, nuestros agujeros y nuestro túneles sin fondo. Sus vidas son una metáfora de lo que jamás puede llenarse.

 

 

 del libro ARQUE TIPOS

Cosas Viejas 3

Publicado en General el 22 de Julio, 2008, 1:16 por Juanjlp

Esto debe tener al menos una década, pero antes que se añeje demasiado, suelto estos bichos por acá.

Alguien suelto imaginando

 

 

El tipejo una mañana imaginó a un gato, pero esto no hubiese sido  de importancia, de no ser porque la gente que estaba en la calle también lo veía, luego imaginó otro, y los dos felinos remolones se pusieron a jugar con increíble elegancia. La gente en la calle sonreía alegremente. Luego imaginó a un pendón, para llamarlo de alguna manera, ya que antes de ser imaginado por el tipejo, este no existía, ahí la cosa cambió de rumbo. A la gente ya no le gustó tanto, resulta que el bicho este, el pendón, no era muy agradable y lo que es peor, era desconocido, y por consiguiente poco previsible, cosa jodida para la gente. Los dos gatos lo miraron con extrañeza, y más aún cuando el pendón mirando hacia el cielo, profirió el más gutural y dulce eructo jamás oído, las viejas se horrorizaron, incluso una se dio vuelta con asco. El tipejo empezó a elucubrar otros animales innombrables, una locomotora en miniatura y a una vieja que no paraba de coser en una máquina a pedal. El Pendón de repente se irguió cuan largo era,  tomó a uno de los gatitos y lo sodomizó sin más. El otro gato que  miraba azorado, también tuvo lo suyo. Para completar el cuadro, la locomotora que no paraba de crecer, arrolló a la vieja, y se fundió en una sola cosa con la máquina a pedal, un gran guiñapo sanguinolento, sutil mezcla de hierro, madera y carne.

La gente empezó a enfurecer por el desagradable espectáculo, alguien sugirió que se linchara al tipejo, no tuvo que insistir demasiado, la vieja con cara de asco fue la primera en atizarle un puntapié en las costillas, su compañera de geriátrico la secundó con un certero paraguazo al ojo, las demás personas se agolparon luchando por tener al menos un centímetro cuadrado del cuerpo del imaginante, el tipejo ya no sonreía. El pendón, la máquina y los gatos, se fueron disolviendo en el aire con cada patada, con cada puño.

Finalmente quedo tirado ahí, muerto quizás, imaginando una línea recta, horizontal y blanca.

Al fin y al cabo se lo merecía  ¿no?, no es cuestión de andar por ahí imaginando cualquier cosa.

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-