"Es necesario que se pregunte para que yo siga vivo, por que yo soy tan sólo su memoria". HAROLDO CONTI. Los caminos, homenaje.




7 de Julio, 2008


Sueño con Calcetines

Publicado en Pavadas hechas texto, el 7 de Julio, 2008, 19:22 por MScalona

Cada vez que mando un par de medias al lavadero, hago una ceremonia con mis calcetines. Una ceremonia de despedida. Los saludo como en un andén porque sé que no los volveré a ver. Quiero decir... no volveré a verlos juntos. A una de las dos medias la veré, sí… pero al par, nunca más.  Y siempre me pregunto, ¿dónde?, ¿por qué?, ¿cómo es posible enviar dos medias al lavadero y que vuelva una sola ? O mejor dicho, ¿cómo es posible que todos los pares que vuelven sean mixtos...? Una media escocesa en connubio con una de hilo verde; una tenis blanco con una negra streech… ¿Acaso son promiscuas las medias?

Y al final del día cuando voy a cambiarlas para dormir... ¡oh sorpresa! Otra vez aparecen las primas. Pero más lejanas entonces. Diría, unas primas segundas: verde oliva con azul Francia, beige con ocre y magenta con púrpura. Anarquía textil o la proximidad de lo onírico: como si mi mesa de luz fuera el cajón de las pinturitas de Pollock. No importa –pienso-, debajo de las sábanas es como en el lecho del río y en el hipotético caso de que tuviera que hacer el amor, me las quitaría, porque con las medias puestas, es de pésimo gusto aunque sean del par. Aunque haga frío, aunque la mina sea ciega.

Después me duermo y no sé porqué entro al sueño pensando en un guardarropas fabuloso. Anaqueles infinitos de calcetines hermanos, iguales, gemelos. Todo pulcro, ordenado, completo, como un lugar donde moran "los guerreros de la luz".  Un lugar tan lindo, que si fuera menester y para quedarse, la Verónica de Coelho decidiría morir y yo, asesinar a su autor, ahorcarlo con una soga hecha de veinte calcetines iguales.

Mi sueño es uno solo, siempre el mismo: que voy a cualquier parte con dos medias iguales. Algo así como alrededor de la derrota pero con el par de origen,  idéntico, correspondiente. Hasta creo recordarme o soñar en brazos de mi abuela María tejiendo escarpines y ella decía: es menos cansado empezar el viaje con unos pies tan lindos…

                                                                                                         

                                                                                                         

                                                                                                         

               M  a  r  c  e

               M  a  r  c  e

               M  a  r  c  e

Jazz y deseo. Tres variaciones

Publicado en General el 7 de Julio, 2008, 16:06 por Sandra

1. El jazz es una ilusión. El jazz es una ilusión. Un engaño. Una máquina de generar fantasías. Su lenguaje es el lenguaje del deseo, el de crear paisajes tan ficticios como irresistibles: paisajes hacia donde es necesario ir, tal vez sólo para comprobar que no estaban allí, que deben buscarse siempre, más adelante.

2. Variaciones sobre un tema. Circunvalaciones, más bien. Es cierto, hay un tema, pero en el jazz ese tema no está. Funciona en la memoria. A veces, ni siquiera. El solo del jazz ( ese espacio donde el instrumentista improvisa) es una evocación -tan lejana como sea posible- de un esquema melódico, rítmico, a veces sólo gestual. Como en una novela policial, la sorpresa no puede ser tanta que el culpable sea un desconocido ni tan poca que pueda adivinárselo de entrada. Tiene que haber una sospecha pero la certeza, si es que llega, está reservada al final. El arte del solo de jazz es el de la previsibilidad relativa.

3. Tensión. Irse tanto como sea posible sin permitir que el otro deje de verme. Mirar su mirada. Estirar el hilo. Mostrar y ocultar. Acelerar y frenar. "Out of nowhere" por Charlie Parker. Fuera de ningún lugar y en algún espacio imposible, inabarcable, hecho de permanentes modificaciones de una modificación inicial. Una balada. Un fondo tranquilo, podría decirse. Una base lenta sobre la que, como rápidos oleajes, se articula el solo. ¿Cuánto hay del tema original en ese solo? No importa. El solo es una permanente mutación de sí mismo. El solo sólo se refiere a él, solo.

de: Escrito sobre músicaDiego Fischerman

  
Autores
María Paula Cerdán, Francisco Kuba, Verónica Laurino, Marcelo Scalona, Caro Musa, Claudia Malkovic, Silvina Potenza, Marcela González García, Soledad Plasenzotti, Natalia Massei, Mónica M. González, Ariel Zappa, Cintia Sartorio, Cecilia Mohni, Silvia Estévez, Julia M. Sánchez, Matías Settimo, Marisol Baltare, Maximiliano Rendo, Matías Magliano, Andrea Parnisari, Roberto Sánchez, Alina Taborda, Nicolás Foppiani, Mayra Medina, Alfredo Cherara, María B. Irusta, Ale Rodenas, Laura Rossi, Germán Caporalini, Rosana Guardala Durán, Rosario Spina, Sergio Goldberg, Luisina Bourband, Alejandra Mazitelli, Tomás Doblas, Laura Berizzo, Florencia Manasseri, Beti Toni, Nahuel Conforti, Gabriela Ovando, Diana Sanguineti, Joaquín Yañez, Joaquín Pérez, Alvaro Botta, Verónica Huck, Florencia Portella, Valeria Gianfelici, Sofía Baravalle, Rubén Leva, Marcelo Castaños, Luis Astorga, Juan Pedro Rodenas, Esteban Landucci, Dora Suárez, Laura Cossovich, Alida Konekamp, Diego Magdalena, Franco Trivisonno, Gerardo Ortega, Roberto Elías, Facundo Martínez, Ariel Navetta, Graciela Gandini, Jimena Cardozo, Soledad Cerqueira, Juan Gentiletti, Sebastián Avaca, Emi Pérez, Adriana Bruniar, Mariano Boni, Flor Said, Elina Carnevali, Roxana Chacra, Lorena Udler, Nora Zacarías.-