"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




17 de Julio, 2008


Fragmentos de Jardines del Infierno

Publicado en General el 17 de Julio, 2008, 20:02 por negrointenso
 

Comenzó finalmente a hacer calor, mucho calor y Mercedes se aligeraba de ropa. A medida que intentaba ponerse la ropa de verano que había traído de Argentina, recordaba la historia de cada prenda, hasta la vestimenta le despertaba nostalgia, esa remera roja con una estampa del Che Guevara que le había regalado un novio que la deseaba revolucionaria y que lo más revolucionario que se le había ocurrido fue regalarle una remera e invitarla a fumar marihuana, el amor no duró, la revolución menos y Mercedes comprobó con extrañeza que la remera ya casi no le entraba, la vida burguesa del país de los patos la había engordado, el Che Guevara de tanto estirarlo quedaba más para ir a gordos anónimos que para la vida en la selva.


"Traje una música" (así lo entendió ella, así se lo dijo él) y le obsequió un compact disc. Udo se daba cuenta de la nostalgia de Mercedes, de la necesidad de ser querida aunque no supiera cómo. Escucharon juntos esa música, era una música de su patria, un folklore alegre, simple y que de tan rítmico daba ganas de bailar, se animó, la tomó de una mano y le enseñó los pasos de la típica danza del este. Mercedes que a pesar de su sobrepeso era muy atlética y estilizada bailó con inesperada gracia sorprendiendo a Udo que se imaginaba todo lo contrario. La música y el baile habían resultado un gran remedio para el desaliento, mejor que cualquier discurso.


Intentó ponerse una pollera floreada que le había regalado su madre y pudo ponérsela pero sin abrocharse el primer botón porque se le hubiera cortado el aire. También descubrió, aunque no se notaba mucho porque las flores lo disimulaban, que tenia pequeños agujeros, como de polillas, pensó y decidió revisar un poco el ropero que le habían asignado los Csnequiatsut, era un ropero de madera dura, oscura, fuerte y muy muy antigüo y muy muy lleno de polillas, durante la primavera se habían devorado varias de sus prendas, uno de estos días debería vaciarlo, desinfectarlo y avisarle a Smilia. Las polillas son contagiosas.


Nueva temporada, renovaron la ropa, volvió a visitar con Udo el galpón de ropa de segunda mano, ya no quedaban rastros del invierno, nada de lana, ni telas pesadas, ni pieles de obeja, todo se había transformado en puro algodón, sedas, colores claros, prendas sueltas, habían prendido sahumerios de lavanda para disimular lo indisimulable: se trataba de ropa usada.

Terminó comprando dos remeras de mangas cortas, una era rallada roja y blanca y la otra era gris y tenía una estampa en el medio del pecho, un corazón en llamas, al probárselas para comprobar que efectivamente le entraban le preguntó a Udo: cómo le quedaban y él le respondió: pareces una extraña joven estrella de rock.


Nunca le habían gustado las plagas, no tenía espíritu de exterminio, prefería ignorarlas, esperar a ver si desaparecían solas y por voluntad propia, además había comprobado que los remedios ecológicos y experimentos naturales no funcionaban, había plantado ajos alrededor de las rosas pero si había hormigas se devoraban las rosas y también los ajos, probó con agua con jabón, rociaba los ácaros y volvían a salir y hasta con más fuerzas como si los hubiera bañado y hermoseados. Espolvoreó con cenizas los alrededores de la huerta y tampoco resultó, la agricultura orgánica era un engaño, nunca pudo pintar con cal los cítricos, quedaban asquerosos, no fue capaz. El invernadero que le asignaron tenía un riesgo del que debía cuidar a su pequeñas plantitas, el mal del almácigo y el principal aliado contra ese mal era el aire, mantener aireado el lugar para evitar que se forme el maldito hongo, ese era el secreto: el aire.

NO SE, DESCARGA, SOLO INTENTO

Publicado en General el 17 de Julio, 2008, 17:47 por amanda poliester

(Malpuema dedicado a Carlos Descarga, que nos arrancó la cabeza con eso de la distancia y los celulares, hijo de puta, quédese callado un tiempo o le daremos con un picahielo las chicas que intentamos escribir pero mejor nos va con la ikebana)

La distancia

se asila en mi edición sin tapa

de la Alicia de Carroll

en la silla que mi ex llevó un día al carpintero

y no volví a ver

(a la silla, digo

el carpintero es un tipo que no me interesa

-por ahora, agregarán arpías-)

en el saquito usado de mi té

en el bolsillo izquierdo donde llevo

pésimos poemas

para nadie.

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-